Una auténtica fiesta del vino catalán

 Publicado el Por Vicent Escamilla

 (photo: )

El pasado 21 de noviembre se vivió una auténtica fiesta del vino catalán. Un sector orgulloso de sí mismo y con confianza. La cita fue la presentación de ‘La Guia de vins de Catalunya’, un perfecto fedatario de la actualidad del vino catalán, además de un acicate para el debate vitivinícola, gracias a las conclusiones a las que llega el equipo elaborador de la guía desde su primera edición, allá por 2008.

Sin duda, el sector vitivinícola catalán está en deuda con las almas mater de este proyecto, los expertos Jordi Alcover y Sílvia Naranjo. Tal y como ha publicado SeVi, la obra recoge los resultados de las catas a ciegas de 1.381 vinos, de 282 bodegas catalanas. Además, en una apuesta muy clara por la sencillez muestra las fichas de cata lejos de la “literatura y prosa” a la que estamos acostumbrados, con unos descriptores muy sintéticos e ideogramas explicativos.

El escenario escogido fue uno de los grandes templos de la cultura catalana: el Gran Teatre del Liceu, donde se entregaron los premios a los mejores vinos de 2017, así como los premios honoríficos. Pero sin gran boato, para no restar protagonismo a los vinos. No en vano, se organizó un showroom con los vinos que han alcanzado una puntuación superior a los 9,50 sobre 10 en esta edición de la guía.

Los premiados en esta edición fueron:

-        Premi La Guia 2017 al Millor Vi: Ex aequo con 9.86 puntos, Pater 2013, Ficària Vins, D.O. Montsant; Molí dels Capellans Trepat 2014, Molí dels Capellans, D.O. Conca de Barberà.

-        Premi La Guia 2017 Millor Vi Negre: Ex aequo con 9.86 puntos, Pater 2013, Ficària Vins, D.O. Montsant; Molí dels Capellans Trepat 2014, Molí dels Capellans, D.O. Conca de Barberà.

-        Premi La Guia 2017 al Millor Vi Blanc: Ex aequo con 9.82 puntos, Microvi C. Blanca Collita Tardana Acàcia 2015, La Vinyeta, D.O. Empordà; Matraketa Blanc 2015, Ficària Vins, D.O. Montsant; Vinum Verum Cartoixà 2015, Terroir al Límit, D.O.Q. Priorat; Collbaix Singular Blanc d’Àmfora 2013, Celler El Molí, D.O. Pla de Bages.

-        Premi La Guia 2017 al Millor Vi Escumós: Mestres Mas Via Vintage Brut Gran Reserva Màgnum 1997, Caves Mestres, D.O. Cava, con 9.83 puntos.

-        Premi La Guia 2017 al Millor Vi Dolç: Masia Pairal Can Carreras Garnatxa de l’Empordà, Celler Martí Fabra, DO Empordà con 9.81 puntos.

-        Premi La Guia 2017 al Millor Vi Rosat: Cal·ligrama, Celler Aixalà Alcait, DOQ Priorat, con 9.65 puntos.

Por su parte, los premios honoríficos recayeron en:

- Premi La Guia 2017 Trajectòria: Josep Bujan.

- Premi La Guia 2017 Territori: Bodegas Puiggròs.

- Premi La Guia 2017 Futur: Aliances per la Terra.

- Premi La Guia 2017 Informació al Consumidor: Recaredo.

En total, durante las más de ocho horas en las que se prolongó la fiesta, pasaron por el showroom más de 1.000 personas, entre los que se encontraban profesionales del vino, de la restauración, distribuidores, prescriptores y prensa especializada.

‘La Guia de vins de Catalunya’ es, sin duda una herramienta utilísima, tanto para el propio sector, como para el consumidor final. No obstante, y para que no todo sean flores, el hecho de que se presente solo en catalán puede ser una barrera para los consumidores del vino catalán, que son muchos y en aumento, ajenos a ese idioma.

De la cata dejaremos algunos comentarios generales, para evitar olvidos injustos de quien suscribe estas líneas. En tintos nos sorprendió el nivel de calidad que alcanzan los vinos elaborados con la variedad Trepat, especialmente aquellos de cepas viejas. Fruta elegante y fresca, sin concentraciones pesadas ni maderas demasiado evidentes. Por supuesto, la expresión de la Garnacha sigue siendo una bandera del tinto catalán y las referencias que probamos así lo atestiguan, siempre están entre los grandes, así como las Cariñenas, especialmente frescas las que catamos procedentes de los alrededores del Montsant y las de la zona del Empordà.

En blancos tranquilos destacaríamos el auge de la Garnacha Blanca, con múltiples expresiones, desde una neutralidad floral, a intensidades muy bien trabajadas y sostenidas sobre fruta blanca y notas amieladas o anisadas. No podemos dejar de nombrar los vinos con Picapoll, que agradecen muchísimo un esmerado trabajo con lías fías, para conseguir vinos untuosos y elegantes, compensados por acideces cítricas. Así como la Xarel·lo, una de las grandes cepas blancas catalanas, de las que encontramos vinos sencillos, directos y otros amplios, muestra de su versatilidad.

Merece la pena detenernos en los rosados. Sin duda, una de las vías de crecimiento del consumo, gracias a vinos atractivos pero que muestran una seriedad inmensa. Catamos rosados que se alejan de la excesiva frutosidad y carácter goloso para mostrarse secos, minerales y profundos, frescos y totalmente gastronómicos. No hay que perdérselos.

Posiblemente, el cava es uno de los vinos que más se identifican con Cataluña fuera de ella y en la cata la magia de la segunda fermentación en botella fue evidente. Rompamos tópicos, como el de tomar el cava rápidamente, cuando hay productos que agradecen enormemente la crianza en botella tras el degüelle (y si es en botella de gran formato ya para qué seguir contando). Grandes reservas soberbios y profundos, con una magnífica gestión de las acideces. Son vinos mágicos y los mejores cavas están, sin duda, en el Olimpo de los espumosos.

La tradición de vino dulce en Cataluña está muy arraigada y queremos dejar aquí constancia escrita del equilibrio de los vinos dulces (tanto naturalmente dulces, como dulces naturales). Las Garnachas se mueven muy bien en este territorio, siempre que la acidez acompañe y evite que sean vinos pesados en boca.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Una auténtica fiesta del vino catalán”

Comentarios disponibles para usuarios registrados