Topic:

¿Se ha olvidado Rusia del vino a granel?

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Tablas en pdf adjunto.

¿Se ha olvidado Rusia de importar vino a granel? La respuesta es “no”, pero a la vista de las estadísticas bien podría parecerlo. Desde que en 2010 esta categoría alcanzara su máximo en volumen importado, con 278,8 millones de litros, su descenso ha sido progresivo, hasta situarse en los 159 millones de litros en el interanual a marzo de 2014, según los datos obtenidos del informe del OEMV, que puede adquirirse en su página web (www.oemv.es).

Arranca la vendimia 2014 en Italia con previsiones de descensos productivos

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

El pasado 11 de agosto arrancó la vendimia 2014 en Italia, según informa la Confederazione Nazionale Coltivatori Diretti (Coldiretti) y lo hace con estimaciones a la baja respecto a la vendimia de 2013, cuando se produjeron según esta organización 49 millones de hectolitros de vino. No obstante, Coldiretti no aventura ni porcentaje de descenso respecto a esa producción, ni, por tanto, cifra final estimada de elaboración.

Vuelve el vermú berciano al baile del aperitivo

 Publicado el por Ángel G. Ossorio (colaborador)

José Luis Prada, junto a las botellas del Biermú originales (izquierda) y las actuales. (photo: )

José Luis Prada, junto a las botellas del Biermú originales (izquierda) y las actuales.

¿Quedamos para el vermú? Esa pregunta ha ido cambiando de significado y de lo que era literalmente tomar un vermú se ha quedado en una cita de mediodía, justo antes de comer, para tomar un vino, una cerveza… y solo unas pocas de las veces un auténtico vermú con un aperitivo.

Desde los años sesenta ha ido perdiendo su hueco en el mediodía frente a la cerveza, el vino y los refrescos, mientras que el poderoso márketing de Martini nos ha llevado a consumir el vermú en cualquier momento, asociando además su nombre al origen del vermú cuando la marca más antigua de las comerciales es el Cinzano, con casi cien años más de historia. Giovanni Cinzano lo sacó al mercado en 1757 y Martini, y su socio Rossi, lo hicieron en 1860.

El futuro del vino pasa por la calidad

 Publicado el por Fernando Villena (Presidente de Asaja-CLM) (esporádico)

Imagen de archivo de tareas de vendimia. FOTO: Asaja-CLM. (photo: Asaja-CLM)

Imagen de archivo de tareas de vendimia. FOTO: Asaja-CLM.

A estas alturas de verano, todo el mundo conoce la situación que atraviesa el sector del vino en Castilla-La Mancha. Y de poco sirven ya las lamentaciones que deben tornarse en planificaciones para garantizar el futuro de, sin duda, el producto más importante de nuestra región.

El futuro más inmediato pasa por la apuesta por la calidad de la uva, fundamental para la posterior elaboración de buenos vinos. En los últimos años hemos conseguido grandes avances en este sentido, igual que en la comercialización, pero hemos de seguir trabajando en esa dirección. También es destacable la gran mejora de las instalaciones de bodegas y cooperativas, así como la puesta en marcha de nuevas prácticas de cultivo.

Hay que producir lo que el mercado demanda y en la cantidad que lo demanda, única forma de conseguir que nuestro producto tenga un precio razonable y rentable que nos permita seguir viviendo de él y no dejarnos llevar por cantos de sirena de enormes producciones que se desvían del objetivo principal de la calidad.

La ley de la oferta y la demanda es realmente sencilla: cuanto más hay de una cosa menos vale y viceversa. Y cuanta más calidad tiene más se valora. Y esto los mercados lo aplican a rajatabla. Además, hay que saber acompasar los costes de producción al precio del producto.

Por eso, es el momento oportuno de ajustar nuestras producciones y nuestras planificaciones, y las herramientas están ahí, en las leyes y reglamentos vigentes desde hace años.

Tanto las Denominaciones de Origen como las Indicaciones Geográficas Protegidas tienen estipulados desde hace años unos máximos de kilos de uva por hectárea, dependiendo de si son en vaso o espaldera o tintas o blancas. Además, de unas normas relativas a variedades empleadas, grado alcohólico, zonas de producción y otros parámetros.

En el caso de la Denominación de Origen La Mancha, la más extensa de la región y de toda España, fija en 10.000 kilos por hectárea la producción en vaso y 13.000 para espaldera. En la D.O. Valdepeñas, por ejemplo, los rendimientos son de 7.500 kg/ha para variedades blancas y 6.000 para tintas y en la D.O. Manchuela, van de 6.429 a 11.429. Y es que todas las denominaciones tienen reguladas las producciones. En el caso de la I.G.P. Vino de la Tierra de Castilla el límite es de 10.000 kg/ha para vaso y 16.000 para espaldera. Cuando los rendimientos sobrepasen lo autorizado, las producciones totales de las parcelas no podrán ser comercializadas bajo esas DD.OO., pasando a la categoría de vinos de mesa, el nivel más bajo de los reconocidos por la Ley de la Viña y el Vino de 10 de julio de 2003.

Por la exhaustiva aplicación de estas herramientas y por agresivas políticas de difusión y comercialización pasa el futuro del sector vitivinícola de Castilla-La Mancha.

Si no cumplimos estas normas romperemos nuestras propias reglas del juego, autoexcluyéndonos de un mercado que demandas uvas y vino de calidad. Por ello, todos y no unos cuantos, debemos aplicar medidas de autorregulación a nuestras producciones, aportando así un valor añadido al producto.

Castilla-La Mancha regresa a un nivel de producción vitivinícola ‘normal’

 Publicado el por Elisa Laderas (colaborador)

El viñedo castellano-manchego presenta una gran sanidad. (photo: )

El viñedo castellano-manchego presenta una gran sanidad.

La producción de vino en Castilla-La Mancha en la presente campaña de vendimia que se inició la pasada semana con la recogida de variedades tempranas y del Tempranillo de secano oscilará entre los 20 y los 22 millones de hectolitros de vino, una reducción de entre el 30 y el 40% respecto a la del año anterior (32,5 millones de hectolitros). Las organizaciones agrarias, que han coincidido en que la campaña será “normal” y en que la calidad de la uva será “excepcional”. Hay fuentes que, incluso sitúan la producción castellano-manchega en más allá de los 23 millones de hectolitros.