Topic:

Daños por ‘marchitez fisiológica’ en casi 11.500 ha de viñedo de uva de vinificación de la variedad Bobal

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Las condiciones climatológicas que se registraron a lo largo de la pasada primavera en nuestro país, con temperaturas frías para la época del año, elevados niveles de humedad y baja insolación, propiciaron daños por “marchitez fisiológica” en la variedad de uva Bobal para vinificación.  En total, según fuentes del “pool” que agrupa a las empresas privadas del seguro agrario, Agroseguro, se recibieron partes por siniestros correspondientes a unas 11.495 hectáreas afectadas por este riesgo fitosanitario.
Las zonas más afectadas fueron la comarca de Utiel-Requena, en la provincia de Valencia, con casi 6.000 hectáreas siniestradas sobre las que se dio parte al seguro, y la provincia de Cuenca, con cerca de otras 4.800 hectáreas dañadas. También se recibieron partes de siniestro, aunque por una superficie menor, de la provincia de Albacete. 
Los efectos que provoca el riesgo de la “marchitez fisiológica” son la pérdida de los racimos por desecación y, en ocasiones, también la pérdida de brotes y el enrojecimiento de las hojas del viñedo.

Desde el pasado 18 de junio, unos 45 peritos han venido trabajando en las primeras visitas a las zonas con este siniestro (unos 25 en la zona valenciana de Utiel-Requena y otros 20 en Castilla-La Mancha). Estaba previsto que las tasaciones de primera visita hubiesen estado ya finalizadas en los primeros días del presente mes de julio. 
La intensidad de los daños presenta una gran variabilidad, que va entre el 20% y el 40% de la futura previsible cosecha y la previsión de indemnización por estos siniestros, según Agroseguro, para las comarcas afectadas podrían superar los 3 millones de euros.

El sector solicitó autorización para plantar nuevo viñedo en cerca de 30.000 ha de superficie en 2018

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Viñedo en Yecla. (photo: )

Viñedo en Yecla.

La superficie solicitada para nueva plantación de viñedo en el actual ejercicio 2018 ascendió a 29.961,32 hectáreas, lo que supuso 6,06 veces más que el límite de superficie (4.950 ha), que se podía autorizar, según los datos del Ministerio de Agricultura. Casi un 72% del total se solicitó fuera de los límites geográficos de las Denominaciones de Origen con limitaciones, con cerca de 21.470 hectáreas y el resto (el 28% y casi 8.500 ha) en las D.O.P. que demandaron al Ministerio de Agricultura limitar el incremento de su masa vegetal.

De estas últimas, se solicitaron nueva plantación en la D.O.P. Ribera del Duero (casi 7.837 ha) en la D.O.P. Cava (588,14 ha); en la D.O.P. Chacolí de Bizkaia (35,31 ha); en la D.O.P. Calificada Rioja (21,11 ha), en la D.O.P. Chacolí de Getaria (10,23 ha) y en la D.O.P. Chacolí de Álava (1,99 ha).

Como ya avanzó la SeVi, las CC.AA. calificaron como admisibles poco más de la mitad de la superficie solicitada, con 15.610,72 ha, de las cuales casi 14.770 ha correspondieron a las zonas fuera de los límites geográficos de las D.O.P. que pidieron al MAPA limitar la expansión de su potencial vitícola; otras 1.674 ha a la D.O.P. Ribera del Duero; unas 138 ha a la D.O.P. Cava; casi 11 ha a la D.O.P. Chacolí de Bizkaia, casi 10 ha a la D.O.P Chacolí de Getaria, casi 9,5 ha a la D.O.Ca. Rioja y casi 1 ha a la D.O.P. Chacolí de Álava.

A continuación, información para suscriptores.

Con mucha lentitud

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

A diferencia de lo sucedido en campañas anteriores, donde el adelanto sobre las fechas “tradicionales” era la nota más generalizada en la vendimia. Este año parece que volvemos sobre nuestros pasos y recuperamos las fechas que habían venido siendo las habituales. Con una evolución que puede considerarse más que correcta en la inmensa mayoría de las regiones y en las que las estimaciones, hasta ahora formuladas, señalan un claro aumento de la producción.

¿Hasta dónde puede llegar este aumento? Esa es la gran pregunta sobre la que nadie se atreve (o quiere) pronunciarse. El potencial de producción, con la incorporación de las campañas reestructuradas, es incuestionable que ha crecido de manera importante. Los cincuenta millones de hectolitros son una cosecha que está ahí y que en una campaña u otra acabaremos alcanzando sin más excepcionalidad que la propia de la naturaleza. Ahora bien, si será esta en la que nos tengamos que enfrentar a superar la barrera de los cincuenta o tendremos que esperar algún otro año es una cuestión sobre la que, de momento, no podemos concretar.

A continuación, información para suscriptores.

Un fraude a perseguir contumazmente

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Si hay alguien que piense que los 198,08 millones de litros de vino que le llevamos enviando a Francia entre enero y abril, de los que 144,66 lo son sin D.O.P. y a granel. O los más de 643,92 con los que cerramos el 2017, con una clara mayoría de esa categoría de vinos sin D.O.P. y a granel (451,51), lo eran para ser embotellados en destino como vino español permitiendo que los consumidores identificaran claramente que se trata de vino envasado en Francia pero de origen español; o es que no conoce muy bien el funcionamiento de los mercados, o que su ingenuidad no tiene límite.

Como en el tema de los negocios la ingenuidad no existe y el buenismo acaba donde está en juego el primer céntimo. Los 0,42 €/litro del 2017 o los 0,59 de este primer cuatrimestre del 2018 no dejan mucho lugar a la duda sobre qué es lo que hacen con él y a qué lugares de venta van destinados principalmente.

A continuación, información para suscriptores.

Un gran futuro por delante

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Medir la salud de un sector es siempre complicado y requiere de valores de referencia que te permitan tener una visión lo más objetiva posible de la situación. Al margen de otras apreciaciones subjetivas relacionadas con aspectos como la calidad o valoración del producto, que requieren de estudios sociológicos complicados y no siempre coincidentes.

Centrándonos solo en esos primeros parámetros cuantificables y de los que tendrán ocasión de disponer en una completa gama en nuestro próximo Extraordinario de Estadísticas, podríamos concluir que el sector vitivinícola español goza de una buena salud y disfruta de unas extraordinarias perspectivas.

Lo sucedido con los precios de las uvas en la pasada vendimia; la correlación que esa subida tuvo en los mercados tanto de mostos y derivados como vinos; el aumento de las exportaciones en volumen y valor aumentando de manera considerable el precio medio; la solicitud de nuevas plantaciones (especialmente las que han realizado los jóvenes agricultores); la tasa de cumplimiento de los programas de apoyo; el crecimiento de la superficie de viñedo ecológico…, con la mácula de los datos de consumo. Son cifras que reflejan las grandes posibilidades de este sector.

A continuación, información para suscriptores.