Topic:

El zumo de uva domina las exportaciones del sector

 Publicado el por Asozumos (colaborador)

La industria agroalimentaria es el primer sector industrial español tal y como lo demuestran los últimos datos de la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), a través de los cuales se muestra la facturación de más de 80.700 millones de euros que tuvo esta industria durante este año, aportando un 7,6% al PIB nacional y dando empleo a más de 450.000 personas. Dentro de esta industria, el sector de los zumos y néctares mantiene una fuerte presencia en el mercado exterior. En 2011, se realizaron exportaciones de 747.610 toneladas, con un valor de mercado de 612,27 millones de euros, un 27% más que en 2010.
La razón obvia es que nuestro país es un gran productor de fruta y, como consecuencia, uno de sus productos derivados como el zumo. En este sentido, y según datos de la FIAB, los zumos son uno de los diez alimentos más exportados, tras otros alimentos de fuerte presencia exterior como la carne, el aceite, el vino o el pescado.
En comparación con el año 2010, los datos son muy positivos, ya que a pesar de la crisis económica el volumen de exportaciones aumentó un 10% con respecto a ese año. El jugo de uva es el zumo más exportado con 220.000 toneladas de litros, un 31% más que en 2010; seguido del de naranja con 203.000 toneladas, un -2% con respecto a 2011. Entre los sabores de menor presencia exterior está la manzana con 53.000 toneladas, que debe competir con la producción China y la de otros países europeos, aunque aún así aumentó su volumen de exportación en un 23% en comparación con 2010. Si comparamos los datos de la exportación de zumos en 2011 con los de 2005, apenas hace seis años, el incremento es del 69%, una cifra que puede calificarse de extraordinaria en todos los sentidos.
Con la mira puesta en China
El comercio exterior está sujeto a drásticos cambios debido, sobre todo, a la creciente importancia de los países emergentes como China, Rusia e India. En este sentido, se han reducido comparativamente las exportaciones alimentarias a Europa (nuestro principal mercado tradicional) en un 15%, mientras aumentan notablemente las exportaciones a China.
Aún así, el principal mercado de destino para los zumos y néctares españoles sigue siendo nuestra vecina Francia, con unas exportaciones por valor de 201 millones de euros, un 12% más que en 2010; seguido de Reino Unido con 85 millones de euros, 23% más que el año anterior.
Alemania ocupa el tercer lugar de países importadores de nuestros zumos con 51 millones de euros e incremento del 48%, relegando a Portugal e Italia al cuarto puesto con unos valores similares de 38 y 37 millones de euros.

