Topic:

Mercados 13-01-16

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en PDF adjunto.

Introducción al ecodiseño en el packaging del vino

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

El Zigpack, una ingeniosa solución ejemplo de ecodiseño. (photo: )

El Zigpack, una ingeniosa solución ejemplo de ecodiseño.

El packaging del vino, podríamos definirlo como “todo aquello que se comercializa y consume junto con el vino, pero que no es vino”. Es decir, el envase (botella, bag-in-box, PET, pouch…), la etiqueta, la cápsula, el cierre (corcho, sintético, rosca, cristal…), malla, cajas (de madera, cartón… individuales o para varias unidades…).

Como vemos, un conjunto de elementos que cumplen básicamente dos funciones. Por un lado la labor primaria de cada elemento que integra el concepto packaging (por ejemplo, la etiqueta ha de aportar información y contener los elementos obligatorios por ley). Pero por otro, hay una función del packaging y que es la de conectar con el consumidor para transmitirle (o intentar hacerlo) el mensaje que la bodega pretende. Es decir, el packaging del vino es una herramienta potente de marketing. De forma resumida, el packaging del vino transporta, contiene, protege, informa, transmite y vende.

Una vez asentadas estas bases, podemos seguir avanzando. En los últimos tiempos ha ido ganando fuerza el concepto de “ecodiseño” y su aplicación al mundo del packaging, en general, y al del vino, en particular, es una de las tendencias más importantes. Una aproximación a esta idea sería entender el ecodiseño (o diseño sostenible, o green desgin) como el diseño que considera acciones orientadas a la mejora ambiental del producto en todas las etapas de su ciclo de vida, desde su creación en la etapa conceptual, hasta su tratamiento como residuo.

A continuación, información exclusiva para suscriptores.

Aproximación al coste de algunos elementos del packaging tradicional del vino

 Publicado el por SeVi (colaborador)

En el pdf adjunto encontrarán una infografía con una aproximación al coste de algunos elementos del packaging tradicional del vino. Fuente: Consultas directas a bodegas. Precios puramente orientantivos. En el caso de las etiquetas no está reflejado el coste de las contraetiquetas.

Innovación y packaging: más allá de la etiqueta

 Publicado el por Plataforma Tecnológica del Vino (PTV) (colaborador)

La innovación en el envase y embalaje del sector del vino puede ser una vía de diferenciación y crecimiento empresarial. (photo: )

La innovación en el envase y embalaje del sector del vino puede ser una vía de diferenciación y crecimiento empresarial.

El packaging es una de las principales herramientas de la estrategia de marketing que permite diferenciar un producto ante un mercado cada vez más saturado. Un canal de comunicación directo entre el consumidor y el producto, en el que los valores y filosofía de la marca deben quedar claramente plasmados. Concretamente en el sector vitivinícola, no se debe perder de vista la doble función que cumple el diseño del envase: por un lado, atraer la atención del consumidor y fomentar la venta, pero de igual o mayor importancia es proteger y conservar el producto en óptimas condiciones.

Tal como indica Carlos Enguix, jefe del Departamento de Tecnologías del Envase de AINIA, “el vino es un producto muy singular en el que el packaging cobra un papel fundamental, ya que debe preservarlo de agentes externos como la luz, o la entrada de oxígeno y, además, evitar la pérdida de aromas, lo que puede generar cambios organolépticos indeseados”. Así, se hace evidente que el envase, en términos de vino, debe aunar diseño e innovación, a partes iguales.

El papel del diseño en el mundo del vino es cada vez más importante. Tanto es así que, desde el Ministerio de Economía y Competitividad, se ha puesto en marcha recientemente un Grupo de Trabajo de Innovación y Diseño, en el que la Plataforma Tecnológica del Vino (PTV) ha sido invitada a participar activamente. Este grupo, persigue estudiar cómo el diseño está presente en distintos sectores, entre ellos el vitivinícola, validando que, en efecto, el diseño es uno de los factores clave de toda la cadena de valor del vino.

Líneas estratégicas y tendencias en innovación

La importancia que a nivel técnico tiene el envase para el vino, quedó además plasmada en la Agenda Estratégica de Innovación del Sector del Vino, que se desarrolló desde la PTV, y en la que se priorizan las estrategias y objetivos científico-técnicos del sector. De esta manera, las principales tendencias en I+D sobre packaging de vino, se pueden resumir en tres grandes estrategias: control y trazabilidad, conservación-vida útil del producto y sostenibilidad.

