Topic:

Las empresas vitivinícolas piden al MAPA ampliar plazos y flexibilizar al máximo la medida de promoción del vino en países terceros

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Las empresas productoras y exportadoras de vino han solicitado al Ministerio de Agricultura ampliar plazos y la máxima flexibilización posible en la aplicación de los programas de promoción del vino en países terceros del Programa de Apoyo (PASVE) del ejercicio 2020, ante la actual crisis sanitaria y la expansión de la pandemia del coronavirus a nivel mundial.

En concreto, desde la Federación Española del Vino (FEV), se solicita,  entre otras medidas, alargar los actuales plazos para realizar modificaciones en los programas de promoción de la campaña en curso y para ejecutar y justificar las acciones de los mismos, sin que ello afecte a los plazos de pago de estas ayudas, así como una serie de mejoras y flexibilización de programas, como que se permitan modificaciones entre los mismos, ejecuciones por debajo del 50% (y del 70% sin penalizaciones del 5%), sin que ello suponga la ejecución de avales de garantía presentados, así como que se puedan emplear fondos no ejecutados en la actual campaña 2019/20, debido a circunstancias de fuerza mayor por el Covid-19, en la siguiente.

Asimismo, se plantea que haya la máxima flexibilización posible por fuerza mayor en relación a los costes y los gastos en los que se incurren a la hora de intentar aplicar las distintas acciones de los programas, como los costes fijos de personal y administrativos, de alojamiento, manutención, viajes, etc.

Con carácter general y para el conjunto de medidas del PASVE 2020, podría plantearse solicitar a las Administraciones públicas una devolución de los avales o garantías presentadas, con el fin de que se tenga en cuenta en la comunicación de datos de las empresas a la Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE), así como pasar las acciones de los programas aprobados que no puedan realizarse por causa de fuerza mayor en la actual campaña a la siguiente.

---

La Semana Vitivinícola ha decidido, además, dado su compromiso con la información, ofrecer en abierto sus noticias mientras dure el estado de alarma nacional propiciado por la pandemia de coronavirus. Nuestros suscriptores seguirán disfrutando, en exclusiva, del acceso a las revistas en PDF y la información de Mercados.

Covid-19: El cierre del canal Horeca y la incertidumbre exportadora abren la vía a los ERTE en las bodegas españolas

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

. (photo: )

.

Las bodegas españolas, sobre todo las de mayor dimensión, no descartan acogerse a los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), debido al impacto que está teniendo el cierre del canal Horeca (Hostelería y Restauración), así como del servicio de colectividades (catering, comedores institucionales...) en su negocio en su cuenta de resultados por la grave crisis sanitaria del Covid-19, una vez ampliado el estado de alarma al menos hasta el próximo 11 de abril.

A todo esto, se suma, además, la volatilidad y la irregularidad del comercio exportador, por ejemplo, en China en los dos primeros meses del presente año, como ya avanzó SeVi, a lo que se suman otros países asiáticos, y el mantenimiento por la Administración Trump del alza del 25% de los aranceles a la exportación de vino tranquilo envasado de igual o menos de 14% vol. alc., y la incertidumbre de cómo van a evolucionar las ventas a otros países de la Unión Europea.

El propio comisario de Agricultura de la UE, Janusz Wojciechowski, reconocía en una reciente entrevista para Euroactiv.com que, entre otros sectores productivos, el sector vitivinícola europeo estaba siendo también uno de los afectados por la crisis del coronavirus, lo que se agrega a la caída en la demanda y se suma a los retos que plantean los aranceles impuestos por Estados Unidos.

También en declaraciones a la agencia Europa Press, el director general de la Federación Española del Vino (FEV), José Luis Benítez, afirmaba que, ahora, el mayor problema se centra en el consumo interior, afectado muy negativamente por el cierre del canal Horeca a todas las bodegas, ya que las ventas, que aún sigue habiendo en el canal Alimentación (Hogar/Doméstico), tampoco se van a compensar.

