Concours des Ligers 2017 (Valle del Loira)

 Publicado el Por John Umberto Salvi

Parte de las muestras sometidas al jurado. (photo: )
Parte de las muestras sometidas al jurado.

El Concours des Ligers cumple 23 años y está totalmente asentado. Se trata de una parte fundamental del Salon des Vins de Loire. Su objetivo principal es fomentar encuentros y negocios. Se fundó en 1987 y se trata de la única feria dedicada a una única zona, la del Valle del Loira. Es muy importante que esté consolidado el concurso, puesto que la feria está sufriendo mucho. Hay competencia con otra feria en París y muchos productores que habían sido expositores habituales están cambiando de bando. De hasta 600 productores, la cifra ha caído hasta 250. Se ha reducido tanto que parte de la feria ha sido cerrada. No obstante, los productores todavía consideran que el Concours es importante para ellos, por lo que este año participaron más de 2.000 muestras. Además, 9.000 personas visitaron el salón.

Antes de entrar en el Concours deberíamos echar un vistazo a la añada 2016, que es la que se juzgó mayoritariamente, junto con un menor número de muestras de 2015 y pocos vinos de añadas anteriores. El certamen incluye todas las denominaciones del Valle del Loira, lo que supone algunas de las más renombradas internacionalmente, como Muscadet, Saumur, Sancerre, Pouilly-Fumé, Vouvray, Chinon, Bourgeuil, Rosé D’Anjou, Bonnezeaux, Quarts de Chaume… y muchas otras. Por tanto, hablar de los viñedos del Loira es hacerlo de una región inmensamente importante.

Para casi todas las denominaciones, 2016 fue un año desastroso. Casi todo lo que podía salir mal, salió mal. La información de la Association Interprofessionelle des Vins Bio du Val de Loire afirma que 2016 “fue un año con todos los excesos y contradicciones imaginables”. Al invierno más cálido en 150 años le siguió una helada aterradora el 27 de abril.

Después de eso, se dio una floración pobre durante episodios de lluvia y sin sol. La primavera y un verano temprano registraron lluvias de récord, lo que propició feroces brotes de mildiu y de otros hongos. Los tractores no pudieron entrar en los viñedos para aplicar los tratamientos a unas viñas que necesitaban desesperadamente ser pulverizadas contra las enfermedades criptogámicas. Se hundían en el suelo húmedo y no podían moverse. Granizadas brutales azotaron muchos viñedos, algunos con daños de casi el 100%. Como si esto no fuera suficiente, un periodo de calor y sequía en agosto redujo por deshidratación la ya mermada vendimia.

Finalmente, en época de vendimia era evidente que los rendimientos serían muy bajos. Los productores más afortunados solo perdieron un tercio de sus cosechas, mientras que la mayoría lo había perdido casi todo por el granizo. Sin embargo, me alegra poder afirmar que lo que se pudo elaborar es muy bueno, después de un otoño maravilloso que secó cualquier rastro de podredumbre y que acompañó a las uvas que quedaban hacia una madurez óptima. Muy poco, pero muy bueno. Nuestras condolencias para aquellos que no pudieron hacer casi nada de vino en 2016.

Toda esta disertación supuso que un buen número de productores creyó que no tenían vino suficiente como para participar en el concurso. De hecho, muchos de los bodegueros en la feria afirmaron que no tenían nada, o casi nada de vino para vender. Si no se hubieran dado estas condiciones meteorológicas tan adversas se podría haber alcanzado la cifra de 3.000 muestras. No obstante, con más de 2.000 vinos sigue siendo un concurso importante.

Se celebró en domingo, el primero de los tres días de feria. Se desarrolló en el nuevo pabellón Ardesia, en la feria de muestras de Angers y desde 1995 se organiza conjuntamente por la Unión de Enólogos del Valle del Loira, Angers Expo Centre y la Loire Valley Joint Trade Organisations.

Está abierto a todos los vinos del Valle del Loira, elaborados o comercializados por viticultores, bodegas, cooperativas y marchantes de vino, participen o no en la feria. Representa bien la gran diversidad de denominaciones y de terroirs que encontramos en todo el Loira, desde Clermont Ferrand hasta Nantes. Las medallas de oro, plata y bronce las deciden las catas de un importante equipo de jueces, presidio siempre por un enólogo. Los vinos ganadores pueden lucir las medallas (Liger) en sus botellas. El palmarés completo puede consultarse aquí. Este año 639 vinos lograron medallas. 149 oros, 242 platas y 248 bronces.

Las condiciones de cata fueron excelentes en el nuevo pabellón. Buena iluminación, fresco, espacioso y ventilado. Disfrutamos de buen servicio, copas decentes, escupideras y agua mineral. El concurso no ha pedido ningún patrocinio ni sponsor y parece no necesitarlo. No obstante, las normas de cata son estrictas.

No puedo cerrar el artículo sin añadir una nota positivo. La feria coincide con dos muestras más pequeñas en el mismo palacio de exposiciones. Uno es La Levée de la Loire, dedicado a los vinos ecológicos y orgánicos. El otro es Demeter, en el que participan 70 enólogos franceses e internacionales (Argentina, Chile, República Checa, España y Suiza). Demeter ha sido la marca líder en la certificación de agricultura biodinámica desde 1932. Afirman que la biodinámica es “un método de agricultura orgánica que aumenta la fertilidad de los suelos y la vitalidad de las viñas, al seguir los ritmos de la naturaleza”. La certificación Demeter garantiza que las viñas se han cultivado según las prácticas biodinámicas y que el proceso de elaboración cuenta con los más estrictos niveles de calidad.

En el análisis final, estas dos muestras más pequeñas, que generan gran interés y popularidad, podrían salvar el decadente Salon des Vins de Loire y con él el Concours des Ligers. “Un fin que debe ser devotamente deseado” (Shakespeare).

Traducción: Vicent Escamilla


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Concours des Ligers 2017 (Valle del Loira)”

Comentarios disponibles para usuarios registrados