Incertidumbres ‘indirectas’ para el vino español tras el ‘Brexit’

 Publicado el Por SeVi

Brexit, el Reino Unido decide abandonar la Unión Europea (UE) (photo: )
Brexit, el Reino Unido decide abandonar la Unión Europea (UE)

El pasado 23 de junio, el referéndum en el Reino Unido dijo sí a su salida de la Unión Europea. El ‘Brexit’, como se ha venido en denominar esta desconexión, genera incertidumbres “indirectas” para el vino español. Hay que tener en cuenta que en 2015, Reino Unido adquirió vino español por valor de 237,84 millones de euros (España es el tercer proveedor en valor a este mercado, por detrás de Francia e Italia). Al respecto, el director del Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV), Rafael del Rey, no augura “grandísimos problemas” para el sector, pero sí esa incertidumbre.

En declaraciones a Efe, Del Rey señala que si la desconexión del Reino Unido con la UE tiene costes económicos para sus ciudadanos, estos deben pagar más impuestos y pierden poder adquisitivo, “es posible que se vean afectadas las ventas en dicho país de vinos y otros productos”. Pero, en líneas generales, debería haber “tranquilidad” en el sector empresarial vitivinícola tras la decisión del Reino Unido.

España es el tercer proveedor de vino a Reino Unido en valor, tras Francia e Italia, y el cuarto en volumen, después de Italia, Australia y Francia, con 198,4 millones de litros en 2015, por valor de 356 millones de euros, según Del Rey.

En el primer cuatrimestre de 2016, Reino Unido se situó como cuarto mayor cliente de España, que le envió 54,4 millones de litros, 20 millones de ellos con Denominación de Origen, aunque también se exportaron vinos envasados sin D.O.P. (10,9 millones de euros), graneles (2,2 millones), espumosos y cavas (11,5 millones) y otros vinos (fundamentalmente vinos de Jerez), por 11,9 millones de litros. El precio medio de venta fue 1,71 euros por litro, superior al que logra España en otros mercados exteriores.

El director del OEMV ha recordado que, a corto plazo, el “Brexit” se va a notar en acciones especulativas con la libra, movimientos en las primas de riego y caídas de las bolsas, efectos que cree que serán “coyunturales”. Eso sí, ha incidido en que escenarios de devaluación de la moneda británico o de apreciación del euro perjudican a las ventas españolas. En el ámbito comercial, “no veo que el Brexit provoque nuevas trabas comerciales a los productos europeos que entran en el Reino Unido”, porque “entiendo que no es el deseo de los británicos”, que siempre han defendido el libre comercio y que dependen en gran medida de las importaciones de alimentos de todo el mundo. “No deben producirse nuevas trabas comerciales al vino español en Reino Unido”, ha asegurado.

Por su parte, desde la Federación Española del Vino (FEV), se emitió un comunicado en el que se valora como una “mala noticia para el sector del vino” el resultado del referéndum en Reino Unido para abandonar la Unión Europea, con repercusiones “inmediatas y en el medio y largo plazo para el mercado común y, concretamente, para el sector del vino español, que tiene históricamente en Reino Unido a uno de sus mejores clientes”.

Según la patronal del vino, los primeros efectos negativos del “Brexit” sobre la economía se están observando ya, con una caída histórica de la libra esterlina que va a tener “consecuencias directas sobre nuestro sector como el encarecimiento del vino en aquel mercado”.

“En segundo lugar, el ‘Brexit’ podría tener un impacto importante sobre una posible caída del turismo británico en España como consecuencia de una devaluación de la libra, un sector económico de enorme peso para nuestro país en sí mismo, pero también una importante vía para dar a conocer y poner en valor nuestros vinos entre los consumidores ingleses, que podría verse afectada a partir de ahora”, explica la FEV. 

Además, la patrobal bodeguera indica que pueden surgir otras consecuencias en el medio y largo plazo, una vez se haga efectiva la salida de Reino Unido de la UE. En concreto, alertan de que existe el “riesgo” de que Reino Unido establezca sus propias normas fiscales, que hasta ahora ha mantenido armonizadas en el marco del mercado común, así como el establecimiento de nuevas barreras arancelarias y no arancelarias para los vinos españoles y europeos. 

Desde la FEV se aboga por ser “cautelosos” ante el periodo de “incertidumbre” que se abre y pide esperar a conocer las condiciones de salida de la UE del Reino Unido y los posibles futuros acuerdos bilaterales a los que se llegue con ese país. La Federación Española del Vino reclama a las autoridades que trabajen a partir de ahora con la vista puesta en que haya “el menor impacto” en las relaciones comerciales con el Reino Unido, un mercado que va a seguir siendo de enorme importancia para el vino español.

