Topic:

La OIVE y el valor económico, social, medioambiental y cultural del vino en España

 Publicado el por Raúl Compés López (colaborador)

Ángel Villafranca, presidente de la OIVE. (photo: )

Ángel Villafranca, presidente de la OIVE.

El pasado miércoles día 19 de abril tuvo lugar en Madrid una jornada organizada por la Organización Interprofesional del Vino en España (OIVE) para analizar los retos y oportunidades del sector. En realidad se trataba de su puesta de largo, ya que era la primera actividad pública que organizaba desde su constitución. El contenido de la jornada giraba sobre dos grandes asuntos de gran trascendencia: el primero, cómo recuperar el consumo de vino en España y, el segundo, cuál es la importancia económica, social, medioambiental y cultural del vino. Adicionalmente, los máximos representantes de la Interprofesional aprovecharon para presentar sus proyectos más inmediatos, una vez conseguida la estabilidad que le proporciona la autorización administrativa para aplicar la extensión de norma y la consiguiente capacidad de financiación que ésta proporciona. Como colofón, el eminente psiquiatra D. Enrique Rojas explicó de forma convincente su paradigma sobre la felicidad y el papel positivo que el vino desempeña en el mismo.

En lo que se refiere a la recuperación del consumo interno, la OIVE ha encargado un estudio de cuyos resultados se presentó un avance. Uno de los puntos centrales del mismo es que los esfuerzos deben centrarse en el segmento de consumidores formado por los que ya beben vino, pero lo hacen en cantidades reducidas y de forma esporádica, lo que hace de la “frecuencia” la variable estratégica determinante. Si bien el enfoque marketiniano adoptado por los autores resulta pertinente, las acciones estratégicas resultantes serían más incisivas si se añadiese una dimensión sociológica que recogiese las consecuencias de las transformaciones culturales, generacionales y ambientales que viene experimentando España en las últimas décadas. De esta manera se podría entender mejor el elemento diferencial de la caída del consumo en España frente a otros países.

En materia de valor del vino, tuve la suerte de participar en la mesa constituida a tal efecto y poder aportar algunas de mis impresiones. A mi juicio, y esto guarda relación con el asunto anterior, el primer desafío para el sector es aumentar el conocimiento que consumidores, productores y ciudadanos, en general, tienen del vino. En general, en España, y con las excepciones de rigor, prevalece el chovinismo local y la dicotomía bueno/malo, enfoque estrecho que limita la curiosidad y dificulta la ampliación del mercado. Es el conocimiento, cuyo pilar es la información, la base de la cultura, y es esta la que hace que se aprecie y valore un activo tan rico y diverso como el vino y el mundo que crea a su alrededor.

Dicho esto, y a pesar de que existen debilidades (quizá, la más importante, el estancamiento de los precios medios del vino y la uva y la consiguiente escasa rentabilidad) y amenazas (seguramente, la más grave, el cambio climático), el sector tiene motivos para ver el vaso medio lleno y encarar el futuro con, al menos, un moderado optimismo. La valoración actual del vino en España no se puede juzgar con ecuanimidad si no se enmarca en dos grandes marcos de análisis, y en ambos la situación del sector invita a la esperanza.

El primer marco es el de la globalización de los mercados vinícolas, auténtico escenario en el que hay juzgar el desempeño de los actores del sector. Desde que en el mítico “Juicio de París” de 1976 desconocidos vinos californianos se impusieran a algunos de los más prestigiosos vinos franceses, el mundo del vino ha experimentado una transformación radical, con dos manifestaciones claves a escala global. En primer lugar, el crecimiento de la exportación como vector sustancial de evolución del negocio vinícola (alcanzando ya el 43% sobre el consumo mundial) y, en segundo lugar, la consolidación del “Nuevo Mundo” como un actor determinante de la competencia en el mercado internacional. En este contexto, España ocupa un lugar destacado, primera superficie de viñedo del mundo, el tercer productor de vino, el séptimo mercado nacional, el primer exportador en volumen y el tercero en valor. En lo que va de siglo, España se ha convertido, junto a Chile, en un país de perfil netamente vini-exportador; la mayor parte de sus bodegas está realizando ventas en el exterior, y casi la mitad son exportadoras regulares.

