Topic:

Cómo cuidar los viñedos para que vuelvan a vivir 100 años

 Publicado el por Julián Palacios (colaborador)

Mesa con los ponentes. (photo: )

Mesa con los ponentes.

¿Por qué los viñedos ya no viven 100 años? ¿Cuáles son las causas que están provocando un envejecimiento prematuro de las plantas de vid? ¿Pueden los viticultores y técnicos hacer algo para remediarlo? A estas preguntas se les trató de dar respuesta en las Jornadas Técnicas de Viticultura, que se celebraron los pasados 22 de enero y 22 de febrero en Bodegas Vivanco (Briones – La Rioja).  Quedó patente que hay acciones en manos de los viticultores que permitirán que los viñedos vivan mucho más allá de 25 o 30 años.

Julián Palacios se define a sí mismo como “cuidador de viñas”. Es viticultor e ingeniero agrónomo. Con más de dos décadas de experiencia acumulada en sus viñedos y en su empresa de consultoría Julián Palacios-Viticultura Viva, alerta sobre la gravedad del envejecimiento prematuro de la vid y sus repercusiones en el mundo del vino. Esta preocupación es la que le llevó a organizar una Jornada Técnica de Viticultura con el sugerente título que encabeza este artículo. El éxito de la jornada le animó a repetirla un mes más tarde. A las dos jornadas acudieron más de 200 profesionales del sector procedentes de varias regiones vitivinícolas españolas. Las jornadas contaron con la colaboración de RedVitis - Red de Excelencia en Viticultura.

Las jornadas se estructuraron en tres partes, intentando en cada una de ellas dar respuesta a las siguientes preguntas: ¿Por qué los viñedos cada vez viven menos? ¿Qué actuaciones preventivas podemos poner en marcha?, y ¿existen acciones curativas?

A la primera pregunta dieron respuesta Josep Armengol, David Gramaje y Marc Birebent. Josep Armengol, catedrático de la Universidad Politécnica de Valencia e investigador del Instituto Agroforestal Mediterráneo, expuso a los asistentes una visión general del problema, identificando a las enfermedades de madera de la vid (yesca, eutipiosis, decaimiento por botryosphaeria, enfermedad de Petri y pie negro) como la causa última de la muerte de las plantas.

David Gramaje, investigador en enfermedades de madera de vid del Instituto de Ciencias de la Vid y del Vino, reflexionó sobre si los hongos causantes de estas enfermedades han estado siempre en el viñedo o se trata de algo nuevo, apuntando que ya a principios del siglo XX se aisló el principal hongo causante de la yesca.

Por último Marc Birebent, propietario y director técnico de la empresa especialista en injertado Worldwide Vineyards, hizo una revisión histórica desde la época romana, analizando los grandes cambios en la viticultura y planteando cuales pueden ser las causas primeras que han propiciado el desarrollo descontrolado de las enfermedades de la madera de la vid.

Sobre las actuaciones preventivas a realizar en viñedo disertaron Rafael García, Bernardo Royo y Julián Palacios. Rafael García, propietario y director técnico del vivero de plantas de vid Vitis Navarra, explicó qué factores son los más importantes a considerar a la hora de la elección del material vegetal, haciendo hincapié en el proceso de producción de plantas de vid, y revisando los puntos críticos que deben tenerse en cuenta para considerar que una planta es de alta calidad.

Bernardo Royo, responsable de grupo de investigación de Fruticultura y Viticultura avanzada del Departamento de Producción Agraria en la Universidad Pública de Navarra, detalló cómo realizar el manejo de un viñedo desde su plantación hasta su entrada en producción, recomendando “paciencia y prudencia” en la formación del viñedo y control de rendimiento en los primeros años productivos.

La conferencia de Julián Palacios versó sobre el manejo de viñedos adultos, centrándose en cómo la aplicación de buenas prácticas de poda permite reducir y evitar las contaminaciones por hongos de la madera de la vid, siendo la poda la principal herramienta en manos del viticultor para alargar la vida de los viñedos.

