Topic:

Covid-19: El CEEV constata ya caídas del consumo de vino del 30% en volumen y del 50% en valor en la UE

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

El Comité Europeo de Empresas del Vino (CEEV) estima que el cierre del Canal Horeca (hoteles, restaurantes, catering) está teniendo un impacto directo en la venta de un 30% aproximadamente del volumen de consumo total de vino en la Unión Europea y en torno al 50% en términos de valor, como consecuencia de las medidas adoptadas para frenar la expansión de la pandemia del coronavirus.

En el comercio minorista de vino, la evolución del sector es, en cierta forma, algo más contradictoria, puesto que, aunque las ventas se incrementaron en volumen hasta en un 20% en las primeras semanas del mes de marzo, durante la segunda semana de ese mes bajaron un 16,1% en valor, debido a que el consumidor orientó su compra hacia vinos de gama de calidad media-baja.

A la vez, durante las últimas semanas de marzo, y debido al progresivo confinamiento de la población para evitar la expansión del Covid-19 y el cierre de negocios del canal Horeca, se produjo un fuerte aumento de la venta a través de plataformas online, con incrementos de los volúmenes adquiridos de entre el 60% y el 100%, de la frecuencia de realización de las compras (+10%) y también del número de botellas adquiridas por compra (+5%).

En el lado opuesto, también se ha producido durante este tiempo, según la CEEV, un descenso del 10% del precio medio por botella, como consecuencia de que los vinos de gama alta registraron fuertes descensos de las ventas de entre el 25% y el 70%, mientras que, por el contrario, las ventas de las denominaciones más económicas y los vinos blancos observaron un incremento de su comercialización.

El CEEV constata, sin ofrecer aún cifras concretas, que muchos mercados de exportación, entre ellos el de Estados Unidos, muestra ya síntomas de que está frenando sus compras y que las empresas afrontar una fuerte disminución de sus ventas con la aplicación de medidas de cuarentena por el Covid-19 en muchos países importadores.

Covid-19: El COPA-Cogeca pide a la CE medidas urgentes para evitar el colapso del mercado vitivinícola comunitario

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

El brote y la propagación de Covid-19 y las medidas posteriores puestas en marcha por los Gobiernos para contenerlo han llevado a un cierre abrupto de la mayoría de los hoteles, restaurantes y bares del continente europeo. El canal Horeca representa, más o menos, el 30% del consumo de vino de la UE por volumen y aproximadamente el 50% del valor del vino consumido en la UE.

Las organizaciones que representan y defienden los intereses de los viticultores europeos y de sus cooperativas, agrupados en el COPA-Cogeca, recopilaron datos de sus miembros asociados, que demuestran el impacto que la crisis Covid-19 ha tenido ya en el sector vitivinícola y, con base en esta evidencia, describieron por carta dirigida al nuevo director general de Agricultura de la Comisión Europea, el austriaco Wolfgang Burtscher, las medidas urgentes que el sector productor vitivinícola europeo necesita.

El presidente del Grupo de Trabajo Vino del COPA-Cogeca, Thierry Coste, declaró que “las medidas de cierre que, sin duda, fueron decisiones necesarias, han tenido un impacto masivo en el sector vitivinícola de la UE".

Según Coste, “con bares, restaurantes y hoteles cerrados, la actividad enoturística a cero y una grave desaceleración de las exportaciones, los viticultores, sus cooperativas y las empresas necesitan ayuda financiera urgente para continuar con sus actividades y sobrevivir a este “tsunami” económico. Por tanto, pedimos a la Comisión que presente un presupuesto de apoyo que se corresponda con la emergencia a la que nos enfrentamos, con un paquete de medidas excepcionales, como la destilación de crisis, para ayudarnos a evitar el colapso del sector vitivinícola”.

Exportaciones y stocks

Las restricciones impuestas para combatir la propagación de Covid19 están afectando también en gran medida las exportaciones, que se espera que caigan un 14% en comparación con el año pasado, según el COPA-Cogeca, lo que amplifica el impacto económico de las contramedidas aplicadas por Estados Unidos en octubre de 2019.