Según Benítez, aunque las bodegas continúan abasteciendo a los supermercados, todo el vino que se venía vendiendo a través de bares y restaurantes se ha reducido a cero. Las cuentas de cada bodega, no obstante, son diferentes, en función de lo que exporta cada una y de los destinos, dada la irregularidad de las ventas a otros países.

En la actual situación de estado de alarma, según el secretario general de la FEV, muchas de ellas están intentando proteger los puestos de trabajo por todos los medios, con soluciones como dar vacaciones de libre disposición para la empresa, pero a la vez protegiendo a aquellos trabajadores que son necesarios para garantizar la producción y el abastecimiento.

Es posible, añade Benítez, que de haber ERTE se realicen por causa de fuerza mayor en áreas, como la de comercial, sobre todo lo relacionado con el canal Horeca, enoturismo, etc., pero el empleo se mantenga en otras. (Nota: aunque el ERTE podría ser inevitable y más amplio por la decisión del Gobierno de cerrar todas las actividades no esenciales del 30 de marzo al 9 de abril, ambas fechas incluidas, para frenar la expansión del Covid-19 en nuestro país).

Desde la FEV se pide al Gobierno que apruebe medidas para paliar esta situación crítica, como sería flexibilizarlos plazos de pagos de impuestos para todas las empresas, y no solo para las pequeñas, aunque fuera un par de meses, con el fin de poder contar con liquidez y evitar el colapso de tesorería; así como la urgente implantación de medidas económicas para garantizar el crédito, facilitando ya financiación al menos durante el periodo de confinamiento y un par de meses después al menos.

La capacidad de aguante económico y financiero de las bodegas va a depender mucho del factor tiempo, de lo que dure la crisis sanitaria del coronavirus tanto en España, como en el resto del mundo, con la mayoría de países afectados. No obstante, se abre una pequeña luz con la paulatina recuperación que parece estar observándose en China, después de casi tres meses de lucha contra el virus.

Freixenet da el paso

Hace escasos días, el Grupo Freixenet presentó un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) por fuerza mayor para 110 empleados de su departamento de ventas, debido a la caída de la actividad por la pandemia de coronavirus, sobre una plantilla total de 1.054 personas.

Según el grupo, “la excepcional situación provocada por el Covid-19" ha obligado a aplicar esta medida, como un ejercicio de responsabilidad para garantizar la totalidad del empleo a largo plazo".

El ERTE, que la empresa comunicó el jueves 26 de marzo a los trabajadores, afectará a un total de 110 empleados del Departamento de Ventas, a quienes la compañía compensará su salario hasta una horquilla de entre el 75 y el 90 %. No obstante, la medida es “transitoria”, vinculada a la duración del estado de alarma, y garantiza que todos los puestos de trabajo se recuperarán una vez finalicen las restricciones decretadas por el Gobierno y el confinamiento.

El grupo remarcó también que ha facilitado el teletrabajo a gran parte de la plantilla y que ha tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad y la salud de los empleados, al mantener la actividad de las líneas de producción, adaptándola a nivel organizativo y productivo para seguir abasteciendo a sus clientes, siguiendo de cerca la situación por si fuera necesario poner en marcha nuevas medidas en función de cómo evolucionen los hechos.

El Grupo Freixenet, con sede central en Sant Sadurní d’Anoia (Barcelona), cuenta con bodegas en Europa, América y Oceanía y filiales comerciales en todo el mundo.

---

La Semana Vitivinícola ha decidido, además, dado su compromiso con la información, ofrecer en abierto sus noticias mientras dure el estado de alarma nacional propiciado por la pandemia de coronavirus. Nuestros suscriptores seguirán disfrutando, en exclusiva, del acceso a las revistas en PDF y la información de Mercados.

