Topic:

Sanidad realiza una consulta pública previa al texto de anteproyecto de la Ley del alcohol en menores

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha convocado, con carácter previo a la elaboración del Anteproyecto de Ley de referencia, una consulta pública en la que se recabará la opinión de los sujetos, las organizaciones y las asociaciones potencialmente afectados por la futura norma.

La ciudadanía, organizaciones y asociaciones que así lo consideren, podrán participar remitiendo sus contribuciones a través del portal web del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (https://www.msssi.gob.es), sección “Participación pública en proyectos normativos”, subsección “Consulta pública previa”.

Asimismo, pueden hacer llegar sus opiniones sobre los aspectos planteados en este cuestionario, hasta el día 11 de mayo de 2018, a través del siguiente buzón de correo electrónico: menoressinalcohol@msssi.es .

Según Sanidad, el consumo de bebidas alcohólicas por menores de edad en España constituye un fenómeno que conlleva efectos y consecuencias claramente perjudiciales para su salud física, psíquica y social y, por tanto, para toda la sociedad en general.

Así lo demuestran los datos obtenidos de las encuestas que se realizan periódicamente por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad desde 1994. De acuerdo con la última Encuesta ESTUDES 2016/2017, existe una tendencia a la baja, iniciada en 2012, en cuanto a la prevalencia del consumo de alcohol por menores.

El 76,9% de los estudiantes de entre 14 y 18 años ha probado alguna vez en la vida el alcohol (el 83,9% en 2012); el 75,6% ha consumido en el último año (el 81,9% en 2012) y el 67% lo ha hecho en el último mes (el 74% en 2012), si bien, el consumo de alcohol entre los menores de edad no debería existir, ya que es una sustancia a la que los menores no pueden acceder.

Del mismo modo, se ha elevado la edad de inicio en el consumo de alcohol en España, pero ésta sigue siendo muy baja, tanto en el consumo de manera ocasional (14 años de media entre aquellos adolescentes que consumen antes de la mayoría de edad), como en el consumo con periodicidad establecida (15,1 años para el consumo con periodicidad semanal).

Evidencia científica

Existe, además, amplia evidencia científica, cada vez más precisa y abundante, sobre la especial vulnerabilidad de los menores a los perjuicios del consumo de bebidas alcohólicas, por ser etapas en su desarrollo en las que la maduración física, psíquica y social no ha sido aún completada. El hígado, el páncreas y especialmente el cerebro todavía se están desarrollando y madurando. Su cuerpo es muy vulnerable a sus efectos y puede verse gravemente afectado por su ingesta tanto desde el punto de vista de la salud física como intelectual.

Además, interfiere con el desarrollo madurativo del Sistema Nervioso Central, produciendo déficits asociados relacionados con la capacidad de concentración y resolución de tareas tanto para este periodo como para el futuro.

Respecto a los daños psicosociales, el consumo de alcohol ocasiona peor rendimiento académico, al producir déficits de memoria y atencionales, conflictos familiares y con los iguales, o mayor número de accidentes, además de que el inicio temprano en el abuso del alcohol es un buen predictor de la dependencia y otras problemáticas cognitivo conductuales.

 Los menores perciben muy poco riesgo en el consumo de bebidas alcohólicas, ya sea a diario o en fin de semana, siendo la conducta que consideran menos peligrosa, en comparación con el resto de sustancias potencialmente adictivas.

También, si atendemos a los datos que arroja la última encuesta EDADES, realizada entre población general (de 15 a 64 años), el consumo de alcohol es considerado como el menos peligroso lo que revela la necesidad de generar una concienciación social al respecto. La evidencia científica, también nos indica que, cuando combinamos una menor percepción de riesgo, mayor tolerancia y mayor disponibilidad, nos encontramos con mayores prevalencias de consumo.

Por todo ello, La Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas se ha planteado la conveniencia de elaborar el texto de un Anteproyecto de Ley de protección de los menores frente a los efectos del consumo de alcohol.