Esta situación, añade esta organización, conduce a un incremento de existencias en stock en bodegas, que impactan negativamente en el mercado.

En esta etapa, las ventas fuera de comercio físico tradicional, como las ventas online, no compensan la pérdida importante de las mismas en los otros puntos de venta mencionados con anterioridad, recalca el COPA-Cogeca y, a largo plazo, es muy probable que cambien los hábitos de consumo, debido a las crisis económicas a la que se enfrenta La Unión Europea.

En la carta remitida a la Comisión, el COPA-Cogeca solicita a la Comisión que presente un presupuesto europeo “ad-hoc”, que no provenga de los actuales fondos agrícolas y que debe diferir de los fondos destinados a los Programas Nacionales de Apoyo (PASV) que la UE asigna a los Estados miembros.

Además de medidas como la destilación voluntaria de crisis (las cooperativas vitícolas de Francia, Italia y España pidieron a Bruselas desencadenarla para 10 Mhl de vino de toda la UE, a razón de 35 €/hl, es decir, con un coste de 350 M€, a financiar con fondos ajenos a los de los PASV de la PAC, complementados con fondos estatales); la activación del almacenamiento privado de vino (sobre todo para los de mayor calidad, cuya comercialización podría retrasarse hasta que termine la crisis actual) y la cosecha verde para recortar la oferta, el COPA-Cogeca propone también otras medidas adicionales.

Medidas que no son de intervención de mercado y que no requieren un presupuesto europeo adicional, pero igualmente relevantes y, en algunos casos, incluso más urgentes, como la prórroga de las autorizaciones de plantación de viñedo y una mayor flexibilidad de plazos en relación a la aplicación de las medidas del Programa Nacional de Apoyo y de otras medidas de promoción.

El COPA-Cogeca concluye que las medidas recientemente adoptadas por la Comisión Europea son un primer paso, pero no son suficientes. A la luz de la situación sin precedentes que está experimentando el sector vitivinícola europeo, se necesita más. Y, al respecto, “espera que la Comisión Europea adopte las medidas necesarias para proteger este importante sector agroalimentario, su excelencia, tradición e importancia económica”.

---

La Semana Vitivinícola ha decidido, además, dado su compromiso con la información, ofrecer en abierto sus noticias mientras dure el estado de alarma nacional propiciado por la pandemia de coronavirus. Nuestros suscriptores seguirán disfrutando, en exclusiva, del acceso a las revistas en PDF y la información de Mercados.

Bruselas prevé una caída del 8% del consumo de vino en la UE y del 14% de las exportaciones en la campaña 2019/20

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

 (photo: )

La Comisión Europea emitió la pasada semana su informe de primavera sobre las “Perspectivas de los mercados agrarios a corto plazo”, en el que destaca su previsión de caída del consumo de los alimentos y bebidas de mayor valor añadido en los meses próximos, debido al confinamiento de la población y el cierre del canal distribuidor de Hostelería, Restauración y Catering (Horeca), entre los que se incluyen además de carnes y quesos de calidad, al vino.

Más, en concreto, considera que el consumo de vino de la Unión Europea se está viendo muy afectado por las medidas adoptadas para luchar contra la pandemia del Covid-19, aunque el impacto varía según el tipo de vino.

Así, la Comisión indica que el consumo de vino en restaurantes y bares se ha frenado en seco, un canal donde representa alrededor del 30% de la UE (en nuestro país ese porcentaje es mucho más elevado, rondando entre el 50-60%), al igual que toda la actividad dedicada al enoturismo, debido a las medidas de confinamiento establecidas.

Sin embargo, añade el Ejecutivo comunitario, las ventas de vino, a través del comercio minorista en el canal doméstico o Alimentación (70% del consumo en la UE, pero entre el 30-50% en España) están aumentando.

No obstante, como ya se señaló desde el sector vitivinícola y corrobora la CE, estos aumentos no son suficientes para compensar en valor, principalmente, la pérdida de ventas del canal Horeca, donde se comercializan los vinos con más margen y de mayor valor añadido.

