Topic:

Estancia Piedra. ¡Ven y verás!

 Publicado el por Bodega Estancia Piedra (esporádico)

Enoturismo en Estancia Piedra. (photo: )

Enoturismo en Estancia Piedra.

En Estancia Piedra nos gusta enseñar lo que tenemos y por eso estamos abiertos a visitas durante todos los días del año, incluyendo las mañanas de  los fines de semana y los festivos. Nuestra bodega nace en la parcela de viñedo tradicional más grande y más compleja de la D.O. Toro y toda nuestra actividad gira en torno a ella: la viña es el centro de atracción tanto para las personas que tienen un interés más profesional como para las que quieren disfrutar del paisaje, del entorno y acercarse de una forma lúdica al mundo del vino.

Las opciones de visitas estándar y las catas, se complementan con una agenda de actividades culturales a lo largo del año, los Vinotauros, tan variadas como lo son las influencias de la viña y el vino en la cultura y la historia. El vino que nos acompaña y ameniza tertulias en las que pierde su papel protagonista para retomar el de incentivador de la reunión y la palabra.

Enoturismo en Estancia Piedra.

Enoturismo en Estancia Piedra.

Nuestro centro social se transforma con gusto en lugar de celebraciones privadas, se viste de fiesta o de boda con la discreción y la exclusividad que nos caracterizan. Y también pueden venir a disfrutar de la bodega sin más, sentarse en una mesa y tomar una copa de vino mirando los viñedos de los que nació, disfrutando del aspecto cambiante y siempre hermoso de las cepas.

Más información en www.estanciapiedra.com

www.facebook.com/EstanciaPiedra y @piedrawines

Recevin, la Red Europea de Ciudades del Vino

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Las visitas turísticas a Reguengos de Monsaraz (Ciudad Europea del Vino 2015) aumentaron un 27% hasta abril. (photo: )

Las visitas turísticas a Reguengos de Monsaraz (Ciudad Europea del Vino 2015) aumentaron un 27% hasta abril.

Recevin, la Red Europea de Ciudades del Vino, está integrada por ciudades o grupos de ciudades productoras de vino de toda Europa. Nace con el objetivo de defender con una sola voz los intereses de las administraciones locales europeas vinculadas económicamente al vino y de ofrecer una plataforma de intercambio de experiencias, contactos y partenariado conjunta. Las ciudades pertenecientes a Recevin tienen una fuerte dependencia de la vitivinicultura y están ubicadas en zonas protegidas por denominación de calidad de sus vinos.

En el año 2000 Ciudades Europeas del Vino se dotaron de una herramienta de promoción y trabajo común con la intención de hacer lobby, desarrollar proyectos, promover el enoturismo, promover las transferencias de conocimientos, difundir otros enfoques, realidades y tendencias así como difundir las actividades de los territorios. En la actualidad Recevin cuenta un gran número de ciudades socias pertenecientes a 11 países distintos: Alemania, Austria, Bulgaria, Eslovenia, España, Francia, Grecia, Hungría, Italia y Portugal.

En lo que concierne a la línea del enoturismo, Recevin trabaja desde sus inicios por conseguir un enoturismo de calidad. El producto enoturismo consiste en la integración bajo un mismo concepto temático de los recursos y servicios turísticos de interés, existentes y potenciales de una zona vitivinícola. Este interés y esfuerzo se tradujo en el proyecto europeo VINTUR, del cual surgieron dos documentos de referencia: el Vademécum del Enoturismo Europeo y la Carta Europea del Enoturismo, documentos de consenso establecidos por los actores públicos y privados del enoturismo europeo.

Mientras que el Vademécum del Enoturismo Europeo define el Sistema de Gestión de Calidad del Enoturismo a nivel europeo a partir del cual se normalice la metodología para la puesta en marcha, desarrollo y reconocimiento de las Rutas Europeas del Vino, la Carta Europea del Enoturismo define el concepto de enoturismo a nivel europeo y establece las líneas de participación y cooperación de los distintos agentes para su desarrollo y autorregulación.

El rol de la Red consiste en favorecer tanto la creación como la promoción de actividades enoturísticas, dentro de las cuales se encuentran el concurso Ciudad Europea del Vino y la celebración del Día Europeo del Enoturismo.

Concurso Ciudad Europea del Vino

Con el objetivo de impulsar la proyección de la cultura del vino común a los territorios vitivinícolas europeos y, de forma específica, subrayar tanto la calidad del vino, el paisaje, la cultura y el patrimonio de una ciudad en concreto, Recevin proclamó en el año 2012 el concurso Ciudad Europea del Vino. Un concurso anual y de carácter rotatorio entre los diversos países que forman la red Recevin.

