Topic:

Jornada sobre la captura de datos en viñedo mediante sensores, bolígrafos digitales y drones en la misma plataforma de datos

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Desarrollo de las jornadas, en la sede del C.R.D.O. Rueda. (photo: )

Desarrollo de las jornadas, en la sede del C.R.D.O. Rueda.

Las empresas Abbeto e Hispatec, Habitual Data y Smartrural, en colaboración con el C.R.D.O. Rueda, han impartido a una veintena de bodegas y viticultores una jornada formativa sobre el uso de las nuevas tecnologías para la captura de datos en viñedo. Durante la actividad, celebrada en las reformadas instalaciones del Consejo Regulador, se analizó el funcionamiento real de los llamados bolígrafos digitales, que automatizan los apuntes en papel de toda la vida y los integran con el software u hoja Excel para guardar esas notas de forma fácil y rápida.

Uno de los puntos que más interés despertó entre los asistentes fue la tecnología de captura de datos mediante drones. Estos aparatos permiten interpretar un amplio volumen de información de utilidad para bodegas y viticultores. Estaba previsto que los asistentes completaran su formación asistiendo a un vuelo de prueba de un dron en el alfoz de Rueda, pero la niebla impidió que se realizara actividad.

Durante la jornada quedó patente la importancia de obtener todos estos datos del viñedo y de integrarlos en una plataforma común para la toma de decisiones rápida y de forma eficaz.

Jesús Díez de Íscar, director técnico de la D.O. Rueda, considera que el uso de drones ayuda a resolver problemas puntuales en parcelas grandes. “Con esta tecnología consigues una imagen a la carta y de este modo puedes analizar las necesidades de cada parcela. Es un método muy rápido para tomar decisiones respecto a los sistemas de abono o volumen de vegetación. Podemos decir que los drones sustituyen a la imagen vía satélite, que es una tecnología mucho más cara”.

Tendencias en la maquinaria de preparación de suelos de viñedo

 Publicado el por New Holland (esporádico)

Tractor T5 con plantadora. (photo: )

Tractor T5 con plantadora.

Llegado el momento de plasmar la idea de crear un viñedo, uno de los factores más importantes y determinantes es el suelo, tanto en el trabajo previo a la plantación como el posterior a esta. El trabajo previo consiste en crear un medio lo más favorable desde un punto de vista químico, físico y biológico para un correcto desarrollo del sistema radicular de la planta. Para que dicho medio sea lo más “acogedor” es necesario unas labores agrícolas. La primera labor agrícola que hay que llevar a cabo es el desfonde que consiste en la ruptura de los horizontes más profundos del suelo y volteo de este. Se mejora la penetración de las raíces y ayuda a la infiltración y evacuación del agua.

Algunos viticultores recomiendan realizar desfondes a unos 70-80 centímetros, independientemente de la clase de suelo. Los desfondes pueden realizarse mediante dos sistemas que incluyen todas las formas de llevarlo a cabo. Uno de ellos es abriendo y volteando la tierra (desfonde) y el otro abriendo el suelo sin voltear la tierra (subsolado). Ambas labores son complementarias para que se den las mejores condiciones posibles previas a la plantación de la vid. Para este tipo de labores se suelen usar tractores de alta potencia de New Holland como los T7 LWB y T8. Tractores con un muy buen reparto de pesos y suficientemente par para vencer las fuerzas que supone mover aperos de grandes dimensiones y que trabajan alrededor de los 70-90 cm de profundidad.

Cuando el suelo está tempero, hay que llevar a cabo una labranza a 30- 40 cm. Aquí ya se empieza a trabajar en la profundidad en la cual van a estar las raíces de la vid.

Pasado un tiempo, la rotura superficial es realizada preferentemente con el uso de la grada de discos. Tractores como los de las series T6 y T7 SWB de New Holland son idóneos para este tipo de labores por su peso ya que consiguen una menor compactación del terreno.

Posteriormente a estas labores agrícolas de preparación del terreno, se lleva a cabo la plantación del viñedo. En cultivos permanentes la labor de plantación es un punto clave del sistema ya que en el caso de la vid el cultivo permanece más de 20 años. Los errores que se puedan cometer en la plantación son difícilmente reparables en el futuro y puede afectar negativamente a la producción.

