Topic:

Cromoenos, la solución integral para la calidad de la uva

 Publicado el por BIOENOS SL (colaborador)

 (photo: )

Artículo en pdf aquí.

¿Quiere seleccionar y pagar la calidad de la uva?

Nosotros tenemos la solución, desde 1998 hemos desarrollado un método para valorar la calidad de la uva, mide la calidad de los taninos en uva y predice la calidad de los mismos en vino es decir nos indica si serán verdes, duros, de astringencia media, o suaves y redondos. Esto lo medimos con nuestro Índice de Madurez Fenólica (IMF), que en las uvas recién enveradas tiene un valor de 3 unidades, y va descendiendo hasta alcanzar un valor de 1,50 en plena madurez, incluso hay variedades y regiones (Chile), que alcanzan valores de 1,20.

Este Índice de Maduración nos indica también, de forma inequívoca, el perfil aromático del futuro vino, va evolucionando de herbáceo (IMF 1,80), a fruta fresca (IMF 1,65), a fruta sazonada (IMF 1,55) y finalmente a fruta madura (IMF <1,50).

Por descontado que el método Cromoenos predice la Intensidad Colorante del vino futuro que se obtendrá con las uvas analizadas, tanto el color estable (el que queda después de precipitar con frío y corregido con sulfuroso), como el que se obtiene después de la fermentación alcohólica.

También desde el año 2000 lo tenemos implantado en los laboratorios de recepción, para analizar los remolques, y pagar las uvas por el Color, y el Índice de Madurez. En 2002 desarrollamos un “pincho” para la toma de muestras de los remolques, que recoge exclusivamente los granos, y despalilla los racimos enteros, y extrae los granos de las vendimiadas con máquina. Tenemos desarrollado un programa, donde se contemplan Grado Alcohólico Probable, Color Probable e Índice de Madurez Fenólica, para realizar el pago de las uvas por calidad. Y con la corrección de la sanidad.

Al enólogo le aportamos una buena herramienta: primero le permite fijar la fecha de vendimia de cada viñedo, siguiendo el control de maduración, y eligiendo las uvas en el punto adecuado para su tipo de vino (fruta fresca, o vino de crianza), y segundo, el método le permite aplicar el protocolo más adecuado para elaborar con eficacia las uvas que entran en la bodega. De tal forma que para uvas con valores de IMF > 1,75, ya sabe que debe aplicar los protocolos para uvas con taninos verdes, para uvas con IMF < 1,65 sabe que puede aplicar itinerarios para vinos con fruta fresca, y para uvas con IMF 1,50, puede hacer maceraciones largas, para vinos de larga crianza. Y si tiene diferentes tolvas para distintas líneas de vinificación: autovaciantes, maceradores rotativos, depósitos de hormigón, tinas de madera, o termo flash, el método le permite dependiendo del IMF, orientar las uvas a la línea adecuada.

¿Quiere medir la sanidad real de la uva a la entrada, y tener el control exacto de la sanidad en el campo?

Normalmente, en la recepción de las uvas se mide el ácido glucónico, y en los controles de maduración también. Cuando se detecta su contenido, visualmente ya se ve que la uva está afectada. La medida del mismo nos indica la historia de ataques microbianos sufridos por la uva, pero no nos dice si en la uva en ese preciso momento hay una infección. Es decir puede haber uvas sin ácido glucónico, y que visualmente no muestren podredumbre, y sin embargo puede estar infectadas por bacterias desde hace 72 horas. Nosotros desarrollamos un sistema que permite determinar la infección de la uva desde los primeros momentos, pero además cuando es visible, el valor que ofrecemos, que es porcentaje de uva con podredumbre, está estrechamente correlacionado con lo que experimentalmente se puede comprobar visualmente, contado granos sanos e infectados.

Durante la maduración, permite evitar el desarrollo de la infección, ya que en el momento que nuestro Kit lo detecta, se puede tratar, y evitar que el metabolismo de los microbios, llegue a producir el ácido glucónico y los ceto-ácidos que se generan previamente, que son grandes captadores de anhídrido sulfuroso, y que deterioran la calidad del vino. No nos gusta ir de jueces, nos gusta evitar las infecciones, por dos razones: con uva sana los aromas y gustos son puros, y además, la uva en buen estado sanitario se puede dejar en el campo hasta su completa maduración, evitando el anticipo de la vendimia, por miedo a que las uvas se empiezan a deteriorar. Si se previene, obtenemos calidad, y evitamos la sanción.