Por último Richard Smart y Marc Birebent expusieron al público asistente su experiencia y recomendaciones para actuar en viñedos enfermos. Marc Birebent habló sobre las técnicas de reinjerto y de sobreinjerto como una alternativa que permite regenerar plantas afectadas en situaciones concretas. Y Richard Smart, propietario y director técnico de Smart Viticulture, detalló cómo basándose en el conocimiento de nuestros antepasados, ha desarrollado un protocolo (llamado Timely Trunk Renewal) que permite superar el problema de las enfermedades de madera en los viñedos. Richard Smart expuso su experiencia y resultados en viñedos de otros países y animó a los viticultores, técnicos y bodegas a pasar a la acción implementando estas prácticas de cultivo.

Las jornadas concluyeron con una mesa debate moderada por Gonzaga Santesteban, profesor titular del Departamento de Producción Agraria de la Universidad Pública de Navarra, donde los asistentes pudieron exponer dudas y comentarios sobre todos los temas tratados.

En resumen, se puso de manifiesto que hay acciones en manos de viticultores y bodegas que permitirán que los viñedos que se plantan actualmente vivan mucho más allá de 25 o 30 años. Una buena elección de las plantas, la adecuada elección del terreno, la prudencia en los años jóvenes, junto a la realización de unas buenas prácticas de cultivo son piezas clave para conseguirlo. Aun así queda mucho camino por recorrer al respecto de conocer bien las causas principales que han propiciado un desarrollo nunca conocido de enfermedades de madera en la vid.

En las jornadas se dieron algunas pistas sobre cuáles tienen que ser las líneas de investigación a corto y medio plazo.

Si algo quedó claro es que solamente con la implicación de todas las partes del sector (administración, centros de investigación, viticultores, técnicos, viveros de vid, bodegas, empresas auxiliares, medios de comunicación, etc.) se podrá dar solución al mayor problema que existe actualmente en la viticultura a nivel mundial, a la llamada “filoxera del siglo XXI”.

Es un reto enorme, pero si no se aborda con urgencia, colaboración y altura de miras está en riesgo mucho más que la vida de los viñedos, está en juego el modo en el que entendemos el mundo del vino en la actualidad, está en juego la cultura del vino en sí misma.

El curso online de Formación Superior en Legislación Alimentaria organizado por AINIA comenzará el próximo 28 de abril

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Conocer los requisitos legales que se deben valorar al diseñar un sistema de APPCC o ante una inspección o auditoría, resultan aspectos clave para los profesionales del sector agroalimentario. Esta situación requiere de una gran exigencia, acentuada por la evolución y revisión constante que caracteriza a la legislación alimentaria.

Con el curso online en Formación Superior en Legislación Alimentaria, organizado por AINIA, se darán a conocer los requisitos exigidos por la legislación vigente a los distintos sectores agroalimentarios, así como las disposiciones reguladoras y su incidencia en la actividad agroalimentaria.

Durante el curso, se identificarán las exigencias legales básicas de los productos alimenticios en el ordenamiento jurídico nacional y comunitario en diversas líneas temáticas como: la normalización alimentaria (clases de normas, reglamentaciones técnico-sanitarias, normas de calidad, UNE e ISO…); Código Alimentario Español; Registro General Sanitario de Empresas Alimentarias y notificación de Alimentos (RGSEAA); higiene de los productos (sistemas de autocontrol, manipulación de alimentos, seguridad alimentaria, trazabilidad) y etiquetado de alimentos (reglamento de información al consumidor, etiquetado nutricional, declaraciones nutricionales y propiedades saludables y particularidades específicas de cada subsector).

Además, se explicarán los principales aspectos de la legislación sobre envasado de productos alimenticios y la gestión de los envases de alimentos. Asimismo, se abordarán los requisitos para el transporte, almacenamiento y conservación a temperatura regulada, almacenamiento a temperatura ambiente, almacenamiento frigorífico y conservación de los alimentos.

También se expondrá la regulación específica y normas de calidad aplicable a los productos de origen animal (carnes, pescados y lácteos), productos de origen vegetal (frescos, conservas, zumos, mermeladas) y otros productos alimenticios (dietéticos y nuevos alimentos), así como sobre los aditivos y materiales en contacto con los alimentos.

Este curso online, estructurado en 3 bloques y 10 módulos e impartido por expertos en el campo de la legislación alimentaria, está dirigido a profesionales del sector agroalimentario y afines, personal técnico y estudiantes y postgraduados universitarios.

