Topic:

El Gobierno canadiense destina más de 11 M$ a impulsar la innovación y el crecimiento de su sector vitivinícola

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Canadá. (photo: )

Canadá.

Cuando aún colean los problemas existentes para la entrada en vigor de algunos aspectos relacionados con el vino del Acuerdo Económico y Comercial Global (AEGC) o Acuerdo de Libre Comercio (“Comprehensive Economic and Trade Agreement”- CETA-) entre la UE y Canadá, se ha conocido que el Ministerio de Agricultura del país norteamericano ha invertido durante este año más de 11 millones de dólares para promover la innovación y el crecimiento del sector vinícola.

El pasado 8 de julio este departamento ministerial anunció una inversión de 8,4 millones de dólares en la Red de Certificación de Vid Canadiense (Canadian Grapevine Certification Network), que está organizada por la primera agrupación de productores de uva y vino del país, la Canadian Agricultural Partnership.

Esta organización lleva a cabo actividades de coordinación de la investigación sobre plagas y enfermedades víricas y fúngicas, principalmente; sobre adaptación climática de las variedades de uva; gestión sostenible del suelo, agua y manejo de los cultivos, y la reducción del impacto medioambiental de la producción.

A continuación, información para suscriptores.

Vinos suizos: un mosaico de terruños y variedades

 Publicado el por Frédéric Galtier (CMB) (colaborador)

Viñedo en la región de Vaud, donde se encuentra el 25% de la superficie vitícola suiza.   (photo: )

Viñedo en la región de Vaud, donde se encuentra el 25% de la superficie vitícola suiza.

La viña se cultiva en Suiza por lo menos desde el Imperio Romano. Algunos creen que los celtas introdujeron las primeras vides en ese país, en el cantón del Valais, alrededor del año 800 a.C. Según datos de 2015 del Instituto del Vino, Suiza ocupa el puesto 28 en la producción internacional de vino, concentrando el 0,35% de la producción mundial. En 2016, Suiza produjo 108 millones de litros de vino. A título comparativo, el mayor productor mundial, Italia, produjo casi 49 millones de hectolitros en 2016 (fuente: OIV).

Más del 32% de los vinos que se consumen en Suiza se producen localmente, mientras el 60% restante se importa. Según Henry Grosjean, de las Caves du Château d’Auvernier de Neuchâtel, uno de los principales retos de la viticultura suiza es “darse a conocer” y hacer que los vinos suizos sean accesibles al mayor número posible de personas. Swiss Wine Promotion, una entidad sectorial, y GastroSwiss están desarrollando un proyecto llamado “Swiss Wine Campus”, que proporciona una plataforma para que sus usuarios conozcan a los viticultores suizos, aprendan a consumir vinos e incluso se evalúen en exámenes reconocidos por la profesión. Henry Grosjean comenta que es común que los profesionales que venden y sirven vinos recomienden vinos extranjeros en lugar de los suizos. “El objetivo de nuestros viticultores no es sustituir otro vino suizo en un restaurante o una tienda de vinos, sino aumentar la visibilidad de los vinos suizos, simplificando el acceso de los consumidores. La gente que ya disfruta del vino y bebe vino debería recobrar confianza en nuestros vinos. Los consumidores jóvenes deberían poder identificarse con el producto... Los viticultores deberían prestar atención a los consumidores y adaptarse a sus necesidades”.

En 2016, Suiza importó 185 millones de litros de vino: 123 millones de litros de vino tinto, 39 millones de litros de vino blanco y 22 millones de litros de vinos espumosos o dulces. Las mayores importaciones proceden de Italia (74 millones de litros, el 40%), Francia (39 millones de litros, el 21%), España (32 millones de litros, el 17%) y Portugal (11 millones de litros, el 6%). Daniel Dufaux de Badoux Wines en Aigle, en el cantón de Vaud, cree que el principal reto es retomar cuotas de mercado a los vinos extranjeros. “El mercado suizo tiene ventajas competitivas: los suizos son buenos consumidores de vino, tienen una cultura vitivinícola extensa y un fuerte poder adquisitivo. Si los viticultores suizos recuperaran cuota de mercado y aumentaran un poco sus márgenes, invertirían más en la promoción de sus vinos, ganarían visibilidad y aumentarían sus ventas”, comenta. “Aunque somos un pequeño país vitivinícola de montaña, menos conocido que algunas regiones vitivinícolas francesas, por ejemplo, disponemos de un saber hacer original basado en la precisión”, insiste Daniel Dufaux.