Por su parte, desde el Comité Europeo de Empresas del Vino (CEEV), se emitió un comunicado en el que se lamenta la decisión expresada por el referéndum en el Reino Unido y en el que se exige que se empiece a negociar un óptimo acuerdo comercial para el vino tras el “Brexit”. El secretario general de la CEEV, Ignacio Sánchez Recarte, destaca que el Reino Unido es el segundo mayor importador vitivinícola del mundo, tanto en volumen como en valor y que el vino de la UE supone cerca del 50% de sus compras, por lo que “no hay duda de que el mercado británico es de importancia capital para el vino de la UE”. Al respecto, manifiesta que “pase lo que pase, el Reino Unido seguirá siendo un mercado preferente para los vinos comunitarios y trabajaremos con nuestros colegas británicos para elaborar un óptimo acuerdo comercial en el nuevo escenario político”.

“Esperamos que el volumen de negocio tan importante que genera el vino, tanto en el Reino Unido como en la UE sea tenido en cuenta durante las negociaciones de los tratados que regirán las relaciones entre ambos actores y que serán definidos durante los dos próximos años. La seguridad jurídica y unas condiciones de acceso al mercado justas y transparentes son necesarias para mantener tanto los empleos como el crecimiento en ambos lados del Canal de la Mancha”, añade Sánchez Recarte.

Aunque el referéndum no es vinculante, y en teoría el parlamento podría frenar el proceso, es muy poco probable que lo haga. Pero Reino Unido no deja de ser miembro de la UE en forma automática. El mecanismo para abandonar el bloque está contemplado en el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que fija dos años para negociar las condiciones de la salida de uno de sus integrantes. Mientras, los tratados europeos se siguen aplicando.

La Rioja, Cataluña y País Vasco, las CC.AA. que más facturan por vino a Reino Unido

A tenor de la expectación generada por el “Brexit”, el OEMV emitió una nota de prensa (ver también el Extra de Exportación de SeVi) en la que reitera que España exportó 159,3 millones de litros de vino a Reino Unido por valor de 343 millones de euros. Estas cifras suponen ligeras subidas del 0,1% en volumen y del 0,5% en valor respecto a 2014. El precio medio se mantuvo en los 2,15 €/litro, casi el doble que la media de exportación española de vino, que bajó hasta los 1,10 €/litro (-2,9%). Reino Unido fue el quinto destino mundial para el vino español en volumen (6,6% del total), pero el segundo en valor (13% del total facturado).

Reino Unido tiene mucha más importancia entre las exportaciones españolas de vino en términos de valor por la mayor cuota de los vinos con gran valor añadido. De hecho, es el principal mercado mundial para los vinos con denominación de origen (D.O.P.) con 72 millones de litros y 201 millones de euros registrados en 2015. El vino espumoso también tiene bastante peso en Reino Unido con 22 millones de litros y 54,7 millones de euros, siendo nuestro tercer mercado en volumen y cuarto en valor. Sin embargo, ambas categorías registraron caídas respecto a 2014, a precios más elevados. En 2015 destacó la buena marcha de los vinos sin indicación, productos más baratos.

Todas las comunidades autónomas exportaron vino a Reino Unido en 2015, salvo Cantabria y Asturias. La Rioja fue la que más facturó con 93,9 millones de euros, seguida de Cataluña con 59,2 millones, y del País Vasco con 41,6 millones. Las tres son importantes vendedoras de vinos con gran valor añadido, de ahí que registren precios muy superiores a la media de exportación española: los vinos con D.O.P. envasados representaron algo más del 90% de la facturación total para La Rioja y el País Vasco en Reino Unido, mientras que la suma de éstos y de los espumosos supuso el 92% de los ingresos para Cataluña. Sin embargo, Castilla-La Mancha lideró las exportaciones a Reino Unido en volumen con 30,3 millones de litros (25% del total). En este caso, las ventas están mucho más enfocadas a los envasados sin indicación, vinos más económicos, de ahí que el precio medio se situara en los 91 céntimos/litro. Castilla-La Mancha fue la única junto a Extremadura (83 céntimos) y la Comunidad Valenciana (84 céntimos) que no alcanzó la barrera del euro por litro. En el polo opuesto encontramos a Canarias, Madrid y Castilla y León, por encima de los 6 euros/litro, pero con exportaciones menos importantes en volumen. Desde el año 2000, La Rioja ha sido la que más ha aumentado el valor de sus ventas a Reino Unido (+56 millones de euros), mientras que Andalucía, que entonces fue la que más facturó, ha perdido 17,4 millones sobre todo por la fuerte caída del vino de Jerez, con fuerte descenso también para los vinos valencianos.

Para ver el resto del artículo tiene que estar registrado.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Incertidumbres ‘indirectas’ para el vino español tras el ‘Brexit’”

Comentarios disponibles para usuarios registrados