Topic:

La FEV valora que se mantenga la actual especificidad fiscal del vino en la Unión Europea

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Aunque no es un asunto que pueda darse, ni mucho menos, por cerrado, la Federación Española del Vino (FEV) valoró muy positivamente que se mantenga el actual esquema fiscal específico para el sector del vino en nuestro país, tal y como defendió la ministra española de Economía, Nadia Calviño, en el último Ecofin (Consejo de Ministros de Economía y Finanzas de la UE) y del que dio cuenta ya La Semana Vitivinícola.

Desde la patronal empresarial del sector vitivinícola se ha venido realizando un seguimiento puntual sobre este asunto y sobre su desarrollo en la UE, más si cabe desde que se tuvo conocimiento de la propuesta de la presidencia rumana del Consejo de la UE para tratar de alcanzar un acuerdo para revisar la Directiva 92/83/CE, relativa a la armonización de las estructuras de los impuestos especiales sobre el alcohol y las bebidas alcohólicas.

En dicha revisión, la presidencia rumana planteaba diversas medidas y, entre ellas, la obligación de los Estados miembros de determinar a nivel nacional el impuesto especial sobre todos los productos, según la base del contenido de alcohol puro del producto acabado.

Como es conocido, el impuesto especial mínimo que los Estados miembros de la UE pueden fijar para el vino es de cero euros, que es el que existe en nuestro país. Este impuesto se calcula por hectolitros de producto terminado, mientras que el resto de bebidas alcohólicas tienen que adoptar una tasa que depende de hectolitros de producto terminado (producto intermedio, como los vinos generosos, aromatizados, vermut, mistelas…etc.), del número de hl/grado plato o el número de hl/grado alcohólico volumétrico adquirido del producto acabado (cerveza) o de los hectolitros de alcohol puro del producto final (espirituosos, como el brandy de Jerez).

Pérdida de especificidad

Con tal modificación legislativa, lo que se pretendía era un cálculo de los impuestos especiales para todos los productos por igual, según el contenido de alcohol puro del producto acabado, lo que, según la FEV, constituye un problema muy serio, al quebrarse la especificidad del vino en materia fiscal, equiparándolo al resto de las bebidas con contenido alcohólico y lo que resultaría más grave, posibilitando una hipotética imposición de accisas al mismo por vez primera en nuestro país.

Tras el debate en la reunión del Ecofin del pasado 12 de marzo, varios Estados miembros consideraron necesario un mayor debate técnico sobre este asunto antes por decantarse en apoyar cualquier decisión. Países productores de vino, como España, Italia, Grecia y Portugal mostraron en dicha reunión una tajante oposición a que pueda utilizarse un método alternativo, distinto al actual, para calcular el impuesto especial en las bebidas con contenido de alcohol.

Por su parte, Alemania constató la necesidad de ir hacia una evaluación legal adicional y a una evaluación de impacto sobre la posibilidad apuntada por la presidencia rumana.

Como consecuencia y ante la falta del consenso necesario para adoptar una medida de este calibre, se optó por revisar la propuesta de la presidencia rumana y aplazarla hasta que se realice un estudio a nivel técnico para calcular el impacto que tendría esta reforma en el mercado único europeo.

Como ya avanzó la SeVi, la ministra de Economía española, Nadia Calviño, destacó la especificidad del vino en el ámbito comunitario frente al resto de bebidas alcohólicas, oponiéndose a la propuesta de la presidencia de Rumanía, dado el arraigo del cultivo de la vid en amplias zonas productoras de nuestro país y por los hábitos de consumo, que no tienen nada que ver con otras bebidas alcohólicas de mayor graduación.

Calviño recordó que nuestro país se sentía cómodo con la actual estructura de la Directiva comunitaria, que mantiene un régimen fiscal para el vino diferente al resto de bebidas alcohólicas y que, por ahora, no veía ninguna razón para modificarlo.

La UE renovó su récord en valor de exportación de vino, con 11.567 M€ facturados en 2018

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Las exportaciones comunitarias de vino hacia países terceros volvieron a alcanzar un récord de facturación en 2018, pero no de volumen durante el pasado año, según los datos de la Oficina de Estadística de la Unión Europea (Eurostat), publicados por la Dirección General de Agricultura de la Comisión Europea.