El vino suizo se consume en su casi totalidad en el mismo país. Los suizos beben casi todo el vino que elaboran. En los últimos 20 años, las exportaciones de vino suizo han representado entre el 1% y el 2% de la producción total. En 2016, por ejemplo, las exportaciones de vino suizo representaron sólo 1,2 millones de litros, es decir, un 1,1% de la producción total. Aunque solo un pequeño porcentaje del vino suizo se exporta - debido a la fuerte demanda interna y a los altos costes de producción -, la industria funciona “con la eficacia de un reloj suizo ofreciendo con frecuencia una calidad inmejorable”. Sin embargo, los operadores suizos recientemente se dieron cuenta de que la exportación debería formar parte de su estrategia.

Un mosaico de regiones

Seis regiones vitivinícolas fragmentan el territorio suizo. El Valais es la región más extensa, con el 33% del total, seguido por Vaud (25%), la Suiza germanófona (19%) y Ginebra (10%). El Tesino produce el 7% del total y la región de los Tres Lagos, el 5%.

El país es productor de vino de clima frío con suelo alpino (los Alpes ocupan dos tercios del país). Los viñedos son relativamente altos (270 m en el Tesino, por ejemplo, 1.100 m en el Valais) y con pendientes pronunciadas. En invierno, la nieve aparece con frecuencia en los viñedos.

Según Gilles Besse del Domaine Jean-René Germanier en el cantón del Valais, el principal desafío para la viticultura suiza radica en los altísimos costes de producción debidos a la “configuración” geográfica del país. “Nuestros viñedos están situados al pie de las montañas, en terrazas y parcelas fragmentadas.” Para equilibrar estos altos costes de producción, los vinos suizos se deben posicionar en la categoría premium y deben ser reconocidos internacionalmente. “Los concursos internacionales como el Concours Mondial de Bruxelles nos ayudan a vender nuestros productos en el extranjero y a hacer que los suizos se enorgullezcan de sus vinos”, dice Gilles Besse. Añade que, aunque es difícil producir vinos ecológicos con el clima suizo, es un reto al que todos los productores se tienen que enfrentar.

Región del Valais, la más extensa, y donde la viña alcanza cotas de 1.100 metros de altitud sobre el nivel del mar.

Región del Valais, la más extensa, y donde la viña alcanza cotas de 1.100 metros de altitud sobre el nivel del mar.

La diversidad de las variedades

En Suiza se cultivan muchas variedades de uva: más de 250 en solo 15.000 hectáreas (menos del 0,4% de la superficie total de Suiza). Aunque suene minúsculo, Suiza ocupa el décimo lugar en el mundo según la relación entre superficie de viñedos y superficie total del país, según la Swiss Wine Promotion. Según el ampelógrafo suizo, el Dr. José Vouillamoz, 80 variedades de uva suizas son “autóctonas” de las cuales, “59 son híbridas, y 21 son variedades patrimoniales”.

Las variedades más populares son la Chasselas (blanca) y la Pinot Noir (tinta), que representan el 26 y el 28% de la producción total respectivamente. Las otras variedades populares son Gamay, Merlot, Humagne Rouge, Arvine y Savagnin Blanc, Gamaret, Garanoir, Pinot Gris. Las cuatro variedades de uva más cultivadas son la Pinot Noir, la Chasselas (las dos autóctonas), la Gamay y la Merlot, que representan el 72% de las uvas vendimiadas. Las variedades de uva internacionales como la Chardonnay, la Sauvignon Blanc y la Syrah “permiten a los productores suizos mostrar la calidad de su terruño así como de su savoir-faire en las competiciones internacionales”, dice Swiss Wine.

Desarrollo sostenible y consumo km 0

Actualmente hay más de 1.800 productores de vino en Suiza. Según Henry Grosjean, de Caves du Château d’Auvernier, las dos tendencias principales en la viticultura suiza son la sostenibilidad y el consumo de productos locales. “En las cuevas del Château d’Auvernier, el respeto de la sostenibilidad es primordial en todas las decisiones que tomamos. Por ejemplo, un nuevo almacén ha sido equipado con placas fotovoltaicas, que ahora suministran un tercio de la energía necesaria para la elaboración del vino, tampoco usamos insecticidas", explica. Las bodegas del Château d’Auvernier ofrecen una amplia gama de vinos, entre los cuales sólo hay un vino de ensamblaje. “Los vinos procedentes de la selección parcelar tiene cada vez más éxito. Forma parte de una tendencia general a favor de la trazabilidad y del consumo de productos locales, especialmente en la Suiza francófona y cada vez más en el resto del país", concluye Henry Grosjean.

