La elección de España como país invitado en Vinexpo, una “provocación” para los viticultores de Languedoc-Roussillon

 Publicado el Por Alfredo López

Foto: Joanna Margan (photo: )
Foto: Joanna Margan

Fue una elección que hizo “chirriar” los dientes. España, como país invitado de honor del Salón Internacional Vinexpo 2017, en Burdeos, con una noche dedicada a sus mejores vinos y que contó con la presencia de algunas de sus estrellas de la gastronomía (Ferrán Adrià y José Andrés), no fue del agrado de los viticultores de la región de Languedoc-Rousillon, que lo consideraron una “provocación”.

Así lo describió en una crónica el diario ‘Les Echos’ el pasado 20 de junio, al referirse a que esos viticultores galos se enfrentan a las importaciones baratas de vinos españoles y a una caída de los precios de sus vinos. “No es normal haber elegido a España como invitado distinguido (del Salón Internacional Vinexpo), cuando nosotros somos víctimas de una competencia distorsionadora (de sus vinos), como consecuencia de normativas fiscales, ambientales y sociales más ventajosas”, señaló Xavier Fabre, portavoz de la Unión de Productores de Vino del Gard al citado rotativo.

Incluso el hasta entonces ministro de Agricultura francés, Jacques Mézard (fue sustituido la pasada semana por Sthépane Travert, al pasar aquel a la cartera de Cohesión Territorial el Gobierno Macron), que visitó el citado Salón, afirmó que entendía la frustración que podían sentir algunos profesionales del sector vitivinícola francés, pero recordó que no se avanzaba en la solución de los problemas mediante la violencia, en referencia explícita a los ataques a camiones cisterna de vino español, a la destrucción de botellas o envases puestos a la venta en los supermercados, o acusando a los comerciantes por importar vino barato español.

Problema sensible

El problema se ve como algo particularmente sensible para el sector vitivinícola del país vecino desde hace varios meses, sobre todo en lo que se refiere a los vinos españoles que son comercializados por parte del comercio minorista a bajo precio y en envases de “bag-in-box” en los supermercados como si fueran vinos franceses, dado que el origen español solo se puede ver en la parte posterior de cada envase y en letra muy pequeña.

Para Fabre, las consecuencias de esta situación son indiscutibles, señala al periódico ‘Les Echos’. El pasado año, según este portavoz, “perdimos el 25% de nuestras ventas, mientras que las exportaciones de España aumentaron en un 25%”. Un fenómeno que no es nuevo, ya que si España es el mayor exportador del mundo de vinos a granel, Francia ha sido durante años su primer cliente.

El rotativo galo señala en su crónica que el vino es producido en 300.000 hectáreas de La Mancha, inmenso viñedo del Sur de la Península, que alimenta grandes instalaciones industriales. “Si este vino es barato de producir es sobre todo porque se les paga una miseria a los viticultores. Es una vergüenza para España y una señal de un país que se empobrece”, explicó Pedro Ballesteros, miembro del prestigioso Instituto de Masters of Wine”, en el marco de una conferencia sobre “Los vinos españoles para la exportación”, indica este periódico.

El nuevo ministro francés de Agricultura y Alimentación, Sthépane Travert, tendrá la oportunidad de debatir sobre éste y otros problemas del sector vitivinícola en la cita con su homóloga española, Isabel García Tejerina, en la Comisión Mixta franco-española, prevista para el próximo 25 de julio en París.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “La elección de España como país invitado en Vinexpo, una “provocación” para los viticultores de Languedoc-Roussillon”

Comentarios disponibles para usuarios registrados