Aspectos destacables

Los aspectos que se pretenden abordar con la futura norma, según este departamento ministerial, son proteger a los menores de edad frente a las graves consecuencias del consumo de alcohol e incrementar en el conjunto de la sociedad la percepción del riesgo que, para la salud de nuestros menores, comportan estos consumos.

Sobre la necesidad y oportunidad de su aprobación, Sanidad considera que la adopción de las medidas preventivas eficaces para evitar la problemática asociada al consumo de alcohol por parte de los menores de edad, con el fin último de hacer plenamente efectivo el derecho a la protección de la salud de los menores de edad y la tutela efectiva de la salud pública que encomienda a las Administraciones Públicas el artículo 43 de la Constitución Española.

Los objetivo que se plantea Sanidad con la futura norma son prevenir el consumo de bebidas alcohólicas por parte de menores de edad; impedir todas las actividades y conductas que estén destinadas a promover, favorecer o facilitar el consumo en menores de edad, así como incorporar en la planificación, diseño, ejecución y control de las distintas políticas públicas, actuaciones basadas en la evidencia científica, dirigidas a la prevención del consumo de bebidas alcohólicas, por parte de menores de edad.

También se busca promover hábitos saludables y alternativos de vida entre los menores de edad, y la educación específica de éstos, frente al consumo de bebidas alcohólicas. Sanidad considera que la alternativa más eficaz en este ámbito es, por tanto, la tramitación del citado Anteproyecto de Ley.

Menores sin alcohol

Como ya avanzó la SeVi, el pasado 24 de abril, la Comisión Mixta para el Estudio del Problema de las Drogas, presidida por la diputada popular Carmen Quintanilla, aprobó el informe de la ponencia "Menores sin alcohol", con 34 votos a favor y dos abstenciones, tras 11 meses en los que se habían celebrado 22 sesiones de debate y comparecencias de expertos, con el fin de elaborar unas conclusiones y recomendaciones para atajar consumo de alcohol en menores.

En el informe redactado por los miembros de la ponencia, éstos instan a la elaboración de una ley de prevención del consumo de alcohol para menores de edad que contemple, como objetivo primordial, "retrasar la edad de inicio en el consumo hasta los 18 años e incrementar la percepción social del riesgo de dicho consumo". 

La presidenta de la Comisión, Carmen Quintanilla destacó la importancia del acuerdo alcanzado, en el que se han incluido medidas como la rebaja de la tasa de alcoholemia de 0,25 a 0 para que "en ningún caso" haya un menor conduciendo un ciclomotor con tasa positiva de alcohol.

El texto acordado incluye también que las páginas de Internet, que son referentes para los jóvenes, no puedan incorporar publicidad de bebidas espirituosas.

Los miembros de la ponencia proponen también modificar la baja percepción de riesgo de consumo del alcohol, especialmente del consumo por parte de menores, e intentar erradicar el modelo de consumo "atracón entre la juventud"; contribuir a un cambio cultural que reduzca los consumos de riesgo; informar y concienciar, en concreto, a los colectivos a los que el alcohol pueda resultar más nocivo; promover acciones preventivas, así como favorecer actuaciones que permitan a los profesionales sanitarios la detección precoz en problemas asociados al consumo de bebidas alcohólicas, entre otros. 

En las conclusiones de la ponencia "Menores sin alcohol" se plantean recomendaciones, iniciativas y objetivos a alcanzar en los distintos ámbitos familiar, educativo, social y comunitario, cultural, deportivo, de ocio y tiempo libre, investigador, laboral, publicitario, urbanístico, sanitario y de seguridad vial. 

La Ponencia "Menores sin alcohol" se creó a partir de la proposición no de ley impulsada por todos los grupos parlamentarios y aprobada en marzo de 2017, que emplazaba a poner en marcha una ponencia de estudio, en el seno de la Comisión Mixta para el Estudio del Problema de las Drogas, que abordase de una manera multisectorial el problema del consumo del alcohol por parte de los menores con el fin de obtener unas conclusiones y recomendaciones que sirvan de orientación para la elaboración de la futura ley.