Control y la trazabilidad del producto:

Las principales líneas de actuación que atienden a esta estrategia van encaminadas a desarrollar nuevos envases inteligentes, que permitan conocer la trazabilidad en toda la cadena de valor del vino y aporten información valiosa sobre el producto como, por ejemplo, seguimiento de estrés durante el transporte y comercialización, indicador termocrómico o indicador de autenticidad.

Actualmente ITENE (Instituto Tecnológico del Embalaje, Transporte y Logística) es uno de los centros tecnológicos de mayor especialización y relevancia en el campo de la investigación del envase y el embalaje. Desde esta institución han identificado el auge de los envases inteligentes para el mercado de bebidas, debido a la gran cantidad de información que pueden proporcionar. Son capaces de detectar e informar sobre cambios en el ambiente externo que pueden influir en el producto, ayudan a confirmar su autenticidad a lo largo de la cadena de suministro y también pueden interaccionar con otros aparatos electrónicos como smartphones para obtener más información sobre la marca o el producto.

Conservación del vino:

En cuanto a la conservación y prolongación de la vida útil del vino, las innovaciones se centran principalmente en el desarrollo de envases activos. A diferencia del objetivo tradicional del envasado, orientado a ser una barrera pasiva entre el alimento y el medio, el envasado activo es un concepto innovador, que busca optimizar la conservación de los alimentos alargando la vida útil o mejorando las propiedades sensoriales.

Por otro lado, existe también un gran interés entre la comunidad científica en la búsqueda de nuevos materiales. Así, una de las principales tendencias identificadas y desarrolladas por ITENE son los nuevos diseños basados en el aligeramiento de los productos, mediante la sustitución de materiales pesados por otros más ligeros como el plástico, que está comenzando a desbancar al vidrio y al metal.

El cierre de la botella es otro de los componentes del envase que influye de manera directa en la conservación del vino. Así, las líneas de investigación no solo se dirigen hacia preservar el producto, sino a la caracterización y adecuación de los distintos cierres a las necesidades de cada vino. Actualmente no solo preocupa la interacción corcho-vino, sino también la búsqueda de otros materiales alternativos (silicona, tapón de rosca, etc.) y la determinación de la velocidad de transferencia de oxígeno de cada uno, en relación a distintos tipos de vino.

Sostenibilidad:

La sostenibilidad es otra de las grandes preocupaciones, no solo del sector del vino, sino del conjunto de la sociedad. Existe una tendencia de los consumidores por obtener productos ecológicos, respetuosos con el medio ambiente y, en definitiva, más sostenibles en todas las etapas del producto: desde la selección de las materias primas, pasando por la fabricación y distribución hasta el consumo del mismo.

Si bien, el vidrio es considerado el material reciclable por excelencia, actualmente el mercado está demandando, cada vez más, envases “verdes”. Ejemplo de ello es el incremento del uso del PET, uno de los plásticos más reciclados en Europa.

Bodega Sierra Norte (Ecovitis) ha sido una de las pioneras en el uso de este material. Una bodega, ubicada en la comarca de Utiel-Requena, en la que las más novedosas tecnologías conviven con los usos más tradicionales en la producción de vino.

Su clara apuesta por la I+D+i, que le llevó en 2014 a sumarse a la Plataforma Tecnológica del Vino, junto con el afán de romper fronteras, han propiciado que, actualmente, alrededor de un 15% de su facturación corresponda a exportación de vinos de calidad, en dos tipos de envases: Bag-in-box (BIB) de 3 litros para vino envejecido en barrica de roble, y botellas PET de 0,75 litros.

Estas iniciativas, que han gozado de una gran acogida en regiones europeas como países bajos o escandinavos, son una muestra de que la innovación en el envase y embalaje del sector del vino puede ser una vía de diferenciación y crecimiento empresarial.

¿Cómo preservar la calidad de los vinos envasados en botella y Bag-in-Box®?

 Publicado el por Smurfit Kappa Ibi (colaborador)

Envases BiB en lineal. (photo: )

Envases BiB en lineal.

Artículo completo en pdf adjunto.
Las grandes ferias profesionales como SIMEI en Milán (IT) o Sitevi en Montpellier (FR), suponen para nosotros la ocasión de presentarles nuestras innovaciones, especialmente en lo que a materia de llenado se refiere.

