Topic:

Nuevos proyectos y reconocimientos en la familia de bodegas Pago de Carraovejas y Ossian

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Lo que hace más de treinta años supuso el sueño del hostelero segoviano José María Ruiz, al poner en marcha el famoso restaurante José María en Segovia y poder elaborar su propio vino en las laderas de Carraovejas, a día de hoy sigue convirtiéndose en mucho más que un sueño con nuevos retos: un proyecto empresarial que sigue creciendo.

Hace dos años se incorporaba al grupo familiar de empresas la reconocida bodega segoviana Ossian, que acaba de estrenar su nueva web (www.ossianvinos.com). En este proceso de crecimiento cualitativo y mejora continua, se abre un nuevo capítulo: la creación de otro proyecto vitivinícola en la D.O. Ribera del Duero que, según afirma su director general, Pedro Ruiz Aragoneses será “un nuevo vino que pretende exaltar las excepcionales condiciones de selectos pagos de gran altitud y una rica complejidad edafológica”.

Además, Pago de Carraovejas acaba de ser reconocida como una de las mejores 100 bodegas del mundo por parte de la prestigiosa publicación estadounidense ‘Wine & Spirits’. El premio será entregado en una gala benéfica el próximo 20 de octubre en San Francisco (EE.UU.). A su vez, la bodega ribereña también ha recibido el galardón como mejor gestión de Recursos Humanos, concedido por la revista ‘Castilla y León Económica’, que pone en valor todo el trabajo realizado por esta empresa, no sólo en pro de la calidad de los vinos, si no también a nivel de equipo de gestión.

Para ejecutar esta nueva propuesta y siguiendo el proceso de mejora continua en ambas bodegas se ha ampliado el equipo técnico, que continuará siendo liderado como los últimos doce años por Almudena Calvo Abad. Para ello se va contar con la incorporación de Xavier Ausás, como consejero externo.

Xavier Ausás.

Xavier Ausás.

Su reconocida trayectoria y su profundo conocimiento tanto de la Ribera del Duero como de otras prestigiosas regiones vitivinícolas a nivel internacional, viene a sumarse al exitoso bagaje de Pago de Carraovejas y Ossian y sus vinos.

Por último y a corto plazo Pago de Carraovejas introducirá nuevos activos en el sector del enoturismo que serán puestos en marcha para contribuir a seguir generando valor en el futuro.

Primera jornada de vendimia en Finca El Renegado, de Bodegas Nodus

 This article has photo gallery Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

 (photo: )

El pasado 21 Bodegas Nodus convocó a una selección de distribuidores y restauradores para compartir con ellos la primera Jornada de Vendimia en la espectacular Finca El Renegado, que sirvió además para dar protagonismo a su gama de vino El Renegado y su Colección. Además, esta experiencia se propone por parte de esta bodega valenciana como una oferta para el turismo enológico, para grupos o familias, que quieran conocer de primera mano el proceso de vendimia y la posterior elaboración de vino de calidad.

A las 10.30 horas, los más puntuales nos dirigimos hasta la sombra de la Carrasca Centenaria (uno de los varios árboles monumentales que jalonan la finca de Caudete de las Fuentes) y los responsables de la bodega, con Adolfo de las Heras al frente, disfrutamos de un primer aperitivo con los vinos que elaboran. Como tocaba, lo más solicitado fueron los vinos El Renegado. Empezamos con el atractivo El Renegado Blanco (D.O.P. Valencia), donde la bodega emplea Macabeo/Viura (80%) y un 20% de Moscatel. El resultado es un vino fragante, pero fresco, seco y fácil de beber.

A continuación probamos El Renegado Tinto (D.O.P. Valencia), elaborado con una selección de uvas de Merlot, Cabernet Sauvignon y Bobal de viñas viejas (de más de 50 años). Paula Valiente, directora técnica de la bodega ha conseguido un vino estructurado, y equilibrado, con un ligero paso por barrica (cuatro meses en roble francés), que no enmascara una gran carga frutal.

Cuando la “cuadrilla” de alrededor de 40 invitados estuvo completa, se repartieron tijeras y cestos para realizar la vendimia manual de un par de filas de Bobal. A continuación, la familia De las Heras acompañó a la comitiva a una parcela que se estaba vendimiando a máquina y Adolfo de las Heras explicó las características de este proceso, antes de pasar a tomar un almuerzo de vendimia, compuesto principalmente por gastronomía típica de la comarca de Requena-Utiel (ajoarriero, morteruelo, gazpachos…) y embutidos a la brasa.

Una experiencia que crea vínculo con una gran familia y una bodega.

