Topic:

Las piedras que hacían vino en Galicia: lagares líticos

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Bajo el sugerente título “Las piedras que hacían vino“, Luis y Alejandro Paadín dan un paso más en su particular empeño de poner en valor los lagares rupestres gallegos con la publicación de una obra que recoge por vez primera su viaje por las milenarias excavaciones sobre piedra empleadas para la elaboración del vino.

El libro recoge la localización de un importante número de lagares, la mayoría de ellos de origen romano, situados en las comarcas de Monterrei y el Ribeiro, algunos de ellos señalizados, otros no, localizados gracias a los lugareños. De 13 iniciales pasaron a 24 y luego a más de 70... y hay más.

“Somos conscientes de que la búsqueda no ha terminado, hemos incorporado un código QR en el libro con el que cada nueva aparición o limpieza de los ya localizados se irá actualizando a través de ese código, lo que hará que nuestro trabajo se convierta en un libro vivo”, explica Luís Paadín.

La información recopilada ya ha servido para una exposición itinerante (“Lagares Rupestres de Galicia. Pegadas da Historia do Viño”, que recibió más de 4.000 visitantes), pero también se ha aportado al Congreso Mundial de Lagares Rupestres, a estudiosos de España, Portugal, Francia, Italia... un intenso trabajo de recopilación y estudio al que ahora se añade el de promoción y puesta en valor de estos fragmentos de historia de la viticultura en Galicia.

¿Cómo y cuándo comenzó su interés en la localización y estudio de estos restos?

Nuestro interés empezó cuando leímos el libro “Tratado de Viticultura General” de Luis & José Hidalgo (padre e hijo) en el que se hacía referencia a un lagar romano en la comarca de Monterrei. Aquello nos pareció fascinante y enseguida pensamos que sería la prueba irrefutable de la milenaria historia de la viticultura en Galicia. No nos conformamos con el “corta y pega” de Estarbón que todos los textos repetían. Nos imaginamos poder llevar a nuestros alumnos hasta allí para contarles que tenemos un patrimonio vitivinícola desde hace 2.000 años. Una vez localizado el primero y cuando estábamos sentados en él, empezamos a imaginar qué tipo de vinos harían en él y cómo, y ahí se desató nuestra pasión. Luego aparecieron otros diferentes y eso ya era un torbellino de emociones. Mi hijo Alejandro y yo rebatíamos constantemente nuestros argumentos, fue fascinante.

Estos lagares constituyen la prueba fehaciente de la tradición milenaria de la elaboración de vino en Galicia. La mayoría de los localizados hasta la fecha están en las comarcas de Monterrei y Ribeiro, que coinciden con dos excelentes zonas para el cultivo de la vid y con los inicios de la romanización de Galicia. Son, asimismo la “documentación” de las gentes que habitaron esos territorios. Ellos, su entorno y sus topónimos, nos hablan de cómo eran y vivían nuestros ancestros; seguramente estas arcaicas estructuras eran focos organizadores del territorio y en torno a ellos surgirían nuevos núcleos urbanos. Son, por lo tanto, no solo un patrimonio de primer orden por su antigüedad milenaria, sino también un referente de las actividades económicas, culturales y de ordenación geopolítica.

Su excavación en la roca apunta a un uso para el estrujado de fruto pero, ¿hasta qué punto podemos hablar de que eran usados para la elaboración de vino? ¿Qué podemos saber de su datación?

Los de pequeñas dimensiones y los más rudimentarios podrían ser solo de estrujado y/o pisado de uvas u otros frutos, pero las estructuras de más de 2 metros cuadrados son claramente para el prensado de uva y en algunos casos para la posterior fermentación de vino. Gracias a la dureza del granito en el que están labrados y por sus distintas oquedades se aprecian claramente diferentes usos y adaptaciones posteriores a nuevas tecnologías, desde pisado, prensado con prensa de pórtico, prensa de viga, elaboración de blanco y/o clarete y posterior adaptación para la fermentación de tinto. Algunos de ellos son todo un manual de elaboraciones según las modas de cada momento.

La mayoría son de origen romano, lo que no quiere decir que no hayan tenido usos en tiempos posteriores, es más, creemos que alguno ha sido utilizado hasta hace apenas 80 años. Pero también los hay más antiguos. Hace unos meses el equipo de Fermín Pérez Losada, profesor titular de Arqueología de la Universidad de Vigo, ha certificado por análisis de estratificación del carbono 14 que el lagar rupestre del Castro de Santa Lucía, en Castrelo de Miño, fue abandonado en el siglo II.

¿Puede existir un mayor número de ellos que no se hayan descubierto aún?