Hecho en Suiza

Suiza participó por primera vez en el Concours Mondial en 2006. Desde entonces, ha estado entre los diez principales países en términos de número de vinos inscritos. En 2017, el país ganó 42 medallas, incluyendo 3 Grandes Oros. La mayoría de los vinos premiados proceden de las regiones del Valais y de Vaud. En 2018, el CMB distinguió a los vinos suizos con un total de 49 medallas. La variedad autóctona suiza Chasselas obtuvo el mayor número de medallas (11) otorgadas por el Concours Mondial de Bruxelles. La Chasselas es la variedad de uva blanca más común en Suiza. La Pinot Noir es la variedad de uva tinta líder y más premiada de los vinos suizos en la última edición del Concours (ganó 10 medallas).

La próxima edición del Concours Mondial de Bruxelles tendrá lugar en mayo de 2019, en Aigle, en el cantón de Vaud. La Chasselas autóctona es la variedad de uva reina en esta región, concentrando el 60% de la producción.

La estimación de producción en Portugal apunta a 6,5 Mhl en 2018/19 (-3%)

 Publicado el por Marc Barros (colaborador)

Portugal. (photo: )

Portugal.

Según las últimas previsiones del Instituto de la Vid y del Vino (IVV) de Portugal, se espera que la producción de vino fruto de la vendimia 2018 pueda caer un 3% en comparación con el año pasado, para un volumen de alrededor de 6,5 millones de hectolitros, muy cerca de la media de las cinco últimas campañas.

La previsión apunta a una merma de producción en la mayoría de las regiones, con excepción del Alentejo, Algarve y Açores, donde se espera un aumento sostenido por un buen desarrollo vegetativo de las vides, y en el Duero, donde se espera una producción equivalente a la campaña pasada.

A continuación, información para suscriptores.

Vinos de Porto autoriza la producción de 63,8 millones de litros en 2018

 Publicado el por Marc Barros (colaborador)

Viñedos junto al Douro. (photo: )

Viñedos junto al Douro.

El Consejo Interprofesional (CI) del Instituto de los Vinos de Douro y Porto (IVDP) estableció ya la conocida cantidad de “beneficio” de mosto generoso para producción de vino de Porto, que para este año será de 116.000 pipas (de 550 litros cada una). Se trata del primer año en que baja este “beneficio”, tras siete años en crecimiento. Recuérdese que, en 2017, el CI estableció el beneficio en 118.000 pipas, con un aumento de 3.100 pipas frente al año anterior. El último anuncio con retrocesos, entonces establecido el beneficio en 85.000 pipas, se había verificado en 2011.

A continuación, información para suscriptores.

Continúan las estafas en la distribución comercial de vino en el Reino Unido

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

La Oficina Económica y Comercial de España (Ofecomes) en Londres volvió recientemente a emitir una nota informativa para reiterar su aviso, que ya se viene produciendo desde hace varios años, para que las empresas y bodegas extremen la cautela ante casos de estafas comerciales en la exportación de vino hacia ese destino, que se materializan en el Reino Unido.

El hecho delictivo consiste en el envío a las empresas españolas de correos/mensajes o cartas, en la que los defraudadores se hacen pasar, suplantando su identidad, por grandes y conocidas compañías británicas que solicitan camiones enteros de mercancía (además del vino, también otros productos, como aceites, conservas y hasta  productos industriales).

En la nota de la Ofecomes de Londres, distribuida entre las diferentes asociaciones sectoriales, se indica cómo proceder ante este tipo de situaciones fraudulentas. Aunque ya el nivel de estafas efectivas a las empresas españolas se ha reducido desde el volumen  inicial, forma sustancial, aún los distintos operadores económico-comerciales continúan comunicando a la embajada intentos sucesivos de estafa.

Tras comentar este asunto con las autoridades británicas, con las demás Cancillerías afectadas y con la Consejería de Interior de la  Embajada de España en Reino Unido, la  Ofecomes de Londres concluyó, según la Federación Española del Vino (FEV),  que resulta mucho más efectiva y económica la prevención ante estas posibles situaciones que el intento posterior de recuperar las mercancías sustraídas, algo que en la práctica se ha visto imposible

Como ya avanzó la SeVi en ocasiones anteriores, el fraude que más se repite en este intento de estafa comercial es el denominado “European Distribution Fraud”, que consiste en la suplantación de identidad de un importador, mayorista o detallista legítimo para el  robo de mercancías de proveedores europeos. Las firmas a las que suplantan  los delincuentes pueden ser grandes cadenas de distribución, pero también pequeños importadores o distribuidores.