¿Quiere evitar los bloqueos de maduración por estrés hídrico y determinar con precisión en qué momento actuar?

Conforme la uva madura, el Color Probable (Intensidad del Color del vino que obtendremos), va aumentando hasta alcanzar un máximo, y llegado un momento el grano empieza a respirar por el pedúnculo, y el color disminuye. Cuando se acerca la uva a alcanzar el máximo valor del Color Probable, el Índice de Madurez Fenólica está próximo a alcanzar el valor de 1,50. Esta es la evolución ideal, pero la climatología está “alborotada”, y cuando menos se le espera, aparece una ola de calor, un “bochorno”, y la planta transpira, se evapora agua, y el grano pierde peso, y se concentra el color, pero el IMF en vez de bajar se estabiliza o bien sube. Es decir, entramos en una fase de estrés hídrico (de momento es reversible), si se dispone de riego por goteo, se puede dar un riego de 8 litros/cepa, y verificar si el IMF ha bajado, y normalmente en tres ciclos de riego como máximo se retorna a la curva de maduración ideal. Es decir, vuelve a bajar el IMF, y el Color Probable sube. También se puede dar el caso de que el viñedo esté en secano, y en tierras en las que, por su estructura, las raíces penetran en profundidad, y pueden acceder a zonas que retienen la humedad, donde pasado la ola de calor, la planta con los estoma cerrados, evita la transpiración, y finalmente el bombeo de agua sea capaz de retornar el estado hídrico, y volver a continuar la buena maduración fenólica. Con lo cual el IMF vuelve a bajar y el Color Probable sube. En el caso de que en tres días seguidos el IMF no baje sino que suba, y el Color Probable no suba sino que se estabiliza, quiere decir que la planta está entrando en la fase previa al estrés irreversible, y si estamos en secano lo único que se puede hacer es pasar con el tractor nebulizando agua como quien hace un tratamiento, al amanecer cuando los estomas se empiezan a abrir, y donde la humedad relativa es más alta, para aportar agua a las hojas, y tratar de recuperar el estrés hídrico, si es necesario se pasa varias veces. Esta solución de urgencia si es viable, permite, que pagos de reconocido prestigio, donde las raíces profundas no encuentran humedad suficiente porque las corrientes subterráneas han cambiado de camino, puedan conseguir madurar las uvas a plena satisfacción. Cuando después de regar, o de nebulizar no se consigue bajar el IMF, lo siguiente es que observaremos que el color probable empieza a bajar, y es entonces cuando el grano ha iniciado el proceso de estrés irreversible, donde el grano respira se destruyen antocianos y se evapora agua, aumentando súbitamente el grado probable. Con lo cual el estrés irreversible conduce a uvas con poco color, taninos verdes, y grado alto, en fin: un desastre.

Si nosotros utilizamos el método Cromoenos para hacer un seguimiento histórico de la evolución del Índice de Maduración y controlamos la superficie foliar y la estimación de cosecha antes del envero, y a su vez medimos la conductancia (1) estomática de la hoja, podemos construir una gráfica que nos permitirá, antes del envero, estimar el equilibrio (superficie/estimación kg) que debemos dejar eliminando racimos, o aumentar la conductancia estomática, mediante el riego donde exista, para predecir si esas uvas podrán llegar a madurar fenólicamente con relativa facilidad. Es decir con el método Cromoenos, no solo medimos la calidad de la uva, sino que le sirve de herramienta, para evitar que se bloquee la maduración, y conseguir que la uva pueda madurar, en situaciones adversas.

Se ha comprobado que el IMF correlaciona con precisión con los Índices fisiológicos de discriminación isotópico 13C/12C, que miden de forma indirecta el tiempo que han estado cerrado los estomas.

Para más información:

https://www.publicacionescajamar.es/series-tematicas/informes-coyuntura-monografias/el-sector-vitivinicola-frente-al-desafio-del-cambio-climatico-estrategias-publicas-y-privadas-de-mitigacion-y-adaptacion-en-el-mediterraneo/

Se descargan el libro gratuitamente, y en el capítulo 12 “Cambio climático y maduración de la uva. Prevención del bloqueo y vinificación de precisión”. José Pascual Gracia Romeo.

(1) Se determina con un porómetro, equipo relativamente asequible.

Más información:

Dr. José Pascual Gracia Romeo

Bioenos, S.L.

