Topic:

Nuevos inversores, una gran oportunidad

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Si hace unos meses Freixenet y el grupo alemán Henkell & Co. ocupaban las primeras páginas de los medios de comunicación, especializados y generalistas, por el acuerdo alcanzado de vender a los germanos la mayoría accionarial por 220 millones de euros (sorprendiéndonos posteriormente con las declaraciones del nuevo propietario del 50,75% de la cava en las que señalaba que su modelo de negocio era el de Jaume Serra). En esta ocasión, le ha tocado a Codorníu y al grupo inversor norteamericano Carlyle tener ese extraño honor de notoriedad por el anuncio de que se valoraba la compañía en 390 M€ (300 más los 90 que tiene de deuda) de la que los norteamericanos adquirían un porcentaje de entre el 55 y el 60%. Sin que, de momento, hayamos escuchado cuáles son sus intenciones, más allá de que Carlyle quiere convertir a Codorníu en la cabecera de su grupo europeo de vinos, doblando su facturación, lo que supondría alcanzar los 400 M€.

Ambas operaciones suponen una sacudida importante para el sector del cava español, ya que entre las dos facturan más de la mitad de toda la Denominación. Una indicación de calidad que se ha visto fuertemente criticada por lo que algunos han calificado de “apuesta por el producto barato”, con precios estancados y márgenes muy pequeños, que no permiten abordar las inversiones necesarias para crecer.

A continuación, información para suscriptores.

Comercio internacional

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Entre Estados Unidos y Rusia se han propuesto generarnos un fuerte dolor de cabeza y un nuevo problema a nuestras exportaciones. Uno porque considera que el vino puede ser un producto con el hacerse fuerte en su política de proteccionismo y vender ante sus votantes que mantiene una política de mano dura frente los estados que se “aprovechan” de la generosidad de los Estados Unidos; y el otro porque el sector vitivinícola de ese país le presiona para que endurezca la importación de vinos alegando la necesidad de apoyar económicamente al sector que se encuentro en clara expansión y requiere de recursos económicos para poder hacerlo. Además en este caso, no solo piden un nuevo impuesto al vino importado, sino que se generen también barreras arancelarias a modo de endurecimiento de los controles de calidad y la exigencia de análisis de los vinos cuando están en los comercios; así como el establecimiento de un precio mínimo como el que ya existe para los vinos espumosos que es de 2,25€ por botella.

Las repercusiones que para nuestro sector pudieran tener estas políticas de marcha atrás en la globalización y apertura de los mercados y que cada vez más parecen estar tomando fuerza, amenazando la misma base filosófica sobre la que se fundó la Unión Europea, son impredecibles.

A continuación, información para suscriptores.

Mercados 04-07-18

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.

Mercados 27-06-18

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.

La protección del racimo

 Publicado el por BASF (colaborador)

Programa de tratamientos (photo: )

Programa de tratamientos

Los factores que determinan una buena calidad del racimo son varios; clima, suelo, poda, adaptación de las variedades, labores culturales, etc...., pero nos queremos centrar en los factores derivados de los ataques de plagas y enfermedades. Dentro de ellos, los problemas más graves, para la calidad de la uva, en el estado sanitario de los racimos son los que hacen referencia a las enfermedades y no a plagas, enfermedades como mildiu, oídio y botrytis. Pensando en la producción de uva de alta calidad no parece que se pueda admitir la más mínima proporción de racimos afectados por alguna de estas enfermedades.

Un ataque de enfermedades nos supone el riesgo de tener un efecto negativo en la calidad del vino. También aparecen problemas fermentativos no deseados que hay que solucionar. Además, puede suponer un impacto sobre la maduración de las uvas y un retraso de la madurez fenólica, retraso en el crecimiento de la baya, fragilidad de la pulpa, disminución de la producción, mayores costes en la vendimia al tener que separar los racimos sanos de los podridos, etc…Una buena gestión en el control de estas enfermedades es vital por todos estos efectos negativos ya mencionados.

Con este objetivo presente, BASF pone a disposición de los viticultores la familia de productos Enervin®, gama que reúne todas las ventajas del fungicida líder en viña, con los nuevos beneficios de Initium®, la revolucionaria molécula desarrollada por BASF para el control del mildiu. Consigue un racimo perfecto con la familia Enervin®, la solución anti mildiu que se adapta a cada momento del cultivo.

La gama está compuesta por Enervin® Pro (Initium® + Fosfonato Potásico), Enervin® Top (Initium® + Metiram) y Enervin® Duo SC (Initium® + Dimetomorf). El primero de ellos ofrece protección sistémica que refuerza las defensas de la viña, el segundo de los productos combina una doble protección preventiva y el último  es excelente en situaciones de alta presión de mildiu, al unir la protección de Initium® con el poder curativo de Dimetomorf.

Por otro lado, BASF ha puesto en marcha Agro-Radar, un nuevo servicio online basado en alertas y asesoramiento técnico personalizado. Cualquier agricultor registrado podrá recibir alertas sobre situaciones que puedan poner en riesgo sus cultivos.

Más información en www.agro.basf.es