Topic:

El viñedo ecológico, una apuesta del sector

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Altas temperaturas, un elevado número de horas de sol, escasa pluviometría y terrenos con una fertilidad media o baja; son unas condiciones que no podrían definirse como de muy esperanzadoras, pero son con las que contamos en España y a las que nuestros viticultores han tenido que ir adaptándose para encontrar la forma de producir y hacerlo con la máxima eficiencia y calidad. En el lado positivo de todo esto está la gran capacidad para producir de manera natural, sin el empleo de fertilizantes, fitosanitarios o sulfuroso en dosis más allá de pequeñas cantidades que se encuentren dentro de los márgenes establecidos para la certificación ecológica.

No en vano, las 113.420 hectáreas de viñedo ecológico con la que contábamos en 2018 en España nos sitúan como el primer país del mundo en cultivo ecológico vitivinícola, y creciendo.

Lo que, sin ningún género de dudas y al margen de las ideas que cada uno tenga y la sensibilidad y compromiso que muestre hacia este tema; representa un hecho diferenciador de gran importancia y con una gran proyección de consumo en las próximas décadas.

Los jóvenes consumen poco vino, se muestran reacios a hacerlo de una forma continuada y los valores que encuentran en él están bastante alejados de sus cualidades intrínsecas y mucho más cercanas a las sociales. Pero su preocupación por el medio ambiente, su concienciación por el respeto al ecosistema, su compromiso con la naturaleza, hasta sus propias necesidades fisiológicas de buscar productos que no pongan en riesgo sus, cada vez más frecuentes, sensibilidades y alergias alimenticias; hacen de los productos ecológicos un gran filón con el que acercarnos a ellos y ofrecerles productos ajustados a sus inquietudes y compromisos personales.

A continuación, información para suscriptores.

Días decisivos para la economía

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Muy posiblemente, dentro de cuatro días, cuando finaliza el plazo para la entrada en vigor de los nuevos aranceles a los vinos españoles en Estados Unidos, o la posibilidad de que el Reino Unido opte por un Brexit duro; podamos concretar algo más sobre en qué quedan estos dos asuntos tan importantes para la economía europea. Pero, lamentablemente, hoy solo podemos decir que la Comisaria de Comercio Cecilia Malmström sigue trabajando por, al menos, aplazar la entrada en vigor de los aranceles de Trump, prevista para el día 18, y el ministro español, Luis Planas, presionando para que haya compensaciones a los sectores afectados.

Mientras tanto, y ante el escaso avance en las negociaciones, desde el Ministerio de Agricultura se recomienda estar preparados para las medidas de apoyo, corrección, promoción y mercados que puedan implantarse. Así como insuflar ánimos a un sector soliviantado al haber sido tomado como rehén de un conflicto comercial que poco, o nada, tiene que ver con sus productos y por el trabajo realizado durante años por abrirse un hueco en el principal país consumidor de vino del mundo.

Pero de lo que no se habla apenas en este asunto es de la situación de fortalecimiento en la que quedaría otro de los grandes productores de vino comunitario, Italia, al que no le afectarían las medidas anunciadas por la Administración Trump y que pasaría, de cumplirse las amenazas, a poder colocar en el gigante norteamericano sus vinos un veinticinco por ciento más baratos que los españoles o franceses.

A continuación, información para suscriptores.

Mercados 23-10-19

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en PDF adjunto.

Mercados 16-10-19

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en PDF adjunto.

La ingeniería española especializada en diseño de bodegas, un referente internacional

 Publicado el por Justo Banegas (Alfatec) (colaborador)

 (photo: )

Al igual que en otros sectores, la ingeniería especializada en el diseño y construcción de bodegas ha permanecido durante décadas ligada al ámbito nacional, con una tradición que no estaba preocupada en la incorporación de novedades técnicas, vinculada al nivel de exigencia y consumo del mercado español. Sin embargo, debido al constante desequilibrio en la balanza producción (aumento)/consumo interno (disminución), a los nuevos gustos y exigencias en la calidad de los productos se ha provocado la necesidad de emprender una renovación tecnológica y la búsqueda de clientes en el exterior. Fruto de este esfuerzo y exigencia técnica, la ingeniería española asentada en este sector ha necesitado acelerar su nivel profesional, adaptar tecnologías probadas en otros sectores más exigentes, aumentar su salida al exterior para incorporar novedades de las que nos hablaban los clientes, refuerzo en idiomas, asumir tanto los diseños con eficiencia energética, como los estándares de las certificaciones de calidad alimentaria y tener interiorizada la sostenibilidad medioambiental como estandarte en los diseños.

Esta revolución y rápida adaptación no ha sido fácil para el sector de la ingeniería unida al sector agroalimentario. Tengamos presente que este sector estaba siendo acompañado en un alto porcentaje por profesionales independientes o pequeñas ingenierías, donde se abordaban multitud de proyectos de ámbitos muy diversos. Situación que no ayudaba a una especialización.

Como contrapartida, a partir de los años 80 y fundamentalmente de los 90 empezaron a tomar fuerza equipos de ingenieros/arquitectos/financieros que empezaban a crear equipos multidisciplinares para abordar con un mayor grado de especialización cada una de las áreas técnicas de un proyecto y su ejecución. Unido a la aparición de las ayudas comunitarias tras la incorporación de España a la Unión Europea, que ha sido otro elemento determinante en la configuración de los perfiles técnicos de la ingeniería agroalimentaria y especialmente para los que nos dedicamos al diseño de bodegas.

