Las bodegas españolas, en alerta ante las consecuencias de una huelga en la estiba para la exportación de vino

 Publicado el Por Vicent Escamilla

 (photo: )

/// ACTUALIZACIÓN ///

La posible huelga de estibadores (trabajadores encargados de la carga y descarga de los buques mercantes en los puertos) pende sobre la economía cual espada de Damocles, después de que las negociaciones entre patronal y sindicatos hayan concluido sin acuerdo (al cierre de esta edición, estaba previsto que los paros comenzaran el 10 de marzo). Aunque lo cierto es que los puertos españoles están viendo ralentizada su actividad como consecuencia de lo que las empresas califican como una “huelga encubierta” desde hace semanas. Todo esto tendrá, sin duda, consecuencias en el sector del vino español que, conviene no olvidarlo, exporta alrededor de seis de cada diez litros de vino que produce al año, en gran parte por vía marítima.

Por ello, las bodegas están expectantes ante las consecuencias de una huelga motivada por el nuevo decreto de la estiba que busca liberalizar el sector en concordancia con la legislación europea. Por el momento, en este “tira y afloja” negociador, el Gobierno barajaba postergar el debate del decreto de la estiba, previsto para el 9 de marzo, al menos una semana más.

Incrementos en los costes de transporte que las bodegas habrán de asumir o trasladar al cliente, lo que conlleva una lógica pérdida de competitividad y posibles atrasos en entregas comprometidas son solo algunas de estas consecuencias.

La vía marítima es la preferida por las bodegas para efectuar sus exportaciones, especialmente en los envíos destinados a países lejanos, “por ser un medio de transporte más económico, en comparación a otros y que ofrece condiciones óptimas de conservación del vino”, explica Pau Roca, secretario general de la Federación Española del Vino (FEV).

Roca sostiene que si se confirme una huelga en las condiciones previstas, esta puede afectar a operaciones de exportación españolas “en curso y también futuras”. “Se verían retrasadas y se incumplirían los plazos de entrega acordados, con el correspondiente incremento de costes derivado de mantener la mercancía en los puertos en condiciones adecuadas; así como de detrimento de la imagen de las empresas de cara a sus socios comerciales”.

De hecho, la “huelga encubierta” que desde hace semanas se ha vivido en los puertos españoles mientras se llevaban a cabo las, hasta ahora, fallidas negociaciones entre patronal y sindicatos de estibadores ya ha afectado a las empresas exportadoras de vino. “Aunque se intenta no perder barcos, en algunos puertos esta semana se ha sumado la mala mar y el temporal a esa actitud ‘pasiva’, con algunos retrasos que causan sobrefacturación por estancia en puerto”, explica Roca.

Ante esta situación, algunas bodegas y exportadores ya han optado por desviar sus mercancías hacia otros puertos europeos, lo que también se traduce en un incremento de costes en concepto del tramo de transporte por carretera hasta el nuevo puerto de salida. Los puertos de Rotterdamm, Hamburgo, Amberes, Lisboa, Le Havre y Trieste están siendo puntos de exportación de vino español en un volumen superior al habitual, según confirman desde la patronal bodeguera española.

Y a la coyuntura de huelga de la estiba se añade una “escasez de espacio disponible en buques con destino a puertos asiáticos”. En parte debido a la quiebra de la naviera surcoreana Hanjing el pasado mes de septiembre. El resto de operadores en mercados asiáticos se han visto obligados a “reorganizarse” y actualmente existe una “carestía” de flete por esta situación en todos los puertos europeos. Además, el secretario general de la FEV indica que si llegan contenedores con procedencia española estos “pasan a ser los últimos de la fila”. A su juicio, los estibadores de otros puertos europeos “no difieren mucho en sus prácticas y comportamiento” de los españoles, por lo que no ve “impensable” que se genere una “solidaridad en forma de discriminación por origen de carga”.

Por todo ello, y aunque el vino no es un producto perecedero (con lo que el perjuicio de la huelga será menor en comparación con la afección a otros sectores de la industria agroalimentaria), Roca afirma que “si se confirma una huelga en las condiciones previstas, los retrasos pueden llegar a ser muy perjudiciales para el sector del vino”.

 

Para ver el resto del artículo tiene que estar registrado.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Las bodegas españolas, en alerta ante las consecuencias de una huelga en la estiba para la exportación de vino”

Comentarios disponibles para usuarios registrados