Topic:

Mercados 06-07-16

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.

Mercados 29-06-16

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.

Jornada Enotour 2016 de Lallemand BIO

 Publicado el por Antonio Egido (colaborador)

Algunos de los ponentes. (photo: )

Algunos de los ponentes.

El pasado 30 de junio, en el Riojaforum logroñés, Lallemand BIO organizó su Jornada Enotour, seminario que en esta edición de 2016 estuvo enfocado a la madurez de la uva, las fermentaciones alcohólicas y su influencia en el perfil sensorial del vino, sin olvidar hacer una mirada al mercado internacional del vino, sus tendencias y la importancia de la calidad como factor determinante.

Para ello contó con un plantel de profesionales como Susana Río, que se refirió a la evolución de la madurez fenólica y su relación con el análisis de la textura del hollejo, concluyendo que el efecto LaVigne produce ventajas probadas en laboratorio, con un incremento del espesor del hollejo en las tres variedades de uva sometidas a estudio, con aumento del contenido total y extraíble de antocianos y taninos, de forma especial en las uvas Nebbiolo.

Szabolcs Villangó, investigador en el KRC Research Institute for Enology and Viticulture en Eger de Hungría, nos habló del aumento de la madurez fenólica mediante la aplicación foliar de una nueva herramienta biológica, refiriéndose a las levaduras LaVigne que según sus investigaciones ratifican el aumento del grosor de hollejos, más antocianos, una madurez fenólica mejor, al tiempo que no se producen cambios en los valores de alcohol y pH, y una vez elaborados los vinos, los catadores prefirieron los vinos tratados con este productos a los no tratados con el mismo.

Para hablar de “levaduras salvajes y levaduras seleccionadas”, el doctor Antonio Palacios, jugó con el auditorio para someterlos a palabras que pueden ser excluyentes como “autóctono/foráneo, biodiversidad/monocultivo, propio/comercial, impredecible/predecible”, para llegar a preguntarse sobre lo que es “natural”, que contrapuso a lo que es “sobrenatural” y derivar de ello si las levaduras son propias del terroir, llegando a la conclusión de que hay que hacer todo lo posible para que el vino elaborado sea de calidad, y si para ello hay que utilizar levaduras o tecnología, no debemos concluir que el vino deje de ser un producto natural que el consumidor sigue asimilando a salud y amor, y que tiene un valor intrínseco y sensorial.

Intervención de A. Palacios.

Intervención de A. Palacios.

Cerradas las ponencias sobre la madurez de la uva, el siguiente grupo de charlas se refirió a las fermentaciones alcohólicas y su influencia en el perfil sensorial del vino, comenzándolas Anna Ortiz-Julien, quien está dedicada, dentro de Lallemand, a la mejora de propiedades específicas de levaduras enológicas y en el desarrollo de nutrientes para optimizar la calidad organoléptica. En su ponencia, lanzó a la audiencia la pregunta “¿puede la levadura marcar diferencias en la acidez y el grado alcohólico de los vinos?”, para responder que el uso de levaduras IONYSWF producen “aumento de acidez y bajada de etanol, que con el uso de la temperatura puede ser mayor, así como una bajada de los ácidos volátiles”, resultando en cata unos vinos más frescos, más equilibrados y más agradables de beber que los que no han sido sometidas a esta levadura.

En todo el seminario quedó patente la importancia de la calidad integral en los procesos como factor determinante

De la “coinoculación, de la investigación a la práctica, nuevas oportunidades en vinos de pH elevado”, se refirió Sybille Krieger-Weber, una de las personalidades sobre el conocimiento de la fermentación maloláctica en el vino, que se dedica a proporcionar, desde Lallemand, el soporte técnico a nivel mundial en lo referente al manejo de la fermentación maloláctica y el uso de bacterias enológicas seleccionadas que deben ser aplicadas después de la fermentación alcohólica y con un pH de 3,5 pues si está por encima de ese valor la coinoculación hace variar otros valores como el del ácido acético.

Tendencias de mercado

Finalmente se abordó el mercado internacional del vino, sus tendencias y la importancia de la calidad como factor determinante para lo que Lallemand contó con tres Master of Wine: Barry Dick, Sam Harrop, Cees Van Casteren, y el escritor y crítico de vinos con base en Londres, Jamie Goode. El “superhéroe del vino”, Barry Dick hizo un viaje sobre la función sensorial de las personas y los consumidores de cada país, que buscan un tipo de vino distinto, por lo que recomendó a productores de vino que “piensen en qué tipo de consumidor y en qué países quieren vender sus vinos” para dar con el sabor y estilo de ese consumidor.

Jamie Goode reflexionó sobre el vino natural, aportando todas las teorías que se manejan sobre este tipo de producto que, además no tiene una definición oficial, llegando a la conclusión de que el consumidor actual busca la diversidad en la que no deben faltar los vinos naturales, a cuyos productores calificó de “valientes del vino”.

Sam Harrop basó su ponencia sobre los defectos del vino, sobre los que aportó el dato de que el 6% de los vinos que se presentan a los concursos de vinos tienen defectos, y ojo, solamente el 30% es por defectos de tapón, lo cual implica que el 70% del resto, los defectos vienen de la elaboración.

Finalmente Cees Van Casteren se refirió a la diversificación y las diferencias tendencias del mundo del vino en Holanda, analizadas una a una, desde el “blunning” y los vinos espumosos, a los descuentos o el impulso de vinos rosados… para cerrar hablando de los millennials, jóvenes consumidores más abiertos que el consumidor normal, a la compra de nuevos vinos, vinos de calidad, gastando más dinero.

Pero además dejó la idea de que hay que fijarse más en las mujeres como consumidoras de vino, y en el mercado online.