C/ Mayor, 88, bajo

50400 Cariñena (Zaragoza)

+34 639 359618 / +34 976 620045

bioenos@bioenos.com / www.bioenos.com

El caramelo color en la industria de bebidas alcohólicas

 Publicado el por SECNA (colaborador)

 (photo: )

Artículo en pdf aquí.

Los caramelos son productos ampliamente empleados en el sector de la alimentación. Se clasifican por sus propiedades y aplicabilidad en aromáticos, burnt sugar o azúcar quemada y caramelos color (E150).

El caramelo color se emplea como colorante alimentario no sintético en bebidas alcohólicas, proporcionando colores marrones con tonalidades que abarcan desde ámbar y dorados con halo rojizo hasta marrones muy oscuros. Este colorante se obtiene a partir de distintos azúcares (jarabes de glucosa y/o fructosa, sacarosa), bajo presión y temperatura controlada en presencia de ácidos y bases u otro tipo de sustancias de uso alimentario.

Entre los colorantes alimentarios no sintéticos, el caramelo color destaca por su estabilidad a las altas temperaturas, a las presiones elevadas y a la luz, por su elevada resistencia a cambios en el pH y por su estabilidad aún en presencia de taninos del vino.

Dada la versatilidad, estabilidad y bajo coste del caramelo, se utiliza habitualmente en la elaboración de distintos tipos de bebidas alcohólicas, en destilados y bebidas de alta graduación (whisky, brandy, ron…), en bebidas de menor grado alcohólico como cerveza, vermut, en licores, en vinagres y algunas aplicaciones vínicas donde las prácticas enológicas lo permiten.

Toda la gama de caramelo colorante, -a, -b, y -d tiene aplicación en una u otra bebida alcohólica, mientras que el tipo -c (caramelo positivo o amónico) está especialmente indicado para el uso en cerveza.

SECNA NATURAL INGREDIENTS GROUP elabora más de 70 referencias de caramelo. Cada uno de estos caramelos tiene un proceso de elaboración diferente y da lugar a productos con propiedades distintas que aseguran la compatibilidad con un producto concreto y evitan efectos indeseables, tales como la presencia de neblinas, floculaciones de la matriz o separaciones de fases.

Desde hace más de 50 años ofrecemos productos como el Caramelo Color MO-7, conceptuado para la elaboración de sidras, licores de vino, vinagres y otras bebidas derivadas, adecuado para bebidas que no superen los 15º de contenido en alcohol. O el Caramelo Color DE-5-R utilizado en fabricación de brandis, licores de base vínica y bebidas espirituosas, proporcionando tonalidades marrones-rojizas con halo dorado en la aplicación final y dado su pH entre 3.0 y 4.0 óptimo para estos productos. Un Caramelo Color AZ-30 es, por ejemplo estable a los taninos del vino, mientras que si se busca una estabilidad frente a grados alcohólicos de entre 40º y 65º un caramelo no catalizado como un Burnt Sugar BS-7 sería el adecuado. Para grados alcohólicos por encima de 70º un Caramelo SA-45 sería la elección que tomar.

En todo caso, siempre es recomendable contrastar la compatibilidad del caramelo en cuestión con la aplicación deseada, y en caso de duda, consultar con los técnicos de SECNA acerca de cuál es la mejor opción.

Caramelo color y 4-Metilimidazol

El 4-metilimidazol (4-MeI) es un compuesto químico orgánico que purificado y en condiciones ambientales se presenta como un sólido amarillento. Se produce durante el calentamiento de carbohidratos en presencia de compuestos nitrogenados y suele estar presente en alimentos asados, como carnes a la parrilla, en el café y en algunos caramelos color tipo c y d. Es importante resaltar que se genera naturalmente al cocinar alimentos de todo tipo y por ello se encuentra en muchos alimentos cocinados en nuestras casas y los seres humanos lo hemos consumido durante generaciones.

Durante las últimas décadas se han generado dudas acerca de su toxicidad, realizándose varios estudios por organizaciones y autoridades internacionales de salud pública con el objetivo de clarificar su efecto, con resultados no concluyentes.

Aunque ni la FDA ni tampoco la EFSA han cambiado sus directrices ni la reglamentación previamente existente como consecuencia de estos estudios, varias iniciativas independientes han promovido su reducción. Concretamente la Proposición 65 de California (OEHHA, 2011) y en la clasificación de esta sustancia como 2B por parte de la Agencia Internacional para Investigación sobre el cáncer (IARC) (IARC, 2013), han sido el punto de partida para que los fabricantes se posicionen al respecto.