 

 

Curso online: Formación Superior en Legislación Alimentaria

Fecha inicio: 28 de abril de 2016

Más información e inscripciones: ainia formación

 

California transformó 3,87 millones de toneladas de uva en 2015

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

Artículo completo con tablas en pdf adjunto.

California procesó finalmente en 2015 un total de 3,7 millones de toneladas de uva para vino, lo que supone un retroceso en la producción del 4,9% respecto a la vendimia de 2014. Según el informe definitivo de vendimia del California Department of Food and Agriculture (CDFA) publicado el pasado 10 de marzo, el volumen de uva transformada de la vendimia de 2015 de uva de transformación estuvo dominada por las variedades tintas, con 2,04 millones de toneladas (-4,7%), frente a los 1,66 millones de toneladas de uva blanca para vinificar procesadas (-5,1%).

A continuación, información exclusiva para suscriptores.

El maratón toscano de 2016

 Publicado el por John Umberto Salvi (colaborador)

Foto: Chianti Classico. (photo: )

Foto: Chianti Classico.

Fue un placer y todo un honor participar en el maratón toscano de este año, pues los vinos que probé fueron magníficos. Digo maratón porque eso es exactamente lo que fue: un maratón de vino para catar en ocho días cada una de las denominaciones de todos los rincones productores de la Toscana.

Se trata de una fantástica añada y veremos por qué. Un grupo de los mejores y más conocidos bodegueros la llaman la añada “Wow”. El enólogo de Castello d’Albola (Chianti Classico) manifestó que se trataba de la “añada perfecta para enólogos y agrónomos”.Prince Corsini sostiene que “todo transcurrió como hubiésemos querido que pasara; cuando necesitamos sol, lo tuvimos; cuando hacía falta agua, llovió y cuando era necesario calor lo tuvimos y si se requerían noches frescas, llegaban”. Piero Antinori me dijo que fue la añada con menos intervención de las que podía recordar, pues “la naturaleza lo hizo todo”. ¿Qué más puede pedir un elaborador?

El maratón arrancó con “Tuscany Taste”, en Florencia, en el Hotel Michelangelo, con las ocho denominaciones: Carmignano, Colline Lucchesi, Vini Cortona, Vald’Arno Sopra, Bianco di Pitigliano e Sovana, Morellino di Scansano, Montecucco and Vini della Maremma Toscana.

Luego llegó la cata “Chianti Lovers”, todavía en Florencia, en la Manifattura Tabacchi, perfectamente organizado por Lucia Boarini, que cubrió todos los chiantis aparte del classico, con sus siete subzonas: Montespertoli, Montalbano, Colli Aretini, Colline Pisane, Colli Fiorentini, Colli Senesi y Chianti Rufina más Colli dell’Etruria y, por supuesto, Vin Santo, que fue delicioso en todas sus áreas de producción. Los vinos fueron buenísimos, con frescura, fruta, encanto… Las otras ocho denominaciones aportaron vinos más serios, más estructurados, profundos y largos, con fruta viva, acidez chispeante y estructuras sólidas.

El tercer día le llegó el turno a Chianti Classico, en la inmensa estación Leopolda, que era lo que todos estábamos esperando. Aunque todos los otros vinos en Toscana son buenos, el Chianti Classico sigue siendo el vino icónico no solo de Toscana, sino de toda Italia (junto con el Barolo del Piemonte).

Todo el mundo, incluso si no sabe nada sobre el vino, conoce el Chianti. Cuenta con referencias históricas de elaboración de vino de hace más de 1.300 años. Con 300 años de historia documentada a sus espaldas (este año conmemora su 300 aniversario), es famoso en todo el mundo y la añada 2015 lo es merecidamente.

La cata de este año Chianti Classico Collection, magníficamente organizada por Silvia Fiorentini, que ha cuidado de mí durante tantos años, no solo se basó en la más completa cata de Chianti Classico, sino que incluyó también riservas y los estupendos gran selezione de hasta 2008.