La edición de 2012 se otorgaba entre las ciudades de Portugal, convirtiéndose la ciudad de Palmela, productora del vino de Setúbal, en la primera Ciudad Europea del Vino; en 2013 resultó elegida la ciudad italiana de Marsala, conocida por el vino que lleva su nombre; en 2014, fue la ciudad española de Jerez de la Frontera. Este año 2015 ostenta el título de Ciudad Europea del Vino el municipio del Alentejo portugués de Reguengos de Monsaraz. Su sucesora en el año 2016 será la ciudad italiana que resulte elegida entre las candidaturas presentadas. La ganadora se dará a conocer el próximo mes de noviembre.

El Día Europeo del Enoturismo

La Red Europea de las Ciudades del Vino instauró en el año 2009 la celebración del Día Europeo del Enoturismo, que se conmemora cada segundo domingo de noviembre (8 de noviembre en 2015) en las distintas regiones y municipios vitivinícolas de Europa, con el fin de conseguir una difusión internacional del turismo del vino de manera simultánea en todos los países europeos, favoreciendo así de forma conjunta la promoción de las múltiples ofertas de las rutas del vino europeo. Así, se pretende posicionar el turismo del vino como una realidad única y a la vez diversa en todos los estados miembros de la Red, al tiempo que favorecer el consumo de los productos de los territorios, como argumentos de calidad de vida intrínsecos a la cultura del vino.

Esta actuación se enmarca en la necesidad actual de valorar y promocionar los territorios como activos económicos rentables; de conseguir una posición competitiva en el mercado de los territorios-producto; de obtener un mercado con canales de distribución muy definidos; de reforzar las estrategias de sensibilización intra e intersectoriales, y finalmente de estimular la innovación comercial hacia el turismo del vino.

El Día Europeo del Enoturismo incluye un gran número de actividades basadas en la promoción de los territorios del vino, que incluyen la apertura y visita de bodegas, el descubrimiento de la riqueza paisajística y de los productos artesanales típicos, la degustación de sus productos gastronómicos, etc. Todo ello permite descubrir la cultura, la naturaleza y la cultura típica y única de cada territorio.

Los municipios, territorios y/o rutas que participan en esta jornada son incluidos en el Mapa del Día Europeo del Enoturismo, creado por Recevin y que se actualiza anualmente, con el objetivo de promocionar de manera global y conjunta la oferta de actividades programadas por cada uno de los territorios obteniendo así un impacto mayor a nivel de imagen y difusión. A lo largo de las diferentes ediciones celebradas del Día Europeo del Enoturismo el número de rutas y municipios vitivinícolas europeos participantes ha ido aumentando año a año.

En el 2009, año en el que tuvo lugar la primera edición, fueron un total 33 municipios y rutas de 4 países europeos (España, Grecia, Italia y Portugal) los que participaron en esta celebración. La edición del año 2014, la última hasta el momento, el número de participantes ascendió a un total de 80 municipios y rutas del vino de países europeos como Bulgaria, España, Francia, Grecia, Italia y Portugal. En vistas del éxito de la jornada los territorios vitivinícolas de Estados Unidos, Argentina y Uruguay se unieron a esta celebración, el 2014 celebrando el mismo fin de semana el Día del Enoturismo, de esta manera se ha conseguido que el enoturismo disponga de un día para su promoción a nivel internacional.

Este año, y por segundo año consecutivo, diferentes países de Europa y América celebrarán de manera conjunta, los próximos 7 y 8 de noviembre, una nueva edición del Día del Enoturismo, lo que supone el fortalecimiento del turismo del vino a nivel global.

Más información en www.recevin.net

R. Hernández, coord. téc. de Acevin y Rutas del Vino de España: ‘‘Ya no se trata de dónde ir, sino de qué hacer, qué experimentar’

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Los datos demuestran, año tras año, que el enoturismo se consolida en nuestro país, tanto entre los turistas, que buscan en él nuevas experiencias y una mayor vinculación con un producto como el vino, como entre las bodegas, que ven en él una línea de negocio y marketing complementaria.

En un contexto de retroceso del consumo de vino, ¿qué papel ha de jugar el enoturismo en nuestro país?

