Así será el 2018 de los vinos de Tempos Vega Sicilia

 Publicado el Por Salvador Manjón

Los vinos llegarán al mercado a partir de febrero de 2018. (photo: )
Los vinos llegarán al mercado a partir de febrero de 2018.

Tempos Vega Sicilia es responsable de algunos de los vinos más icónicos de la enología española. La actual Tempos Vega Sicilia nace en 1982 de la mano de la familia Álvarez, su actual propietaria, cuando adquiere la mítica bodega de la Ribera del Duero a la que se le irían sumando, a lo largo de los años, el resto de bodegas. El pasado 26 de junio tuvimos la ocasión de conocer las nuevas añadas que llegarán al mercado a partir de febrero de 2018. Una oportunidad única para entender la evolución de estas referencias y la filosofía de empresa (consistencia de la calidad del producto como elemento de garantía en las distintas añadas) de mano de su actual enólogo Gonzalo Iturriaga.

Empezamos con Mandolás 2015, un curioso vino blanco seco (3,1 g de azúcar residual) que ha sido el primer blanco de este estilo elaborado en la región húngara de Tokaj (conocida por sus vinos blancos dulces). Nacido del empeño de la Bodega Oremus de una única parcela plantada en su totalidad con la variedad Furmint, con una edad de 25 años de media. Con una crianza en barrica pequeña (de 136 litros, típica de la región). Un vino atractivo, intenso, afrutado y en el que se equilibran a la perfección la fresca acidez, con la carga frutal y su crianza.

A continuación, Pintia 2013 (D.O.P. Toro), 100% Tinta de Toro, efectúa la fermentación maloláctica en barrica de roble francés (70%), americano (25%) y húngaro (5%), para descansar finalmente en botella desde abril de 2015. Puede ser el Pintia “más domado” hasta la fecha (sin renunciar a su carácter toresano). La nariz es franca y expresiva con aromas intensos a fruta y bosque bien fusionados con una madera sutil. Añada especialmente fresca, con nervio, elegante y con gran recorrido.

Luego vino Macán Clásico 2014 (D.O.Ca. Rioja), Tempranillo 100%. Espíritu rioja interpretado a la perfección por Tempos Vega Sicilia. Totalmente varietal e identificable. Además, con esta añada y su puesta en el mercado en 2018 se inicia un cambio en la política de marca, por lo que en 2018 no saldrá al mercado Macán 2014.

Seguimos con Alión 2014 (D.O.P. Ribera del Duero), 100% Tinta Fina, pasa unos 12-14 meses en crianza de barrica de roble francés nueva. Aunque en la cata se mostró amplio, voluptuoso, goloso y tremendamente aterciopelado, los meses en botella que le restan hasta que llegue al mercado lo afinarán mucho más (potencial de guarda de 15 a 20 años).

Llenamos luego la copa con Valbuena 5º 2013 (D.O.P. Ribera del Duero), 95% Tinta Fina y 5 % Merlot, criado en madera francesa y americana (barricas de 225 litros nuevas y usadas, y tinos de 8.500 litros). Es hijo de un proceso largo y complejo para el vino que quizás, más ha evolucionado en los últimos años. Especialmente vibrante y profundo.

Pasamos a Vega Sicilia Único 2006 (D.O.P. Ribera del Duero), 94% Tinta Fina y 6% Cabernet Sauvignon, cuya crianza, con un mínimo de 10 años entre madera y botella, probablemente sea la más larga del mundo. La hace en madera francesa y americana (barricas de 225 litros nuevas y usadas, y tinos de 20.000 litros). Un vino redondo, de gran madurez y tensión. Obviamente, está apto para beber actualmente pero tiene un potencial de guarda de 40 a 60 años y está llamado a ser una añada “clásica” de esta referencia.

Luego llegó Vega Sicilia Único Reserva Especial (mayoritariamente añadas 2005, 2006 y 2007) (D.O.P. Ribera del Duero). Es el vino que concentra la filosofía de la bodega en cuanto a constancia de producto se refiere. Expresa a la perfección la Tinta Fina (complementada con la Cabernet Sauvignon). Balsámicos y tostados conviven con una fruta madura y compotada. Boca con gran estructura y elegancia, fresca y mineral.

Por último, catamos el dulce tokaj Aszú 5 Puttonyos 2007, un vino mítico de lágrima y elaborado con uvas afectadas por botrytis cinérea (podredumbre noble). Al mosto base se le añaden 5 cestas (puttonyos) de 25 kilos cada una de uvas vendimiadas una a una y cubiertas de botrytis. Estas uvas son maceradas durante dos días hasta que aumentan de tamaño, para después ser prensadas levemente para pasar a fermentar en roble húngaro y luego a criarse en barricas de varios tamaños durante entre 24 y 36 meses. Un vino que enamora, afrutado, intenso, sensual, con una acidez (11,3 g/l) perfectamente equilibrada con la carga de azúcar (168 g/l). La magia de la botrytis.

Para ver el resto del artículo tiene que estar registrado.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Así será el 2018 de los vinos de Tempos Vega Sicilia”

Comentarios disponibles para usuarios registrados