En la nueva era de la agricultura de precisión existen numerosas herramientas que pueden ayudar en estas labores delicadas. El objetivo final de estos avances es el ahorro en insumos ya sea en combustible en tiempo o en fitosanitarios y aumentar la producción. En este caso estamos hablando de utilizar señales de posicionamiento terrestre a la par que señales por satélite para obtener en combinación de ambas una señal precisa que nos ayude a que la labor de plantación se a lo más precisa posible.

Por este motivo es necesaria la mejor de las precisiones para hacer una labor precisa y eficiente. De esta manera la red RTK New Holland supone una ventaja importante proporcionando una precisión de señal de 2,5 cm. Esta señal se proporciona a través de cobertura de datos móviles sin necesidad de tener una antena propia, ni preocupaciones por las interferencias que puede crear la orografía en las señales de radio. Esta señal se proporciona a través de una red de antenas y por lo tanto no se ve afectada por algún fallo que pudiese ocurrir en alguna de ellas.

T5 con plantadora y precisión RTK.

T5 con plantadora y precisión RTK.

Tractor T4.105 con atomizador.

Tractor T4.105 con atomizador.

La señal de la Red RTK New Holland unida a las características avanzadas de la pantalla FM-1000 hacen posible un plantación precisa, cómoda y rápida. Gracias a la pantalla táctil de 30 cm a color se puede visualizar de forma clara y en tiempo real la labor realizada. Con la señal de plantación que incorpora la pantalla FM-1000, se puede realizar la plantación con los pulsos emitidos a intervalos constantes que garantizan una plantación a intervalos regulares.

El uso de estas nuevas herramientas de agricultura de precisión conlleva numerosos beneficios ya sean ergonómicos como la reducción del estrés y la fatiga del operador, como agronómicos: una disposición en campo precisa y una gestión de datos de cada finca pudiendo realizar libros de trabajo.

Para la plantación de viñedo es idóneo el tractor T6 con transmisión AutoCommandTM. Un tractor con una relación peso-potencia de hasta 28,6 kg/CV suficiente para mover una plantadora, que se le puede equipar con el sistema de agricultura de precisión anteriormente citado, con un peso muy idóneo para no compactar el suelo y con la transmisión AutoCommandTM se beneficia de varios puntos de transmisión 100% mecánica que proporcionan una eficiencia sin igual, y se han diseñado con suma precisión para que se adapten perfectamente a las velocidades utilizadas con mayor frecuencia durante las labores más habituales.

Una vez plantado el viñedo, el tractor T4 con eje delantero SuperSteer ofrece un ángulo de giro máximo de 76° para mejorar la agilidad en todo tipo de operaciones con cultivos en hilera como es el viñedo en marcos de 2,80-3 m. Reduce el tiempo de giro al final de la hilera, permitiendo realizar el giro en un menor espacio, aumentando el confort del operador al realizar el trabajo entre hileras. La capacidad de tracción, estabilidad y seguridad para portar implementos y remolques más pesados también se ven incrementadas gracias a un incremento de +20 cm en la batalla, frente a cualquier tractor del mercado.

Este tractor puede llevar una picadora de sarmientos dado que puede llegar a ofrecer 105 CV en la versión con el eje delantero SuperSteer puede también ser sometido a intensos trabajos a TDF, gracias a su embrague en aceite de conexión electrohidráulica progresiva modulada. Un tractor ideal para realizar todas las labores entre hileras a lo largo de todo el ciclo productivo de la vid.

Finalmente para cuando el viñedo está en su máximo estado fenológico de desarrollo, los tractores T4 F/N están diseñados para llevar a cabo aplicaciones espaciales entre hileras y, además, tienen una relación excelente peso-potencia, lo que garantiza una maniobrabilidad insuperable. Entre sus características principales, se incluyen unas potencias de 65, 78, 88, 97 y 106 CV, una amplia oferta de transmisiones, posibilidad de elegir entre cabina o bastidor y entre distintos ejes delanteros.