A fecha de hoy, la normativa aplicable en Europa, sobre la presencia de 4-MEI en caramelos color, establece un límite máximo de

4-MeI de entre 200 y 250 mg/kg sobre base equivalente a una intensidad de color (0.1), en los caramelos E150c y E150d respectivamente (COMMISSION REGULATION 231/2012, 09 March 2012).

Caramelos fabricados por SECNA NATURAL INGREDIENTS GROUP y niveles 4-MEI

Respondiendo a las inquietudes y necesidades de nuestros clientes SECNA NATURAL INGREDIENTS GROUP decidió abrir una línea de investigación de carácter estratégico cuyo objetivo principal fue la reducción de los contenidos en 4 MEI en nuestros productos a niveles inferiores a 125 mg/kg, sin que por ello se modificase la capacidad colorante de nuestros caramelos o tuviese cualquier otra implicación en características tecnológicas y aplicación.

Tras una importante inversión en recursos humanos y materiales, que nos llevó desde evaluar materias primas e intermedias, condiciones de proceso, realización de múltiples pruebas piloto, evaluación de las mismas, su escalado industrial y la revisión de toda la documentación técnica en base a los criterios habituales de trabajo y acreditaciones (ISO22000:2005 y FSSC22000) de nuestra empresa, hemos alcanzado el objetivo que nos marcamos.

Gracias a este esfuerzo, a fecha de hoy ningún caramelo fabricado en SECNA NATURAL INGREDIENTS GROUP supera 125 mg/kg sobre base equivalente a una intensidad de color (0.1) cumpliendo en consecuencia con las recomendaciones más estrictas de la proposición 65 y el Food Chemical Codex.

Más información en www.secna.com

Duelas Cuvée n.º 4 y n.º 5

 Publicado el por Oak Solutions Group – evOAK (colaborador)

 (photo: )

Artículo en pdf aquí.

Las duelas Cuvée n.º 4 y n.º 5 se fabrican exclusivamente con el mejor roble de grano fino, lo que incrementa su potencial de extractivos. El roble se selecciona a mano en nuestra tonelería para garantizar que la finura del grano responda a nuestras especificaciones. Puesto que se trata de productos exclusivos para cada perfil de vino, elegimos el origen más apropiado para crear cada duela Cuvée.

Tostado

Con el fin de reproducir el gradiente de sabor presente en la barrica, cada duela se tuesta empleando nuestra fuente de calor por infrarrojos con control informático que transmite distintos matices desde la superficie hasta el centro de la duela. Además, las duelas Cuvée n.º 4 y n.º 5 solo se tuestan por un lado para aumentar aún más su complejidad, lo que da lugar a dos superficies extractivas diferentes: la cara tostada replica las primeras capas del roble tostado de una barrica tradicional, mientras que la cara sin tostar ofrece los taninos presentes en las capas interiores de la barrica.

Tostado por infrarrojos:

Durante el tostado por infrarrojos, el calor se irradia directamente sobre la superficie de la madera. Este método crea un gradiente de tostado que genera un diferencial óptimo desde la superficie hasta el corazón de la duela si se compara con otras fuentes de calor. Debido a ese gradiente, determinados compuestos presentan una concentración mayor en la superficie de la duela (por ejemplo, vainillina), mientras que otros (como los taninos) son más abundantes en el interior de la madera.

Análisis químicos

Para evaluar la composición química de las duelas Cuvée n.º 4 y Cuvée n.º 5, realizamos un análisis de los productos terminados. La Figura 1 muestra el gradiente de sabor presente en las duelas debido al tostado por infrarrojos en una de las caras del producto. Cortamos muestras de madera cada 2 mm para evaluar la composición química de cada capa dentro del gradiente de sabor: la capa interior aparece etiquetada como L3 en la Figura 1. Existen dos capas desde  la cara tostada, L1T y L2T, y otras dos desde la cara no tostada, L1U y L2U.

