Topic:

A cada uno lo suyo

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Que las noticias pueden contarse de muchas maneras, es algo de lo que sabemos bastante en este sector,  caracterizado por dar una imagen que, en poco o nada, se asemeja a la realidad. Cualquier aficionado al que se le pregunte sobre lo que opina de nuestros vinos y la imagen que le transmiten sus bodegas, muy probablemente contestará de manera muy positiva. Es más, incluso un poco exagerada, llevado por la proliferación de marcas. Hasta incluso puede llegar a mostrarse agobiado por el gran número de referencias existentes y la constante aparición de otras nuevas lo que hace totalmente imposible estar al día.

Esa misma pregunta trasladada a una bodega, o profesional de la vitivinicultura, sería respondida, en la mayoría de los casos, de manera bien diferente.

¿Y por qué no?

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

 (photo: )

Que el consumo de vino ha cambiado mucho en España (pero no menos que en el resto del mundo) es fácil de comprobar a poco que se miren las estadísticas que periódicamente van publicándose. Que los mercados cada vez son más globalizados y que lo producido en un punto del mundo, especialmente Europa donde se concentran más de dos terceras partes de la producción mundial, es consumido al otro extremo (Estados Unidos ya es el primer país del mundo por consumo de vino) debe resultar tan evidente como lo del consumo.

Como no debería ser menos obvio que la necesidad es lo que ha llevado a nuestras bodegas a salir más allá de nuestras fronteras para vender unos vinos que antes les venían a comprar, como vienen demostrando las estadísticas de exportación desde hace ya muchos años.

Mercados 19-02-15

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.

Mercados 11-02-15

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.

Limpieza de barricas con agua a alta temperatura y presión

 Publicado el por MOOG Cleaning Systems (esporádico)

 (photo: )

Uno de los procesos en los que la evolución de la técnica ha sido mayor en los últimos años ha sido el de la fase de desinfección y limpieza de barricas. Actualmente, uno de los métodos que más aceptación está teniendo entre las bodegas es el de limpieza y desinfección mediante agua y vapor a alta presión, para lo que es fundamental que el equipo con el que lo realice sea capaz de presentar una durabilidad máxima, con una rotación perfecta y todo ello con temperaturas de trabajo y presiones muy elevadas.

Las soluciones MOOG para limpieza de barrica (líneas BRA Standard, Simplex, Flex…) disponen de un cabezal rotativo que gira y limpia en 360 grados el interior de las barricas (con una capacidad de 225 a 600 litros). Además, de forma simultánea, realizan una aspiración total del agua empleada.

Es esencial que las juntas de los equipos para la limpieza de barricas cuenten con juntas técnicas que garanticen una durabilidad máxima y una rotación perfecta. En el caso de MOOG, una de sus ventajas competitivas es que sus equipos pueden soportar temperaturas de trabajo de hasta 130 grados o una presión de 150 bar. De esta forma se puede conseguir, por ejemplo, una esterilización por vapor de la barrica.

El cabezal de limpieza está especialmente diseñado para que pueda introducirse en barricas con bocas de diámetro reducido (hasta 38 milímetros). Este cabezal rotativo cuenta con 42 dientes y garantiza un barrido muy preciso y exacto del interior de la barrica. La rotación controlada y lenta del cabezal, junto con un conjunto de toberas especiales, limpian la barrica y disuelven las sales de bitrartato que puedan haberse acumulado en su interior sin dañar la madera.

En las soluciones MOOG, las fuerzas que se producen debido a la alta presión de trabajo, especialmente en las piezas giratorias, son absorbidas mediante rodamientos de bolas, protegidos del medio y de fuerzas externas. Gracias a ello, las zonas giratorias de los equipos ven alargada de forma considerable su vida útil.

Como hemos señalado, la aspiración total del agua empleada en el proceso se efectúa a través de un tubo de aspiración que está óptimamente dimensionado para evitar su obstrucción, incluso en el caso de que se desprendan grandes partículas extrañas.

Modelo MOOG BRA Standard.

Modelo MOOG BRA Standard.

MOOG cuenta con seis modelos diferentes de lanzas manuales para el lavado de barricas, cuatro de ellos equipados con motor eléctrico para la rotación del cabezal y, como patente propia de esta firma, dos modelos con un motor hidrodinámico que no necesita ser conectado a la red eléctrica.

Los lavabarricas pueden ser conectados a cualquier limpiador de alta presión (hidrolimpiador) habitual en el mercado o también a cualquier bomba estacionaria de alta presión.

Para bodegas que cuenten con barricas apiladas al tresbolillo, el modelo BRA Flex está especialmente diseñado para los durmientes oxoline y se pueden introducir incluso en barricas con un régimen de apilación estrecho (60 mm de ancho).

Información general de los sistemas para limpieza de barricas de MOOG Cleaning Systems

Información general de los sistemas para limpieza de barricas de MOOG Cleaning Systems

Al margen de las lanzas manuales, MOOG ofrece, entre otras soluciones, carros lavabarricas y lavabarricas automáticos y/o semiautomáticos. En el primero de los casos, los carros trabajan con un cabezal rotativo totalmente redondeado para evitar posibles daños en la boca de la barrica en el caso de que haya algún golpe accidental. El carro lavabarricas móvil funciona mediante una carga manual de las barricas, que permite una limpieza fácil y rápida. Se carga la barrica mediante una rampa y se coloca manualmente en la posición de limpieza.

Carro lavabarricas, muy ergonómico.

Carro lavabarricas, muy ergonómico.

En cuanto a las soluciones automáticas y/o semiautomáticas, posibilitan la limpieza simultánea de dos barricas a la vez, apiladas sobre durmientes/racks. Se colocan sobre el equipo con una carretilla elevadora. El cabezal de limpieza se introduce manualmente. Dependiendo del equipamiento, se puede realizar una limpieza automática con agua fría, caliente, con vapor y tiempo para escurrir. Se puede programar el proceso de limpieza. En los sistemas más avanzados, la carga de las barricas se realiza manualmente, pero se cuenta con bajada automática de las barricas a la posición de limpieza. El proceso de limpieza se puede programar con relojes temporizadores y tras la limpieza las barricas se colocan nuevamente en la posición de descarga.

Lavabarricas automáticos y/o semiautomáticos.

Lavabarricas automáticos y/o semiautomáticos.

Lavabarricas automáticos y/o semiautomáticos.

Lavabarricas automáticos y/o semiautomáticos.

Limpieza de depósitos de vino

La higiene en los depósitos de vino en bodega también cuenta con soluciones específicas. MOOG dota a sus equipos con cabezales rotativos para la limpieza a alta presión de depósitos de vino, con el consiguiente ahorro de agua y de producto químico. Se trata de soluciones flexibles, capaces de adaptarse a los diferentes tamaños y modelos de depósitos de vino y gracias a las diversas posibilidades de sujeción/introducción del cabezal en el depósito, a las bocas de hombre, etc., cada bodega puede ajustarlas a sus necesidades.

Estos equipos pueden llegar a soportar hasta 250 bar de presión de trabajo y cuentan con un reducido nivel de consumo de agua, sin renunciar a una muy elevada eficacia en cuanto a limpieza.

Limpieza de depósito mediante cabezal rotativo.

Limpieza de depósito mediante cabezal rotativo.