Topic:

Bacchus 2014 marca el camino de la excelencia para el vino

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Palmarés completo en pdf adjunto.
El Concurso Internacional de Vinos Bacchus, celebrado del 14 al 18 de marzo bajo la organización de la Unión Española de Catadores, se convirtió de nuevo en la gran cita española del vino. En esta ocasión, el selecto panel de catadores (plagado de Masters of Wine) tuvo que evaluar mediante cata ciega un total de 1.593 vinos llegados de 20 países (el 75% de ellos españoles), de los que 480 han sido merecedores de medallas, siguiendo las normas de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV). Bacchus es el único certamen de nuestro país con el respaldo de los dos organismos más relevantes del universo vinícola, la OIV y la Federación Mundial de Grandes Concursos de Vinos (Vinofed)
El camino de la excelencia en el vino lo señala la parte alta del palmarés de Bacchus 2014. En él se encuentran nueve vinos que han conseguido el Gran Bacchus de Oro. Seis de los nueve máximos galardones han recaído en vinos españoles, mientras que los tres restantes se los han repartido elaboraciones de Eslovaquia (dos máximas medallas) y Alemania, tal y como puede verse en el cuadro.

Ganadores del Gran Bacchus de Oro 2014

Anselmann Weissburgunder Trocken 2013    Weingut Werner Anselmann (Alemania)
Cueva de la Culpa 2011        Bodegas Murviedro (D.O.P. Utiel-Requena)
Dehesa del Carrizal Petit Verdot 2010        Dehesa del Carrizal (Dehesa del Carrizal)
Dilemure Devin 2012        Karpatska Perla (Eslovaquia)
Müller Thurgau-Meskorý Zber 2013    Vino Matysak (Eslovaquia)
Pedro Ximénez        Bodegas Tradición (D.O.P. Jerez)
Vall Sanzo Vendimia Seleccionada 2011        Rodríguez Sanzo (D.O.P. Ribera del Duero)
Volteo Verdejo-Sauvignon Blanc 2013        Bodegas Ramón Bilbao (V.T. Castilla y León)
Ysios Reserva 2007        Pernod Ricard (D.O.Ca. Rioja)


Además de estos nueve vinos que copan la parte más excelsa del medallero, los jueces consideraron que era meritorio conceder 172 Bacchus de Oro y otros 299 Bacchus de Plata. Este año, por cuarta edición consecutiva, se entregó un Bacchus de Oro Especial al mejor vino de Madrid. Por otra parte, este palmarés será el que emplee el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) para conceder su Premio Alimentos de España al Mejor Vino 2014.
Además de los vinos españoles, hubo muestras procedentes de Francia, Alemania, Portugal e Italia, y de un amplio abanico de nacionalidades como Eslovaquia (70 muestras), Taiwán (4), China (5), Argentina o Uruguay. Más información en info@uec.es, en el telf. +34 914 293 477 o en www.uec.es/bacchus

Concurso de vinos y licores de Chisinau (Moldavia) 2014

 Publicado el por John Umberto Salvi (colaborador)

FOTO: Poliproject Exhibitions. (photo: )

FOTO: Poliproject Exhibitions.

Se comercializa realmente poco vino moldavo en los mercados de la Europa occidental y cuando buscamos una botella de vino con la que comer o cenar la mayoría de nosotros no tenemos en la cabeza a Moldavia. No obstante, Moldavia es un enorme vergel de viñas, árboles frutales y huertos de hortalizas. El vino supone el principal producto para la economía moldava, con un buen año para sus exportaciones, que suman la mitad del total de los ingresos por exportaciones del país.

La participación del vino en el PIB moldavo es de cerca del 25%. La viticultura y la enología en Moldavia (una zona geográfica que ha recibido en el tiempo otros nombres como Dacia o Besarabia) cuentan con casi 5.000 años de historia. Su principal mercado ha sido siempre Rusia, un mercado insaciable y sediento, pero impredecible en su actitud política hacia Moldavia y cuando decide prohibir la importación de sus vinos es una auténtica catástrofe para este pequeño país en el que el salario de un trabajador medio no suele superar con demasía los 200 euros al mes.

Existen dos inmensas bodegas en Moldavia, ambas de titularidad estatal, que son tan grandes que para recorrerlas hay que utilizar una especie de trenecito. Cricova, que fue la que visitamos y donde cenamos, tiene 130 kilómetros de túneles excavados en la roca, que ha sido utilizada para construir la capital del país Chisinau y su área metropolitana. En ocasiones se ha dicho que es la mayor bodega del mundo.

La otra, Milestii Mici, tiene otra singularidad. Su colección de vino cuenta con 1,5 millones de botellas y ha sido incluida en el Libro Guinness de los Récords en la categoría de la mayor colección de vino de calidad del mundo. Además, hay quien discute que Milestii Mici es más grande que Cricova, al contar con 180 kilómetros de túneles.