Además de determinar el nivel de extractivos presentes en cada capa, calculamos la media de todas ellas para determinar el potencial máximo final de extractivos en la duela en su conjunto. La fuente de calor por infrarrojos crea una temperatura elevada en la superficie de la duela y la mayor parte del furfural formado a ese nivel se destruye como consecuencia de una exposición más prolongada a altas temperaturas, lo que hace que sus niveles sean más elevados cuanto más cerca del centro de la duela. La duela Cuvée n.º 4 desarrolló más furfural que la n.º 5 debido a que su fórmula no es la misma y a que las temperaturas alcanzadas durante su proceso de tostado favorecen la formación de otros compuestos. El nivel máximo de furfural en el vino se alcanza al cabo de 2 meses de extracción, tiempo suficiente para que el vino llegue al corazón de la duela. El nivel de furfural en la madera era superior en la duela Cuvée n.º 4, lo que se reflejó en el vino.

La vainillina está presente con una concentración mayor en la primera capa de la cara tostada en ambas duelas, pero la Cuvée n.º 4 desarrolló una mayor concentración que la n.º 5. La menor concentración de vainillina corresponde a la segunda capa sin tostar y, puesto que la primera sigue recibiendo algo de calor indirecto durante el proceso de tostado, el núcleo y la primera capa sin tostar no muestran diferencias significativas. La duela Cuvée n.º 4 presentaba un nivel de vainillina superior al de la n.º 5 en la madera y algo similar ocurrió en el vino, donde comienza a llegar a sus niveles máximos al cabo de 3 meses de contacto.

El guayacol alcanzó su nivel máximo en el vino al cabo de 3 meses de tiempo de contacto en ambas duelas, aunque la Cuvée n.º 4 ofrecía una concentración más alta, tal y como presagiaba el análisis de la madera.

La concentración de cis-lactona de roble era superior en las capas tostadas y el núcleo si se comparan con las no tostadas. La cis-lactona de roble se encontró en una concentración más alta en la duela Cuvée n.º 4 que en la Cuvée n.º 5, y cabe esperar que la intensidad general de extractivos sea más alta en la duela Cuvée n.º 4 que en la n.º 5. La concentración máxima de cis-lactona de roble se alcanzó a los 5-6 meses.

Análisis sensoriales

Los análisis químicos de la madera y el vino son muy buenas herramientas para comprender mejor el potencial de cada producto, aunque la prueba definitiva es la evaluación sensorial de los vinos. A continuación se muestran las intensidades de los atributos sensoriales del roble en las duelas Cuvée n.º 4 y n.º 5 empleando una escala de intensidad de 1 a 7, donde 1 significa “bajo” y 7, “alto”. Esta evaluación sensorial fue llevada a cabo por el panel de cata de Oak Solutions Group.

Cuvée n.º 4

Sabores ricos con sutiles aromas de vainilla, especias rojas y un acabado elegante.

- Vainilla: 3,5      - Humo: 3

- Fruta: 3             - Tostado: 4,5

- Especias: 4       - Sensación en boca: 4,5

- Estructura: 4

Cuvée n.º 5

Equilibrio integrado de fruta, especias, tostado y taninos suaves.

- Vainilla: 3          - Humo: 3

- Fruta: 4             - Tostado: 4

- Especias: 3,5   - Sensación en boca: 5

- Estructura: 5

Conclusiones

El tostado por infrarrojos de las duelas Cuvée n.º 4 y n.º 5 logra crear gradientes de sabor. Es evidente que los niveles de concentración de los compuestos relacionados con el roble no son uniformes en toda la duela, como suele ocurrir tras el tostado en hornos de convección. Esto da lugar a diferentes combinaciones de compuestos en cada capa de la cara tostada hasta llegar a la cara no tostada.

El gradiente de sabor presente en las duelas Cuvée n.º 4 y n.º 5 permite que ambas aporten una compleja combinación de extractivos al vino, especialmente si se aplican durante un periodo de crianza prolongado.

La extracción de los compuestos presentes en las duelas Cuvée n.º 4 y n.º 5 comienza a estancarse a partir del 5.º mes, lo que nos lleva a concluir que el tiempo de contacto ideal para ambas es de entre 4 y 6 meses.

Para más información, contacte con Alberto Fernández.

afernandez@oaksolutionsgroup.com

www.oaksolutionsgroup.com

Limpieza y mantenimiento de cartuchos de filtración

 Publicado el por Santi Sansó / Multifiltra (esporádico)

 (photo: )

Artículo en pdf aquí.