La buena cosecha de 2018 redujo drásticamente el volumen de vino importado el pasado año

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

 (photo: )

Las importaciones de productos vitivinícolas bajaron durante el pasado año un 26% en volumen, contabilizando 112,5 millones de litros, pero se mantuvieron prácticamente en valor, con una caída de apenas un 0,8%, hasta los 286,7 millones de euros, indicativo, por tanto, de un incremento considerable de su precio unitario medio del 34%, hasta 2,55 €/litro, 0,65 €/l más que en el año anterior, según las cifras analizadas de manera pormenorizada por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV), en base a los datos de Aduanas (AEAT).

En otros términos, se compró menos en el exterior, aunque no en todas las categorías y sobre todo graneles, debido principalmente a la buena cosecha de la vendimia de 2018 en nuestro país, con casi 50,4 millones de hectolitros, pero lo que se adquirió con destino al mercado interno fue mucho más caro, a precios medios con una enorme diferencia respecto a los que logramos exportar.

En vino, el volumen importado durante el pasado año en relación a 2018 bajó un 41,1% y en nada menos que 38,1 millones de litros, para quedar en algo menos de 55 millones. Su valor, en cambio, apenas bajó un 2,6% y en 5,52 millones de euros, para quedar en 209,3 millones, con un precio medio que repuntó un 65,4% y en 1,52 euros, para quedar en 3,83 €/litro.

En términos absolutos, según el Observatorio, España recortó sus compras de vino en el exterior en 2019 en relación a un año antes en 38,1 Mltr, con un gasto 5,5 M€ inferior, pero con un incremento de nada menos que 1,52 €/litro en su precio medio. Es cierto que en 2018 había aumentado en 37 Mltr sus compras de vino a granel sin I.G., ni variedad, en gran parte procedente de Argentina.

Por categorías

Vinos tranquilos:

En vinos con Denominación de Origen (D.O.P.) envasados se importaron 5,5 millones de litros, un 4,5% más que en 2018, con un valor de 37,6 M€ (+20,3%), a un precio unitario que subió un 15%, hasta una media de 6,80 €/litro.

En vinos con D.O.P. a granel, las compras en el exterior fueron de apenas 300.000 litros (+3%) por valor de 400.000 € y un precio medio de 1,37 €/l (+36,5%).

En vinos con Indicación Geográfica Protegida (I.G.P.) envasados se adquirieron 1,9 Mltr (+12,5%) por valor de 8,4 M€ (+36,1%) a un precio medio de 4,33 €/litro (+20,9%), mientras que en granel bajaron un 59,4% en volumen, hasta 700.000 litros, con 900.000 € (-38%) facturados, a un precio medio del 1,29 €/l (+52,8%).

En vinos con variedad, los envasados crecieron un 14,6% en volumen, hasta 1,4 Mltr, con un valor de 5,3 M€ (+3,3%), a un precio unitario medio de 3,75 €/litro (-9,9%), mientras que los graneles bajaron tanto en volumen, un 26,3% menos, hasta 3,2 Mltr, como en valor, un 16,6% menos, hasta 2,9 M€, pero con un precio medio que repuntó un 13,2%, hasta 0,90 €/litro.

Por último, en vinos sin I.G.P., ni variedad (antiguos vinos de mesa), la importación de envasados bajó un 14% en volumen, hasta 7,4 Mltr, pero subieron un 3,9% en valor, hasta 18,2 M€, gracias un incremento notable del 20,7% de su precio medio, que llegó a 2,47 €/litro.

En cambio, el mayor descenso se produjo en esta categoría en granel, con una caída del volumen adquirido del 71,3% y de 42,8 Mltr menos, hasta 14,7 millones, y del valor facturado del 64,4% y de 16,4 M€ menos, hasta 9,1 millones, con un precio medio unitario que, por el contrario, aumentó un 24,1% y de 12 céntimos de euros más, hasta 0,62 €/litro.