En el centro de ambas hay salas opulentas para eventos, comidas y cenas. De sus muros cuelgan numerosos retratos y cuadros de personalidades que las han visitados y, sin saber muy bien cómo llegó allí, hay un retrato mío justo a continuación de uno del presidente Clinton (alguien debe haberse equivocado).

Acudí invitado como juez del concurso por segundo año consecutivo. Es un certamen consolidado, con 19 ediciones y con el patrocinio de la OIV. Este año, el representante de la OIV fue ni más ni menos que el nuevo director general, Jean-Marie Aurand. Está organizado por Poliproject Exhibitions y la Unión de Enólogos de Moldavia, bajo los auspicios del Ministro de Agricultura e Industria Alimentaria de la República de Moldavia.

El concurso estuvo muy bien dirigido y organizado bajo la rigurosa supervisión de Gheorghe Arpentin, presidente de la Unión de Enólogos. Los jurados eran de siete miembros cada uno y mi comisión evaluó 41 vinos el primer día y 31 el segundo. Mi panel no tuvo que catar licores este año. La puntuación máxima y la mínima se descartaron. Los vinos necesitaban alcanzar 80 puntos para una medalla de bronce, 82 para la de plata, 86 para una de oro, 92 para una gran medalla de oro y 96 para hacerse con el Gran Prix. En mi comisión contábamos con jueces turcos, británicos, rusos, rumanos y tres moldavos. Las muestras llegaron de 12 países y de 58 bodegas (Moldavia, República Checa, Rusia, Eslovaquia, Rumanía, Georgia, Azerbaiyán, Turquía, Bielorrusia, Chipre, Armenia y dos de Italia, pero ni rastro de Francia, España o Alemania). Participaron 34 jueces de 18 países (16 de ellos moldavos). 28 evaluaron los vinos y seis estuvieron como reservas.

La presidencia la compusieron Grigore Cernomaz (jurista), Gheorghe Arpentin (presidente de la Unión de Enólogos de Moldavia), Marina Tiron (directora general de Poliproject Exhibitions) y Dimitru Munteanu (director de la Agencia Nacional de la Viña y el Vino de la República de Moldavia). Cuidó de nosotros la maravillosa Lana Miniciuc.

Creo que el concurso podría describirse como profundamente de la Europa del Este. Se siguieron escrupulosamente las normas de la OIV. Las condiciones de cata fueron fantásticas. Las catas se desarrollaron en la sala Casa Vinului del edificio Poliproject, que era fresca y bien iluminada y fueron un auténtico escaparate de los vinos moldavos. Todo estuvo en su sitio: mantelería blanca, escupideras rojas y verdes, agua mineral, servilletas de papel y pedazos de pan. Las copas para los vinos tranquilos fueron excelentes, pero es necesario mejorar las de los vinos espumosos. Fue molesto tener tres copas de diferente tamaño y forma durante la misma cata y que llegaban a la mesa de manera indiscriminada.

Tuve un excelente presidente en Nicolae Taran. Nicolae es director científico adjunto de Viticultura y Enología en el Ministerio de Agricultura de Moldavia y el Instituto Científico-Práctico de Horticultura y Tecnología de los Alimentos. Fue divertido, porque en el concurso de espumosos de Novy Svet, en Crimea, yo seré su presidente (escribo estas líneas con los problemas en Crimea en plena ebullición y tengo dudas de que podamos llevar a cabo el concurso este año ya que está muy cerca de Simferopol, uno de los territorios en disputa).

Quedó claro que algunos jueces de Europa oriental tienen unos criterios algo diferentes a los de Europa occidental y es perfectamente natural dado las diferentes variedades de uva y los diversos sabores. No es, de ninguna manera, una cuestión de que estén bien o mal y, de hecho, ellos comprenden su terroir y sus variedades mejor que nadie, pero las oscilaciones en las puntuaciones dadas por los siete jueces del mismo panel fueron en ocasiones más que considerables. Pedí que se volviera a evaluar un espumoso con una burbuja maravillosa, persistente y punzante (resultó ser italiano), pero mi propuesta fue rechazada.

La hospitalidad fue cálida y acogedora. La tarde en la que llegué se celebró un agradable cóctel en el hotel con una muestra de vinos moldavos e innumerables delicias para comer, que incluían mi favorito caviar rojo. El primer día de catas se sirvió una comida ligera tras evaluar los vinos en los locales de Poliproject. Esa tarde hicimos una gran visita a las bodegas Cricova y tuvimos una cena formal en su salón. Me senté junto al extrovertido ministro Vasile Bumacov, que no paró de contar chistes durante la noche y que pagó en efectivo una segunda botella cuando la primera que nos sirvieron de un vino especial de crianza salió con sabor a corcho. A mi otro lado estaba Diana Lazar, jefa adjunta del Partido y gerente de la industria del vino. Yo era el suculento relleno de un sándwich muy importante.