Se trata de un problema extendido y que afecta a  empresas no sólo de España, sino de toda Europa, así como orientado a productos alimenticios y vino, aunque también se han  visto casos, según la Ofecomes,  de intento de robo de maquinaria, paneles solares, etc.

En un 75% de los casos contactan por vía  correo electrónico, aunque también por teléfono, haciéndose  pasar por un importador, distribuidor, mayorista o detallista británico. En sus comunicaciones indican que han localizado al proveedor a través de su web o de una feria, directorio, etc., y señalan que quieren hacer un pedido, en ocasiones considerable, de mercancía.

Nueva forma de contacto

Según indica la nota de la Ofecomes, recientemente se ha manifestado una nueva forma de contacto, que consiste en que el estafador contacta a las empresas españolas en las ferias sectoriales en las que están  las empresas interesadas en exportar.

Y ello se produce bien en el país del estafador, por ejemplo Reino Unido, o bien en otro como pudiera ser Alemania, en una feria como Prowein, aunque el interesado sea británico o alegue actuar en nombre de una empresa británica. Así, se hace pasar por el representante de una gran empresa distribuidora e importadora y suelen decir que no les quedan tarjetas que entregar, pues las han distribuido todas, llevándose, por el contrario,  las tarjetas de las empresas españolas.

Luego, a continuación, vuelven a contactar por correo electrónico, haciendo un pedido, normalmente grande de mercancía. Este procedimiento, según la Ofecomes de Londres, da la apariencia de una mayor confianza y relación previa, lo que distrae la atención sobre potenciales fraudes. Por ello, desde esta Ofecomes se recomienda estar especialmente atentos a los procedimientos comerciales y de cobro.

El correo que utilizan es similar al auténtico de aquél al quieren suplantar. A veces no se molestan siquiera en enviar un correo desde una cuenta poco sospechosa y lo envían desde una cuota de gmail, yahoo, aol, etcétera, aunque incorporando el nombre del contacto legítimo. En algunos casos  más sofisticados llegan a incorporar logos, webs,  direcciones postales y otros elementos auténticos para dar más realismo.

Desconfianza  y precauciones

Sin solicitar muestras, ni negociar precios, cantidades, frecuencia, plazos de envío y facturación, etc.,  confirman un pedido y proporcionan un lugar de entrega que, a veces,  es un almacén contratado al  efecto, del que después retiran la mercancía, sin que el almacén sea responsable de las operaciones que allí se realizan. En ocasiones, proporcionan los datos del almacén auténtico del importador o detallista legítimo para después, cuando el pedido están en tránsito, contactar al transportista o al proveedor y señalar que,  por motivos logísticos, han de cambiar el lugar de entrega.

En último término, los delincuentes retiran la mercancía y el fraude se descubre cuando el proveedor envía la factura al importador, mayorista o detallista auténtico y éstos indican que no han realizado pedido alguno.

El Ofecomes vuelve a recalcar varios aspectos a tener en cuenta y precauciones a tomar, como desconfiar de los pedidos inesperados y fáciles, en los que no haya existido cierta negociación; fijarse y analizar de forma minuciosa los datos de contacto, las cuentas de correo desde las cuales les contactan, y no utilizar los números de  contacto proporcionados en las comunicaciones mantenidas con el supuesto suplantador. Por ejemplo, cualquier teléfono británico que después del +44 va seguido de un 7, es decir +447xxxx, corresponde a un teléfono móvil del que hay que desconfiar.

Si el “comprador envía confirmación de transferencia bancaria, verificar si los datos son auténticos, contactando con el banco para obtener sus datos de contacto de Internet o esperar a recibir  confirmación de recepción de la cantidad acordada en su cuenta.

Localizar la dirección de entrega y verificar que es el almacén  del mayorista, importador, distribuidor o detallista legítimo y dar instrucciones al transportista para que, bajo ningún concepto, cambie el punto de entrega sin consultarlo antes con la empresa proveedora.

Por último, en caso de recibir un correo o un pedido sospechoso  con estas características o si, lamentablemente, han tramitado ya el  envío de mercancía o  ya la han entregado deberán actuar contactando con la Ofecomes de  Londres (londres@comercio.mineco.es);  denunciar el hecho ante las Fuerzas de Seguridad competentes en la demarcación territorial  de su empresa, máxime si la mercancía enviada está en ruta, sin haber llegado aún al destino, o bien la entrada del producto se ha producido hace pocas horas.