El segundo marco de análisis viene determinado por la capacidad de adaptación de las empresas a las circunstancias externas (ambientales, de mercado, tecnológicas o institucionales). Mirando lo acontecido en el último siglo se constata que el sector ha sabido responder con creces a desafíos como la filoxera, la demanda de productos de calidad del mercado inglés, las necesidades francesas de vino a granel, la adopción del método champenoise, la creación de figuras de calidad ligadas al territorio y la reducción de las medidas de regulación del mercado tras la reforma de la OCM de 2008. Desde esta perspectiva se puede afirmar que el sector afronta hoy sus nuevos retos desde una posición más fuerte que en ningún otro momento del pasado. Esta posición se ve además reforzada por la revolución tecnológica en la viña y la bodega que se ha producido en las dos últimas décadas, la incesante incorporación de un capital humano cada vez mejor formado y la capacidad de cooperación que demuestra la creación, por ejemplo, de la Plataforma Tecnológica del Vino y la misma OIVE.

Es en este marco en el que adquieren toda su trascendencia los indicadores económicos, sociales y culturales del sector vitivinícola español. Sin ser exhaustivo, ocupa el 5,5% de las tierras de cultivo, genera aproximadamente 15 millones de jornales, crea el 7% del empleo directo de la industria de la alimentación y las bebidas, genera el 8,5% del valor añadido bruto de la citada industria, es un importante sumidero de carbono (entre 5,5 y 6 t/ha) y mantiene un preciado paisaje (que es el soporte de un frágil ecosistema del que depende tanto la biodiversidad propia del viñedo como parte del atractivo del pujante turismo enológico). Finalmente, en su capítulo más sobresaliente, el vino se ha convertido, junto con el aceite de oliva, los cítricos y el porcino en uno de los productos estrella de la exportación agroalimentaria española, con unas exportaciones que alcanzan el 10,3% del total de la industria.

La OIVE puede realizar una labor insustituible en favor del sector vitivinícola español. Además de los proyectos que ya está abordando, debería contribuir a impulsar una Agenda para el Desarrollo Sostenible del vino en España, auténtico paradigma de nuestro tiempo; y a promover, transmitir y educar en el valor de su diversidad y pluralidad, verdadero patrimonio y activo del sector. A este respecto es interesante constatar cómo en el sector de la cerveza, en el que tanto se mira el sector, la tendencia es hacia el aumento de la diferenciación, el surgimiento de nuevos tipos de elaboración y la ampliación de la tipología de productos.

Hoja de ruta de la OIVE

SEVI / La jornada sirvió también para que Susana García, que sustituye de forma interina a Jaime Palafox como director gerente de la Interprofesional, presentara la hoja de ruta en los próximos años y que está marcada por la Orden de extensión de norma. “Estamos obligados a crear un sector del vino, donde la confianza entre los actores del sector es la pieza clave para avanzar. Del consenso y el diálogo deben nacer los acuerdos estratégicos, para crear el futuro nadie sobra y todos somos necesarios para sumar en el proyecto”, explicó García.

Programa definitivo de la jornada Interprofesional del Vino de España: Retos y oportunidades (19 ABR-Madrid)

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Reproducimos a continuación el programa definitivo previsto para la jornada "Interprofesional del Vino de España: Retos y oportunidades. Recuperar el consumo del vino en España. La importancia económica, social, medioambiental y cultural del vino", que tendrá lugar el 19 de abril en el CaixaForum Madrid.

El sector vitivinícola frente al desafío del cambio climático (24-26 mayo, UIMP Valencia)

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

El cambio climático es uno de los grandes desafíos de nuestro tiempo. Se trata de un fenómeno nuevo cuyo impacto afecta a todas las esferas de la actividad humana. La agricultura es una de las más vulnerables, por su estrecha interacción con las condiciones ambientales. Dentro del sector agroalimentario, el vitivinícola es especialmente sensible, por la elevada influencia del microclima sobre la cantidad y calidad de la uva y el vino. Para las zonas mediterráneas se trata de un desafío de primera magnitud, ya que todas las previsiones apuntan a cambios muy significativos en los parámetros con mayor impacto en los modelos vitivinícolas actuales.

Con estas premisas, la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) ha programado en Valencia, del 24 al 26 de mayo el seminario “El sector vitivinícola frente al desafío del cambio climático. Estrategias públicas y privadas de mitigación y adaptación en el Mediterráneo”, dirigido por el profesor de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) Raúl Compés; y secretariado por Vicente Sotés (Universidad Politécnica de Madrid y 2º vicepresidente de la OIV).