Hubo una comida similar al día siguiente tras las catas, pero en esta ocasión, en las exóticas bodegas del edificio de Poliproject. Aquí nos entregaron nuestros diplomas y fue el fin del programa social. Yo pasé una noche deliciosa en el Teatro Nacional de la Ópera y del Ballet viendo un montaje ruso de La Traviata. Acabé el día con una agradable cena en un restaurante uzbeco probando sus platos típicos, que incluyen las turmas de toro.

Una visita deliciosa, pero sobre todo útil, instructiva y un concurso importante, de gran valor para el mundo del vino moldavo y sus productores. Debe continuar y es nuestra labor como periodistas del vino darle a este certamen pequeño pero vital tanta cobertura mediática como sea posible y animar a que se envíen muestras de todo el mundo para nuevas ediciones. Moldavia necesita toda la ayuda que pueda conseguir y que se merece.

Traducción: Vicent Escamilla.

Mil catadores elegirán los mejores vinos de la región en el quinto Concurso Regional de Vinos Tierra del Quijote

 Publicado el por SeVi (colaborador)

María Jesús Pelayo, concejal de Desarrollo y Promoción Vitivinícola del Ayuntamiento de Alcázar de San Juan. (photo: )

María Jesús Pelayo, concejal de Desarrollo y Promoción Vitivinícola del Ayuntamiento de Alcázar de San Juan.

El próximo 22 de marzo, Alcázar de San Juan volverá a convertirse en epicentro vitivinícola de la región con la celebración del quinto Concurso Regional de Vinos Tierra del Quijote, que se celebrará en el Pabellón Díaz Miguel a partir de las 12.00 horas. La particularidad de este concurso, organizado por la concejalía de Desarrollo y Promoción Vitivinícola, reside en el jurado. Mil personas, entre profesionales y aficionados, serán los jueces que determinarán cuáles son los mejores vinos de Castilla-La Mancha, a través de una cata a ciegas que constituye la mayor de España.

Así lo aseguraba la concejal de Desarrollo y Promoción Vitivinícola del Ayuntamiento de Alcázar de San Juan, María Jesús Pelayo, quien ha destacado que este concurso "es único a nivel nacional" y ha confiado en poder "revalidar esa cifra récord" de 250 muestras de vinos, que es el tope máximo permitido. Pelayo ha recordado que el fallo del jurado recoge la opinión de los expertos, pero también del consumidor final, lo que constituye "un sello diferenciador para los vinos elegidos", ya que "son los vinos que mejor se adaptan a los gustos de público y crítica".

Del mismo modo, ha resaltado que el Concurso Regional de Vinos Tierra del Quijote se fundamenta en "dos grandes pilares, sin los cuales no podría llevarse a cabo: las bodegas y los mil catadores" y ha explicado que, coincidiendo con el quinto aniversario y en contraposición al año anterior (donde todo el protagonismo lo tenía la botella de vino), este año se ha querido destacar el papel de los catadores, de ahí que la imagen del cartel esté formada por simbólicos rostros saboreando, oliendo y observando el vino.

A pesar de que aún se están perfilando los últimos detalles que rodearán al concurso, María Jesús Pelayo, ha avanzado que habrá sorpresas que se irán desvelando próximamente. De nuevo se contará con el Tren del Hidalgo, que trasladará a unas 200 personas desde Madrid, y ya hay confirmación de la asistencia de un grupo de turistas alemanes. Como novedad, se ha referido a la colaboración del Colegio Oficial de Enólogos de Castilla-La Mancha, que aportará los presidentes de mesa.

Pelayo concluía asegurando que hay una gran expectación y que eso es "una buena noticia para el sector, para las bodegas y para Alcázar de San Juan".

El Concurso Regional de Vinos Tierra del Quijote, oficialmente reconocido por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, está dirigido a las bodegas castellano-manchegas que producen y embotellan vino de calidad, acogido a cualquier denominación de origen de Castilla-La Mancha, Vinos de Pago o Vinos de la Tierra de Castilla.

Las bases establecen cinco categorías de vinos: blancos, rosados, tintos jóvenes sin barrica cosechas 2012 y 2013; tintos con barrica cosechas 2011, 2012 y 2013; y tintos envejecidos en barrica cosechas anteriores a 2011. Los vinos presentados deberán estar embotellados en vidrio y taponados con corcho cilíndrico, además de estar comercializados.