En este contexto, sin embargo, está aumentando el interés por el mundo del vino desde un punto de vista turístico y cultural. Los datos que anualmente ofrecemos sobre los turistas que visitan las Rutas del Vino de España así lo demuestran. Las bodegas hace ya años que entendieron que el enoturismo juega un papel fundamental en sus negocios y que constituye una cuenta de negocio paralela y complementaria a la venta de vino, pero cada vez más importante que, además, contribuye a posicionar o reforzar el posicionamiento de sus marcas. Estamos convencidos de que una experiencia turística exitosa en un territorio vitivinícola, genera un vínculo muy fuerte entre el producto vino y el visitante. En términos de marketing, la experiencia mejora la imagen de marca y de origen del vino, contribuyendo a aumentar su consumo, a su fidelización e incluso a que el turista se convierta en prescriptor cuando vuelve a su lugar de origen.

¿Ha habido una evolución en la cantidad y en la calidad de la oferta enoturística española en los últimos años?

Atendiendo a los datos de que disponemos, en Acevin y Rutas del Vino de España estamos bastante satisfechos y somos optimistas respecto al futuro. Las cifras demuestran que el enoturismo continúa su tendencia al alza en nuestro país. Ya no se trata de una moda pasajera. Los últimos datos de que disponemos relativos al ejercicio al año pasado sobre el número de visitantes a las bodegas y museos del vino asociados a las Rutas del Vino de España (indicador más próximo al número de enoturistas que visitan nuestras Rutas) cifran en 2.124.229 las visitas registradas en 2014. En términos absolutos al comparar el dato del año 2014 con el dato de 2013 se aprecia un incremento de 435.020 visitantes, un aumento del 25,75%. Desde el año 2008 en que empezamos a medir este dato hemos registrado un aumento del 43,6%, lo que demuestra el potencial de crecimiento del turismo del vino.

Pero la evolución no ha sido solo en cuanto a la demanda de turismo del vino, sino tal y como planteas, también se ha crecido en cantidad y calidad de la oferta enoturística. La aparición y crecimiento del enoturismo es un fenómeno lógico en consonancia con las tendencias del sector. La evolución en el comportamiento de los turistas hace que se busquen otras experiencias más relacionadas con el turismo cultural y gastronómico y ahí el enoturismo juega un papel fundamental. Ya no se trata sólo de “dónde ir”, sino de “qué hacer” y “qué experimentar”, no solo se busca conocer un lugar, sino impregnarse de su cultura y participar de ella. En este contexto, el enoturismo encaja plenamente en estos planteamientos más dinámicos y experienciales.

¿Cuáles serían las principales tendencias en turismo del vino?

Si realizamos un análisis de la distribución temporal a lo largo del año de los visitantes registrados en las Rutas del Vino de España, vemos como, en términos generales, otoño y primavera vuelven a ser las temporadas preferidas para hacer enoturismo, motivado ante todo por ofrecer unas temperaturas más adecuadas para el disfrute del producto enoturístico y en el caso del otoño, por la realización de la vendimia y el conjunto de actividades enoturísticas que la mayor parte de las Rutas organizan en torno a esta época del año, convirtiéndose éste en un factor adicional de atracción turística.

En cuanto al nivel de gasto de los enoturistas, los datos que manejamos también demuestran la tendencia de que se trata de un turismo de perfil medio alto con un gasto medio diario superior al gasto medio registrado para el turismo convencional (en el caso del turismo nacional se registra un gasto medio diario de 77,8 € por enoturista frente a un 31,9 € de gasto medio diario en el turismo convencional).

Por otra parte, otra de las tendencias en enoturismo que percibimos es la especialización de la oferta. Los enoturistas responden a muchos perfiles, desde los más entendidos hasta los más neófitos, desde los que viajan en grupos de amigos hasta los que viajan en familia y con niños, o las personas mayores jubiladas con alta disponibilidad económica y de tiempo libre… Y, por tanto, cada uno de estos grupos requiere una atención distinta y es necesario especializar y segmentar. Ya no sirve la misma visita para todos los que llegan a una bodega. En cada caso debemos adaptar la oferta a los gustos e intereses de la demanda ofreciendo una oferta de calidad, profesional y especializada en cada caso.

¿Las bodegas son conscientes del potencial del enoturismo? ¿Y los municipios vinculados a la viticultura?