Vides Americanas: experiencia, asesoramiento e investigación

 Publicado el por S.L.) José Ricardo Martínez (Ingeniero Agrónomo - Vides Americanas J. Martínez Martí (esporádico)

Vides Americanas J Martínez Martí, S.L. (photo: )

Vides Americanas J Martínez Martí, S.L.

Con la introducción de las vides americanas como patrones vitícolas para evitar los daños ocasionados por la filoxera en el año 1869, en el Congreso vitícola de Beaune se logró solucionar el grave problema creado con la introducción de esta plaga en los viñedos europeos. Este fue el punto de partida para la creación de los primeros viveros de vid, ante la necesidad de multiplicar estos patrones, y así poder reconstruir los viñedos infectados y establecer las nuevas plantaciones.

Vides Americanas J. Martínez Martí, S.L., empresa fundada por D. José Ramón Martínez Martí, fue uno de los primeros viveros de vid de España, con más de 90 años de experiencia y cuatro generaciones dedicadas al cultivo, producción y comercialización de una gran variedad de portainjertos de vid y barbados injertados para poder cubrir la demanda de los viticultores de las distintas regiones vitícolas:

Portainjertos de vid: R-110, 140 Ru, 1103 P, 161-49, 41 B, SO4, 196-17.

Barbados injertados:

Cultivares blancos: Macabeo, Airén, Pedro Ximénez, Palomimo, Eva, Montúa, Alarije,        Pardina, Cayetana, Parellada, Moscatel de Alejandría Moscatel de Grano Menudo,              Sauvignon Blanc, Verdejo, Tinto de la Pámpana Blanca, Albariño, Godello, Treixadura.

Cultivares tintos: Tempranillo, Garnacha Tintorera, Garnacha Tinta, Monastrell, Bobal,      Syrah, Merlot, Cabernet Sauvignon, Petit Verdot, Mencía, Brancellao, Sousón.

Vides Americanas J. Martínez Martí, S.L. dispone de una selección de los mejores clones en los cultivares y portainjertos de vid de mayor proyección de futuro en el sector vitivinícola, para que el viticultor pueda elegir el que mejor se adapte a sus necesidades tanto agronómicas como enológicas.

Todas las plantas que se comercializan han pasado todos los controles que la legislación obliga (Normas UE) por medio del Servicio de Sanidad Vegetal (Sección de Certificación Vegetal) de la Generalitat Valenciana, a parte de los realizados por nuestros Ingenieros Agrónomos en la prevención de nuevas plagas o enfermedades novedosas y no imputables por la legislación, que permite ofrecer un material vegetal de primera calidad y con todas las garantías varietales y sanitarias.

Vista del vivero en el mes de julio.

Vista del vivero en el mes de julio.

La dirección técnica del vivero es llevada a cabo por nuestros ingenieros que ofrecen asesoramiento al viticultor en cualquier cuestión vitivinícola que le pueda surgir.

Además nuestra empresa mantiene una estrecha relación de colaboración con La Cátedra de Cultivos Leñosos – Unidad de Viticultura de la Universidad Politécnica de Valencia para el asesoramiento y puesta en marcha de distintos proyectos de I+D+I encaminados a una mejora de las técnicas de selección y producción del vivero de vid.

‘Riojas con Alma’, el Sabor de los Grandes con la Fundación para la Cultura del Vino

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Botellas catadas. (photo: )

Botellas catadas.

El pasado 20 de noviembre, la Fundación para la Cultura del Vino (FCV) organizó su cata anual El Sabor de los Grandes, en Madrid, para descubrirnos en esta ocasión el “alma” de los vinos clásicos de Rioja. La introducción a la cata corrió a cargo del Master of Wine español Pedro Ballesteros, que defendió el potencial de guarda y crianza de los grandes reserva riojanos, en la élite de la enología mundial “Algún día estos vinos morirán, el mejor servicio que pueden hacer es estar en nuestra memoria”, sentenció el experto. La cata “Riojas con Alma” la guiaron con maestría Francisco Hurtado de Amézaga (Marqués de Riscal), Julio Sáenz (La Rioja Alta) y Jorge Muga (Bodegas Muga).