En la categoría de envasados se incluyó también a los vinos en “bag in box” (envases de 2 a 10 litros), de los cuales se importaron casi 500.000 litros (+143,4%), por valor de 937.276 euros (+156,9%) a un precio medio de 1,96 €/litro (+5,6%).

Estos vinos, no obstante, representaron apenas un 0,9% en volumen y un 0,5% del valor total del vino tranquilo envasado importado, según el OEMV, con compras principalmente a Portugal (198.980 litros y +68,8%), Alemania (26.531 litros, +137,6%); Italia (33.492 litros, +8,1%); Argentina (17.636 litros, +2.677,3%); Francia (6.647 litros, -59,2%), etcétera.

Otros vinos:

Las compras de vinos espumosos en el exterior crecieron un 18,5%, hasta 12,8 Mltr, con una factura de 110,6 M€ (+2,7%), que representan el 52,8% en valor total de los vinos importados, con un precio medio de 8,65 €/litro y un descenso del 13,3% respecto al año anterior.

En valor, unos 90,8 M€ de todo lo facturado corresponden a espumoso francés y, de esta factura, unos 87,8 millones (79% del total) es de Champagne francés, mientras que, en volumen, un 59% del total y 7,5 Mltr corresponden a espumoso italiano. En precio medio, el espumoso francés es el más caro, a 21,26 €/litro, aunque con un descenso del 7% en 2019, según el OEMV, mientras que el italiano se vendió a 1,77 €/litro de media.

La importación de vinos de licor bajó un 4,1% en volumen, con 1,1 Mltr, subiendo en valor un 1,3%, hasta 5 M€, gracias a la mejora del 5,6% de su precio medio, hasta 4,49 €/litro.

La adquisición de vinos de aguja cayó en volumen un 17,7%, hasta 5,2 Mltr, y en valor un 9,9%, hasta 10 M€, a pesar del repunte del 9,5% de su precio medio, hasta 1,93 €/litro.

Otros productos:

Las compras en el exterior de vinos aromatizados, mayormente italianos, crecieron en volumen un 9,3%, hasta casi 18,5 Mltr, pero mucho más en valor, un 23,2%, hasta facturar casi 55,5 M€, con un precio medio unitario que escaló un 12,7%, llegando a los 3,01 €/litro.

En mosto de uva, las importaciones descendieron en 4,7% en volumen, con casi 27,7 Mkg, con un valor que se redujo un considerable 44,5%, hasta casi 8,22 M€, como consecuencia de la caída de su precio medio unitario del 41,8%, que quedó en 0,35 €/kilo.

Por último, en vinagres, las compras exteriores bajaron un 10,2%, hasta 15,73 Mltr en volumen, y más ligeramente (-4,8%) en valor, hasta casi 13,7 M€, debido a un precio unitario que repuntó un 6%, hasta 0,87 €/litro de media.

Mercados de origen

Según el OEMV, el principal proveedor de vino (incluyendo aromatizados) al mercado español fue en 2019 Italia, que vuelve a recuperar la posición que había ocupado Argentina en 2018, con unas compras de 39 Mltr (+1,2%), con un 34,9% del total importado, mientras que en valor el liderazgo fue para Francia, con casi 121 M€ (27,3% del total importado), gracias a sus espumosos, que facturaron 90,8 millones, en su mayoría Champagne, ocupando el segundo lugar en volumen, con 10,4 Mltr (+37%), un 9,3% del total.

El tercer lugar tanto en valor, como en volumen, como proveedor es un país “no productor”, como Reino Unido, pero al que le compramos 5,8 Mltr (-6%), un 5,2% del total, por valor de 12,4 M€ (-39%), un 4,3% del total, a un precio medio de 2,13 €/litro (-35%).

La vecina Portugal se sitúa en el cuarto puesto del ranking importador de vinos de nuestro país, con unos 4,6 Mltr (-55%), un 4,1% del total importado, por valor de 11,5 M€ (-21%), un 4% del total a un precio medio de 2,49 €/litro (+75%).