Existen. Nosotros tenemos constancia de 10 o 12 más, pero hay que retirar piedras de derrumbes que hay sobre ellos y eso tendrá que hacerlo personal autorizado. También son numerosas las personas que nos informan de la posible existencia de otros muchos que aún no hemos podido visitar y algunos de ellos lamentablemente van apareciendo cuando arde un monte, aunque preferiríamos no saber de ellos por este medio.

¿Cómo se ha documentado este trabajo?

Las localizaciones han sido prácticamente todas gracias a la colaboración de inquietos e infatigables lugareños que nos han ido informando. El libro va dedicado a todos ellos. También hemos visitado los lagares rupestres de Israel, Italia, Francia, Portugal y en España en La Rioja, Salamanca, Zamora, Cádiz, Valencia y Cataluña. Hemos intercambiado información con los ponentes del Congreso de Lagares Rupestres que se celebró el La Rioja y que nos publicó nuestro primer trabajo (en Galicia no habíamos encontrado colaboración) y con el que se ha celebrado en Portugal de los que hemos sido ponentes.

Creo que ha sido una tarea ardua en la que no ha encontrado mucha cooperación inicial ni en la administración pública ni el sector....

En el 2011 localizamos el primero, pero antes fueron numerosas llamadas a todo tipo de estamentos relacionados con el vino, el patrimonio y la arqueología. Todo fue inútil. De eso no hay, era la respuesta. Preguntamos a los responsable del Congreso Mundial de la Rioja si sabían de algún ponente gallego y nos comentaron que habían hecho ellos gestiones para saber si al igual que en el norte de Portugal había lagares líticos y a ellos también les dijeron que no. Cuando la prensa en noviembre nos publica el primer artículo con la localización de los 13 primeros lagares, recibimos todo tipo de ataques: que si eran de cemento, que si no tenían valor alguno, qué quiénes éramos nosotros, etc. Primero nos negaron su existencia, luego que no tenían valor alguno, luego que solo valían para producir “unas pingas de viño”, cuando la capacidad media por prensada y lagar es de 2.000 litros (hay un lagar con una capacidad de prensada de 4.000 litros). Creemos que ahora se trata de sumar y que todos defendamos un patrimonio único, que es de todos y entre todos apostemos por velar por su conservación y puesta en valor.

Previamente al libro ya hubo una exposición itinerante sobre el tema, ¿ayudó a tomar conciencia de la existencia de este patrimonio?

No solo ayudó a tomar conciencia, sino que gracias aquellas conferencias que impartimos y a la exposición itinerante fueron numerosas las personas que nos informaron de la existencia de más lagares en las comarcas de Monterrei y el Ribeiro.

¿Estos lagares también pueden ser un atractivo turístico añadido a las zonas en las que se ubican? ¿Podrían contribuir a potenciar el enoturismo de la zona?

Además del intrínseco al patrimonio y a la reafirmación cultural, constituyen un atractivo reclamo turístico para los propios municipios. Y en lo concerniente a la vitivinicultura, en un mundo donde no hay diferencias tecnológicas sustanciales entre las bodegas, la historia es un valor diferenciador y parte esencial del enoturismo. Visitando nuestros milenarios lagares líticos damos conocer un paisaje y una historia única.

La D.O.Ca Rioja abre la convocatoria 2018 del Programa Oficial de Educadores de Rioja

 Publicado el por SeVi (colaborador)

El plazo para presentar candidaturas finaliza el 31 de enero. (photo: )

El plazo para presentar candidaturas finaliza el 31 de enero.

El Consejo Regulador de la D.O.Ca. Rioja abre la convocatoria de la tercera promoción del ‘Programa de Educadores Oficiales de Rioja’, su curso de “formadores oficiales” a nivel mundial cuya certificación se basa en un aprendizaje teórico, así como una formación práctica que culmina con una estancia en la Denominación, y que ya han cursado casi 60 personas de 19 países distintos.

Los interesados en obtener la homologación pueden solicitar su inscripción a través del portal oficial del programa http://education.riojawine.com/, explicando los motivos por los que quieren ser educadores del vino de Rioja. Los candidatos podrán apuntarse hasta el próximo 31 de enero de 2018. El Consejo Regulador seleccionará a los candidatos en base al currículo, habilidades de comunicación y una experiencia profesional mínima en el mundo del vino de al menos dos años, bien sea en marketing, educación o sumillería, así como en el comercio y la distribución de vino.

Esta tercera edición volverá a ser muy selectiva a la hora de seleccionar a los candidatos ya que, tal y como pasó en las dos primeras ediciones, los más de 250 candidatos que se presentaron mostraban perfiles con amplia experiencia profesional y formativa en el mundo del vino.