Abrió la cata el Prado Enea Gran Reserva 1980 (Tempranillo 80% y otras variedades, entre ellas Viura), de Muga, fruto de un año de marcados contrastes climatológicos. Un vino identificativo de una nueva filosofía de elaboración con gran concentración de fruta. Especias muy definidas, fruta roja madura y notas de licor. Franco.

Seguimos con Gran Reserva 904 1982, de La Rioja Alta (Tempranillo 85% y Graciano y Mazuelo). Un vino que ha sabido envejecer, pese a corresponderse a una añada complicada que solo los grandes han aguantado. A destacar sus taninos dulces sin que exija altas graduaciones (12,5% vol).

A continuación, le llegó el turno a Marqués de Riscal 1964 (Tempranillo 75% y C. Sauvignon 25%). Hijo de una añada “mítica” en Rioja. Color aún vivo, notas de madera. Equilibrado. Un ejemplo de cómo los viñedos prefiloxéricos comenzaban a dar lo mejor.

Siguió Muga Gran Reserva 1976 (Tempranillo 40%, Garnacha 40%, Mazuelo 10% y variedades blancas 10%). Especias y guindas en licor en nariz, en boca una marcada acidez. Muga supo sacar lo mejor de una añada complicada y el coupage de este vino puede ser un ejemplo de por dónde puede evolucionar la D.O.Ca. Rioja.

Catamos luego el Gran Reserva 890 1981, de La Rioja Alta (mayoritariamente Tempranillo, con aporte de Graciano y Mazuelo). La evolución de esta cosecha le haría merecer la calificación de “Excelente”. Un vino inimitable, con gran equilibrio entre fruta, madera, grado y acidez.

Pasamos al Marqués de Riscal 1958 (Tempranillo 60% y C. Sauvignon 40%). Otra de las grandes cosechas de Rioja, fresca y con acidez inusual, que el vino transmite a la perfección y donde demuestra la importancia del pH y la acidez para la evolución de los grandes vinos.

Muga Gran Reserva 1970 fue el siguiente en la cata. Fruta en licor, vainillas y monte bajo. Con cuerpo en boca, pero fino y elegante y una acidez sabrosa. Demuestra que la capacidad de envejecimiento de sus vinos es básica para cualquier bodega.

Seguimos con el Gran Reserva 904 1978, de La Rioja Alta, donde la evolución ha sido fantástica y que evidencia la importancia del Graciano para los grandes reservas riojanos, al aportar un adecuado carácter de envejecimiento.

Y cerramos el “alma” del rioja con Marqués de Riscal Reserva 1945, un vino eterno, que mantiene toda su tanicidad y vigor. Pedro Ballesteros no lo podía resumir mejor “muere en su gusto y nace en su memoria”.

Plataforma tecnológica de viticultura de precisión para asegurar la calidad en el viñedo

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Seresco ha lanzado una plataforma tecnológica de viticultura de precisión para una mejor gestión del viñedo y el aseguramiento de la calidad de la uva. La plataforma Cultiva Decisiones da respuesta a las principales demandas del sector proporcionando de forma visual predicciones, conclusiones y recomendaciones del viñedo para lograr desde el origen mayor calidad en el proceso de producción.

Gracias a ella, los usuarios acceden a todos los datos sobre condiciones climatológicas y del terreno en tiempo real en incluso recibir recomendaciones mediante un sistema inteligencia artificial, con el fin facilitar la toma de decisiones ante aspectos clave como la fertilización, el riego, el control de plagas, el momento idóneo para la recolección de la uva, etc. Además, Cultiva Decisiones permite a los viticultores hacer frente al principal riesgo que hay actualmente para el modelo productivo del sector: el cambio climático.

La firma ya ha llevado a cabo con éxito un primer proyecto piloto de Cultiva Decisiones junto con la bodega Terras Gauda, y ahora se inicia oficialmente el proceso de comercialización de la plataforma en el mercado.

La plataforma interrelaciona información espacial obtenida de sensores, teledetección y los sistemas de información europeos, como COPERNICUS (Programa de Vigilancia Medioambiental de la Agencia Espacial Europea) o INSPIRE (Infraestructura de Información Espacial en Europa para Apoyar las Políticas Comunitarias de Medio Ambiente).