Según la CE, en el canal Alimentación, los consumidores compran principalmente vinos tranquilos, de precio medio, en detrimento de los vinos espumosos, que se consumen principalmente, en eventos y celebraciones, y de los vinos de alto precio, que son consumidos en bares y restaurantes.

Según lo situación descrita, la Comisión Europea espera que el consumo de vino en la Unión Europea en la actual campaña de comercialización 2019/2020 descienda a 108 millones de hectolitros, equivalente a una media de 24 litros per cápita, es decir, un 8% menos si se compara con el consumo promedio de los últimos 5 años.

Disminución de exportaciones

Por otro lado, a pesar del incremento adicional del 25% de los aranceles de importación impuestos por los Estados Unidos desde mediados de octubre pasado a los vinos tranquilos envasados de igual o menos de 14º vol. procedentes de Francia, España, Alemania y Reino Unido, socios principales del consorcio Airbus, las exportaciones de vino en la primera mitad de la actual campaña 2019/2020 fueron un 2% más altas que las llevadas a cabo durante el mismo periodo del año anterior.

Aunque el sector vitivinícola (en particular Francia) ha adoptado medidas durante estos meses para mantener su cuota de mercado, la Comisión Europea no espera que esta evolución positiva continúe.

Además, las exportaciones comunitarias de vino se están viendo ya afectadas por las medidas para frenar la expansión del Covid-19 en algunos principales destinos de exportación desde principios de 2020, como por ejemplo en China.

En general, la Comisión Europea espera que las exportaciones de vino se reduzcan en un 14% en la vigente campaña 2019/2020, que llega hasta el próximo 31 de julio, tanto si se compara este porcentaje con las ventas exteriores realizadas en la campaña anterior, como si se la comparación se lleve a cabo respecto al último lustro.

Por su parte, las importaciones de vino de la UE se están viendo afectadas por las medidas adoptadas para frenar el Covid-19 en menor medida que las exportaciones, apunta la Comisión, ya que los vinos importados se venden principalmente en el canal de distribución minorista, incluso a pesar de que estas ventas también sufren los problemas logísticos o las medidas adoptados por los exportadores de distintos países.

Sin embargo, dado que las importaciones de vino durante el primer semestre de la campaña 2019/2020 fueron ya 7% inferiores a las entradas del mismo periodo de la campaña anterior, la CE espera que estas disminuyan también alrededor de un 11% en relación a 2018/2019.

Esta evolución del consumo interno y del comercio exterior de vino de la UE, a pesar del importante recorte de la producción vitivinícola en la campaña 2019/2020, a un ligero incremento adicional de las existencias almacenadas de vino, que ya registraron un nivel récord al final (31 de julio de 2019) de la anterior campaña 2018/19 de comercialización

Retos sin precedentes

Según la Comisión, la actual crisis sanitaria del Covid-19 y su derivada social y económica, está planteando retos sin precedentes en el sector agrario comunitario, que está respondiendo y adaptándose de manera eficaz por el momento.

Sin embargo, añade el Ejecutivo comunitario, a pesar de estos signos iniciales de resiliencia, la recesión económica que se espera continuará teniendo un impacto significativo en los niveles de la demanda de consumo de alimentos. No obstante, añade, esta crisis no es igual que la de 2010, puesto que ahora las existencias de productos y las perspectivas de cosecha son mejores, y también el coste de los insumos ha bajado, sobre todo el precio de la energía, lo que debería traducirse en unos precios más bajos en medios de producción como los combustibles y los fertilizantes.

El informe de la CE deja la puerta abierta a la incertidumbre que supone no conocer hasta dónde llegará esta crisis y cómo será la recuperación. Al respecto, indica que serán cruciales la duración de las medidas de confinamiento, las estrategias de salida del mismo, los estímulos económicos que se apliquen en la UE y a nivel mundial, así como la cooperación internacional para evitar que se adopten medidas que limiten los intercambios comerciales.

En su informe, Bruselas hace un breve referencia a los problemas de mano de obra en el campo y también en otros eslabones de la cadena alimentaria, a las restricciones a los movimientos y los controles en las fronteras interiores de la UE, así como a las dificultades en los intercambios comerciales, debido a la falta de contenedores de transporte por unos movimientos más lentos.