Los cartuchos de filtración para vino son, hoy en día, uno de los productos más utilizados en el crítico proceso previo al embotellado. Su eficacia, reutilización, capacidad y resistencia regenerativa, variedad de materiales y micrajes y relativa facilidad de uso los convierten en un producto con unas cualidades sin competencia en la filtración de cualquier tipo de vino. A la hora de garantizar la total estabilidad microbiológica de los vinos embotellados, los cartuchos de membrana esterilizante son la mejor garantía, sin la necesidad de añadir componentes extraños.

Al tratarse de un consumible de filtración reutilizable un determinado número de veces, conviene seguir un protocolo para garantizar en el próximo uso un filtro en condiciones óptimas.

Lavado y sanitización de cartuchos

Se debe realizar al acabar la filtración, cada jornada que se usan los cartuchos.

Entendemos como lavado o limpieza aquella acción que nos permite eliminar partículas sólidas o de naturaleza coloidal que han quedado retenidas por el filtro de forma superficial y en la profundidad del medio filtrante.

La sanitización nos permite eliminar o destruir los microorganismos retenidos en el filtro y evitar su posterior proliferación e incluso la creación de biofilm.

En cuanto al producto limpiante/sanitizante, existen principalmente tres opciones:

- Agua caliente: los calentadores de agua domésticos que solemos encontrar en la gran mayoría de bodegas de pequeño tamaño producen agua a 60-70ºC, que es suficiente para una buena limpieza de los cartuchos. Para una óptima sanitización es necesario llegar hasta los 85-90ºC durante unos 15-20 minutos. El uso de vapor es un método muy eficaz de esterilización y los fabricantes de filtros indican el tiempo de contacto aconsejado en las fichas técnicas de sus productos.

- Ácido peracético + peróxido de hidrógeno: existen diferentes composiciones en el mercado, pero una concentración del 0,5% tiene suficiente poder biocida. Se usa en disolución en agua fría, con elevado efecto sanitizante, pero menos capacidad limpiante.

- Solución básica: disolución templada a 40ºC de hidróxido sódico o hidróxido potásico al 2%, con un elevado poder sanitizante y limpiante. Si se usa esta solución, es imprescindible a continuación usar otra solución neutralizante de ácido cítrico al 4% o ácido fosfórico al 2% hasta obtener un agua de enjuagado con pH neutro.

Los lavados a contra-corriente son normalmente recomendables, en caso necesario, para las primeras etapas de filtración, donde los filtros de profundidad permiten esta acción. Se recomienda no superar los 0,5 bar de presión en este proceso para no dañar la estructura del medio filtrante. Existen en el mercado filtros con estructura reforzada, denominados “backwashable” que permiten este tipo de limpieza a mayor presión.

Es conveniente advertir que el agua que se usa tanto en limpieza y sanitización sola, como en la dilución de los productos comentados, debe recibir un tratamiento previo. El agua que se va a utilizar debe ser descalcificada, en caso de dureza elevada, filtrada, para eliminar partículas que puedan colmatar los filtros y, en muchos casos, declorada a través de un tamiz de carbón activo.

El uso de un agua sin tratar en estos procesos puede fácilmente ser origen de más problemas que soluciones en la limpieza de filtros.

Proceso de lavado en bancadas de filtración

El sistema ideal es lavar cada etapa de forma independiente con el producto seleccionado durante 20-30 minutos, dejando los 5 -10 primeros minutos en salida libre con el arrastre de la mayor parte del material colmatante y después en circuito cerrado de recirculación.

Conviene lavar las etapas una a una para evitar el arrastre de partículas al siguiente cartucho de filtración.

Un sistema más abreviado en caso de no ser necesaria una limpieza tan eficaz sería:

- Lavado de la primera etapa 10 minutos en salida libre.

- Lavado de la primera y segunda etapa juntas en salida libre otros 10 minutos.

- Para acabar con lavado de las tres etapas en circuito cerrado durante 15 minutos.

El proceso es más rápido, la limpieza menos eficaz, pero suficiente en muchos casos cuando hemos detectado que los filtros no han sufrido una significativa colmatación durante la jornada.

Es muy conveniente dejar salir el producto limpiante/sanitizante por todas las válvulas de venteo, purgas, saca-muestras, etc. presentes en las carcasas y bancada de filtración.

Conservación de los cartuchos

Para la conservación de los cartuchos de filtración una vez ya no se van a usar, conviene diferenciar diferentes métodos en función de la duración de la parada.