Los objetivos de este curso son analizar los efectos del cambio climático sobre el sistema vitivinícola, incluyendo todas las fases de la cadena de valor de la uva y el vino (viticultura, enología y comercialización), y conocer las principales estrategias de mitigación y adaptación que se están llevando a cabo, en particular, en España y otros países europeos. Para ello participan en el curso algunos de los mayores expertos sobre el tema, procedentes tanto del ámbito académico y la investigación como de las empresas e instituciones más estrechamente vinculadas con el sector, como las Denominaciones de Origen, la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural y el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

El curso está dirigido a profesionales, técnicos y estudiantes de enología, sumillería, ingeniería agronómica, tecnología de alimentos, química, biología, medio ambiente y otras disciplinas relacionadas directa o indirectamente con la actividad vitivinícola; agricultores, productores y empresarios del sector vitivinícola y sus organizaciones y asociaciones; gestores de figuras de calidad, organismos y servicios relacionados con el mundo del vino; periodistas, medios y prescriptores especializados en el sector vitivinícola y la gastronomía; investigadores y profesores relacionados con la viticultura, la enología, el marketing y la industria vitivinícola.

Durante la primera jornada, el día 24, Joao Carlos Andrade (School of Sciences and Technology & CITAB, UTAD) expondrá los escenarios en la geografía vinícola mundial ante el cambio climático. Vicente Sotés será el encargado de centrar esos impactos y posibles estrategias de adaptación en España y el Master of Wine Pedro Ballesteros ahondará sobre los efectos del cambio climático en la calidad de los vinos y la cata.

El jueves 25 se presentarán varios proyectos de adaptación y estrategias de concienciación sobre el cambio climático en el vino, así como la necesaria adaptación del material vegetal. La jornada del jueves concluirá con una mesa redonda sobre qué medidas han tomado las DD.OO. y bodegas en el Mediterráneo. La moderará Raúl Compés y participarán representantes de las DD.OO. Valencia, Utiel-Requena y Alicante, así como bodegueros.

Ya el viernes, se abordará el papel de la tecnología contra el cambio climático, la sostenibilidad del viñedo en zonas sensibles y qué técnicas y prácticas agronómicas se han mostrado más eficientes ante sus efectos.

Programa completo aquí

Se estima que la vendimia 2017 en Brasil rondará las 700.000 toneladas de uva (+133%)

 Publicado el por Paola Perticarari (colaborador)

Brasil. (photo: )

Brasil.

Artículo con tablas en pdf adjunto (para suscriptores)
Con una vendimia 2016 que muchos prefieren dejar en el olvido, donde el clima les jugó una mala pasada a los productores, la vendimia de este año 2017 en Brasil trae vientos renovados. De acuerdo a las proyecciones del Instituto Brasilero del Vino (Ibravin), la cosecha debe finalizar en cifras cercanas a las 700.000 toneladas, lo que supone superar las estimaciones iniciales del sector, donde se esperaba un total de 600.000 toneladas.

Los datos surgen de las cifras obtenidas en el indiscutido principal productor de Brasil, el Estado de Rio Grande Do Sul, donde alrededor del 90% del total de la producción ya ingresó a las bodegas a principios de abril.

A continuación, información para suscriptores.

Champagne, Cava y Prosecco. Análisis comparativo

 Publicado el por Carlo Flamini Il Corriere Vinicolo (colaborador)

Italia. (photo: )

Italia.

Este texto es una síntesis. Artículo publicado originalmente por ‘Il Corriere Vinicolo’ y reproducido con su autorización por ‘La Semana Vitivinícola’. Todos los derechos reservados. Para consultar el artículo original, visite www.corrierevinicolo.com Artículo con tablas en pdf adjunto.

Por potencia de fuego, el prosecco se enfrente en el mundo con dos competidores principales: el champagne y el cava. El primero está todavía a distancia sideral en términos de valor y de precio. Mientras que el cava español, a pesar de ser un método clásico, es mucho más afín al producto italiano en términos de valor, aunque año tras año la distancia que lo separa del prosecco tiende siempre a aumentar.

A continuación, información para suscriptores.