El 24 de septiembre de 1716, el Gran Duque Cosimo 111 de Medici hizo pública la orden con la declaración de las fronteras de las cuatro regiones de Chianti, Pomino, Carmignano y Valdarno Superiore. El gallo negro, que aparece en los escudos de la liga militar de Chianti y que es el ícono de Chianti Classico pues ganó la batalla contra el gallo blanco de Siena, ha sido remodelado y rejuvenecido, parece más vigoroso y regio y va acompañado por la leyenda “Desde 1716”. Se han creado nueve esculturas de 2,5 metros de altura del galló en acero y resina y una de ellas presidía la entrada a la Stazione Leopolda. Una fantástica cena de celebración del 300 aniversario en el Nuovo Teatro dell’Opera y el Salone dei Cinquecento constituyó un evento brillante que mostró apropiadamente la grandeza y gloria del Chianti Classico.

Algunas cifras de Chianti dan cuenta de su importancia. En 2015 se elaboraron 292.000 hl, algo por encima de la media de los últimos 20 años. 165 bodegas participaron en la cata, con 587 referencias. De forma extraordinaria, y única pues estaban muy bien, hubo hasta 47 muestras de barrica de la añada 2015 disponibles para la cata. Así como 70 gran selezione. Se abrieron 7.000 botellas y 250 periodistas llegaron de 30 países.

El Consorzio Vino Chianti Classico se fundó hace 92 años y en la actualidad cuenta 580 miembros, de los que 376 son bodegueros con marca propia. El volumen de negocio se estima en 700 millones de euros.

Se celebró una conferencia a cargo de las mayores personalidades del Chianti Classico en Stazione Leopolda. Participaron: Sergio Zignarelli, presidente del Consorzio; Piero Antinori, Ricasoli, Capponi y Beccari.

Abordaron la historia de Chianti Classico y las razones de su fama y reconocimiento mundial. Chianti Clasico no debe confundirse con Chianti y Chianti no puede ser elaborado dentro de los límites definidos para Chianti Classico.

Los vinos de Chianti Classico este año estuvieron fabulosos. La Sangiovese en su mejor momento, especialmente los monovarietales 100%. Dieron fe de lo que es capaz esta variedad bajo condiciones ideales. Estructurados, complejos, profundos y equilibrados, son seductoramente fragantes, largos en boca, profundamente afrutados, con el perfecto final de cereza amarga de la Sangiovese. Tienen un gran potencial de guarda, pero los amantes del Chianti Classico se abalanzarán sobre ellos rápidamente.

El maratón siguió en San Gimignano donde pasamos, desgraciamente, menos de 24 horas. En cualquier caso, en ese tiempo fuimos capaces de disfrutar de la cena de 50 aniversario de la concesión de la D.O.C., la primera en Italia, en 1966; una cata espléndida en la famosa Sala Dante en el antiguo Castello; y la tradicional cata en el Museo De Grada.

Signor Dondoli, campeón mundial de los heladeros, presentó una nueva creación, menos extravagante que su helado de alcachofa del año pasado. Los vinos de 2015 son grandiosos y tremendos vinos blancos. Llenos de frescura, fruta crujiente como morder una uva, vivos, brillantes, con acidez cítrica y profundos y duraderos sabores. Son magníficos vinos blancos y las añadas más antiguas muestran claramente que estos vinos pueden envejecer con estilo y belleza. La presidente Letizia Cesari y la inestimable Elisabetta Borgonovi hicieron un fantástico trabajo y merecen nuestro reconocimiento y gratitud.

De aquí fuimos a Montepulciano. Sus productores son sorprendentemente generosos y hospitalarios. Andrea Natalini, el presidente; y Silvia Loriga hicieron un gran trabajo de organización y bienvenida. Este año fue especial pues, como San Gimignano, estaba de celebración de los 50 años de su constitución en D.O.C. Además, logró la D.O.C.G. en 1980.

Disfrutamos de un fantástico buffet en la Fotezza durante la primera noche, al día siguiente la gran cata y la feria con los productores donde cada uno podría debatir sobre los vinos. A eso le siguieron las visitas a las bodegas, catas fantásticas de viejas añadas y cenas gastronómicas. El señor Castelli presentó la añada 2015 con detalles técnicos y explicó por qué ha sido tan buena, tan equilibrada, tan compleja y harmoniosa.

