Efectos anuales de la dosis de riego en Verdejo (D.O. Rueda) en situación de elevada sequía

 Publicado el Por J. Yuste , A. Vicente , E. Barajas

Artículo con tablas en PDF adjunto.

El cultivo del viñedo en condiciones de clima árido o semiárido, con pluviometría anual inferior a 400 mm, escasa sobre todo en la época estival, presenta la necesidad de aplicación de riego para moderar el estrés hídrico que sufre (Jones et al. 2005, Yuste et al. 2009). Es ampliamente conocido que el crecimiento del viñedo es muy sensible al déficit hídrico (Gómez del Campo et al. 2002, Keller et al. 2008) y que dicho déficit hídrico también reduce la asimilación neta de carbono y la acumulación de azúcar en la baya durante la maduración (Matthews y Anderson 1988, McCarthy 1997, Sipiora y Gutiérrez 1998; en Santesteban et al. 2011).

El aumento de la dosis de agua aplicada mediante riego incrementa generalmente el rendimiento, pero puede tener un efecto negativo sobre la calidad de la uva, principalmente debido a las pérdidas de color, al bajo contenido en azúcar y a desequilibrios en la acidez (Bravdo et al. 1985, Hepner et al. 1985, Matthews et al. 1990, Cacho et al. 1992, Esteban et al. 1999, 2001; en Cifre et al. 2005). Aunque en general el riego permite aumentar el rendimiento del viñedo (Yuste 1995), el riego deficitario en determinadas épocas se ha sugerido como estrategia para mejorar la calidad de la uva (McCarthy et al. 2000). En este sentido, el riego deficitario controlado (RDI) ofrece la posibilidad de reducción del vigor, tratando de estabilizar la producción y promoviendo la calidad de la uva, a través del incremento de la eficiencia en el uso del agua (Chaves et al. 2007, Santos et al. 2007; en Baeza et al. 2007).

El riego deficitario controlado persigue el mantenimiento de las plantas bajo cierto grado de estrés hídrico en algún periodo del ciclo productivo, con el objetivo de controlar el crecimiento vegetativo y de la baya (Kriedemann y Goodwin 2004). Generalmente este periodo se plantea a partir del cuajado, época en la cual el agua disponible en el suelo empieza a escasear en muchas zonas semiáridas. Esta situación permite considerar la restricción del riego hasta dicha época como una posible estrategia de riego deficitario, para iniciar dicho riego una vez que el crecimiento del pámpano principal haya parado, con el objetivo de que el riego ayude a mantener una actividad fisiológica adecuada que facilite la síntesis de azúcar y su translocación a las bayas (Intrigliolo y Castel 2010, McCarthy et al. 2000).

El efecto del estrés hídrico durante el periodo herbáceo en el desarrollo de la baya, que ha sido descrito para diversas variedades y condiciones (Girona et al. 2009, Intrigliolo y Castel 2010, Salón et al. 2005), ha mostrado como resultado una menor síntesis de los ácidos málico y tartárico y una menor tasa de asimilación (Blouin y Guimberteau 2000, De Souza et al. 2005, Salón et al. 2005), así como un mayor consumo de ácido málico (De Souza et al. 2005, Spayd et al. 2002). Asimismo, se ha detectado un efecto de reducción del rendimiento en ciertas situaciones, debido a su acción inhibidora en la diferenciación del racimo (Santesteban et al. 2011).

Teniendo en cuenta que las variedades blancas han sido menos estudiadas en cuanto a los efectos del riego, probablemente por haberse asumido que la calidad de la uva era menos dependiente del régimen hídrico aplicado que en variedades tintas (Alburquerque y Yuste 2011), y que hasta la fecha no existen trabajos que abarquen esta temática en la variedad Verdejo, se plantea la conveniencia de realizar un estudio de este tipo.

Para ver el resto del artículo tiene que estar registrado.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Efectos anuales de la dosis de riego en Verdejo (D.O. Rueda) en situación de elevada sequía”

Comentarios disponibles para usuarios registrados