- Parada de un día para otro: después del proceso de limpieza/sanitización y vaciado de producto, podemos dejar los cartuchos en sus carcasas, llenando el sistema de filtración con una disolución de ácido peracético en agua fría al 0,5% Otra opción sería sustituir esta disolución por gas nitrógeno, presurizando el sistema a 1,5 bar y creando, de esta forma, una atmósfera inerte que impida el desarrollo de los microorganismos.

- Parada de varios días: en este caso disponemos de varias opciones.

a) Conservación en una disolución de ácido cítrico 1% + metabisulfito potásico 1%: es preciso reponer esta disolución cada 2-4 semanas en función de la eficacia del cierre del recipiente que estamos usando. Hay que quitar las juntas de los cartuchos para evitar que pierdan elasticidad.

b) Conservación en una disolución de ácido peracético al 0,5% en agua fría: esta opción sólo es válida para paradas de pocos días, ya que la disolución es eficaz 6-8 días. Hay que quitar las juntas de los cartuchos para evitar que pierdan elasticidad.

c) Conservación en una atmósfera de nitrógeno: presurizando el recipiente a 1,5 bar, con mantenimiento diario para aportar más gas para compensar las fugas

d) Conservación en una disolución de alcohol vínico 70% + agua 30%: que tiene un total efecto biocida y permite conservaciones de larga duración

e) Conservación de los cartuchos secos: en el caso de paradas de varios meses. Después de embeberlos en una disolución de ácido peracético al 0,5%, se sacan del recipiente y se dejan escurrir y secar en un sitio limpio, bien ventilado y seco, sin exposición directa al sol. Una vez están muy bien secos se guardan en sus cajas de cartón, sin las bolsas.

En cualquier sistema de conservación que usemos, hay que evitar a toda costa los conocidos tubos de PVC, ya que no son para uso alimentario y la disolución puede extraer sustancias no deseadas del PVC o de las colas que se usan para las tapas. Estas sustancias pueden quedar impregnadas en el medio filtrante del cartucho.

Más información en www.multifiltra.com

Oenobrands® presenta en 2019 nuevos productos en todas sus gamas

 Publicado el por Oenobrands (colaborador)

 (photo: )

Artículo en pdf aquí.

Con el apoyo de sus empresas matrices de renombre internacional (DSM® Food Specialties y Anchor® BioTechnologies), Oenobrands, fiel a su eslogan “Advanced Winemaking Solutions” desarrolla, produce y comercializa productos enológicos del hoy y del mañana. 

Anchor® Oenology sigue liderando la innovación en hibridación y mezclas de levaduras desde hace más de 25 años. Fiel a ese impulso presentamos en 2019 la nueva imagen de las familias de levaduras Anchor® Legacy, Alchemy y Exotics.

Las bacterias Anchor® DUET AROM y Anchor® DUET SOFT, mezclas de L. plantarum y O. Oeni se ven complementadas en 2019 por la nueva Anchor® SOLO, O. Oeni seleccionado por el AWRI que mejora la intensidad y complejidad aromática de los vinos tintos durante la fermentación maloláctica.

La gama de levaduras Fermivin® nació con las primeras selecciones en 1970. En 2019 lanzamos la nueva Fermivin® P21 seleccionada en la Borgoña en colaboración con el IFV Beaune para la elaboración de vinos tintos de alta expresión aromática, estructura y color estable.

Nuestra familia de derivados de levadura Natuferm® se completa en 2019 con el nuevo Natuferm® Fruity, para incrementar el potencial aromático de vinos tintos.

Rapidase® Fast Color y Rapidase® Filtration han sido las dos últimas enzimas que han completado nuestra gama de enzimas, dando respuesta a las demandas y necesidades de enólogos en todo el mundo. Además, parte de la familia se puede utilizar en vinos orgánicos según la regulación de la UE.

Las manoproteínas Oenobrands se completaron en 2018 con FINAL touch® Gusto, para mejorar y preservar la calidad sensorial de vinos tintos.  Junto a Claristar®, FINAL touch® POP y FINAL touch® Tonic, conforman la gama de manoproteínas más completa del mercado, que además ya se pueden utilizar en vinos orgánicos según la nueva regulación de la EU.

Para contactar con Oenobrands

Area Manager: Antonio Álamo Aroca

M: +34 630 220 973

antonio.alamo@oenobrands.com

Area Manager: J. Antonio Delgado Campillo

M: +34 629 989 030

juan.antonio.delgado@oenobrands.com

www.oenobrands.com

Distribuidor exclusivo en España: Erbslöh. www.erbsloeh.es