También, aunque con volúmenes más reducidos, destacan como proveedores Alemania en quinto lugar (+82% en volumen, con 2,34 Mltr, un 2,1% del total y +23% en valor, con casi 7,63 M€, un 2,7% del total), así como otro país “no productor” como Holanda (+113%, con 402.577 litros, un 0,4% del total en volumen en 11º lugar, y +22% en valor, con 2,82 M€, en 8º lugar, con 1% del total).

Por volumen, destacan también Chile (4º), con 3,7 Mltr (-28,5%); Rumanía (7º), con 2,15 Mltr (-35,5%); Argentina (8º), con 1,12 Mltr (-95,8%); Australia (9º), con 1 Mltr (-66,5%); Sudáfrica (10º), con 450.352 litros (-77,7%); Estados Unidos (12º), con 110.308 litros (-38,1%), Bélgica (13º), con 81.148 litros (-23,2%); Suecia (14º), con 44.360 litros (-52,6%), y Grecia (15º), con 21.741 litros (-59%).

Por valor, además de los citados, destacan Chile (6º),con casi 4,1 M€ (-26,2%); Argentina (7º), con algo más de 3 M€(-78,1%); Australia (9º), con poco más de 2 M€ (-15,2%); Rumanía (10º),con 1,56 M€ (-25,7%); Estados Unidos (11º), con 1,39 M€ (+0,2%); Bélgica (12º), con 961.839 € (+9,8%); Sudáfrica (13º), con 569.644 € (-53,9%); Suecia (14º), con 521.705 € (+58,1%),y Grecia (15º), con 62.024 €(-68,7%).

Por precio medio, el vino más caro procedió de Estados Unidos, a 12,62 €/litro (+61,8%), seguido de Bélgica, a 11,85 €/l (+42,9%); Suecia, a 11,76 €/l (+233,2%); Francia, a 11,58 €/litro (-7,3); Países Bajos, con 7,01 €/l (-42,7%); Alemania, 3,26 €/l. (-32,6%); Grecia, a 2,85€/litro (-23,7%); Argentina, a 2,7 €/l (+425%); Portugal, a 2,49 €/litro (+75%); Italia, a 2,23 €/l (-7,4%); Reino Unido, a 2,13 €/l (-34,8%); Australia, a 2,05 €/l (+153,1%); Sudáfrica, a 1,26 €/l (+106,5%); Chile, a 1,11 €/l (+3,3%), y Rumanía, a 0,73 €/litro (+15,2%).

Saldo comercial

Con estas cifras, el saldo comercial (export/import) de vino fue, como viene siendo habitual, ampliamente favorable a nuestro país. En 2019, las importaciones españolas de vino dejaron una factura de 209,3 M€, pero las exportaciones se elevaron a 2.690 M€, con lo que el superávit comercial con el exterior arrojó una aportación neta positivo para la economía española de 2.481 millones de euros.

En volumen, los poco más de medio millón de hectolitros (0,547 Mhl) de vino que importó apenas nuestro país en 2019, frente a las 21,2 Mhl exportados, arrojó un saldo favorable de 20,7 millones.

Eso sí, el precio medio del vino importado fue de 3,83 €/litro, con un aumento de 1,52 €/litro más que en el año anterior, debido a la menor contribución de los vinos a granel de menor valor añadido, mientras que el precio medio exportado de vino español se quedó en torno a 1,27 €/litro.

---

La Semana Vitivinícola ha decidido, además, dado su compromiso con la información, ofrecer en abierto sus noticias mientras dure el estado de alarma nacional propiciado por la pandemia de coronavirus. Nuestros suscriptores seguirán disfrutando, en exclusiva, del acceso a las revistas en PDF y la información de Mercados.