El auditorio siguió con interés la jornada.

El auditorio siguió con interés la jornada.

Interpretación varietal del terroir de Dominio de Valdepusa

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

 (photo: )

El vino tiene la cualidad (más que característica) de ejercer de intérprete de eso que hemos convenido en llamar terruño/terroir, es decir el conjunto de condiciones geográficas, climáticas, físicas y humanas específicas en el que se desarrolla la vid y en el que produce las uvas que se transformarán posteriormente en vino. Y una de las expresiones más reglamentadas del concepto terroir es la de los vinos de pago.

El pasado 30 de junio tuvimos la ocasión de revisitar la interpretación que la bodega Pagos de Familia Marqués de Griñón hace de las variedades Syrah, Cabernet Sauvignon, Graciano y Petit Verdot en el pago Dominio de Valdepusa (Malpica de Tajo, Toledo), gracias a una cata organizada en Valencia por Enocata, que situó a los asistentes en el contexto de la bodega, sus prácticas culturales y la pirámide de calidad del vino.

La cata se abrió con Marqués de Griñón Syrah 2013. El vino mostró un color picota con ribete todavía amoratado, limpio y brillante. De nariz intensa, con buena carga frutal (mora, arándano) y también floral (violeta, rosa pasada). A pesar de su crianza en roble francés de 12-15 meses (barricas nuevas y de varios usos), la madera actúa como acompañante aromático, aportando notas especiadas dulces como el clavo. Al ir evolucionando en copa, aparecieron apuntes de licor de cereza, chocolates y un perfil balsámico. La boca de la Syrah 2013 es directa, amplia, con buena acidez mineral y estructura. Un tanino maduro vivo pero elegante. Medio/largo en boca, dejando un grato recuerdo frutal, de chocolate negro y aftereight.

 

A continuación, se probó el Marqués de Griñón Cabernet Sauvignon 2013, con una crianza de 12-15 meses en roble francés de primer uso. En la fase visual mostró un color intenso y brillante rojo cereza, con el ribete granate. De nariz intensa, con una primera fase de aromas terciarios que interpretamos como de especias dulces (clavo) y tostados (caramelo) y ahumados. Luego despliega aromas de fruta en sazón, pimiento asado dulce y hierbas mediterráneas. Ligeramente licoroso. Boca fresca, con buena acidez. Tanino más duro que el anterior, recuerdos a tinta china y raíz de regaliz.

Pasamos a la añada 2011 de mano del vino Marqués de Griñón Graciano (la primera añada fue la de 2010), con una crianza de 20 meses en roble francés. De color intenso picota brillante, con el ribete granate, todavía con algún destello violáceo. Nariz intensa, con dulces tostados, fruta madura como moras rojas y frutas del bosque. Nos dio recuerdo de hoja de higuera y algo de hierbabuena. Sección especiada con clavo, tabaco rubio, café verde. El Graciano expresó una boca amplia y fresca, de acidez caliza, taninos elegantes, dejó un recuerdo goloso, elegante y contundente.

Cerró la cata el vino Marqués de Griñón Petit Verdot 2011, con crianza de 12-15 meses en barrica de roble francés nueva y seminueva. Fantástica extracción, con un tono picota intenso y brillante, con ribete todavía amoratado. La fase nasal arranca con aromas especiados (canela, clavo), ahumados y torrefactos, que deja paso a frutillos rojos y a ciruela ácida. Boca amplia, con fresca acidez, recuerdos a tabaco rubio, chocolate amargo y grafito.

En definitiva, una cata formativa y que resultó interesantísima.

ViniSmart: encuentro tecnológico vitivinícola franco-español

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Intervención de Eduardo Cotillas y Alicia García Zuazo. (photo: )

Intervención de Eduardo Cotillas y Alicia García Zuazo.

La Residencia del Embajador de Francia acogió el pasado 30 de junio la primera edición de la Jornada ViniSmart Francia-España, un encuentro tecnológico entre empresas vitivinícolas de ambos países organizado por Business France y la Plataforma Tecnológica del Vino (PTV), que contó además con el apoyo de Pernod Ricard Winemakers.

Yves Saint-Geours, embajador de Francia en España, fue el encargado de dar el pistoletazo de salida a la jornada, dando la bienvenida a los asistentes. A continuación, Fernando Pozo, presidente de la Plataforma Tecnológica del Vino tomó las riendas de la jornada para moderar un evento protagonizado por la innovación vitivinícola.

Con el fin de establecer el camino que debe seguir el sector del vino en materia de innovación, Manuel Laínez, director de INIA; y Ariane Voyatzakis, responsable del sector agroalimentario en BPI France, desgranaron los aspectos clave de la Estrategia de I+D+i que el sector del vino no debe perder de vista. Ambos destacaron aspectos como la importancia de las tecnologías digitales, la genómica o la bioeconomía, como los principales retos y áreas de avance en agroalimentación.

Establecido el marco para el desarrollo y avance del sector, llegó el turno de estudiar las posibles vías de financiación pública disponibles para ello, de la mano del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI). Así, Eduardo Cotillas y Alicia García Zuazo, detallaron los programas de ayudas existentes para proyectos internacionales de colaboración, haciendo especial incidencia en el Programa Eureka ya que España ha asumido desde el día 1 de julio la presidencia europea de dicho programa.

Pero, sin duda, las protagonistas de la jornada ViniSmart fueron las empresas participantes que, desde su experiencia, dieron a conocer las tecnologías y técnicas más vanguardistas del sector vitivinícola. Por parte española: Agrovin, Sistemas de Marcaje Fotónica y Smart Rural; y la parte francesa corrió por cuenta de Laboratorios Sarco, Process 2 Wine y Prooftag.