La CE plantea financiar acciones de protección del medio ambiente y de eficiencia energética en el sector del vino

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Los servicios técnicos de la Comisión Europea han filtrado ya al menos un par de borradores de proyecto reglamentario sobre la próxima reforma de la Política Agraria Común (PAC) post-2020, en el que se contemplan los programas nacionales de apoyo al sector vitícola.

Una de las novedades es que los Estados miembros podrán incluir en sus programas nacionales un porcentaje mínimo de gasto para acciones de protección del medio ambiente, la adaptación al cambio climático, la mejora de la sostenibilidad de los sistemas y procesos de producción, la reducción de la huella medioambiental del sector, el ahorro energético y la mejora global de la eficiencia energética.

El citado borrador de proyecto de Reglamento de reforma, al que ha tenido acceso la SeVi y que se prevé que oficialmente sea presentado el próximo martes 29 de mayo, una vez conocida la propuesta de la CE de nuevo Marco Financiero Plurianual (MFP) de la UE para el periodo 2021-2027, incluye en su Sección IV la “Intervención en el sector del vino”, es decir, la regulación sectorial, con los objetivos de mejorar la competitividad de los productores de vino, incluida la contribución a la mejora de los sistemas de producción sostenibles y la reducción de la huella del sector vitivinícola.

A continuación, información para suscriptores.

La realidad varietal del viñedo español

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Informe del potencial vitícola por variedades en pdf adjunto (para suscriptores)

El potencial de producción vitícola en España a 31 de julio de 2017 ascendía a 996.054 hectáreas, según el último informe del Ministerio de Agricultura. De ellas, el 96% corresponde a superficie plantada de viñedo (951.946 hectáreas) y el resto son derechos de plantación de viñedo que aún se encuentran en poder de los agricultores y que no han sido convertidos en autorizaciones (un 2% del total del potencial vitícola), así como las autorizaciones de plantación concedidas y no ejercidas a 31 de julio de 2017(un 2% del total del potencial vitícola).

A continuación desgranamos la situación del viñedo por variedades.

Información solo para suscriptores.

Las mermas de vino en 2018 en Sudáfrica y Australia compensan los incrementos previstos en los países productores del Hemisferio Sur

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

En la presentación de los elementos de coyuntura vitivinícola de 2017, del pasado 24 de abril, la OIV también comunicó su previsión de vendimia en los principales países productores del Hemisferio Sur (con los trabajos ya en su recta final) que vaticina una producción de vino estable, en el entorno de los 52,7 Mhl. Para elaborar estas previsiones, la OIV ha trabajado con datos de organismos oficiales, prensa y expertos de cada uno de los países contemplados (Argentina, Sudáfrica, Australia, Chile, Nueva Zelanda, Uruguay y Brasil).

A continuación, información para suscriptores.

Luz verde a las bases de la ley del alcohol para acabar con el botellón

 Publicado el por Efeagro (colaborador)

La Comisión Mixta para el Estudio del Problema de las Drogas dio luz verde el 24 de abril al informe que sentará las bases de la futura ley del alcohol y que propone numerosas medidas educativas, sociales y sanitarias, pactadas por todos los grupos, para acabar con el botellón y los comas etílicos en menores. Ahora, la Comisión enviará el informe, en el que han estado trabajando senadores y diputados durante un año, al Ministerio de Sanidad para que en un futuro “muy próximo”, según ha dicho su presidenta, Carmen Quintanilla, se presente en sede parlamentaria un proyecto de ley sobre esta materia.

Un proyecto que se espera tenga en cuenta el consenso de las Cortes sobre el asunto, pues el informe ha sido avalado por todos los grupos, aunque finalmente se han abstenido ER y PNV.

