Topic:

Se confirma: el potencial vitícola español podrá crecer en 4.750 ha (+0,5%), con limitación total en Rioja y Cava

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

Photo by Ales Me on Unsplash (photo: Photo by Ales Me on Unsplash)

Photo by Ales Me on Unsplash

Tal y como adelantó SeVi, el potencial vitícola español podrá crecer durante 2020 solo un 0,5% de la superficie de viñedo plantada a 31 de julio de 2019. De este modo, solo se concederán autorizaciones administrativas para nuevas plantaciones equivalentes a 4.750 hectáreas. Así lo recoge la Resolución ministerial publicada por el BOE el pasado 28 de diciembre en la que el MAPA asume la recomendación remitida por la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE).

El Ministerio es el responsable de fijar la superficie que se podrá conceder para autorizaciones de nuevas plantaciones y siempre debe ser superior al 0% y como máximo del 1% a nivel nacional de la superficie plantada de viñedo a 31 de julio del año precedente (950.077 hectáreas provisionales a 31 de julio de 2019).

El MAPA ha seguido la recomendación que le fue comunicada por OIVE, tras ser acordada por las ramas de la producción y de la comercialización, adoptando un año más un criterio de prudencia con respecto a las nuevas plantaciones para la expansión del cultivo de viñedo de uva para vinificación, teniendo en cuenta que, al cierre de la campaña pasada, aún había más de 45.500 ha con posibilidades de plantación entre derechos de plantación sin convertir en autorizaciones a 31 de julio pasado (10.531 ha); autorizaciones para replantación (9.149 ha), autorizaciones por conversión de derechos de plantación no ejercidas (1.911 ha) y autorizaciones de nueva plantación no ejecutadas aún en esa fecha (9.203 ha), junto con resoluciones de arranque concedidas a 31 de julio pasado, sin incluir autorizaciones de plantación concedidas, (14.752 ha).

Limitaciones en DD.OO.

Del mismo modo, el BOE también recoge la Resolución del MAPA que establece las limitaciones a nuevas plantaciones y restricciones a la replantación y conversión de derechos para las DD.OO. En el caso de las DD.OO. supraautonómicas, el Ministerio ha establecido la máxima restricción (0,1 ha nuevas al año) a las DD.OO. Cava y Rioja. En la primera, la restricción al incremento de superficie se prolongará durante 2020, 2021 y 2022; mientras que en Rioja, de momento, se fija solo para 2020. El MAPA atiende así las solicitudes de los sendos Consejos Reguladores, justificadas en un posible riesgo de “devaluación significativa” de estas marcas de calidad. Además, en ambas DD.OO. se aplicarán restricciones a las autorizaciones de replantación y a las de conversión de derechos. De modo que no se concederán solicitudes de estos tipos.

Al margen de estas dos Denominaciones de Origen, el BOE recoge también las decisiones adoptadas por las CC.AA. respecto a las solicitudes de los órganos de gobierno de otras seis DD.OO. referente a sus estrategias de limitación de crecimiento de viñedo.

Así, para la D.O.P. Ribera del Duero se ha acordado limitar a 950 las nuevas hectáreas para 2020, aunque no restringe totalmente las autorizaciones replantación y de conversión de derechos de plantación.

En la D.O.P. Rueda se ha decidido limitar de facto su crecimiento, con un límite de 1 hectárea para los ejercicios 2020, 2021 y 2022; restringiendo además totalmente las replantaciones y conversión de derechos.

Decisión similar para la D.O.P. Arabako Txakolina, con un límite de nuevas plantaciones de 0,99 ha para 2020 y sin autorizaciones para replantar o para convertir derechos.

En el caso de la D.O.P. Bizkaiko Txakolina, el límite acordado es de 2 nuevas hectáreas de viñedo para 2020; que crece a las 4 hectáreas en la D.O.P. Getariako Txakolina. Ambas con restricción total de replantación y conversión de derechos de plantación.

Mientras que la D.O.P. Cariñena se ha acordado un crecimiento de 71,78 nuevas hectáreas para este 2020, con restricción de replantación y conversión.

El sector se lo toma en serio

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

 

 

El sector parece haberse tomando en serio el tema de equilibrar el mercado. Para ello, la Interprofesional del Vino, máximo representante del sector y responsable de establecer aquellas herramientas que considere apropiadas con las que hacerlo, presentaba en el mes de noviembre una “hoja de ruta” al Ministerio de Agricultura por la que adoptar medidas tendentes a la estabilidad y mejora de la calidad del vino mediante la regulación de la oferta. En ella se contemplaba la intensificación de los controles en la destilación de subproductos, el establecimiento de unos rendimientos máximos a partir de los cuales su utilización deberá ser obligatoriamente un destino distinto al vino (mostos, vinagres, alcoholes…) o la recuperación de los contratos de almacenamiento a largo plazo, por los que se retiraba voluntaria y temporalmente un volumen del mercado.

Este documento cuya entrada en vigor mediante un Real Decreto está prevista para el 1 de agosto de 2020, ha comenzado su tramitación con la elevación a consulta pública, cuyo plazo finaliza el próximo 31 de enero, de un RD que regule la norma de comercialización del vino sin I.G. Superado este primer escollo, la futura normativa limitaría los rendimientos por hectárea de uva sin Indicación de Calidad (vinos de mesa y varietales fundamentalmente) a 20.000 kilos para las variedades tintas y 25.000 para las blancas.

A continuación, información para suscriptores.

Felices años 20

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Estrenamos nuevo año y con él una década bajo el recuerdo de los felices años 20 del siglo pasado y, aunque bien podríamos recurrir a decir que “rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras”, en el fondo tendremos que reconocer que ¿por qué no? Soñemos y confiemos en que vengan repletos de buenas noticias que nos devuelvan la felicidad que crisis, guerras y cambios climáticos nos han ido mermando a lo largo de este siglo.

En este sector tenemos un futuro esperanzador por delante, con grandes investigaciones, en todas las áreas, que comienzan a arrojar resultados muy positivos y que, sin duda, nos ayudarán a afrontar los retos con mayores garantías de éxito. La velocidad con la que se sucedan va a ser vertiginosa, como todo lo que va acaeciendo, quiénes sean sus protagonistas es lo único que está por determinar y, en buena medida, esto solo dependerá de cada uno de nosotros.

Que vamos a producir más y mejor que lo hemos hecho nunca, es una realidad tan incuestionable como que la especialización de los mercados exigirá una profesionalización como nunca antes se había visto. El consumo se afianzará e irá creciendo tímidamente gracias a la incorporación de nuevos consumidores que dejarán atrás la imagen vetusta de chatos con los que acompañar las comidas diarias. La emoción y el hedonismo se impondrán con fuerza como las principales razones que justifiquen el consumo de vino y los viticultores y bodegueros deberán trabajar por alcanzar ese difícil equilibrio entre calidad y diferenciación.

Algunos de los mayores principios sobre los que ha crecido el sector se verán cuestionados por gentes con criterios antagónicos a los que lo que manejaban sus antecesores, y algunos de ellos fracasarán, pero otros muchos triunfarán y valorizarán los productos.

Y todo esto porque estoy convencido de que hemos llegado a un punto de no retorno. La cadena de valor, la sostenibilidad, la responsabilidad social corporativa… nos han generado una telaraña de la que saldremos más fuertes, pero diferentes.

Mercados 08-01-20

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en PDF adjunto.

Mercados 02-01-20

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en PDF adjunto.