El valor de estas exportaciones extra-UE de vino alcanzó los 11.567 millones de euros, un 2,4% y 267 millones más que en el año precedente, marcando un nuevo récord, aunque con incrementos más moderados que entonces, porque se exportó más volumen. Por tanto, ese aumento de la factura fue debido a un incremento de los precios unitarios de exportación.

En volumen, el descenso de las producciones por las menores cosechas y el alza de precios, hizo que las ventas a países terceros se redujeran un 9,2% y en casi 2,3 millones de hectolitros, hasta 22,63 Mhl, con lo que la superación del récord de 24,92 Mhl de 2017 se queda para mejor ocasión.

A continuación, información para suscriptores.

La Federación Española del Vino (FEV) presentará el 4 de abril en Galicia su nuevo Plan Estratégico

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

La Federación Española del Vino (FEV) celebrará el próximo 4 de abril en Galicia su Asamblea General de socios, a la que seguirá una jornada abierta a todo el sector para analizar el papel que la sostenibilidad y la estrategia de responsabilidad social deben jugar en el desarrollo futuro del sector vitivinícola español.

Precisamente la importancia de la RSE en un sentido amplio y el alineamiento del sector vitivinícola con los Objetivos de Desarrollo Sostenible es uno de los pilares principales del nuevo Plan Estratégico 2019-24 de la FEV, que presentará durante el encuentro el director general de la organización, José Luis Benítez.

La jornada contará además con la participación de diversos expertos en la materia, como es el caso de Francisco Hevia, que hablará sobre la importancia de una gestión ética y responsable en el centro de la estrategia empresarial. Hevia, que actualmente es director sénior en Llorente y Cuenca, ha desarrollado su trayectoria en el ámbito de la comunicación y la responsabilidad social en importantes empresas del sector agroalimentario español y ha sido presidente de la Asociación Española de Directivos de Responsabilidad Social (DIRSE).

Junto a él estarán Delia García, gerente de Responsabilidad Social en El Corte Inglés; Natalia Valls, gerente de Banca Responsable de CaixaBank, y Juan Vázquez, presidente del Clúster Alimentario de Galicia. Los cuatro aportarán en una mesa redonda su visión global desde distintos puntos de vista sobre el valor real de la RSE para las empresas.

Previamente, varias bodegas presentarán iniciativas concretas que están desarrollando en alguno de los cuatro pilares de la sostenibilidad y que puedan servir de inspiración a otras empresas del sector en su estrategia de RSE.

Durante la jornada habrá espacio también para hablar de mercado con la intervención de Rafael del Rey, director del Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV), que analizará las principales cifras y tendencias del mercado del vino en Galicia, España y el resto del mundo.

La jornada es gratuita y está a abierta a todo el sector vitivinícola y agroalimentario, así como a otras organizaciones e instituciones interesadas, previa inscripción a través del siguienteenlace.

España ha dejado sin ejecutar casi un 14% de los fondos de apoyo al sector vitivinícola

 Publicado el por Unión de Uniones (colaborador)

La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, tras analizar los datos publicados por la Comisión Europea sobre los niveles de ejecución financiera de los Programas de Apoyo Nacionales al Sector Vitivinícola, denuncia que España ha dejado sin utilizar casi un 14% de estos fondos.

Unión de Uniones, quien ya en el pasado año advirtiera de esta situación, ha puesto en evidencia cómo España se encuentra la última de otros grandes productores de su entorno, como son Francia e Italia, a pesar de ser el país que más fondos tiene asignados.

En este sentido, con respecto al PASVE 2018, la organización resalta que España, de los 353 millones de euros que tenía asignados, ha dejado sin ejecutar cerca de un 14%, frente al 8,43% de Italia. Con lo que respecta a Francia, el país galo habría ejecutado hasta el último céntimo, lo que supone un ejemplo de un modelo de gestión eficaz

Unión de Uniones pone en evidencia que la ejecución en España no es aún peor porque una parte de los fondos que generó en nuestro país la antigua OCM vitivinícola se destinó, en la vigente PAC, al pago único, que al ser una partida de concesión directa, se ejecuta en su totalidad. De no haber sido así, es muy posible que la realización del PASVE fuera incluso menor; ya que es en medidas como la reestructuración y reconversión y la inversión en las que España se encuentra por debajo de Francia e Italia.

