Topic:

El vino comunitario podría recibir más de 5.322 M€ para los PNA 2019-2023

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Euros.  (photo: )

Euros.

Artículo con tablas en pdf adjunto.
La Dirección General de Agricultura de la Comisión Europea prevé 5.322,8 millones de euros de fondos comunitarios para el nuevo periodo de programación quinquenal 2019-2023 de apoyo al sector vitivinícola de la UE-27.  Eso sí, según fuentes del propio Ministerio de Agricultura, se trata de una programación financiera condicionada en sus importes al resultado de la que se prevé muy dura y compleja negociación del nuevo Marco Financiero Plurianual (MFP) 2021-2027, cuyas primera propuestas serán presentadas por la Comisión Europea el próximo 2 de mayo, y en el que se incluye el presupuesto de la futura Política Agrícola Común (PAC) post-2020 y, por tanto también, de las partidas destinadas al próximo Plan de Apoyo al sector vitivinícola.

Como ya avanzó y reiteró la SeVi, en su día, está garantizada la financiación del nuevo programa de apoyo sectorial en los dos primeros ejercicios (2019 y 2020), así como reglamentariamente la propia existencia de una nueva programación quinquenal para el periodo 2019-2023.

Sin embargo, aunque la CE se “ha atrevido” a presentar la financiación programada y comunicada por los propios Estados miembros para estos cinco años, como si nada “anormal” fuera a pasar, ahora mismo la incertidumbre sobre el presupuesto que gestionará este sector en los tres años siguientes 2021-2023 es total.

Y ello debido a las consecuencias de la salida del Reino Unido (“Brexit”) del club comunitario, a las nuevas políticas comunes (inmigración, fronteras, defensa, innovación, empleo, cambio climático, jóvenes, etc.) que se quieren poner en marcha en la UE, así como a las dudas sobre si habrá financiación suficiente para atender las “viejas” políticas (PAC, cohesión) y las “nuevas”, bien mediante un incremento de los recursos puestos por los Estados miembro (vía aumento del porcentaje sobre el Producto Nacional Bruto del 1% actual al 1,2-1,3%), bien a través de nuevos recursos propios de la propia UE (IVA, impuestos “verdes”, gravamen a los gigantes de Internet, tasa al uso de plástico, tasa al negocio financiero, etc.).

Sea como fuera, la propuesta (con ficha financiera) para el nuevo periodo de programación de medidas de apoyo al sector vitivinícola parte de las comunicaciones que, al respecto, tuvieron que presentar los Estados miembros productores a la Comisión antes del pasado 1 de agosto. La CE se ha limitado prácticamente a “sumar” esas peticiones, desglosadas por medidas, teniendo en cuenta el aún vigente periodo de programación 2013-2018 y que el presupuesto está también garantizado para los dos primeros años de la nueva programación 2019-2023. Y el resultado es el que sigue.

A continuación, información para suscriptores.

Las cooperativas vitivinícolas de España, Francia e Italia ven en el clima, la PAC y la OCM los retos del sector

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Las cooperativas españolas, francesas e italianas se han reunido en Roma para abordar los desafíos del sector vitivinícola. Estos tres países son los mayores productores mundiales de vino y las cooperativas representan gran parte de la producción, concretamente el 50% en la UE y el 25% del mundo.

Durante la reunión, en la que ha participado el presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de España y de la sectorial de vino, Ángel Villafranca, se ha debatido sobre la reforma PAC actualmente en discusión. Las cooperativas defienden el mantenimiento del presupuesto de la PAC y los planes de apoyo de la OCM Única en el sector del vino con las importantes medidas relativas a inversiones, reestructuración y promoción. Además, consideran fundamental mantener el sistema de autorizaciones de plantaciones que da estabilidad al sector.

Respecto al nuevo modelo de gestión “delivery model” que propone la Comisión en su propuesta de reforma PAC, las cooperativas esperan que el nuevo sistema garantice un trato igualitario para todos los agricultores europeos y no provoque una renacionalización de la PAC y de las medidas a aplicar. Consideran que el sector agroalimentario ha llegado a un alto grado de integración en el mercado único y el incremento de la subsidiariedad provocaría pasos atrás en esta integración, algo muy negativo para el mercado del vino y sus agricultores. Para salvaguardar el mercado único son necesarias reglas europeas que eviten que cada país y región aplique normas diferentes.

A nivel europeo han reiterado su apoyo al modelo agrario europeo basado en agricultura familiar. Las cooperativas de estos países subrayan que sus agricultores socios son mayoritariamente pequeños productores que de no ser por estas empresas tendrían muy difícil permanecer en el mercado. Gracias a las cooperativas los agricultores comercializan conjuntamente, realizan las inversiones necesarias, y reducen los costes de producción, lo que les hace ser competitivos en el mercado. 

En este sentido no hay que olvidar que las empresas cooperativas contribuyen a la vertebración del territorio, al dar continuidad a la actividad agraria, fomentando el empleo rural y teniendo una especial capacidad para ser motor de desarrollo económico y social, favoreciendo, por tanto, la viabilidad y sostenibilidad de nuestras zonas rurales, vertebrando el escalón primario de la producción agraria, además de contribuir y mejorar la cohesión territorial mediante la generación de empleo estable y de calidad ofreciendo nuevos servicios que demandan los ciudadanos del medio rural.

Otro de los temas tratados es la incidencia que el cambio climático y el calentamiento global está produciendo en el viñedo. Las organizaciones de cooperativas han planteado distintas estrategias que puedan ayudar al mantenimiento de una viticultura sostenible, manteniendo la calidad del vino. El vino han recordado es uno de los cultivos a los que más le afecta el cambio climático y por ello es imprescindible investigar y establecer medidas para su adaptación.

