Castilla-La Mancha y los destiladores se alían para garantizar la trazabilidad del alcohol vínico

 Publicado el Por Elisa Laderas

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha implicado a los destiladores en el plan de trazabilidad en el sector vitivinícola que inició hace dos años, enmarcado dentro del Plan Estratégico del Sector del Vino que espera poder culminar en este primer semestre del año 2018. Esta alianza ha sido valorada por el presidente de la Asociación de Destiladores y Rectificadores de Alcoholes y Aguardientes Vínicos de España (Adevin), Francisco Ligero, que ha destacado el consumo importante de materia prima, tanto en subproductos como de vino que representa el sector del alcohol, además de la garantía que supone para el consumidor la certificación y calidad del producto que adquiere.

Ligero confía en que este proceso de trazabilidad que han iniciado con la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha sea extensivo a la Confederación Europea de Destilerías Vínicas (CEDIVI), con sede en Bruselas, de la que también es presidente, de tal forma que se pueda actuar como una organización representante del sector comunitario y no exclusivamente a nivel nacional, aprovechando la coincidencia de la presidencia castellano-manchega de las dos asociaciones española y europea de destiladores, y la del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, al frente de la, probablemente organización más importante de coordinación, análisis y capacidad de influencia del sector vitivinícola en la UE, la Asociación de Regiones Europeas Vitivinícolas (AREV).

Castilla-La Mancha, que representa el 55% de la producción nacional de vino, concentra el 60-70% del alcohol de uso de boca de España y el mismo porcentaje de subproductos, aunque Cataluña, La Rioja, Navarra, Ribera del Duero y Extremadura, entre otras regiones productoras, también tienen cifras significativas, ha precisado Ligero que ha subrayado que la expectativa de Adevin es “recuperar los volúmenes que tradicionalmente se hacían antes del sistema de intervención”, en que se alcanzaba una producción de entre 6,5 y 7,5 millones de hectolitros de vino en forma de alcohol, lo que permitiría liderar la producción de alcoholes, fundamentalmente de aguardientes para la fabricación de brandy, cuyo consumo está creciendo en Rusia e India, entre otros países orientales.

En la campaña 2016/2017 se exportaron, según los datos de Hacienda, en torno a los 48 millones de litros de alcohol puro para aguardientes y 7,5 millones para brandies, ha indicado Ligero que estima que la producción osciló entre los 55 y los 56 millones de litros, que representarían unos 5 millones de hectolitros de vino de 11 grados.

Estos datos reflejan la gran incidencia del sector en la economía, puesto que el mundo de la destilación es el único capaz de retirar los subproductos para evitar que las bodegas se colapsen y hacerlo de forma rentable, además de equilibrar el balance vitivinícola y solucionar el problema medioambiental de los efluentes, entre otros aspectos. A la facturación anual estimada de 260 millones de euros tan solo en alcohol de uso de boca y usos industriales, habría que sumar un importante volumen de ingresos derivados de la granilla para la obtención de aceite y la producción de ácido tartárico natural, entre otros aprovechamientos.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Castilla-La Mancha y los destiladores se alían para garantizar la trazabilidad del alcohol vínico”

Comentarios disponibles para usuarios registrados