La diferencia más notable es en reestructuración con respecto a Italia. Mientras que este país destinaba 114 millones de euros a la reestructuración y el país galo, por su parte, 107 millones de euros, España solo ejecutaba 63 millones de euros, a pesar de las demandas del sector.

En lo que se refiere a inversiones, también se encuentra por debajo del grado de ejecución de Francia (100 M€) e Italia (67 M€) con 39 M€ ejecutados, dejando casi un 30% de lo destinado a esa partida sin utilizar.

Unión de Uniones critica la gestión realizada por el Ministerio por la falta de adaptación y medidas adecuadas para el sector vitivinícola. “España es el país con más extensión en producción de vino, dejar sin ejecutar los fondos asignados es una muestra de desinterés hacia el sector productor y, si se me permite, una falta de respeto”, afirman desde la organización.

Asimismo, espera que en el siguiente periodo, 2019-2023, esta situación no se repita y la Administración mejore los mecanismos para una mejor gestión de los fondos destinados al sector.

Ejecución de los PNA en España, Francia e Italia

España

Medida

Previsión financiera 2018 (.000 €)

Ejecución 2018 (.000 €)

Fondos no utilizados 2018 (.000 €)

% de fondos no utilizados 2018

Apoyo al sistema de Pago Único

142.749

142.749

0

0,00%

Promoción en mercados de terceros países

50.000

42.139

-7.861

-15,72%

Reestruc. y reconv.

72.532

63.323

-9.209

-12,69%

Inversiones

55.750

39.042

-16.708

-29,96%

Destilación

31.800

16.881

-14.919

-46,91%

Innovación

250

0

-250

-100,00%

Total

353.081

304.134

-48.947

-13,86%

Francia

Medida

Previsión financiera 2018 (.000 €)

Ejecución 2018 (.000 €)

Fondos no utilizados 2018 (.000 €)

% de fondos no utilizados 2018

Promoción en mercados de terceros países

50.000

42.811

-7.189

-14,38%

Reestruc. y reconv.

107.045

107.104

59

0,05%

Inversiones

92.500

100.068

7.568

8,18%

Destilación

31.000

30.562

-438

-1,41%

Total

280.545

280.545

0

0,00%

Italia

Medida

Previsión financiera 2018 (.000 €)

Ejecución 2018 (.000 €)

Fondos no utilizados 2018 (.000 €)

% de fondos no utilizados 2018

Promoción en mercados de terceros países

101.997

79.503

-22.494

-22,49%

Reestruc. y reconv.

140.000

114.283

-25.717

-18,36%

Vendimia en verde

10.000

672

-9.330

-93,28%

Seguros de cosecha

20.000

35.791

15.791

78,96%

Inversiones

45.000

66.911

21.911

48,69%

Destilación

20.000

11.872

-8.128

40,64%

Total

336.997

308.581

-28.416

-8,43%

Fuente: Unión de Uniones, con datos de la CE.

       

Esyrce: El laboreo mínimo siguió ganando terreno en 2018 para mantener el suelo de viñedo

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

De acuerdo a las técnicas de mantenimiento del suelo del cultivo de viñedo de la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivos (Esyrce) de 2018 del Ministerio de Agricultura, el laboreo mínimo continúo ganando terreno como la técnica más utilizada en el cultivo del viñedo.

Durante el pasado año, unas 628.648 hectáreas de cultivo de viñedo utilizaron el laboreo mínimo como principal técnica del mantenimiento del suelo en este cultivo, un 0,8% y 5.072 ha más que en 2017, representando el 28,1% del uso total de la misma en los diferentes cultivos leñosos, unos 0,8 puntos menos que entonces, pero siendo el 64,51% de la superficie total de viñedo analizada (974.551 ha).

Según el MAPA, por laboreo mínimo se entiende el laboreo superficial mediante la utilización de cultivadores, gradas y arado de cincel, de una profundidad inferior a los 20 centímetros. Se trata de un laboreo que conserva mejor la estructura del suelo e incide menos en su erosión, por lo que favorece más el medio ambiente.

A continuación, información para suscriptores.