Por supuesto, como ya decía antes, desde hace unos años la mayor parte de las bodegas en España entienden el potencial del enoturismo y los beneficios que acarrea para la imagen de marca de sus vino y están apostando por adaptarse al servicio turístico, por destinar recursos y medios al enoturismo y por ofrecer una oferta turística a sus visitantes cada vez más atractiva y adaptada a las necesidades de cada sector de la demanda. No obstante, hay excepciones, claro está, pero el panorama ha cambiado mucho en los últimos 15 años. Antes había que convencer a las bodegas para que se abrieran al turismo, ahora ya son muchas las que se construyen y/o reformar pensando en el turismo. En lo que respecta al sector público, a los municipios vitivinícolas a los que Acevin representa, claro que somos conscientes de este potencial.

España es un país vitivinícola y la gastronomía es uno de los principales atractivos que España “vende” con su marca turística; y, dentro de nuestra gastronomía, el vino juega un papel fundamental. Además, el vino no es un producto agroalimentario más, sino que tiene un amplio recorrido cultural que permite articular en torno a él toda una oferta turística y cultural de territorio.

¿Hay un modelo español de enoturismo?

El enoturismo, entendido como el tipo de turismo que lleva a conocer una zona vitivinícola y a realizar actividades turísticas y de ocio dedicadas al descubrimiento de la cultura del vino y de los recursos vinculados a la misma, creo que es un concepto universal. Ahora bien, el modo de entender y desarrollar el enoturismo es lo que varía de un país a otro o incluso dentro de un mismo país. En el caso de Acevin hemos creado un modelo propio, el modelo de Rutas del Vino de España, un modelo que también comparte la Administración del Estado al considerar al Club de Producto Rutas del Vino de España como el principal interlocutor y referente nacional cuando se habla de enoturismo. Desde nuestro planteamiento el enoturismo se basa en la idea de asegurar al visitante unos estándares mínimos de calidad y una oferta integral de territorio que, si bien se vertebra a partir del elemento vino y de su cultura, ofrece una amplia gama de actividades y servicios, puesto que nuestros turistas no solo quieren visitar bodegas (estamos convencidos de que el enoturismo es mucho más que esto) sino que quieren hacer muchas más actividades. Además, el modelo Rutas del Vino de España se basa en la gestión público-privada del destino, es decir, en una gestión turística en la que participen todos los agentes vinculados a la Ruta del Vino, tanto las administraciones locales públicas, como el sector privado.

¿Qué sinergias se pueden aprovechar con la vinculación a un club de producto como Rutas del Vino?

Una red de trabajo como es el Club de Producto Rutas del Vino de España, que integra, actualmente a 25 destinos o Rutas del Vino certificadas, lo que supone más de 500 municipios y cerca 2.000 empresas es, a veces, muy compleja de manejar. Pero es precisamente este sistema de trabajo en red el que alimenta las sinergias entre distintos destinos y es precisamente la diversidad y alcance de nuestro Club de Producto lo que lo hace más rico. Esto, junto con el desarrollo de un trabajo serio y constante durante casi 15 años en el impulso y desarrollo del enoturismo, han hecho que Acevin y Rutas del Vino de España se conviertan en el principal referente del turismo del vino en nuestro país permitiendo así a los destinos que integran el Club de Producto su proyección a través de una marca paraguas de prestigio y calidad. Igualmente, pertenecer a un club de ámbito nacional como el nuestro permite a los destinos aprovecharse de otras sinergias y acuerdos de colaboración que desde Rutas del Vino de España tenemos con otras entidades y organizaciones (Ministerios de Turismo y de Agricultura, Turespaña, Predif, FEV, etc.). Este sistema favorece, además la gestión, planificación y desarrollo del destino turístico, armoniza los niveles de calidad de los servicios y productos que consume el turista y potencia las sinergias entre los distintos agentes turísticos y prestadores de servicios de cada destino.

Rutas del Vino certificadas en España. Fuente: Acevin.

Rutas del Vino certificadas en España. Fuente: Acevin.

El turismo enológico en el entorno del rioja

 Publicado el por Antonio Egido (colaborador)

FOTO: Rioja Capital. (photo: )

FOTO: Rioja Capital.

El turismo enológico, el enoturismo, es una palabra que sorprendentemente todavía no ha sido reconocida por la Real Academia Española de la Lengua (RAE), aunque sí el término ecoturismo, definido como “turismo con el que se pretende hacer compatibles el disfrute de la naturaleza y el respeto al equilibrio del medio ambiente”, que realmente se queda muy corto si queremos definir ese “tipo de turismo dedicado a potenciar y gestionar la riqueza vitivinícola de una determinada zona” y por ello todo lo que tiene relación con el turismo gastronómico, cultural (arquitectura, arte) y de la salud-belleza (vinoterapia). Los turistas conocen cada zona vitivinícola a través de la degustación de sus vinos y la visita a bodegas y viñedos”, según lo define la Wikipedia.

