Topic:

Visión avanzada para el control de la calidad de la uva destinada a vinificación

 Publicado el por Ainia Centro Tecnológico (colaborador)

El control de las variables que afectan a la uva debe hacerse desde las fases de producción. (photo: )

El control de las variables que afectan a la uva debe hacerse desde las fases de producción.

España alcanzó la cabeza del ránking mundial en exportación de vinos en 2015 con unas ventas de casi 24 millones de hectolitros exportados, unos 2.638 millones de euros. A pesar de este magnífico dato, los cierto es que los vinos españoles aún tienen un largo camino para equiparar su rentabilidad a la de nuestros más directos competidores.

El precio medio del vino español exportado es de 1,10 euros el litro. Por el contrario, el precio medio del litro de vino español embotellado y con Denominación de Origen protegida llegó a venderse fuera de nuestras fronteras a 3,34 euros el litro. Las conclusiones que podemos sacar al respecto son que el vino de alta calidad es especialmente apreciado en el mercado exterior, más cotizado y, por tanto, capaz de aportar mayores beneficios a las empresas que los comercializan.

Parece claro que para aumentar la rentabilidad de los vinos españoles es necesario aumentar su calidad. Pero, ¿cómo conseguirlo?

Un vino de calidad necesita una uva de calidad. Es necesaria una selección de la uva en la entrada de la bodega para escoger la más adecuada según las características del vino que el enólogo desea obtener. En la actualidad nos encontramos con una realidad en la que la disparidad de criterios en los cultivos en las diferentes explotaciones agrícolas relativas a la fertirrigación, la carga de uva, la fecha de vendimia, etc., dan como resultado grandes diferencias entre las calidades de las uvas producidas.

Las cooperativas y bodegas necesitan poder evaluar la calidad de las uva de una forma rápida, pero también fiable y objetiva que les asegure el valor de la materia prima.

La calidad de la uva obedece a factores como:

- La madurez de la uva: de la que van a depender aspectos tan importantes en el vino como son el grado alcohólico; el grado de acidez total o pH de la uva y, por supuesto, específicos como el ácido tartárico o el ácido málico, cuya concentración depende del grado de madurez de la uva.

- El estado sanitario de la uva: las enfermedades que afecten a la uva y la concentración de bacterias y hongos presentes en ella van a incidir en la acidez volátil o en la aparición del ácido glucónico.

- El color de la uva: es en el hollejo de la uva donde se encuentran los polifenoles, causantes del color del vino, o los taninos, responsables de la astringencia del mismo y que disminuyen en función de la maduración de las uvas.

¿Dónde se debe medir la calidad uva?

Con el fin de contar con una uva de máxima calidad que sirva como materia prima en la elaboración de mejores vinos y que esta cualidad se vea repercutida en los precios, el control de las variables que afectan a la uva debe hacerse desde las fases de producción.

Los aspectos de control que marcan la diferencia cualitativa de la uva en el propio origen comienzan por el seguimiento de la maduración de la fruta, la detección de enfermedades que la afectan, la correcta planificación de vendimia, etc. 

Posteriormente, la calidad de las uvas ha de medirse en la entrada en las bodegas. Para ello son necesarias tecnologías de análisis rápido que permitan organizar la descarga de la uva en función de la calidad de la misma. Una vez dentro de las bodegas, las técnicas de medida rápidas posibilitan evaluar la calidad de la uva.

Nuevas tecnologías de visión avanzada para medir la calidad de la uva de vinificación:

En la actualidad ya se están utilizando diferentes tecnologías que aportan información de algunos indicadores de calidad de la uva, como:

- La refractometría. Esta técnica es capaz de medir el contenido de azúcares reductores o el grado alcohólico probable que se conseguirá de esos azúcares tras la fermentación. Estos dispositivos miden el cambio del índice de refracción de la luz en la muestra.

- Valoradores por titulación y analizadores multiparamétricos. Este tipo de instrumentos son analizadores automatizados que emplean reactivos químicos específicos para conocer los indicadores de calidad de la uva como el contenido en azúcares, la cantidad de ácido tartárico, málico, acético, glucónico, los polifenoles totales o los antocianos.