“Cero alcohol en menores. Ha llegado la protección de los menores contra el alcohol”, ha subrayado Quintanilla, quien ha dicho que no se pueden seguir produciendo 6.000 comas etílicos en las vidas de los menores, ni tampoco que todos los fines de semana siete de cada diez menores salgan a la vía pública a consumir alcohol.

Ese “cero alcohol” se quiere llevar a la carretera y así, tal y como se avanzó el pasado mes de marzo, una de las medidas por las que se aboga es por establecer una tasa de alcohol cero, no de 0,25 miligramos, en conductores menores de edad que llevan ciclomotores y motos.

El “cero alcohol” en menores también se quiere trasladar al etiquetado de las bebidas alcohólicas.

Otra de las medidas destacadas es que “en ningún caso” en las web se pueda publicitar alcohol y que tampoco los personajes públicos puedan anunciarlo.

Pero hay una medida estrella en el ámbito sanitario, el protocolo sanitario de coordinación de asistencia sanitaria para los menores que ingresen por haber abusado del alcohol: que quede registrado en su historia clínica y que se intercambie la información entre las distintas administraciones para ver si ese comportamiento se repite. Los parlamentarios creen que así se podría detectar de forma temprana un posible trastorno adictivo y, en su caso, facilitar que el menor pueda recibir una intervención puntual en atención primaria o en psiquiatría infantil y juvenil.

Otra de las medidas es que parte de los impuestos al alcohol se destine a la prevención y a las causas y consecuencias sanitarias del consumo en menores.

Quintanilla ha asegurado que toda la industria que rodea al alcohol apoya el informe “porque estamos hablando de la salud de las menores y de una demanda de los padres y de la comunidad educativa”.

El informe también incide en que las administraciones mejoren el control sobre los puntos de venta de alcohol, limiten el horario en el que poder comprarlo y suban las sanciones para que los que vendan a menores.

Regular mejor las sanciones relacionadas con el consumo en la calle y ofrecer la posibilidad, tanto a padres como a menores, de poder reemplazarlas por acciones en beneficio de la comunidad u otras reeducativas o rehabilitadoras son otras de las propuestas.

Tania Sánchez, de Podemos, ha pedido que toda la carga punitiva no caiga sobre los padres porque lo que se deberían fomentar son medidas de conciliación familiar para abordar los problemas.

Todos los grupos se han felicitado por el “gran acuerdo histórico” del informe, en el que se ha abstenido Anna Azamar, de ER, porque, en su opinión, la futura ley no debería tener consideración de carácter básico y “no puede dejar a las comunidades sin capacidad” de legislar.

También Nerea Ahedo, del PNV, quien piensa que hay que dar con la fórmula para que se respete “escrupulosamente” el modelo competencial y no comparte que la ley se centre solo en los menores.

Al informe se han incorporado votos particulares presentados por Ciudadanos y PSOE. El del PSOE, según Aurora Flórez, para incidir en la necesidad de tomar medidas urgentes y que exista financiación suficiente para implantar estas medidas, con independencia de lo que se destine con parte de los impuestos especiales al alcohol. Sandra Juliá, de Ciudadanos, ha propuesto que las administraciones estudien la necesidad de disponer “de una licencia específica para la venta al por menor y para la dispensación de bebidas alcohólicas no destinadas a su consumo inmediato”. Y que sea obligatorio para los supermercados y tiendas de proximidad tener “lineales separados y controlados” para las bebidas alcohólicas para controlar mejor la edad de los compradores.

La Ponencia “Menores sin alcohol” se creó a partir de la proposición no de ley impulsada por todos los grupos parlamentarios y aprobada en marzo de 2017, que emplazaba a poner en marcha una ponencia de estudio, en el seno de la Comisión Mixta para el Estudio del Problema de las Drogas, que abordase de una manera multisectorial el problema del consumo del alcohol por parte de los menores con el fin de obtener unas conclusiones y recomendaciones que sirvan de orientación para la elaboración de la futura ley.