La vendimia 2017 en Borgoña

 Publicado el Por Bureau Interprofessionnel des Vins de Bourgogne

Detalle de vino blanco. FOTO: BIVB / Hendrick Monnier. (photo: FOTO: BIVB / Hendrick Monnier.)
Detalle de vino blanco. FOTO: BIVB / Hendrick Monnier.

En 2017 todos los factores han sido positivos para la región vitivinícola de Borgoña, tanto en términos de calidad como de cantidad. Después de varios años de vendimias que habían sufrido las inclemencias del clima, la vendimia 2017 ha arrojado volúmenes suficientes para satisfacer al mercado, con vinos que ya a estas alturas prometen un gran futuro para esta vendimia elegante.

Después de pasar el invierno acumulando fuerzas, el viñedo se benefició plenamente de una primavera muy cálida, con brotación a principios de abril, lo que permitió un buen inicio del ciclo de la vid, que se mantuvo hasta la vendimia. Las vides pasaron de etapa en etapa sin sobresaltos y, a mediados de junio, estaban floreciendo antes de un cuajado rápido del fruto. Se confirmaba una vendimia temprana.

Durante el verano, algunas olas de calor alternaron con un clima más cambiante. Sin embargo, la maduración continuó a buen ritmo y, a finales de agosto, se recogieron las primeras uvas, con dos semanas de adelanto respecto a la media. La vendimia continuó hasta mediados de septiembre, dejando a cada parcela alcanzar su madurez óptima. Las uvas gozaban de una salud excepcional y prácticamente no necesitaban ser seleccionadas. Todo el mundo manifestaba su entusiasmo ante una uva fabulosa, con óptima maduración y con los volúmenes obtenidos. La única pega la representaron algunas zonas afectadas por las heladas primaverales, donde los rendimientos quedaron por debajo de lo normal.

La fase de vinificación transcurrió sin contratiempos y el ambiente fue de serenidad para esta vendimia, en la que la región vinícola de Borgoña volvió a unos niveles más habituales de calidad y cantidad.

Vinos blancos

De norte a sur de la Borgoña, la opinión es unánime: la añada 2017 es una de las expresiones más elegantes de la variedad Chardonnay, con vinos perfectamente equilibrados y un perfil aromático maravilloso. Son frescos, con notas cítricas y fruta de pulpa blanca. La oxigenación desencadena la liberación de notas de melocotón y albaricoque, mientras que en boca, la mineralidad y la tensión equilibran esta rica paleta llena de fruta. Una añada muy buena para los blancos.

Vinos tintos

Los tintos de 2017 muestran colores intensos y brillantes, que van desde el rubí hasta el granate. Invitan a degustarlos ya desde el primer vistazo. Notas de frutos rojos y negros en unos vinos extremadamente expresivos. Un perfecto equilibrio en boca, combinado con taninos sedosos, da como resultado un conjunto muy armónico, sutil y sin opulencia.

Crémant de Borgoña

La Chardonnay ofrece un buen equilibrio, combinando frescura con profundidad aromática con notas de melocotón, membrillo y fruta tropical. La acidez está presente, pero sin excesos, dando como resultado un final ligero. El Pinot Noir es afrutado, con toques de cereza y frambuesa. En boca, aportan estructura y un final largo. Los Aligotés aseguran una combinación perfecta y aportan buen potencial de envejecimiento. Por último, los Gamay son agradables, afrutados y expresivos, y son el compañero perfecto en la producción de rosados Crémant de Bourgogne.

Traducción: Vicent Escamilla

Para ver el resto del artículo tiene que estar registrado.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “La vendimia 2017 en Borgoña”

Comentarios disponibles para usuarios registrados