La información sobre el concurso se encuentra en la página web www.vinostierradelquijote.com. Asimismo, el certamen cuenta con perfiles en las diferentes redes sociales: Facebook (/VinosTierradelQuijote), Twitter (@vinostquijote), Instagram (/vinostquijote), Youtube (/vinostquijote), Flickr (/vinostierradelquijote), Foursquare (/vinostquijote) y Google+ (/+Vinostierradelquijote). Además, se están utilizando los hashtags #VinosTierradelQuijote y #1000NOseEQUIVOCAN.

VN•Bcn’14 llenará de vinos ecológicos las Atarazanas de Barcelona el 27 de marzo

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Presentación de VN·Bcn'14. (photo: )

Presentación de VN·Bcn'14.

La segunda edición del Salón Internacional Vinum Nature·Barcelona VN·Bcn'14 tendrá lugar el próximo jueves día 27 de marzo en las Atarazanas del Museo Marítimo de Barcelona (de 10.00 a 20.30 horas) y contará con más de 80 bodegas de producción ecológica que aportarán a la muestra cerca de 425 vinos de estas categorías de vino.

Como en la edición pasada su formato Show room  se complementará con dos salas de actividades. Una sala de catas guiadas por los propios elaboradores y sumilleres y otra sala-auditorio donde están programadas presentaciones técnicas y coloquios muy interesantes para el profesional.

VN·Bcn'14 contará, entre otras personas relevantes, con: Sara Pérez, José Lluís Pérez, Ton Mata, Joan Rubió, Ferran Centelles, Joan Valencia,  Ismael Prados, Joan Gómez Pallarès, Òscar Bosquet, Malena Fabregat, Pablo Chamorro, Ferran Tarradellas, Xavi Nolla, etc. Presentarán vinos, emociones y nuevas informaciones de interés. Conceptos de proximidad slowfood y de sostenibilidad vendrán de la mano de la Fundación WWF. Además de elaboradores de vino ecológico y natural que compartirán sus experiencias y conocimientos con los asistentes.

Será una jornada innovadora que acogerá diferentes formas de entender y elaborar vinos orgánicos: elaborados a partir de técnicas de agricultura ecológica, bio-dinámica, sin aditivos y respetuosos con el entorno.

Recientemente fueron desvelados los nombres de los vinos ecológicos premiados con los Galardones VN·Golden Leaf y VN·Acción Sostenibla, otorgados respectivamente por la editorial Ecomundis a los vinos ecológicos mejor valorados de la Guía Vinum Nature 2014 y a las bodegas con mejores prácticas en materia de sostenibilidad. La editorial también aprovechó para comunicar el lanzamiento de la edición especial de la Guía VN'14 y de la aplicación para plataformas móviles de la misma que podrán adquirirse a partir del 27 de marzo.

PROGRAMA:  http://www.vnbcn.com/ca/programa.

BODEGAS EXPOSITORAS: (http://www.vnbcn.com/ca/expositors)

Caracterización aromática de Albariño en la D.O. Rías Baixas (I)

 Publicado el por Katia Álvarez (colaborador), Miguel Tubio (colaborador), José Ramón Lissarrague (colaborador), Antonio Palacios (colaborador)

Artículo con tablas en PDF adjunto.
Los vinos de la variedad Albariño han tenido históricamente una gran notoriedad en el mercado nacional e internacional como vinos de calidad. Son vinos que se caracterizan por ser muy aromáticos y tener aromas frutales y florales (Carballeira y col., 2001; Dieguez y col., 2003), además de mucha estructura y volumen en boca. Debido a su importancia, esta variedad ha sido objeto de estudios previos (Cortés, 1997; Fernández y col., 1999; Carballeira y col., 2001; Vilanova y Masneuf, 2005; Vilanova y Vilariño, 2006). Su área más importante de producción es la Denominación de Origen Rías Baixas, en cuyo reglamento la establece como variedad preferente. El objetivo de este trabajo es estudiar el perfil aromático de vinos de Vitis vinifera cv Albariño de la tres subzonas más importantes de la D.O. Rías Baixas: El Condado de Tea, Rosal y Val do Salnés, para ver si existen diferencias en la composición aromática, gustativa y a nivel sensorial en general.

En el año 2010 las bodegas Martín Códax, con la incorporación de Adegas Galegas, empieza a gestionar viñedos en las tres subzonas mas importantes de la D.O. previamente mencionadas. En las elaboraciones tradicionales llevadas a cabo en las diferentes bodegas, se venían observando diferencias importantes en los perfiles aromáticos y gustativos de sus vinos. Gracias al hecho de poder gestionar viñedos propios en las tres subzonas, tanto a nivel vitícola como enológico, surge la posibilidad de llevar a cabo una caracterización química y sensorial de los vinos elaborados en cada una de ellas. Se debe tener en cuenta que en estas condiciones se hace posible una gestión de los viñedos eliminando diferencias vitícolas ajenas a las condiciones climáticas y del suelo, para que de esta forma, los viñedos puedan ser más comparables.