Informe de vendimia 2017 de la familia Torres en Altos Ibéricos (D.O.Ca. Rioja)

 Publicado el Por Julio Carreter

Vistas del Castillo de San Vicente de Sonsierra desde los viñedos de la Familia Torres en Labastida. (photo: )
Vistas del Castillo de San Vicente de Sonsierra desde los viñedos de la Familia Torres en Labastida.

La vendimia 2017 ha sido la campaña más temprana de la historia de la D.O.Ca. Rioja, superando incluso a la 2015, y una de las más cortas debido a las heladas del mes de abril. El Consejo Regulador comunicaba el final de la vendimia en toda la Denominación el sábado, 7 de octubre, cuando suele acabar a finales de octubre, y la cantidad final recolectada ha sido de un 30 % inferior a la del año pasado.

El ciclo vegetativo de este año ha venido marcado por la sequía. Los episodios de lluvia han sido muy puntuales y fuertes en su mayoría y, a pesar de que los valores de precipitaciones estén dentro de la media, este patrón de lluvia no ha permitido a la tierra reponerse de la sequía que llevamos arrastrando varios años. Esta ha sido la causa principal de la reducción de la producción en determinadas zonas, más que las heladas primaverales.

El estado sanitario del fruto ha sido muy bueno pero ha habido un desfase importante entre la madurez tecnológica y fenólica. En la parte final del ciclo, las altas temperaturas han provocado una subida notable de las graduaciones. La buena climatología ha favorecido un excelente estado sanitario del viñedo, pero la falta de agua desde el mes de mayo y las altas temperaturas registradas en verano han ralentizado la maduración del fruto.

Como viene siendo habitual, el desarrollo de la vendimia ha sido bastante simultáneo en todo el territorio y se ha concentrado en unas pocas semanas. Hemos comenzado el 19 de septiembre con los Tempranillos de la zona de Baños de Ebro y finalizado el 7 de octubre con una Garnacha de la zona alta de Labastida. Los viñedos adquiridos recientemente en Labastida, 17,5 ha en total, se han visto muy afectados por la helada del 28 de abril y han dejado producciones muy bajas, de entre 600 y 1.000 kilos por hectárea. Concretamente, en La Carbonera, una viña de 10 ha situadas en la zona de Monte Buena, hemos cosechado únicamente 6.000 kg de uva tinta. Es una viña vieja de entre 50 y 70 años y la calidad de esta uva ha resultado excepcional.  Se ha elaborado por separado en barricas francesas abiertas de 500 litros y en depósitos de hormigón instalados este año. Se auguran grandes vinos procedentes de esta finca, y también del resto de viñedos en propiedad, que denotan un gran potencial cualitativo.

En general, los vinos poseen una concentración media-alta, son afrutados en nariz y en boca se presentan grasos y con una estructura adecuada. El tanino es algo verde por lo que habrá que trabajarlos en bodega. La graduación es elevada y los PH son más altos que el año pasado.

Algunas novedades

Este año, hay dos novedades especialmente destacables. Por un lado, hemos comprado la finca histórica conocida como La Carbonera, en la zona de Monte Buena, a poca distancia de la bodega. Se trata de un viñedo muy cualitativo y de gran valor histórico por estar situado en una zona de lagares de gran interés. Concretamente, en esta finca hay dos de estas construcciones rocosas que, según los técnicos de patrimonio, son de las más completas de la zona y podrían datar entre los siglos IX y XII.

Por otro lado, hemos instalado en la bodega cuatro depósitos de hormigón, de 10.000 litros y 5.000 litros de capacidad, para elaborar vinos especiales y de reserva. Los vinos que hemos conseguido son más limpios y afrutados en nariz y más redondos en boca. También hemos adquirido el sistema tecnológico Osiris, que ya habíamos probado en dos vendimias anteriores, que utiliza el CO2 de la fermentación para romper los sombreros formados por las pieles. Es un equipo pequeño y portátil que captura el CO2 de encima del sombrero y lo inyecta de nuevo en el mosto mediante una lanza que introducimos atravesando el sombrero. Esta tecnología nos permite ser más eficientes energéticamente.

En cuanto al uso de energías alternativas, hemos finalizado el proyecto de conexión del agua caliente para la climatización de la bodega a la caldera de biomasa. Esta caldera, junto con la instalación fotovoltaica y de aerogeneradores verticales, podemos cubrir el 50 % de las necesidades energéticas de la bodega, lo que equivale al consumo energético anual de 14 viviendas unifamiliares. La apuesta por las energías renovables se enmarca en nuestra política de reducción de emisiones de CO2 y lucha contra el cambio climático, el denominador común de todas las bodegas propiedad de la Familia Torres.

Meteorología

La Rioja ha sido de las pocas regiones cuyas condiciones meteorológicas durante el ciclo vegetativo del viñedo, es decir de abril a septiembre, se han mantenido dentro de la normalidad, aunque los patrones han sido muy diferentes al de otros años. Ha habido menos episodios de lluvia pero de mayor intensidad, lo que ha resultado en unos valores finales de precipitaciones durante este periodo ligeramente superiores a la media de la última década (223 ml en 2017, cuando la media desde 1999 es de 211 ml).

En cuanto a las temperaturas, se han registrado valores normales (17,7 °C en 2017 frente a los 17,6 °C de media) durante este periodo. Durante los meses de maduración, de agosto a septiembre, los valores han sido inferiores a la media de los últimos años, registrando 18,5 °C cuando la media es de 19,6 °C.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Informe de vendimia 2017 de la familia Torres en Altos Ibéricos (D.O.Ca. Rioja)”

Comentarios disponibles para usuarios registrados