Topic:

“Wine Data”, el futuro del vino

 Publicado el por Jordi Urbea (colaborador)

 (photo: )

Hace unas semanas tuve la oportunidad de participar en la II Conferencia de la Comunicación del Vino organizada en el Colegio de Periodistas de Cataluña. Los organizadores querían que explicara las posibilidades que el marketing digital abre en el sector. Avanzo: son muchas. Spoiler: por el momento, el sector no las sabe aprovechar. Si lo hiciera, probablemente no estaría tan anclado en el pasado ni dependería tanto del distribuidor, podría comunicar mejor y sería más ‘apetecible’ para el marketing y la publicidad. Ya se sabe: cuanta más visibilidad, mayores oportunidades. Los mecanismos de Big Data y las novedades tecnológicas, utilizadas ya desde hace tiempo en el sector publicitario, han nacido precisamente para eso; para crear grandes oportunidades… también en el mundo del vino.

A continuación, información para suscriptores.

El vino español, referente en modernización e internacionalización gracias a la I+D

 Publicado el por Federación Española del Vino (colaborador)

 (photo: )

Por su arraigo en la tierra y en la sociedad, por ser una industria “no deslocalizable” y por ser una parte importante de la cultura de nuestro país, la industria vitivinícola necesita adaptarse a los retos de futuro para ser más eficiente, productiva y adaptarse al cambio climático, que ya se deja sentir en muchas zonas vinícolas de nuestro país. Desde la Federación Española del Vino (FEV) estamos convencidos de que el camino para superar estos retos es el de la investigación, la innovación y el desarrollo de nuevos conocimientos y técnicas.

No obstante, realizar una evaluación del estado de la innovación en un país o un sector no es fácil, debido a la complejidad del entorno innovador y la multitud de factores que intervienen en estos procesos.

De acuerdo con los datos del último informe COTEC en 2019, la inversión en I+D se comenzó a recuperar a partir de 2017, alcanzado el 1,2% del PIB, pero todavía estamos lejos del promedio europeo de 2,07%. Durante 2017 aumentaron los fondos públicos dedicados a este ámbito, pero lo han hecho en menor medida que el PIB. Así, mientras otros países de nuestro entorno han conseguido recuperar los niveles de inversión pública previos a la crisis, en España continuamos un 32% por debajo del nivel previo a la crisis económica de 2008. En cuanto a la inversión privada, esta aumenta por tercer año consecutivo, sin embargo, ello no ha logrado disminuir la brecha que mantenemos con respecto a la media de la UE.

Un problema añadido es que, en España, una vez se han decidido los fondos dedicados a este tema, solamente se ejecutan aproximadamente 1 de cada 2 euros, por lo que estamos perdiendo un gran potencial que nos podría ayudar a enfrentar problemas tan graves para nuestro sector como la emergencia climática.

El sector del vino, potencia en la I+D alimentaria

Para valorar si esta situación general de la I+D+i en España se replica también en nuestro sector debemos analizar con detalle los proyectos desarrollados y las inversiones realizadas en innovación en los últimos años. Esto no es tarea fácil, ya que los datos suelen encontrarse de forma agregada para el conjunto del sector agroalimentario. Además, la complejidad del sistema de financiación de la I+D+i engloba diversos instrumentos de ámbito regional, nacional y europeo, lo cual no facilita su seguimiento.

No obstante, una fuente de información interesante a tener en cuenta son los proyectos dinamizados a través de la Plataforma Tecnológica del Vino (PTV), que representan un volumen importante de la innovación que se promueve en nuestro sector a nivel nacional. De acuerdo con los últimos datos disponibles en la Agenda Estratégica de Innovación del Sector del Vino 2017-2020, elaborada por la PTV, el sector del vino compone una parte importante de la innovación alimentaria de nuestro país, ya que realiza una inversión de entre 170 y 180 millones de euros anualmente, aproximadamente un 12-13% del total de la inversión en I+D de todo el sector alimentario y el 1,3% del gasto total del país.

Con estos datos podemos verificar que el sector vitivinícola, a diferencia del conjunto del país, ha incrementado sus inversiones en I+D desde 2011, acentuándose entre 2014 y 2016 (últimos datos disponibles). Esta evolución hace posible que el vino español se posicione como referente de modernización e internacionalización, además de contribuir a generar una diferenciación cualitativa en los productos y un mayor valor añadido.

También, como señala la Agenda Estratégica de Innovación de la PTV, a través de la transferencia tecnológica y del conocimiento generado en los centros de investigación, se están logrando tecnificar diversos procesos en campo y en bodegas, lo que supone una mayor eficiencia y un ahorro de costes. Esta tecnificación está permitiendo también la incorporación de más personal de alta cualificación, que contribuye a su vez a la modernización de la industria y al nacimiento de empresas de base tecnológica en disciplinas técnicas y científicas transversales.