España pide a la UE que se proteja a la sangría

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Los diputados de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria del Parlamento Europeo, a propuesta de los eurodiputados españoles, se mostraron a favor de que la Unión Europea proteja el origen español y portugués de la sangría (clarea, en el caso luso), una de las bebidas más populares elaborado a base de vino, en un debate sobre un informe reglamentario a favor de que la Unión Europea, de tal forma que productos similares de otros países no puedan utilizar ese nombre.
El informe debatido del eurodiputado italiano Paolo Bartolozzi es sobre la propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo relativo a la definición, presentación, etiquetado y protección de las indicaciones geográficas de los productos vitivinícolas aromatizados.
Tras su paso por la Comisión de Medio Ambiente, deberá ir al pleno del Parlamento en su reunión de junio o julio y, luego, ser respaldado por el Consejo de la Unión antes de su aprobación y entrada en vigor, algo donde no se espera que vayan a existir problemas, puesto que varios Estados miembros se han mostrado receptivos, según afirmó uno de los que presentaron enmiendas al texto de la Comisión sobre la designación “sangría”, el eurodiputado socialista Andrés Perelló.
Una de las enmiendas es que el término “sangría” podrá sustituir a la denominación de venta “bebida aromatizada a base de vino”, únicamente en el caso de que la bebida haya sido elaborado en España o Portugal, frente a la propuesta de la Comisión de que la designación debería acompañarse obligatoriamente de los términos “producida en”, seguida del nombre del Estado miembro de producción o de una región más pequeña, excepto si se produce en España y Portugal.
Otra de las enmiendas es que cuando la bebida haya sido producida en un Estado miembro distinto de España y Portugal, el término “sangría” podrá utilizarse como complemento de venta “bebida aromatizada de vino”, debiendo acompañarse obligatoriamente de la mención “producida en”, seguida del nombre del Estado miembro de producción o de una región más pequeña.
El objetivo de la enmienda es mantener el “statu quo” del Reglamento (CEE) nº 160/1991, en el sentido de tratar de proteger el término “sangría” (o “clarea”, en el caso luso), originario de España y Portugal. Por eso, es necesario aclarar que el citado término, en cualquier Estado miembro diferente de ambos países, no es una denominación de venta, sino una indicación facultativa o término.
El informe, relativo a la propuesta reglamentaria sobre la protección de I.G.P. de los productos vitivinícolas aromatizados, sale en defensa de que se puedan aplicar “disposiciones particulares” en el caso de los productos tradicionales, como sería el caso de la “sangría” para nuestro país. Según el eurodiputado Andrés Perelló, “no se trata de que España se quede con la patente de elaboración de la “sangría”, que podrá seguir elaborándose en otros países, pero bajo una denominación de venta como bebida aromatizada a base de vino u otro nombre, indicando el país de elaboración.
Bebida autóctona
El eurodiputado socialista señaló que “consideramos a la sangría como un producto autóctono, que se relaciona con España y por eso la tenemos como propia, una protección que ya se aplica en otros productos vitivinícolas, como el champagne francés, que debe ser denominado “vino espumoso” si se elabora en otras zonas productoras de la Unión Europea.
Se trata de un producto elaborado a base de vino, por así decirlo, típico o tradicional español, con un consumo interno estacional, que continúa en auge y que está muy ligado al turismo de nuestro país. La sangría que no se haya producido en España o Portugal deberá ser etiquetada con la denominación bebida aromatizada a base de vino y el país de procedencia deberá figurar en un lugar destacado y de forma claramente legible, no pudiendo ser disimulada, tapada o separada por otras indicaciones o imágenes.
Sin embargo, la propuesta de Reglamento pretende actualizar las normas aplicables sobre la definición, designación, presentación, etiquetado y protección de indicaciones geográficas de los productos vitivinícolas aromatizados es mucho más amplia y pretende sustituir al Reglamento (CEE) 1601/91 en este ámbito, ante el surgimiento de innovaciones tecnológicas, la evolución de los mercados y la modificación de las expectativas de los consumidores.
La propuesta reglamentaria simplifica la normativa hasta ahora existente y, en particular, adapta las definiciones a la evolución técnica y hace concordar las normas vigentes sobre indicaciones geográficas con las del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC).
En su exposición de motivos, la Comisión Europea señala que los productores de bebidas aromatizadas a base de vino han expresado un consenso en torno al mantenimiento de un marco y unas similares y que solo parece imponerse unos ajustes de carácter técnico.
Otros objetivos fundamentales de la propuesta reglamentaria, según la CE, son la aplicabilidad y la claridad de la legislación de la Unión Europea; una sólida política de calidad sobre la base de definiciones de los productos; la actualización de algunas denominaciones de venta ante la posibilidad de aumentar el nivel de vino, en lugar de añadir alcohol directamente; una mayor flexibilidad, al transferir a la Comisión la competencia para modificar, mediante actos delegados, las definiciones y designaciones de los productos (en vez del actual procedo de codecisión); la adaptación de las normas de la UE a los nuevos requisitos técnicos y a los requisitos de la Organización Mundial de Comercio (OMC); incluido el Acuerdo ADPIC), y la definición de los criterios que rigen el reconocimiento de las nuevas indicaciones geográficas.