¿Tendrá España un Día Nacional del Vino?

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

La Comisión de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente del Congreso de los Diputados apoyó el pasado 21 de marzo una proposición no de ley del Partido Popular en la que insta al Gobierno a declarar un Día Nacional del Vino. La Proposición no de ley (PNL) ha contado con el respaldo de las principales formaciones políticas y ha salido adelante con 34 votos a favor y 2 en contra (no hubo abstenciones).

El portavoz del Partido Popular Miguel Ángel Viso ha destacado en su intervención que el valor total del vino supera los 6.000 millones de euros, el 1,5 % del PIB, a lo que se suma su contribución social, cultural y medioambiental.

La mayoría de empresas del sector son pymes y se verían beneficiadas por la declaración de ese Día, según Viso, quien ha remarcado que, a diferencia de otros países, España no cuenta aún con una conmemoración de este tipo en el calendario, una fiesta, ha apuntado, donde se elogie a viticultores, enólogos, bodegueros, cosecheros y habitantes del rural.

Por su parte, el portavoz del PSOE Manuel González Ramos ha mostrado el apoyo de su partido a la instauración de ese Día, pero ha remarcado que a su juicio el sector tiene ante sí retos de modernización y tecnificación, y espera mayores dotaciones presupuestarias para afianzar sus mejoras.

González ha insistido, por ejemplo, en que la dotación en competitividad de la industria agroalimentaria ha bajado en los últimos cuatro o cinco años un 20% en los presupuestos del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. Por ello, ha instado al Gobierno a reforzar las políticas y fichas presupuestaria para el sector vitivinícola, entre otras iniciativas prioritarias.

Desde Ciudadanos, Francisco Igea ha respaldado la declaración, aunque ha mostrado su rechazo a “propuestas vacías e irritantes”, ya que a su juicio el sector necesita otras acciones de apoyo para responder a sus necesidades como la mejora estructural, el impulso de las exportaciones o la adaptación al cambio climático.

Joseba Agirretxea (PNV) ha abogado, en su intervención, por la creación de un Día del Vino, pero no del Día “Nacional” del Vino, porque “sobra” y pone de manifiesto que se intentan imponer determinados criterios nacionales por parte del PP.

En la Proposición no de Ley se pide que el Congreso de los Diputados inste al Gobierno a la declaración, en colaboración con el sector del vino, de un Día Nacional del Vino, “en reconocimiento de la cultura del vino, del enorme potencial económico del sector, que fija población al territorio, que representa lo mejor de nuestra tierra, de nuestra historia y que otorga imagen país”.

En el texto resalta que, a nivel europeo, se está consolidando la celebración del “Día Europeo del Enoturismo” y que otros países como Chile han instaurado el “Día Nacional del Vino”, en reconocimiento social y económico del vino para el país, o Francia que celebra el tercer jueves de noviembre la degustación del Beaujolais Nouveau.

Para el PP, la declaración de un Día Nacional del Vino en España “sería realmente importante para este sector, así como para las numerosísimas zonas de todo el país que tienen en el mundo del vino un verdadero motor de su economía local y regional”. Ha abundado en que el empleo directo generado por el sector del vino ronda las 450.000 personas, en torno al 2,5 % de la población ocupada en España, un país con alrededor de 7.000 bodegas.

El desafío de la autorregulación en el etiquetado nutricional y de ingredientes del vino

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

 (photo: )

Tal y como ha venido avanzando la SeVi, las asociaciones profesionales de la Unión Europea, que representan a los sectores del vino (CEEV, CEVI, COPA-Cogeca, EFOW), de los espirituosos (Spirits Europe), de la cerveza (Cerveceros de Europa) y la sidra y los denominados “vinos” de frutas (AICV), presentaron el pasado lunes 12 de marzo al comisario europeo de Salud Pública y Seguridad Alimentaria, Vytenis Andriukaitis, una propuesta de autorregulación para el etiquetado nutricional y la lista de ingredientes de las bebidas alcohólicas.

Por sus características propias y especificidades, como la atomización productiva y empresarial, las prácticas enológicas, etc., el sector del vino es de los que más complicado lo va a tener para cumplir con las condiciones o exigencias, aunque sean de autorregulación que, finalmente, acepte o proponga la Comisión Europea. Se trata de todo un “desafío de la autorregulación”.

A continuación, información para suscriptores.

La UE se ahorra 92,1 M€ de fondos de los Planes Nacionales de Apoyo al vino en 2017

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

 (photo: )

Artículo con tablas en pdf adjunto (para suscriptores)
La Unión Europea volvió a “ahorrarse” (no ejecutó) fondos comunitarios asignados a los programas nacionales de apoyo al sector vitivinícola durante el pasado ejercicio de 2017. En esta ocasión, fueron algo más de 92,06 millones de euros los que se quedaron en las arcas de Bruselas, porque los Estados miembros productores no fueron capaces de ejecutarlos en plazo (de 16 de octubre de 2016 a 15 de octubre de 2017. Mientras que la ficha financiera para estos programas de apoyo ascendía a 1.104 millones de euros, el gasto invertido en las distintas medidas fue de 1.011,94 millones, un 91,66% del total, dejándose, por tanto, sin ejecutar un 8,34% de los fondos totales asignados inicialmente.

En esta ocasión, como ya informó la SeVi en su día, España contribuyó a esta merma inversora, pues de los 210,33 M€ de fondos comunitarios asignados para el PASVE de 2017, solo ejecutó algo menos de 202 millones, casi un 96% del total, perdiendo algo más de 8,44 millones y eso después de lograr el trasvase de parte de los fondos entre las diferentes medidas (es decir, de la medida de promoción, principalmente, a la de reestructuración y reconversión vitícola y a la de innovación).

A continuación, información para suscriptores.