Topic:

Prudencia extrema con los precios

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Las vendimias, los constantes episodios tormentosos que están afectando gran parte de nuestra geografía, sus posibles consecuencias sobre la calidad y cantidad de la cosecha y los precios a los que acaben firmándose los contratos; o incluso las denuncias realizadas por las organizaciones agrarias sobre las entradas de uva que se están produciendo sin los obligados contratos que fijen plazo y precio, son los temas que verdaderamente ocupan a todos los operadores del sector.

Hasta el momento, todo lo que conocemos son rumores, con una opacidad bastante importante en la difusión de los precios a los que están entrando las uvas y que en la zona centro estarían en torno a los del año pasado o ligerísimamente por encima para algunas partidas seleccionadas.

Y es que, si en campañas anteriores las tablillas representaban un claro cartel anunciador, esta campaña está siendo aprovechada por las grandes bodegas para, acogiéndose a la obligatoriedad de los contratos que impone la Ley de la Cadena Alimentaria, obviarlas y demorar lo máximo posible la generalización que supone su publicación. Nadie quiere ser el primero, corriendo el riesgo de pisarse los dedos con unos precios que podrían ponerles en una situación muy delicada de cara a defender las cotizaciones de sus vinos y derivados a lo largo de la campaña.

Ninguna campaña es fácil, pero esta se presenta especialmente delicada ya que no sabemos muy bien cuál puede ser el comportamiento de nuestro mercado exterior, fundamental para nuestro sector, al que la recuperación de la producción a nivel mundial, el retorno a una cierta normalidad en los países de nuestro entorno y principales compradores; genera grandes dudas. Lo que no parece afectar a las pretensiones de los viticultores, expresada a través de sus organizaciones agrarias, y que son las de que aumenten las cotizaciones de las uvas entre un cinco y un diez por ciento respecto a las del año pasado; todo ello aludiendo a que las existencias han descendido este porcentaje.

A continuación, información para suscriptores.

Por una ordenación del sector

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Con las vendimias como una realidad palpable ya en muchas regiones españolas, adquieren especial relevancias todos los asuntos relacionados con la “colocación” de la producción.

Somos el primer país del mundo por extensión de viñedo de uva de vinificación, hecho que nos conduce de manera irremediable a escalar posiciones en la producción de vino, mostos y derivados. Y nuestros datos de consumo mejoran tan lentamente y en unas circunstancias tan hostiles que la simple imaginación de alcanzar incrementos sustanciales resulta totalmente utópica.

Y aunque las exportaciones nos han ido solucionando el problema de los saldos generados entre producciones y utilizaciones, todo parece indicar que estamos cerca de nuestro techo en el exterior y que cada año será más complicado mantener los volúmenes exportados si queremos aumentar el valor.

¿Qué hacer entonces? ¿Cuál es la solución?

A continuación, información para suscriptores

Mercados 12-09-18

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en PDF adjunto.

Mercados 05-09-18

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en PDF adjunto.

Información de Vendimias 12-09-18

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

De pistoletazo de salida podría definirse esta semana, en la que las principales bodegas de España han comenzado a recepcionar en sus lagares los primeros racimos de la cosecha 2018.

El momento se ha hecho esperar algo más de diez días con respecto a las fechas del año pasado, volviendo así a calendarios tradicionales, pero podríamos decir que: ha valido la pena.

La abundancia de fruto con la que esperan las viñas a ser vendimiadas y la excelente sanidad que presenta la uva, definen esta cosecha como una vuelta a la normalidad tras una campaña 2017 marcada por la baja producción y los innumerables problemas a los que tuvieron que hacer frente viticultores y bodegueros.

En cuanto a los precios de las uvas, la prudencia es enorme y aunque en conversaciones privadas todos coinciden en señalar que será muy difícil mantener los precios del año pasado ante incrementos de producción cercanos al veinticinco por ciento, oficialmente se sostiene que la reducción de las existencias debiera ser sostén suficiente para las cotizaciones que, por otra parte, tampoco son tan elevadas, resultando irrelevante en lo que son los costes de elaboración y permitiendo acercarse a los viticultores hacia unos ingresos dignos que garanticen la continuidad de sus viñedos.

A continuación, información para suscriptores.