Al fin y al cabo, el enoturismo es una forma de hacer turismo que se está convirtiendo, año a año, en la mejor forma de que el consumidor de una marca sepa cómo se elabora su vino predilecto, al tiempo de que la bodega pueda fidelizar a sus actuales y futuros consumidores, sin olvidar el paseo para descubrir lo mejor de cada una de zonas donde se ubican las bodegas.

De esta forma y a la llamada de jornadas gastronómicas de las verduras o micológicas, la naturaleza, la salud en balnearios, el arte, el mundo de los dinosaurios, los momentos de ocio y compras, los museos, los barrios de bodegas, los lagares rupestres de piedra, excavados en la roca, los guardaviñas o chozos, dólmenes, necrópolis, ermitas o monasterios, fiestas, batallas de vino tinto o clarete, carnaval del vino, pisados de uva, jornadas de puertas abiertas de bodegas, alojamientos, bares de vinos, posadas, restaurantes, hoteles, casas rurales, agroturismos, enotecas, vinotecas, servicios turísticos y empresas de transportes que piensan en vino, spas, catas, centros temáticos, centros de interpretación, conciertos entre viñedos, representaciones teatrales o las anuales fiestas de la vendimia de Rioja… son algunas de los muchas actividades que organizan las bodegas con el objetivo de captar la presencia de consumidores en unas bodegas que cada día más piensan en dar el triple salto normal para ofrecer servicios cada vez más sofisticados y/o personalizados.

Incluso, para facilitar el acceso al enoturismo el rioja ofrece, por tradición, tres importantes rutas por diferentes zonas de la Denominación en lo que es conocido como la Ruta de La Rioja Baja, donde se ubica Aldeanueva de Ebro cuyo ayuntamiento apostó, antes que nadie, por este tipo de turismo hasta el punto que, desde abril del año 2004, la Oficina Española de Patentes y Marcas, concedió al Ayuntamiento de Aldeanueva de Ebro, el registro de marca denominativa (con gráfico) enoturismo; la Ruta de La Rioja Alta, donde desarrollan sus actividades los ciudadanos de Ábalos, Briñas, Briones, Casalarreina, Cenicero, Cuzcurrita del Río Tirón, Fuenmayor, Haro, Sajazarra, San Asensio, San Vicente de la Sonsierra, Tirgo y Torremontalbo; y la Ruta del Vino de Rioja Alavesa, con una experiencia ya de doce años, lo que les ha servido para desarrollar un completo itinerario de actividades durante todas las épocas del año y que cuenta con el apoyo de las instituciones alavesas y vascas para realzar un nuevo concepto de turismo.

Pero si usted es de los consumidores a los que les gusta ser sorprendido, sepa que en esta Denominación puede disfrutar de la vendimia en familia, de maridajes de sorbetes y vinos, de quedarse en el campo para mirar las estrellas en el entorno de la celebración de San Lorenzo, o de una sesión de yoga con la vista perdida en un paisaje de viñedos. Porque las nuevas tendencias buscan, no solamente que se conozca la bodega sino que el consumidor se acerque al viñedo.

Rutas del Vino de España, un ‘tesoro’ de más de 42,54 M€

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Foto: Ruta do Viño Rías Baixas / Xurxo Lobato. (photo: XURXO LOBATO)

Foto: Ruta do Viño Rías Baixas / Xurxo Lobato.

Tablas en pdf adjunto.

Que el enoturismo es una línea de negocio complementaria para las bodegas ya nadie lo niega. Que es una fuente de riqueza para el territorio sobre el que se desarrolla, tampoco. Pero en qué dimensión no está cuantificado. Recientemente, la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin) publicó las estadísticas de visitas a las bodegas y museos del vino asociados a las Rutas del Vino de España correspondientes al año 2014. Además de los datos de visitas (2.124.229 turistas del vino, con un incremento del 25,75% respecto a 2013), por primera vez se ofrece una aproximación al volumen de negocio que mueve este club de producto: Rutas del Vino de España.

Según los datos de Acevin, ese volumen de negocio se situó en 2014 en 42.542.859 euros, una cifra nada desdeñable y que, si seguimos la línea tendencial de visitas, irá en aumento en los próximos años. Pero el volumen de negocio que representa el enoturismo va más allá, pues son innumerables las bodegas y rutas enoturísticas no adheridas al club de producto. Además, esos 42,54 millones de euros no contemplan el impacto del enoturismo en otros establecimientos como alojamientos o restauración.