Destaca también que el incremento de los costes de transporte y logísticos, como consecuencia de las medidas para frenar la expansión del Covid-19, se reflejarán más pronto que tarde en los precios de los alimentos.

Informe completo aquí.

---

La Semana Vitivinícola ha decidido, además, dado su compromiso con la información, ofrecer en abierto sus noticias mientras dure el estado de alarma nacional propiciado por la pandemia de coronavirus. Nuestros suscriptores seguirán disfrutando, en exclusiva, del acceso a las revistas en PDF y la información de Mercados.


El sector vitivinícola solicita al Ministerio de Agricultura medidas excepcionales para reducir el impacto del Covid-19

 Publicado el por Interprofesional del Vino de España (colaborador)

La Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE) ha enviado una carta al ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, solicitando un paquete de medidas extraordinarias para paliar el impacto que la crisis del coronavirus está provocando en el sector vitivinícola. Las actuaciones planteadas deberán ser implementadas con un “presupuesto extraordinario habilitado a tal efecto tanto por parte de la Unión Europea, como del Gobierno de España y con urgencia máxima” como se indica en la carta.

Medidas excepcionales propuestas

A poco más de 100 días de que se inicie la vendimia, estas medidas deben tomarse cuanto antes, ante la llegada de una nueva cosecha, que se sumará a la producción que no se está pudiendo comercializar, por lo que agravará más aún si cabe la situación. Hay que evitar que miles de viticultores y cientos de bodegas tengan que abandonar su cosecha o echar el cierre a sus negocios.

Por ello, dentro del paquete de medidas propuesto al Ministerio se contemplan tres líneas que podrían ayudar a evitar un desequilibrio en el mercado vitivinícola:

Destilación de crisis de carácter voluntario y a nivel europeo donde el producto deberá destinarse exclusivamente a usos industriales con especial prioridad en la producción de desinfectantes con base de alcohol.

El almacenamiento privado temporal cuya comercialización pueda ser aplazada sin sobrecargar los mercados.

La cosecha en verde, con reformas sustanciales en el actual marco legal, donde los rendimientos no tengan que reducirse a cero para las parcelas afectadas.

Para llevar estas actuaciones a cabo, se solicita que se habilite de manera urgente un presupuesto extraordinario de la Unión Europea con la posibilidad de poder complementarse con fondos nacionales adicionales. Además de estas medidas, también se pide en la misiva que el sector vitivinícola sea considerado dentro del paquete de fondos extraordinarios que la UE está

planificando en la llamada “reconstrucción”. Incluso se hace especial mención al canal de Horeca y turismo, dos sectores cruciales para el vino, para que se contemple en este paquete de fondos.

Política Comunitaria Agraria más necesaria que nunca

En la carta se recuerda también que esta crisis sanitaria de escala internacional ha puesto de manifiesto el papel tan importante que tienen las políticas agrarias europeas (PAC) que han garantizado el suministro de alimentos en la Unión Europea, por lo que debe continuar y reforzarse si cabe.

La PAC ya ha iniciado una serie de medidas de carácter técnico y administrativo que dotan de flexibilidad al marco actual. Sin embargo, desde OIVE se considera que no son suficientes para afrontar las consecuencias de una situación para la que nadie estaba preparado, por lo que espera que las medidas propuestas en su carta sean consideradas por el Gobierno de España y las instituciones europeas. “Son medidas necesarias para evitar un grave desequilibrio y un colapso general en nuestro sector, ante la inminente nueva cosecha” se advierte en el comunicado enviado al Ministerio.

Por otro lado, la Interprofesional del Vino de España termina recordando que está pendiente la continuación de la tramitación del Real Decreto de Norma de Comercialización con medidas encaminadas a dar estabilidad y contribuir a la mejora de la calidad de los vinos, particularmente de los que se comercializan sin indicación geográfica. El estado de alarma ha interrumpido los plazos previstos, pero desde OIVE se solicita agilizar dicha norma, que se considera imprescindible, de cara al inicio de la próxima campaña.