El programa educativo homologado por la D.O.Ca. Rioja consiste en un curso online disponible en español e inglés, con pruebas teóricas y la realización de un trabajo final. Formación que debe completarse con una estancia en la Denominación. Los participantes seleccionados visitarán la Denominación divididos en tres grupos, un primer grupo de China, un segundo de España y un tercer grupo con candidatos del resto de países.

Los educadores podrán desarrollar actividades formativas por cuenta propia o bien por cuenta del Consejo Regulador o de las bodegas e importadores de Rioja. La certificación tiene una validez de cuatro años y será requisito para renovarla cumplir una serie de compromisos como el de impartir un mínimo de actividades formativas, de las que el educador podrá expedir a sus alumnos diplomas avalados por el Consejo Regulador.

La iniciativa persigue captar a profesionales con habilidades de comunicación y capacidad de influencia en los principales países consumidores de vino para que actúen como educadores homologados por el Consejo, garantizando así la calidad y rigor del conocimiento que transmitan de los vinos y de las experiencias que ofrece Rioja.

Investigación y desarrollo en la viticultura navarra

 Publicado el por SeVi (colaborador)

En la imagen, de izquierda a derecha, Gonzaga Santesteban, Bernardo Royo y Carlos Miranda. (photo: )

En la imagen, de izquierda a derecha, Gonzaga Santesteban, Bernardo Royo y Carlos Miranda.

Los docentes e investigadores del departamento de Producción Agraria de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de la Universidad Pública de Navarra (UPNA), Bernardo Royo, Gonzaga Santesteban y Carlos Miranda abogan por la investigación, el desarrollo y la formación profesional para hacer frente a los retos actuales de la viticultura navarra. Entre ellos, la adaptación de la oferta al mercado real, “el consumo del vino aumenta, pero no en los países tradicionales sino en los recién llegados. Hay que definir diferentes objetivos para los que se adaptarán distintos modelos de viticultura”, defiende Bernardo Royo.

Los tres participaron en la última sesión de las Jornadas Vitivinícolas D.O.P. Navarra que organiza el Consejo Regulador en la Universidad Pública de Navarra.

La apuesta por una viticultura sostenible, una correcta gestión del viñedo, con modelos distintos que procuren ampliar el material vegetal con variedades de uva autóctonas minoritarias, o nuevas, también híbridas, mantener la diversidad intravarietal y trabajar en la búsqueda de nuevos portainjertos, en definitiva, ampliar la riqueza de variedades que incluso sean resistentes a las enfermedades y no necesiten tratamientos. Son las necesidades para que, según los ponentes, Navarra afronte el futuro con herramientas sólidas para su definición e identidad. Gonzaga Santesteban y Carlos Miranda han aportado casos prácticos para la investigación en el viñedo.

En relación con la amenaza del cambio climático, han estudiado diferentes soluciones a corto plazo. “Con un despunte severo en una parcela en concreto vimos que podíamos retrasar la maduración de la uva unos días, aunque tal vez la madurez fenólica no sea tan completa”, comentaba Santesteban que añadía: “se necesita medir para tomar las decisiones adecuadas, en base a criterios objetivos y no de intuición”.

En este sentido, Carlos Miranda abogaba por la generación de información que genera la observación continua para una correcta gestión técnica del viñedo. “Los datos son fundamentales para, entre otras cosas, predecir y realizar una estimación de futuro en el comportamiento del ciclo de la viña”, añadía Miranda.

Los tres ponentes coincidían en la necesidad del sector por apostar por la colaboración entre los distintos agentes para sacar adelante proyectos de investigación que sienten las bases de la viticultura del futuro además de ampliar la oferta formativa que den herramientas a los actuales y futuros profesionales. Según Royo, “si una denominación de origen quiere avanzar debe buscar proyectos colaborativos para la prospección y conocimiento, por ejemplo, para la zonificación o el cultivo de variedades o clones de potencial interés”.

Abierta la inscripción para la 2ª edición del Concurso Nacional de vinos de Pequeñas D.O.’s

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Pequeñas D.O.’s y Alamesa convocan la 2ª edición del Concurso de Vinos de Pequeñas D.O.’s, un certamen abierto únicamente a aquellas bodegas nacionales pertenecientes a alguna pequeña región vinícola reconocida como D.O.P, y que tengan una producción por debajo de 4,5 millones de botellas. La finalidad del concurso es por una parte, dar a conocer los vinos producidos en regiones vinícolas que en muchos casos no llegan a los canales tradicionales de comercialización y que gracias a este tipo iniciativas pueden tener acceso a los mismos, y por otra, despertar el interés tanto de los consumidores como de los distribuidores, en vinos elaborados en regiones vinícolas menos conocidas pero que sin duda, la calidad de los vinos que en ellas se producen, merecen un mayor reconocimiento por parte del mercado.