Alfatec Ingeniería, un ejemplo de adaptación

Con el arranque del milenio y la ayuda inestimable de la crisis después, Alfatec tomó la iniciativa de introducir un cambio en el papel de la ingeniería tradicional, introduciendo la gestión integral del proyecto, arropado por un gran equipo multidisciplinar, incorporando en el diseño de las bodegas tecnologías de otros sectores ya consolidadas. Algunos ejemplos son el cambio conceptual en las instalaciones de control de fermentación, trabajando en circuitos cerrados presurizados, la incorporación de los caudales variables contra los caudales fijos, la incorporación con fuerza de los sistema de supervisión y control, los nuevos diseños en sistemas de climatización, control de humedad por ultrasonidos, aprovechamiento del CO2 de la fermentación para facilitar la extracción de color y aromas frutales, el seguimiento de la evolución de los decanter en procesos de separación, los equipos de termoflash para la extracción de polifenoles en continuo, la incorporación de los equipos de enfriamiento con carbónico, el uso de los generadores de nitrógeno tanto para inertización en procesos de elaboración como en embotellado, la mejora en sistemas de higienización, técnicas de reducción de caudales de agua, el uso del ozono para sustituir al cloro o la apuesta por las plantas depuradoras con la posibilidad de recuperar el agua para otros procesos como el riego del viñedo u otros, y así un largo etc.

De manera destacada han llegado para quedarse conceptos relacionados con la eficiencia energética, las energías renovables, la arquitectura bioclimática, etc. Como prueba de ello, actualmente se está desarrollando el primer proyecto con Certificación Verde en la Rioja Alavesa, lo que demuestra el interés de los promotores en un futuro donde se respete tanto la inversión actual, como la repercusión de la gestión en su operación y su futuro desmantelamiento.

Por otra parte, y con un efecto integrador de todas las tecnologías, hemos optado por liderar el uso la tecnología BIM (modelado virtual) tanto en la fase de diseño, ejecución y mantenimiento de las bodegas. Esta novedosa herramienta, ayuda a definir la sostenibilidad de todo el proyecto, optimizando los imprevistos, ayudando a la interpretación del proyecto por todos los participantes, técnicos o no, mejorando los plazos de ejecución, generando una potente base de datos que se convierte en un gran aliado del mantenimiento, del enoturismo (podemos proyectar paseos virtuales), ayudar a definir las proyecciones futuras y una larga lista de ventajas.

La participación en eventos, jornadas técnicas, ferias y congresos a nivel internacional nos han abierto la mentalidad, la capacidad de trasladar experiencias y métodos de trabajo de otros países aplicables al nuestro. Viajar enriquece y no cabe duda que en este sector muy especialmente. Analizar cómo se utilizan las tecnologías de elaboración o de instalaciones, así como la arquitectura tanto en Chile, Argentina, Brasil, Francia, Italia, Alemania, Marruecos, Portugal, etc., os puedo asegurar que abre la mente y nos permite ganar a todos.

Y como fruto del trabajo, tanto Alfatec como otras compañías están siendo reconocidas internacionalmente. En la actualidad, en países emergentes como Marruecos, con exclusividad francesa hasta la fecha, estamos posicionando a las empresas españolas por nuestro saber hacer y excelencia profesional. Cuento la anécdota de que, en 2013, en el primer proyecto que realizamos en Marruecos para construir una bodega de vino de 2.000 t de capacidad, fuimos auditados por cinco enólogos distintos, todos franceses y recuerdo especialmente el día con el director técnico de Château Haut Brion cuando nos dio la enhorabuena por el diseño. Hoy después de cinco vendimias, solo hemos recibido elogios por la facilidad de trabajo, funcionalidad y sencillez de operación.

En Sudamérica, donde hasta ahora era difícil posicionarse frente a chilenos, argentinos, australianos, californianos, franceses o italianos, Alfatec está siendo reconocida como uno de los estandartes de la ingeniería mundial en diseño de bodegas.

Otras compañías españolas están trabajando en Europa del Este, como Rumanía, Rusia, Moldavia y, cómo no, en China.

Resaltar que las tecnologías de comunicación remota, la facilidad de las videoconferencias, en definitiva, de la globalización en las comunicaciones, facilita las relaciones internacionales. Unido a un gran esfuerzo personal y económico en la mejora en los idiomas, la certeza que salir fuera de nuestras fronteras nos enriquece y posiciona como un referente internacional.

No quería terminar sin mencionar el I+D+i, no muy desarrollado por la ingeniería de diseño de bodega, que ahora empieza a cambiar y, conjuntamente con bodegas y empresas auxiliares, se empiezan a presentar nuevas iniciativas tecnológicas. Nosotros, en Alfatec, tenemos abiertas varias líneas de desarrollo e innovación como el proyecto Dolia para la recuperación del uso de las tinajas de barro, unido al grupo operativo GOVALMAVIN, o el proyecto PADOC con la Universidad Politécnica de Madrid para el estudio y desarrollo del bodegas con consumo energético “casi nulo” o el nuevo proyecto del uso del CO2 y amoniaco (gases refrigerantes naturales) en las instalaciones de refrigeración de las bodegas en sustitución de los gases sintéticos para no afectar al deterioro de la capa de ozono.

La industria vitivinícola y sus empresas auxiliares han tomado la valiente decisión de abordar los mercados exteriores y la ingeniería debe ir al lado y por delante, para facilitar esa penetración, búsqueda de alternativas de mejora en todos sus ámbitos.

Nuestra meta: ayudar al prestigio internacional de la marca España, al vino español como emblema y sus bodegas como referente de calidad.

Y cuando nos llaman del exterior: ayudar a otros bodegueros a no repetir los errores que hemos cometido en los mal llamados “países productores del viejo mundo”.

Más información en www.alfatec.es