A finales de 2015, lanzamos una nueva máquina de llenado semiautomática para bolsas en continuo. Esta máquina completa nuestra amplia gama de máquinas de llenado, que van desde la máquina semiautomática hasta las líneas completas con varios cabezales de llenado para la producción industrial.

Nuestra tecnología única, permite reducir el oxígeno total del envase (TPO) justo después del llenado y así optimizar la vida útil del vino de nuestros clientes. Pero la máquina de llenado es simplemente un componente más del sistema completo Bag-in-Box®, el grifo, la bolsa, la caja y los accesorios son igual de importantes. La calidad y el rendimiento del conjunto son lo que garantizarán la protección de su vino y la conservación del mismo.

En Smurfit Kappa, aportamos nuestro conocimiento y nuestra experiencia diaria, para que su vino mantenga todas sus cualidades desde el centro de llenado hasta la mesa del consumidor.


¿Cómo preservar la calidad de los vinos envasados en botella y Bag-in-Box®?

Por Sophie Vialis. Servicio técnico de Inter Rhône

Unas semanas antes del llenado

Para asegurarse de que el llenado se llevará a cabo en las mejores condiciones, debe de comenzar a organizarlo por lo menos un mes antes. Este tiempo le permitirá preparar concienzudamente el material de embalaje, trabajar adecuadamente su vino y adaptar el proceso, si fuera necesario.

Preparar el vino a envasar:

¿Qué controles analíticos debo realizar para ajustar mi proceso?

Los análisis enológicos rutinarios (TAV, A.C. volátiles, SO2 libre y total, A.C. málico...) nos aseguran que el vino que se va a envasar cumplirá con los requisitos reglamentarios (especificaciones de la D.O.P., etiquetado). En el caso de no cumplirlos queda margen de tiempo para poder practicar ajustes y correcciones antes de comenzar con el envasado.

Es bastante frecuente observar caídas significativas de SO2 libre en vinos, zumos, etc. justo después del envasado. Aunque esto puede ser debido a la oxigenación durante el llenado, no es la única justificación. De hecho, los vinos pueden contener moléculas oxidantes que harán caer su contenido de SO2 libre después del llenado. El problema es que una vez que el producto está embotellado o en el Bag-in-Box® es demasiado tarde para compensar dicha caída. La solución para reducir esta caída y prolongar la vida útil del producto, es trabajar en su SO2 de manera anticipada: controlar y garantizar que el contenido de SO2 libre del vino es estable al menos durante dos semanas y que se encuentra en el nivel deseado (ver Tabla 1).

Entre los parámetros clásicos, el CO2 puede tener consecuencias importantes en las características sensoriales del vino. En botella, el objetivo del vino tinto después del llenado debe ser 450-500 mg/l, el del rosado 700 mg/l y el del blanco 800-900 mg/l. En los BiBs, el CO2 nunca debe exceder 800 mg/l. El riesgo de inflamiento es bastante considerable.

Dependiendo del tipo de vino y de su destino, es primordial realizar pruebas de estabilidad proteica tartárica y microbiológica para prevenir todas las desviaciones no controladas (refermentación, trastornos, posos...). En todos los casos, los análisis microbiológicos le ayudarán a reflexionar sobre su filtración, su proceso (estabilización antes del llenado, filtración tangencial...), particularmente si las poblaciones microbianas son demasiado grandes o hay presencia de Brettanomyces.

Las pruebas de capacidad de filtración (índice de colmatación, CFLA Vmax, turbidez), dan una indicación de la capacidad de filtración de los vinos. Algunos incluso le guiarán en la elección de los medios de filtración a usar (de superficie o en profundidad).

Previsión del material de embalaje:

Más allá del aspecto normativo, el conocimiento de las características analíticas de los vinos permite preparar etiquetas y contraetiquetas adaptadas a los productos (TAV...).