Más información www.bodegasnodus.es

Terras Gauda se sitúa a la vanguardia de la viticultura de precisión

 Publicado el por SeVi (colaborador)

José María Fonseca Moretón, presidente del Grupo Terras Gauda; Enrique Costas, director general; y Emilio Rodríguez Canas, director técnico de Bodegas Terras Gauda. (photo: )

José María Fonseca Moretón, presidente del Grupo Terras Gauda; Enrique Costas, director general; y Emilio Rodríguez Canas, director técnico de Bodegas Terras Gauda.

Terras Gauda impulsa en España el proyecto europeo de I+D+I Foodie sobre viticultura de precisión, que sitúa a la bodega a la vanguardia en el empleo de la tecnología más avanzada para analizar detalladamente el viñedo, interrelacionando la información espacial obtenida de satélites, de los sistemas de observación europeos y de los sensores instalados en el propio viñedo.

Su viñedo ha sido elegido como campo piloto del proyecto en nuestro país. En el estudio participan empresas y grupos de investigación de 8 países: Alemania, Austria, Italia, Polonia, República Checa, Turquía, Letonia y España.

Foodie tiene como objetivo recopilar y reordenar información espacial ya existente procedente de COPERNICUS (Programa de Vigilancia Medioambiental que gestiona la Agencia Espacial Europea), GALILEO (Sistema Global de Navegación por Satélite de la Unión Europea), GBIF (Infraestructura Mundial de Información en Biodiversidad); INSPIRE (Infraestructura de información espacial en Europa para apoyar las políticas comunitarias de medio ambiente), GEOSS (Sistema de Observación Global de la Tierra), etc.

Estos datos serán interrelacionados con los obtenidos en tiempo real de la red de sensores instalados, en el caso de España, en el viñedo de Terras Gauda, dividido en parcelas con topografía, orientación, altitud, pendiente, condiciones climáticas y suelo diferenciadas.

Terras Gauda y Sereseco se hallan en la fase final del desarrollo del software específico para interpretar  toda la información.  El objetivo de la bodega es introducir técnicas de manejo diferenciadas para cada zona del viñedo respetando sus propias características y, en el caso de parcelas homogéneas y de suficiente dimensión, vinificar por separado. Esto permitirá mejorar el rendimiento de la viña, respecto a su potencial de calidad, estado nutricional y sanitario y reducir el impacto medioambiental gracias a la optimización y ajuste de las necesidades de tratamientos fitosanitarios y de fertilización.

En la actualidad están instalados cuatro nodos sensores de red intercomunicados en el viñedo, con los que se ha realizado la prueba piloto del software específico  para comprobar su funcionamiento y la transmisión de datos a la aplicación.

El departamento técnico de la bodega ha conseguido en este primer test valiosos datos referentes al estado del viñedo en cuanto a las condiciones climáticas específicas, ya que la información obtenida está completamente detallada: temperatura y humedad en el interior del follaje y tiempo que permanece mojada la hoja, por ejemplo.

Asimismo, la aplicación facilita la interpretación de la información extraída de los sensores en relación con las estaciones cercanas de la Administración o datos por parcelas de índices de vegetación (vigor de las cepas). También muestra mapas climáticos de color de las áreas del viñedo respecto a  temperatura, humedad relativa y foliar.

Una vez finalice esta fase de desarrollo del software, Terras Gauda contará con una red de 17 nodos sensores intercomunicados y comenzará una segunda fase: la puesta en macha de un registro georreferenciado. A partir de entonces, todas las anotaciones de datos habituales que se realizan a diario se plasmarán mediante esta técnica de posicionamiento espacial. La bodega dispondrá de registros geolocalizados y datos temporales sobre tratamientos fitosanitarios, fertilización, poda, observaciones e incidencias en viñedos y producción de parcelas concretas o zonas de gestión homogéneas y diferenciadas.

Toda esta información incorporada automáticamente mediante los sensores y satélites o de manera geolocalizada por el departamento técnico permitirá al software interpretar los datos y cruzarlos con los de producción del vino, proporcionando a la bodega predicciones de rendimiento, conclusiones y recomendaciones en un visor dispositivo. Al contar con datos en tiempo real, el departamento técnico podrá adoptar decisiones con mayor inmediatez sobre diferentes cuestiones relevantes, como tratamientos fitosanitarios, suministro de nutrientes, predicción de rendimiento, orden de vendimia según parcelas y variedades, etc.