Además, y para mí esto fue muy importante y útil, su folleto de la Anteprima daba el más detallado análisis técnico de la añada 2015 (condiciones meteorológicas, crecimiento vegetativo, fases fenólicas, y reflexiones sobre su calidad). A nadie le sorprendió cuando se le concedió la mayor puntuación de 5 estrellas (si hubiera habido una sexta, la habría conseguido también). Vinos importantes con profundidad y estructura. Fruta profunda, taninos firmes pero amables, acideces frescas y elaborados para envejecer con elegancia.

La última ronda del maratón fue en Brunello di Montalcino, el motor de los vinos de Toscana y probablemente de toda Italia, junto con Barolo. Este años estuvieron fabulosos y consiguieron también las cinco estrellas sin ninguna duda. La gran cata, como siempre en los últimos años, se celebró en el gran claustro del Museo di Montalcino, donde los aseos están a un paseo de 10 minutos a través de obras maestras de la pintura y la escultura.

Como en el resto de regiones, uno podía escoger que le sirvieran los sumilleres o dar un paseo y hablar con los productores en sus mesas. Brunello también estaba de celebración de los 50 años de la D.O.C. y es desde hace mucho una D.O.C.G. La cena de gala en el claustro fue un evento fantástico. Buenos vinos, comida soberbia, cristal y porcelana y abundancia de flores frescas. Un acto magnífico a la altura de la importancia de Brunello y fantásticamente organizado por la inestimable Stefania Tacconi, una querida amiga de hace tiempo. El presidente, Fabrizio Bindocci, nos dio una cálida bienvenida.

Los vinos de Rosso, Brunello, Moscadello y S. Antimo estaban disponibles para ser catados y los riservas son vinos muy buenos. La añada 2015 todavía no estaba lista, algunos de los vinos todavía estaban haciendo la fermentación maloláctica, pero una visita a un par de bodegas me demostró el potencial que tienen. Son vinos importantes, con una estructura profunda, sólida y poderosa. Tienen unos taninos enormes, pero dulces, suaves e integrados. Limpios, con acidez vigorosa para equilibrar su contenido alcohólico a menudo de 14 o 14,5º. Largos en la boca con un final fuerte y un postgusto persistente. Estos vinos son de obligada tenencia en la bodega de cualquier amante del vino.

Fue un trabajo duro, no hay que olvidar que uno ha de ser muy profesional para catar al mismo nivel el primer día y el octavo. En todo caso, es uno de los eventos más importantes en todo el calendario anual del vino y uno que no me pienso perder nunca. Toscana puede estar profundamente orgullosa de sí misma y los vinos de la añada 2015 seguirán favoreciendo su larga y gloriosa historia. Enhorabuena y gracias a todo el mundo.

Traducción: Vicent Escamilla

El vino cooperativo italiano salva la crisis

 Publicado el por Giusy Pascucci - Il Corriere Vinicolo (colaborador)

 (photo: )

Este texto es una síntesis. Artículo publicado originalmente por ‘Il Corriere Vinicolo’ y reproducido con su autorización por ‘La Semana Vitivinícola’. Todos los derechos reservados. Para consultar el artículo original, visite www.corrierevinicolo.com Artículo completo con tablas e informe completo en pdfs adjuntos.

Con más de 36.000 millones de euros facturados en 2013 y con un aumento que es casi el doble respecto al de la industria agroalimentaria (+9% frente al +5%) en el periodo 2011-13; el sistema cooperativo italiano se proclama vencedor y en situación de ofrecer respuestas concretas a sus propios socios y al sistema económico general. Para comprender mejor el valor del cooperativismo, se puede ejemplificar señalando que uno de cada cuatro euros de la facturación agroalimentaria italiana es de origen cooperativo. El 36% de la producción del ámbito agrícola pasa por las cooperativas.
La mayor parte de las excelencias italianas son productos del sector cooperativo, pero son las cooperativas vitivinícolas, con 4.314 millones de euros facturados, en las que los ingresos aumentaron en mayor medida (+19%), superando incluso a las sociedades de capital (+13%) en el periodo 2011-2013. Están, además, entre las mayores empresas nacionales y europeas, con cinco firmas italianas entre las siete primeras del sector, y son líderes en exportación: las ventas exteriores de vino representaron en 2013 el 33% de la facturación cooperativa total.

A continuación, información exclusiva para suscriptores.