D.O.P. Catalunya: una marca que el mercado entiende

 Publicado el Por Vicent Escamilla

Evolución de ventas y detalle del nuevo distintivo de control. (photo: )
Evolución de ventas y detalle del nuevo distintivo de control.

La D.O.P. Catalunya, desde sus inicios, en 1999, tuvo presente que su nacimiento tenía como gran objetivo el mercado. Y hoy no es arriesgado decir que el mercado es la denominación de origen estatal que mejor comprende, sin entrar en debates (que ya los hubo en su momento) sobre tipicidades. Ha conseguido conectar con el consumidor, con un lenguaje comprensible y un mensaje unívoco. Ha entendido que actúa como una potente marca paraguas que apoya a las más de 220 bodegas amparadas de toda Cataluña y que ven en ella un instrumento útil para acceder a mercados globales (también más cercanos) y, una vez en ellos, poder hacer gala de la tipicidad de las restantes DD.OO. catalanas (más del 90% de las bodegas amparadas lo están también en otra D.O.). También, una herramienta para poder alcanzar el status D.O.P. con vinos elaborados con variedades no admitidas por sus denominaciones “locales”. No hay contradicción en ello y sí muchas sinergias y beneficios.

El pasado 25 de enero, en el mítico restaurante del Raval barcelonés Casa Leopoldo (uno de los favoritos de Manuel Vázquez Montalbán, reabierto recientemente) los responsables de la D.O.P. Catalunya reunieron a la prensa para presentar su nueva tirilla de contraetiqueta, nueva página web y algunos datos de interés.

Para la nueva tirilla, que conserva el logotipo, se ha contado con el estudio de Xavier Bas Disseny, que ha plasmado en la contra una nueva imagen más ligera, con líneas más finas y más actual. Si se confirman las expectativas del presidente de la D.O.P. Catalunya, Xavier Pié, en 2018 se expenderán alrededor de 60 millones de estas tirillas, obligatorias en todas las botellas que salen a comercialización.

A la espera del cierre definitivo de la memoria 2017, y partiendo de las cifras de venta de las contraetiquetas a las bodegas (61,57 millones de unidades vendidas), la D.O.P. Catalunya parece haberse estabilizado en una horquilla de comercialización de 60-65 millones de botellas de 0,75 litros. El mercado ha respondido favorablemente a una marca colectiva que (descontando al transatlántico de la D.O.P. Cava) representa, en términos de volumen, el 60% del vino tranquilo catalán con D.O. comercializado (y más del 50% en valor).

De los 60,3 millones de botellas vendidos en 2016, el 55% se destinó al exterior y el 45% al mercado interior (dividido a partes iguales entre Cataluña y el resto de España).

En un camino lleno de “cambios que ilusionan”, según indicó Pié, uno de los retos que se marca es la aproximación a los consumidores menores de 40 años. Tras su éxito con la vinculación entre cómic y vino en la serie Vinòmics, que ahora sale en versión impresa; llega un corto basado en una de las historias gráficas ahí recogidas y una nueva web (www.docat.cat) en la que se ahonda en la divulgación de la cultura del vino de una forma sencilla y moderna y con un contenido muy cuidado.

Por cierto, los tintos que probamos amparados por la D.O.P. Catalunya maridaron a la perfección con el rabo de toro del recuperado Casa Leopoldo; y los blancos con las ostras francesas y el rosado con la escalibada...

Para ver el resto del artículo tiene que estar registrado.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “D.O.P. Catalunya: una marca que el mercado entiende”

Comentarios disponibles para usuarios registrados