- Espectrofotómetros en el infrarrojo. Se trata de unos dispositivos que evalúan la concentración de las diferentes sustancias químicas presentes en la muestra gracias a la interacción de la luz infrarroja con el mosto de la uva y al empleo de técnicas quimiométricas a partir de modelos que se han de ajustar en cada campaña.

- Biosensores. Son equipos que miden la concentración de una sustancia como el ácido glucónico en una muestra de mosto mediante un reactivo que suele ser una enzima o anticuerpo específico afín al analito a medir y que genera una señal proporcional a su concentración.

Pero las nuevas tecnologías continúan avanzado y ya se perfilan nuevas tecnologías en el campo de los sensores que facilitarán la toma de datos in situ como son los nuevos sensores de suelo y aquellos que nos permiten medir el desarrollo de la planta. Dispositivos portátiles de mano para monitorizar la calidad de la uva en el racimo, satélites con imágenes multiespectrales, o los sensores de imagen química (visión hiperespectral) en pleno desarrollo y capaces de aportar información sobre los viñedos en tiempo real. También los drones que incorporan cámaras de visión multiespectral, RGB y sensores térmicos están suponiendo una ventaja significativa a la hora de representar mapas de producción. Para ello tienen en cuenta los índices agronómicos, la temperatura en superficie, el cálculo de biomasa, además de controlar los posibles daños en las diferentes parcelas de cultivo.

Más información en www.ainia.es

 

Cada 7 Días 03-08-16

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Agrupada por regiones vitícolas, en esta sección se localiza la información que concierne al viñedo acontecida en la semana previa al cierre de nuestra edición. Desde la Región Gallega a la Andaluza, del Duero, Alto Ebro, Levante o Canarias, el lector localiza aquí el dato especializado de cualquiera de las doce regiones que aglutinan el viñedo español.

La falsificación de vinos en la UE-28 supone 531 M€ de pérdidas al sector al año

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

 (photo: )

Las repercusiones económicas de la falsificación y la piratería en los sectores de bebidas alcohólicas y vino se estiman, según un informe de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO), en unas pérdidas directas para las firmas legítimas de 1.260 millones de euros de ingresos al año, lo que representa el 3,3% de las ventas de ambos sectores. Para la UE en su conjunto, el efecto total estimado de la falsificación asciende al 4,4% de las ventas de bebidas alcohólicas (739 millones de euros de merma por falsificaciones) y en el caso de los vinos representan el 2,3% de las ventas totales (531 millones de euros de pérdidas).

A continuación, información exclusiva para suscriptores.

Hasta 17 EE.MM piden a Bruselas que rectifique sus proyectos de simplificación de la normativa del vino

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

 (photo: )

Cuatro países productores comunitarios más del Este de la Unión Europea, Bulgaria, Croacia, República Checa y Rumanía, se han unido a la nota conjunta emitida por una plataforma de 13 Estados miembros de la UE (Austria, Chipre, Alemania, Grecia, España, Francia, Hungría, Italia, Luxemburgo, Malta, Portugal, Eslovenia y Eslovaquia) para que la Comisión Europea rectifique sobre los proyectos de supuesta simplificación de la normativa vitivinícola comunitaria, ante los riesgos de que esta se traduzca en unas menores exigencias de las disposiciones que dan actualmente protección a los vinos con denominación de origen y en una pérdida de la especificidad y de la coherencia sectorial en materia de etiquetado.

A continuación, información exclusiva para suscriptores.

Comercialización de vino bajo D.O.P./I.G.P. en 2014/15

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

Artículo completo con tablas en pdf adjunto.

La comercialización de vinos españoles amparados por D.O.P./I.G.P. sumó en la pasada campaña 2014/15 un total 13,56 millones de hectolitros, según los datos que maneja la Subdirección General de Calidad Diferenciada y Agricultura Ecológica del Magrama. De ese total, el 85% correspondió a vinos bajo D.O.P. (11,58 Mhl comercializados), mientras que las indicaciones geográficas protegidas vendieron un total de 1,97 millones de hectolitros de sus vinos en la campaña de referencia.  Los datos con mayor detalle se pueden encontrar tanto en el número extraordinario de Exportación de SeVi, como en el reciente número extraordinario de Estadísticas.

A continuación, información exclusiva para suscriptores.