La elección de los obturadores (tapones de corcho, tapones sintéticos, cápsulas) debe de ser una decisión madurada en función de sus propiedades químicas (riesgo de sabor del tapón relacionado con la presencia de TCA...) y físicas (longitud, capacidad de extracción...). De hecho, debe hacerse de acuerdo, evidentemente, con la demanda de los clientes, pero también en función de la vida útil deseada del producto. Por ejemplo, los tapones de alta permeabilidad permitirán degustar las botellas de vino abiertas más rápidamente que unos tapones más impermeables. Estos últimos se reservarán para los Reservas. En exportación, no es raro encontrarse con tapones que se salen de las botellas como consecuencia de las variaciones de temperatura experimentadas por el vino durante el transporte. En tapones de rosca, debido a que el vaciado es superior, se puede limitar el riesgo de fugas. Sin embargo en las variedades de cepas reductoras esta característica se puede acentuar.

No obstante hay que prestar atención a la elección de la variedad y calidad de las botellas. A veces, los perfiles de los cuellos de botella no respetan las normativas. El problema principal es que el vidrio no abraza suficientemente el tapón. Para simplificar, hay un problema de "unión" entre la botella y el tapón que incrementa la penetración de oxígeno en la botella y provoca una evolución del vino más rápida. Se pueden realizar controles de lotes de botellas y de tapones por parte de laboratorios.

Controles de mantenimiento.

Controles de mantenimiento.

Para los BiBs, la elección de los materiales de embalaje también es esencial y la armonía entre el grifo, la bolsa y la caja debe ser perfecta. Aunque todavía no se ha estudiado demasiado, la avenencia de los tres componentes parece tener un impacto en la vida útil del producto. Por ejemplo, una bolsa llena de vino en una caja de cartón demasiado grande hará que la bolsa se mueva más dentro de la caja y que se le puedan producir grietas y por lo tanto, fugas. Los fabricantes de estos embalajes pueden guiarle en la elección de los más convenientes.

El día D: ¡No arruine todos sus esfuerzos!

Hay muchas precauciones a tener en cuenta el día del llenado aunque sea realizado por el viticultor mismo o por un proveedor de servicios.

Preparar y comprobar la cadena de embotellado:

Mucho antes del llenado, deben llevarse a cabo los controles de mantenimiento. Para el embotellado, se debe vigilar especialmente el estado de las boquillas de llenado y de la taponadora, en el caso de utilizarla. Deben hacer un vacío suficiente, si no, el oxígeno se quedará en la botella entre el tapón y el vino y acortará la vida útil del vino. Del mismo modo, el tapón debe estar colocado correctamente. En los casos en los que la cadena esté equipada con sistema de inertización de nitrógeno, es importante contar con nitrógeno suficiente para asegurar el trabajo de toda la jornada. Y la eficiencia del sistema de inertización se puede comprobar con la ayuda de una sonda de oxígeno al mismo tiempo que se realiza la comprobación del oxígeno.

En cualquier caso, el estado de las juntas de las mangas y de las tuberías de suministro de vino de la barrica o cuba a la cadena, debe estar en perfectas condiciones para evitar cualquier entrada de oxígeno o fuga de vino.

La desinfección de la cadena de embotellado debe ser realizada justo antes del llenado para reducir el riesgo de re-contaminaciones microbianas, al igual que debe de estar bien aclarada para evitar que los productos de limpieza acaben en el vino. Después de enjuagarlo, es esencial que se purgue bien el circuito para evitar encontrarnos con botellas o BiB diluidos. No vacile a la hora de desechar las primeras botellas o BiB. Estos aspectos constituyen parte de los análisis de la HACCP y del Plan de higiene de la empresa. Durante el llenado, después de las pausas realizadas, las boquillas de llenado puede limpiarse con alcohol de 70º antes de reiniciar, si fuera necesario, para reducir la contaminación en las botellas. Del mismo modo se podría hacer en las llenadoras de BiB.

La filtración final se debe adaptar dependiendo del producto y el destino. La elección de una filtración ajustada será principalmente recomendada para los vinos destinados a exportación, los vinos blancos y los vinos rosados. Esta filtración en el BiB reduce considerablemente el riesgo de refermentación. Pero hay que tener en cuenta que en el caso de poblaciones microbianas muy considerables no podrá controlarse completamente. Cuidado, incluso a 0,65 µm la filtración no garantiza siempre un llenado bajo en gérmenes. Al principio del llenado, es muy importante purgar el aire contenido en el cárter de filtración para evitar que haya oxígeno residual que se disuelva en el vino.

El enjuague de las botellas, incluso aunque no se realice sistemáticamente, limita el riesgo de presencia de cuerpos extraños (restos de cristal...). Por otra parte, no debe quedar agua en la botella después del enjuague.