A pesar de ello, tenemos una asignatura pendiente, y es mejorar nuestro posicionamiento en convocatorias y programas de innovación de ámbito internacional. Pocas son las empresas que dan el paso a este tipo de programas, que, aunque son de mayor concurrencia competitiva, permiten abordar problemáticas comunes en cooperación con otros países y suponen un mayor salto cualitativo en las soluciones que plantean los proyectos.

Retos para el futuro

Además de potenciar la cooperación entre empresas e instituciones, desde la FEV creemos que es necesario acercar más la innovación a las pymes que, como veíamos, tienen más dificultades a la hora de invertir en I+D. Esto puede lograrse adecuando las acciones de I+D a los recursos de los que pueden disponer las pymes y facilitando su participación en proyectos de cooperación empresarial.

En cuanto a la financiación, aunque se haya hecho un importante esfuerzo por parte de las Administraciones Públicas, debemos seguir insistiendo para aumentar los presupuestos destinados a innovación y recortar la brecha con otros países.

Igualmente importante es generar convocatorias adaptadas a las empresas, que permitan desarrollar los proyectos desde un enfoque práctico y fomentar la transferencia del conocimiento generado por las universidades y los centros de investigación.

Otro de los retos que vemos necesarios es la integración de la I+D en la estrategia empresarial, para así garantizar la competitividad presente y futura mediante el desarrollo de nuevos productos y soluciones tecnológicas, comerciales y de gestión.

Para conseguir estos retos, desde la FEV contribuimos en la definición y dinamización de nuevos proyectos estratégicos a través de la PTV, que estén alineados con las necesidades y prioridades identificadas en los Comités de la FEV; trabajamos para obtener una mejor coordinación europea en el ámbito de la innovación a través del CEEV; facilitamos la transferencia de resultados de innovación a las bodegas asociadas; e identificamos e impulsamos nuevas oportunidades de desarrollo a través de la digitalización del sector.

Como decíamos al principio, el sector del vino no se puede deslocalizar, estamos arraigados a la tierra, lo que constituye nuestro gran orgullo y diferenciación, pero también un enorme reto: el de sobreponernos a las dificultades económicas y medioambientales que nos plantea el futuro.

Más información en www.fev.es

El SIGPAC 2020 cuenta con 2.153.262 recintos y 939.079 hectáreas de viñedo y sus asociaciones

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

El Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) dio cuenta del Sistema de Información Geográfica de Parcelas Agrícolas (SIGPAC) del ejercicio 2020, cuyo fin no es otro que la identificación, control y supervisión de la campaña de pagos directos de la Política Agraria Común (PAC). Dentro de los cultivos leñosos permanentes, el viñedo dispone este año de 2.153.262 recintos contabilizados y de una superficie de 939.079 hectáreas de cultivo propio y con sus asociaciones con otros cultivos (olivar, frutales, fruto seco y cítricos).

En relación a la campaña de 2019, descendió casi un 1,65% y en 36.074 el número de recintos sobre la campaña anterior, una cifra bastante más elevada que entonces, bajando también la superficie SIGPAC casi un 0,32% y en 2.970 hectáreas respecto a un año antes.

A continuación, información para suscriptores.

La AICA levantó 256 actas de infracciones con sanción al sector del vino entre 2014 y 2019

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

El sector vitivinícola recibió durante el periodo de seis años (2014-2019) un total de 256 infracciones administrativas con sanción de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), según la Memoria Anual de Actividades 2019 de esta entidad de control de la cadena alimentaria, dependiente del Ministerio de Agricultura.

Fue durante este periodo el tercer sector con más infracciones con sanción impuestas por AICA, solo por detrás del amplio sector de frutas y hortalizas, que recibió 824 sanciones por infracción en algunos de los preceptos de la Ley 12/2013 de la Cadena Alimentaria, y del sector lácteo, con 315 infracciones con sanción, y por delante de los sectores de aceite de oliva (151), aceituna de mesa (45) y porcino (30).

A continuación, información para suscriptores.

EE.UU. decide mantener el alza arancelaria del 25% a algunos vinos envasados de la UE

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

 (photo: )

El Departamento de Comercio de Estados Unidos (USTR) decidió finalmente el pasado viernes 14-F no incrementar el arancel del 25% que viene aplicándose desde el pasado 18 de octubre de 2019 a una larga lista de productos agroalimentarios europeos, entre ellos españoles y entre ellos el vino envasado de menos de 14 grados de alcohol, en el contexto del conflicto comercial por las ayudas públicas al consorcio aeronáutico Airbus.

Se temía, porque la Administración Trump había amenazado en este sentido, que, en la revisión de esos aranceles, Estados Unidos decidiera elevar del 25% hasta el 100% la tasa aplicada ya a un bueno número de productos agroalimentarios de la Unión Europea, ampliando incluso la lista de productos sometidos a estas represalias, bendecidas por la Organización Mundial del Comercio (OMC). Al final, no ha sido así y el USTR mantiene, pero no incrementa, la subida arancelaria del 25% “ad valorem”, limitándose a introducir algunos leves cambios en la lista de productos afectados por el mismo.

A continuación, información para suscriptores.