 

España y China firmarán un protocolo para exportar vino

 Publicado el por SeVi (colaborador)

La secretaria general de Agricultura y Alimentación, Isabel García Tejerina, recibió el pasado 24 de abril al viceministro de la República Popular China, Liu Pingjun, acompañado por una delegación gubernamental. Durante el encuentro se planteó el interés de ambos países por avanzar en la elaboración de un protocolo que fije las pautas para favorecer las exportaciones de vino español a China. Un protocolo que podría también contener otros productos de interés para ambos países como aceite y jamón.
La secretaria general trasladó a la delegación china “la garantía de calidad y de la trazabilidad de los vinos españoles que cuentan con una amplia regulación sectorial y están sujetos a exhaustivos controles”.
En la reunión se abordaron también aspectos referidos al marco legal, tanto del los controles llevados a cabo en la calidad comercial como en la calidad diferenciada de Vinos con Denominación de Origen Protegida (D.O.P.) o Indicación Geográfica Protegida (I.G.P.), a las prácticas enológicas, los métodos de análisis y los instrumentos que aseguran la trazabilidad en el sector vitivinícola.
El mercado chino, por su potencial, es sumamente interesante para las bodegas españolas, que han duplicado en 2011 sus exportaciones con respecto del año anterior. Los vinos españoles gozan de un elevado prestigio entre los consumidores chinos, lo cual genera unas buenas posibilidades para seguir incrementando las exportaciones.

Las exportaciones españolas de vino se frenan en febrero

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Las exportaciones españolas de vino frenaron su crecimiento en febrero, cuando se incrementaron un 5,7%, hasta 165,2 millones de litros, después de que se dispararan un 30% el mes anterior, según datos recogidos en un informe elaborado por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV) y que puede ser adquirido en www.oemv.es

Las interprofesionales agrarias, o tener tíos en Alcalá

 Publicado el por José Manuel de Las Heras (colaborador)