El MAPA amplía los periodos de suscripción y de modificación del seguro agrario

 Publicado el por SeVi (colaborador)

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, a través de la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (ENESA), ha resuelto ampliar en 20 días naturales la fecha de finalización de los periodos de suscripción de seguros agrícolas que finalicen antes del 16 de abril de 2020, a excepción de los módulos con cobertura de helada.

Esta ampliación afecta a las producciones y ámbitos que, de acuerdo con las peticiones realizadas por los representantes del sector, resulta necesaria como las producciones de uva para vinificación, cereza, cultivos forrajeros, cultivos industriales textiles y no textiles y uva de mesa.

Además, se amplía por el mismo periodo el plazo para poder realizar modificaciones de las declaraciones de seguro.

Hay que destacar que, con carácter general, la contratación de seguros agrarios se está desarrollando con normalidad, ya que se realiza de forma telemática, casi en su totalidad, por los tomadores y distribuidores de seguros. A este hecho hay que añadir que el propio real decreto por el que se declara el estado de alarma, contempla expresamente la posibilidad de realizar desplazamiento a entidades financieras y de seguros. Así mismo, existe la posibilidad de que el pago se haga mediante domiciliación bancaria.

No obstante, ante la situación excepcional por la que atraviesa el país como consecuencia de la crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19, el Ministerio ha decidido adoptar esta decisión para que ningún agricultor tenga dificultad para realizar la suscripción del seguro agrario por esta causa.

El Sistema de Seguros Agrarios Combinados es la principal herramienta para la gestión de riesgos en el sector agrario. Se caracteriza por su agilidad y dinamismo para adaptarse a las circunstancias. Por ello, ante la excepcionalidad de la situación actual, se han puesto en marcha los mecanismos para que agricultores y ganaderos puedan suscribir su seguro agrario con mayor facilidad y garantía.

---

La Semana Vitivinícola ha decidido, además, dado su compromiso con la información, ofrecer en abierto sus noticias mientras dure el estado de alarma nacional propiciado por la pandemia de coronavirus. Nuestros suscriptores seguirán disfrutando, en exclusiva, del acceso a las revistas en PDF y la información de Mercados.

El MAPA aprobó la conversión de 2.542 ha de derechos de replantación de viñedo en autorizaciones en 2018/19

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

El Ministerio de Agricultura autorizó en la pasada campaña 2018/19 la conversión de derechos de replantación en autorizaciones para un total de 2.542 hectáreas de viñedo, lo que supone menos de la mitad que en el año anterior.

Casi un 93,4% de la superficie de autorizaciones concedidas por conversión de derechos, con 2.373 hectáreas, correspondió a zonas donde la producción de vino está amparada por una Denominación de Origen Protegida (D.O.P.), destacando la Comunidad de Castilla-La Mancha, con 1.301 ha de conversión autorizada, un 54,8% del total en estas zonas a nivel nacional, seguido de Castilla y León, con 346 ha (14,6%); Cataluña, con 198 ha (8,3%); Comunidad Valenciana, con 98 ha (4,1%); Extremadura, con 93 ha (3,9%), etcétera.

Como en el caso de las nuevas replantaciones de viñedo autorizadas, las superficies convertidas pueden ser también admisibles para la producción de vinos con I.G.P. o para vino sin Indicación Geográfica (I.G.).

Además, se concedió convertir antiguos derechos vigentes de replantación en autorizaciones para 131 hectáreas en zonas de producción de vino amparadas por una Indicación Geográfica Protegida (I.G.P.), principalmente en Extremadura, con 92 ha, y en las Islas Baleares, con 27 hectáreas.

Y, por último, se aprobó convertir derechos de replantación en autorizaciones para volver a plantar 38 hectáreas de viñedo en tres CC.AA.: en la Región de Murcia (22 ha); en Extremadura (9 ha) y en Cataluña (7 ha).

Superficie de autorizaciones concedidas por conversión de derechos de replantación de viñedo. Campaña 2018/19

CC.AA.