El concurso se celebrará el próximo día 16 de febrero en la Escuela Española de Cata de Madrid, y están convocadas al mismo cerca de 1.000 bodegas adscritas a alguna de las 59 regiones vinícolas que la organización considera como pequeñas DD.OO., que se encuentran repartidas en 15 Comunidades Autónomas y 32 provincias, lo que nos da una idea de la gran diversidad de vinos y uvas que hay en nuestro país y que en muchos casos no tienen un espacio, más que merecido, en los mercados.

Tras el concurso, el objetivo de Pequeñas D.O.’s será promocionar los vinos ganadores en sus distintas categorías en una serie de catas y acciones entre prescriptores, con el objetivo de tratar de impulsar estos vinos más allá de un ámbito estrictamente local y tratar de abrirles un hueco en el difícil mercado de la distribución y las grandes superficies de alimentación.

Los miembros del jurado del concurso serán entre otros directores técnicos de estas pequeñas regiones vinícolas, sumilleres, enólogos y periodistas todos ellos expertos en el Análisis Sensorial de vinos y que valorarán de forma totalmente objetiva (será cata a ciegas) la calidad de los vinos presentados.

Más información en email info@pequenasdos.com

El Concurso Mundial de Bruselas 2018 ultima su ‘aterrizaje’ en China con más de 75 toneladas de vinos

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

El 2018 será un año histórico para el Concours Mondial de Bruxelles (CMB), uno de los certámenes vitivinícolas más prestigiosos del mundo. Por primera vez, el concurso va más allá de sus fronteras europeas y viaja hasta Beijing. Sin embargo, esta es solo una de las muchas novedades que ofrecerá la 25ª edición del Concurso Mundial de Bruselas, que tendrá lugar del 10 al 13 de mayo.

Con este paso los organizadores rinden homenaje al enorme crecimiento del mercado vitivinícola chino en la última década. En la actualidad, con 847.000 hectáreas de viñedo, China ostenta la segunda superficie de viñedo más grande del mundo, después de España, pero por delante de Francia e Italia. Y en lo que se refiere al consumo, ocupa el quinto lugar en el mundo después de Estados Unidos, Francia, Italia y Alemania.  Obtener un buen resultado en el CMB 2018 puede ser la puerta de entrada perfecta para este mercado, ya que los medios de comunicación y el comercio chino estarán fuertemente involucrados en el concurso.

Desde una perspectiva tecnológica, 2018 será el primer año con puntuaciones enteramente digitales. El sistema fue probado con unos pocos paneles de cata en 2017 en Valladolid con resultados muy positivos. Las evaluaciones digitales son más seguras, rápidas y fáciles.

En cuanto a la logística, el Mundial de Bruselas 2018 es también el primero en que las muestras serán enviadas de Bruselas a China por avión. El Concours Mondial de Bruxelles ha reservado medio Boeing para ello. El peso estimado de las muestras y del equipo técnico a transportar es de 75 toneladas. Para asegurar el despacho de aduanas, las muestras serán enviadas cinco semanas antes del evento, por lo que la fecha límite para las entradas cae un poco antes esta vez, el 1 de marzo de 2018. A pesar de la nueva dimensión logística del concurso en 2018, las tarifas de inscripción no han cambiado.

Tras la cifra récord de 9.080 muestras en 2017, los organizadores esperan unas cifras similares o incluso superiores para la nueva edición, aunque el objetivo principal del Concours Mondial de Bruxelles no es el crecimiento. “Buscamos mantener la calidad ", comenta Thomas Costenoble, director general de CMB.

El interés en el CMB por parte de la industria vinícola china es colosal. Los organizadores han recibido más de 1.000 solicitudes de expertos chinos en vino para convertirse en jueces en 2018. Para gestionar la afluencia, el Concours Mondial de Bruxelles está planificando su proceso de selección más extenso y riguroso en la historia del concurso, con solo alrededor de 60 candidatos chinos aprobados finalmente para participar y completar el panel con catadores experimentados de todo el mundo.

El 25º CMB se celebrará en el distrito de Haidian de Beijing con el apoyo del gobierno municipal de Beijing, el distrito de Haidian de Beijing y el Intercambio Internacional de Vinos y Espirituosos de Beijing (BJIWSE).

http://www.concoursmondial.com/