La frase o dicho popular “el que tiene un tío en Alcalá, ni tiene tío ni tiene ‘na’” fue citada por Carlos Arniches, genial autor con gran ironía y humor, en una de sus obras. No soy hombre de letras, pero me he informado de que el dicho procede de bastante antes (siglo XV o XVI) y que se quiere referir a que, cuando se tienen bienes o familia lejanos, si no se puede disponer de ellos cuando hacen falta, es como no tener nada.
Arniches usa la figura de un tío imaginario de Alcalá, en la necesidad que tenía, una joven de su época al vivir sola, de protegerse de abusadores y atrevidos y de cómo esta colgó en la percha de la entrada de su casa un sombrero y un garrote, para aparentar así, que en la vivienda existía la presencia de un tío protector que podía defenderla llegado el caso.
Las interprofesionales en el sector agrario, lamentablemente, se han convertido en el sombrero de la percha del tío de Alcalá, que si nos vemos necesitados de verdad, no tenemos “na”. Sin embargo eran instituciones en las que teníamos puestas muchas esperanzas, habida cuenta de que en otros países funcionan e incluso algunas (aunque es verdad que más bien más bien en el pasado) han cumplido también su función en el nuestro país.
Para los ajenos a este sector, hay que decir que en ellas participan los representantes de la producción (al menos eso dicen ellos), la transformación y la comercialización de un sector o producto incluido dentro del sistema agroalimentario.
Para qué se crearon las interprofesionales
Sus objetivos, sobre el papel, son muy loables y el Ministerio de Agricultura los describe en este orden: mejorar la calidad de los productos, realizar o promover investigación, promocionar los productos, mejorar la información a los consumidores, desarrollar acciones de mejora medioambiental, actuaciones que permitan la adaptación de la oferta a la demanda, elaboración de contratos tipo compatibles con la normativa comunitaria.
Pero del dicho al hecho… La realidad es que con el comportamiento de los que dominan la cadena alimentaria y de la Comisión Nacional de la Competencia, algunas de estas interprofesionales se están convirtiendo en instituciones de adorno.
Quizá la razón fundamental es que para conseguir uno los objetivos citados de “actuaciones que permitan la adaptación de la oferta a la demanda” no se permite actuar en España como en Francia.
Pero hay otras razones, en la mayor parte de los casos sigue sin existir transparencia en el mercado alimentario, se investiga poco, no se adapta la oferta y la demanda, etc., etc. En definitiva, no se cumplen los objetivos para los que fueron creadas. Algunas han demostrado también su falta de agilidad y eficacia, en lo cotidiano y sencillo, lo que no es óbice para que se conviertan ya en algo caro de mantener.
El futuro de las interprofesionales, si no se cambia la manera de proceder, es muy dudoso. Me refiero a un futuro en el que realicen actuaciones relevantes en beneficio de sus representados.
En realidad las interprofesionales se están convirtiendo en una mala copia de las francesas, importando sus errores y costes y casi ninguna de sus ventajas. Hay algunas excepciones, pero pocas.
Desde la Unión de Uniones hemos solicitado en el pasado, con la mejor de las intenciones, participar en algunas de estas interprofesionales, queríamos “echar una mano” para ver si contribuíamos entre todos a mejorarlas; pero ni a eso se han prestado y a estas alturas tenemos dudas de participar en algunas de ellas y si lo hiciéramos será pensando en influir para que no se tomen acuerdos perjudiciales e inútiles y para que no impongan gravámenes injustificados al sector. Es más, a día de hoy, si para formar parte de algunas de ellas tuviésemos que aceptar que sigan haciendo lo que hacen, sinceramente preferiremos no estar.
La cuestión es que hay instituciones e “inventos” poco útiles o directamente inútiles pero cuando son gratis, “allá pena”, suelen desaparecer por si solos si nadie los mantiene.
Sin embargo, si se cobran cuotas obligatorias a los productores, y se imponen normas, ambas cosas con respaldo normativo legal, la cosa cambia. No nos gustaría que estas instituciones, se convirtiesen en otro nuevo “chiringuito”, o sea en un muerto más para el sector, en el que para administrarlo, se colocan cuatro vivos que se ponen unos buenos sueldos mientras que los resultados para el sector no se ven por ninguna parte. Si va a ser así, mejor que no existan.
Por sus frutos las desconoceréis
En esto de las interprofesionales como en el de las organizaciones agrarias y cooperativas o en otro ámbito, los partidos políticos, sindicatos, asociaciones, etc., el grado de utilidad y eficacia que podamos tener tienen que valorarlo y sopesarlo fundamentalmente los afiliados. El hecho es que uno se apunta voluntaria y libremente a una cosa y la mantiene en la medida de lo útil que le resulta, o de si satisface las expectativas que ha puesto en ella. Otra cosa son las instituciones que se mantienen también o fundamentalmente con dinero de todos, en ese caso, el grado de justificación de su actividad debe hacerse ante “el pagano” en función del apoyo económico y/o moral que se recibe y de quien lo aporta.
Personalmente estoy convencido de que podían haber sido útiles, porque he participado activamente en el pasado en la de la remolacha/azúcar y a través de ella obtuvimos buenos resultados para los agricultores, pero con el planteamiento actual van camino de convertirse en infraestructuras paniaguadas, útiles para justificar una falsa interlocución de los gobiernos y de la industria con el sector productor y en algunos casos hasta un verdadero obstáculo, porque al existir, impiden o retrasan la constitución de otros instrumentos que de verdad puedan funcionar.
No quiero hacer generalizaciones globales respecto de que “todas” las interprofesionales, adolecen de los defectos aquí descritos porque excepciones, las hay.
En esto de campo, como en todo, la utilidad de las instituciones se conoce por los frutos que dan, o por los que no dan, por eso a algunas no se las conoce, por que no han hecho nada desde su constitución. Para salir de dudas solo hay que preguntar a los agricultores y ganaderos de las producciones correspondientes, yo lo he hecho y las respuestas son contundentes y lo aclaran todo.
Injustificable ausencia de los consumidores
Me parece también que una sociedad que quiere ser madura y desarrollada los consumidores y sus asociaciones tienen, o tenemos, el derecho a estar de primera mano en todas las instituciones que reciban algún apoyo publico y donde se toman decisiones que nos afectan, tanto si es al bolsillo, como si se toman acuerdos tan importantes como los relativos a la alimentación, pues con más motivo. En el sector agrario y ganadero no tenemos nada que perder con ello, sino todo lo contrario.
Hay que avanzar, dar pasos hacia la mayoría de edad real del sector y creo que nuestros aliados naturales deben ser los consumidores. La pena es que con los consumidores en este país se practica lo que dice mi amigo Jesús de Ávila, que es hombre de campo y también de letras, que me recuerda siempre la frase del despotismo ilustrado en Francia: “todo para el pueblo pero sin el pueblo”.
En cuanto a lo de las interprofesionales, ya les digo, o las cambiamos, o como el que tiene un tío en Alcalá “ni tiene tío ni tiene ‘na’”.