La OIV prevé efectos “devastadores” del Covid-19 sobre el sector del vino, comparables a los de la II Guerra Mundial

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

Pau Roca, durante su intervención telemática ante los medios. (photo: )

Pau Roca, durante su intervención telemática ante los medios.

///AMPLIACIÓN///

El director general de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), el español Pau Roca, manifestó este 23 de abril durante la rueda de prensa de presentación de la coyuntura vitivinícola internacional que la crisis socioeconómica provocada por la pandemia de coronavirus (Covid-19), y el confinamiento que ha acarreado, tendrá efectos “devastadores” sobre la industria del vino. “Serán efectos irreversibles si no se toman medidas”, explicó Roca, que llegó a comparar los efectos que se esperan con los que vivió el vino “después de la II Guerra Mundial”.

A juicio de la OIV, los países cuyo sector vitivinícola se verá más afectado son los de la zona del Mediterráneo y, fundamentalmente, a causa del cierre, prácticamente total del canal Horeca y la paralización del sector turístico.

Pau Roca afirmó que, en esta etapa inicial de la crisis, la información y los datos estadísticos disponibles son “insuficientes para hacer un pronóstico preciso y prever el escenario del sector vitivinícola en el futuro”. Sin embargo, sí que explicó que, gracias a la información facilitada a la OIV por los Estados miembros, ya se refleja “un cambio radical y una transferencia entre los canales de distribución”.

Según las cifras que aportó Roca, la crisis del Covid-19 ha implicado un importante cambio en los canales de distribución. “Se ha destruido el Horeca”, manifestó; lo que supone (solo en la UE) un descenso del 35% en volumen de vino comercializado y una pérdida de más del 50% de valor de ventas.

Aunque ha habido un repunte de las ventas a través del canal alimentación (supermercados), este no compensará la caída de ventas en Horeca, además puede conllevar a una bajada de precios generalizada. En cuanto al tercer canal (venta online), explicó que seguirá creciendo en los hogares y valoró que la venta por internet “no limita la elección de los consumidores”.

El balance global esperado es una disminución del consumo, una reducción de los precios medios y, por lo tanto, una disminución global del valor total de las ventas, del volumen de negocios, de los márgenes y, finalmente, de los beneficios de las bodegas.

En lo que respecta a las exportaciones, el director general resaltó que mercados clave para el vino, tanto del lado exportador como importador, están entre los más afectados por el Covid-19 y añadió que “las economías en recesión no son un mercado prometedor para desarrollarse”, y durante esta pandemia, los países consumidores más grandes han sido los más afectados. Prevé que los flujos comerciales tengan capacidad de recuperación, junto con la economía, pero podrían producirse algunos cambios permanentes en el mercado del vino Falta por ver cuáles son esos cambios y qué intensidad presentan.

Roca señaló que las pequeñas y medianas bodegas serán las más amenazadas por una importante pérdida de rentabilidad. En resumen, una situación sobrevenida que conllevará “efectos devastadores”, propios de los que tendría una guerra.

Efecto de la pandemia sobre la vendimia 2020 en el Hemisferio Sur

En su intervención telemática, Roca también incidió que la declaración de la pandemia llegó en plena vendimia en el Hemisferio Sur, con lo que ha tenido incidencia en las cifras de producción de las que informamos en otra pieza en SeVi. Todos los principales productores mundiales del Hemisferio Sur han visto mermadas sus producciones, salvo Uruguay y Sudáfrica.

Responsabilidad en los mensajes

El dirigente de la OIV también quiso hacer referencia a la responsabilidad del sector del vino. “Los mensajes sobre los efectos positivos del consumo de vino son totalmente inaceptables e irresponsables. Lo mismo se aplica a la emisión, en estas circunstancias, de declaraciones generales o mensajes sesgados que son el resultado de preocupaciones ideológicas sobre el consumo de vino, como la abstención”.

---

La Semana Vitivinícola ha decidido, además, dado su compromiso con la información, ofrecer en abierto sus noticias mientras dure el estado de alarma nacional propiciado por la pandemia de coronavirus. Nuestros suscriptores seguirán disfrutando, en exclusiva, del acceso a las revistas en PDF y la información de Mercados.