Vino con D.O.P.* (ha)

Vino con I.G.P.**(ha)

Vino sin D.O.P./I.G.P. (ha)

Total (ha)

(%) s/total

Andalucía

79

0

0

79

3,1%

Aragón

74

2

0

76

3,0%

P. Asturias

0

0

0

0

0%

I. Baleares

33

27

0

60

2,4%

Cantabria

0

0

0

0

0%

Castilla-La Mancha

1.301

3

0

1.304

51,3%

Castilla y León

346

2

0

347

13,7%

Cataluña

198

0

7

205

8,1%

Extremadura

93

92

9

194

7,6%

Galicia

44

0

0

44

1,7%

Com. de Madrid

0

0

0

0

0%

R. de Murcia

18

4

22

44

1,7%

Com. F. Navarra

15

0

0

15

0,6%

País Vasco

21

0

0

31

1,2%

La Rioja

54

0

0

54

2,1%

Com. Valenciana

98

0

0

99

3,9%

Total nacional

2.373

131

38

2.542

100,0%

Fuente: MAPA, a partir de los datos del Registro Vitícola de las CC.AA. *Estas superficies pueden ser también admisibles para la producción de vino con I.G.P. o vino sin I.G. **Estas superficies también pueden ser admisibles para la producción de vino sin IG, pero no de vino D.O.P. Datos referidos al periodo entre el 1 de agosto de 2018 y el 31 de julio de 2019.

El nuevo régimen de autorizaciones de plantación, que se viene aplicando desde el 1 de enero de 2016, establece un periodo transitorio, en el que se pueden convertir los antiguos derechos de replantación en autorizaciones administrativas, con las que se puede realizar una plantación de viñedo desde el 1 de enero de 2016.

Así, los titulares de un derecho de replantación, inscrito en el Registro Vitícola hasta el 31 de diciembre de 2015, pueden solicitar una autorización de conversión del mismo desde el 15 de septiembre de 2015 hasta el 31 de diciembre de 2020. Las autorizaciones por conversión tienen una vigencia igual a la del derecho del que proceden, sin que pueda superar, en ningún caso, el 31 de diciembre de 2023.

Los Consejos Reguladores podrán restringir las plantaciones de viñedo realizadas con autorizaciones por conversión si la superficie a plantar puede optar a la producción de vinos con una D.O.P. o I.G.P., siempre que en esas zonas se haya aplicado una limitación de concesión a las nuevas plantaciones.

Durante el pasado año, se aplicaron restricciones a la plantación en media docena de D.O.P.s (Rioja, Cava, Rueda y las de Txakoli del País Vasco), de forma que no se podían conceder solicitudes de autorizaciones de conversión que destinen su producción a la elaboración de vinos con esas D.O.P.s, por entender que podrían suponer un riesgo de devaluación significativa de las mismas, salvo los casos recogidos en los apartados a) y b) del artículo 6 del Reglamento Delegado (UE) nº 2018/273, de la Comisión.

En esa media docena de D.O.P.s no se podían conceder solicitudes de autorizaciones de conversión de derechos de replantación de derechos que destinen su producción a elaborar vinos amparados por esas D.O.P.s, por los mismos motivos que los aducidos en el caso de las restricciones a la plantación en las mismas.

Restricciones a la conversión de derechos. Campaña 2018/19

Denominación de Origen Protegida (D.O.P.)

Restricciones a replantación

D.O.Ca. Rioja

D.O.P. Cava

D.O.P. Getariako Txakolina

D.O.P. Bizkaiko Txakolina

D.O.P. Arabako Txakolina

D.O.P. Rueda

Fuente: MAPA.

---

La Semana Vitivinícola ha decidido, además, dado su compromiso con la información, ofrecer en abierto sus noticias mientras dure el estado de alarma nacional propiciado por la pandemia de coronavirus. Nuestros suscriptores seguirán disfrutando, en exclusiva, del acceso a las revistas en PDF y la información de Mercados.