La llenadora tiene un papel vital en la calidad del vino. De hecho, si el llenado se hace mal se podrán observar fuertes disoluciones de oxígeno y de pérdida de CO2. Además, el nivel de vaciado de las botellas o el volumen del cono de aire en los BiB, es muy importante, el vino evolucionará más rápido en función de estos. Desde el comienzo del llenado, y durante toda la jornada, se deben de realizar controles de nivel en botellas y de peso y volumen del cono de aire en los BiB.

Sin profundizar en el tema, la manipulación de las cajas de vino (en BiB o en botellas) también puede causar fugas y poner en peligro la calidad del producto. Por ejemplo, si las botellas están selladas con tapones de corcho y no permanecen el tiempo suficiente en la cinta antes de tumbarlas, o si las cajas de cartón de los BiB se colocan sobre un palet sin cartón de protección con clavos sobresalientes, se pueden producir numerosas fugas.

Aunque es difícil predecir las condiciones meteorológicas, hay periodos en los que hay que evitar llenar BiB o botella, incluso en las mejores condiciones. Evite el envasado en altas temperaturas o el de un vino demasiado frío. En este último caso, se observarán fuertes disoluciones de oxígeno que comportarán una importante caída del SO2 libre después del llenado.

 

Máquina Semi Web Vitop, para mejorar la ergonomía de su puesto de trabajo

¿Por qué una nueva máquina de llenado?

La máquina Semi Web Vitop fue desarrollada para mejorar el puesto de trabajo y reducir los riesgos de desgarro de bolsas durante su manipulación en el llenado. Todo esto, conservando la calidad de la actual máquina de llenado semiautomática. La nueva máquina de llenado puede utilizar bolsas en continuo de 2 a 10 litros y bolsas unitarias de 2 a 20 litros al igual que Pouch-Up® de 1,5 a 3 litros.

¿Cuál es el objetivo?

Los análisis han demostrado que todas las máquinas de llenado presentan un defecto de variación de velocidad del flujo del producto debido a la inestabilidad de este y que suele ser originado por la instalación en las plantas de los clientes (por las bombas de filtración). Para eliminar instantáneamente este error de fiabilidad peso/volumen, se ha desarrollado un software innovador y único para esta máquina.

¿Cuáles son sus particularidades?

La característica principal de esta innovación es la capacidad de corrección instantánea durante el llenado de más del 99% de error de fiabilidad causado por la variación de la velocidad del flujo del producto. Para reforzar la eficacia del software, la parte neumática de la válvula dosificadora ha sido modificada para permitir su cierre en dos fases y reducir en un 80% la tasa del flujo en la primera fase.

¿Cómo se traduce todo esto en la práctica?

Esta solución, retarda el ciclo de trabajo en aproximadamente 0,1 a 0,2 segundos aunque la ventaja es amortiguar de manera significativa el cierre en comparación con el cierre de la válvula estándar. Esto permite reducir el desgaste de las juntas y disminuir considerablemente el error generado por el tiempo de cierre de la válvula. Por otro lado, es posible consultar en la pantalla y/ o descargar en la red de la empresa, todos los datos de producción así como los mensajes de alarma que puedan surgir. Otra ventaja es que la nueva llenadora permite eliminar o reducir a la mitad el volumen del depósito de inercia (buffer tank).

Puntos fuertes:

- Estructura compacta en acero inoxidable

- Acondicionamiento de productos líquidos o semilíquidos (bolsas en continuo de 2 a 10 litros, bolsas unitarias de 2 a 20 litros, Pouch-Up® de 1,5 litros a 3 litros).

- Pantalla táctil que permite ajustar diferentes operaciones y escoger el modo de funcionamiento (unitario, web, CIP, etc.).

- Ajustes mecánicos fáciles.

- CIP con limpieza de diferentes circuitos (producto, vacío, nitrógeno).

- Campana de flujo laminar (opcional).

- Sobrepresión de nitrógeno en la zona de llenado (opcional).

Más información en www.smurfitkappa.es/baginbox

Plásticos Vicent SLU - Smurfit Kappa Bag-in-Box 

Avda. Irlanda, 10  - Parque Tecnológico Ciudad del Juguete 

03440  IBI (Alicante)

Tel:   +34 96 655 03 92 · Fax:   +34 966 550 415

bag-in-box@smurfitkappa.es