La Cata del Barrio de la Estación de Haro, una cita destinada a consolidarse en el calendario del vino

 This article has photo gallery Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

 (photo: )

El Barrio de la Estación de Haro (La Rioja) comenzó a configurarse en la segunda mitad del siglo XIX gracias a la llegada del ferrocarril. Esta circunstancia, unida a la necesidad de numerosos bodegueros franceses de acudir a La Rioja para abastecerse de vinos ante las malas cosechas en Francia de 1863, a causa del oídio, y de 1867 (con la temida filoxera), “sembraron” el barrio de sedes de exportación. Y aunque de aquellos primeros almacenes-bodega de origen francés ya no queda ninguno en pie, se fueron instalando bodegas locales… Siete de ellas: R. López de Heredia (indico entre paréntesis la fecha en la que se instaló cada una, 1877), la Compañía Vinícola del Norte de España-CVNE (1879), Gómez Cruzado (1886), La Rioja Alta (1980), Bodegas Bilbaínas (1901), Muga (1932) y Bodegas Roda (1987) organizaron el fantástico evento La Cata del Barrio de la Estación.

Un gran evento (del 17 al 19 de septiembre), de forma conjunta, y dentro de su propio barrio (la milla de oro del vino de Rioja), con el que han podido conectar con el público y que, a buen seguro, va a consolidarse como una cita imprescindible para los amantes del vino (cerca de 5.000 visitantes que participaron en la jornada del sábado 19, abierta al público en general). Queda por ver con qué periodicidad, pues se hablaba de hacerla anual, pero es algo que falta por confirmar.

Los actos arrancaron con una cena de gala, el jueves 17, en Bodegas Roda, y el 18 más de 400 profesionales tuvimos el honor de participar en una jornada que incluyó una cata/seminario a cargo de Tim Atkin (Master of Wine), prologada por Luis Vicente Elías, reconocido historiador riojano. En esta cata desde añadas antiguas a actuales, se evidenció el potencial de guarda de los grandes riojas. El impresionante recorrido fue Viña Tondonia Tinto Gran Reserva 1981, Gran Reserva Viña Pomal 1987, Imperial Gran Reserva 1988, Prado Enea Gran Reserva 1994, Roda I Reserva 1994, Gran Reserva 904 1995 de La Rioja Alta, Gómez Cruzado Gran Reserva 2007, Gran Reserva 890 Selección Especial 2001 de La Rioja Alta, Viña Tondonia Tinto Reserva 2004, Roda I Reserva 2004, Imperial Reserva 2010, Alto de la Caseta Viña Pomal 2010, Torre Muga 2010 y Gómez Cruzado Pancrudo 2013. Luego, pudimos conocer las novedades de las bodegas participantes, algunas de las cuales todavía tardarán en llegar al mercado, con blancos que van a dar mucho que hablar, tintos de Rioja inconfundibles y nuevas elaboraciones muy interesantes.

El sábado llegó el turno de “abrir el Barrio de la Estación”, y el consumidor respondió, con más de 5.000 visitantes. Una capacidad de convocatoria que convirtió este punto neurálgico de la cultura del vino en España y a nivel mundial, en un hervidero de gente, que pudo conocer mejor a las siete bodegas participantes a través de sus vinos y su patrimonio.

La edición especial de Fuentespina, de Bodegas Avelino Vegas, vestida por Ulises Mérida pisa fuerte

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Ulises Mérida junto con la edición especial del vino. (photo: Fernando Manteca)

Ulises Mérida junto con la edición especial del vino.

El pasado 21 de septiembre, en el Hotel Las Letras de Madrid, se celebró la fiesta post-desfile de Ulises Mérida, el diseñador que el pasado sábado presentó con éxito en la Madrid Fashion Week su colección Primavera-Verano 2016. El evento contó con un acompañante muy especial: la nueva botella magnum del vino Fuentespina, de Bodegas Avelino Vegas, para la que el diseñador ha creado un etiquetado especial que encarna la fusión del mundo del vino y de la moda.

El modisto y las bodegas castellanoleonesas han concebido esta edición especial después de que Ulises Mérida confirmara tras una visita a Fuentespina que los tonos de sus prendas (morados y granates) coinciden plenamente con el color de este vino.

Desde Bodegas Avelino Vegas destacan que la sinergia entre ambas entidades es notable: “Nos identificamos con el estilo perdurable y personal de Ulises Mérida a la hora de hacer moda. Es la misma filosofía que seguimos con nuestros vinos”.

Fernando Vegas y Ana Isabel Gómez, directivos de Bodegas Avelino Vegas, con Ulises Mérida.

Fernando Vegas y Ana Isabel Gómez, directivos de Bodegas Avelino Vegas, con Ulises Mérida.

Esta unión entre los vinos de Ribera del Duero Fuentespina y Ulises Mérida ha desembocado en una creación que se presenta en tamaño magnum, el mejor volumen para la crianza en botella (1.500 ml), y está “vestida” con una etiqueta diseñada por este artista de la alta costura. La idea de la etiqueta parte de la materia básica para cualquier modisto: el tejido. En este caso lino en su estado más puro con serigrafía y manipulado artesano que rodea y abraza la botella; y la hace única e irrepetible. Asimismo, deja traslucir la variedad de matices que destella Fuentespina.