Topic:

Joaquín Hernández, Director General de Bodegas BSI: ‘Bodegas BSI es la mejor anfitriona del vino de Monastrell y de Jumilla’

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Joaquín Hernández, Director General de Bodegas BSI. (photo: )

Joaquín Hernández, Director General de Bodegas BSI.

La referencia más nítida del enoturismo en Jumilla es Bodegas BSI. Su oferta enoturística es inabarcable: visitas personalizadas a la principal productora de la D.O.P. Jumilla, exposiciones, conciertos, desfiles, cursos, presentaciones, museo propio, actividades familiares… Para esta bodega, pionera en el enoturismo desde hace 30 años, se trata de mucho más que una moda. Es una forma de conectar con su consumidor.

¿Para Bodegas BSI, el enoturismo es una moda pasajera?

Imposible que lo sea. Hay que tener en cuenta que las puertas de Bodegas BSI están abiertas al enoturismo desde hace ya tres décadas. En aquél momento, la cooperativa tuvo una visión de futuro inusual en la época. Apostamos por abrir nuestras puertas a clientes y consumidores con el objetivo de hacerles vivir experiencias en torno al vino. Entonces no se conocía, siquiera, el concepto “enoturismo”, que empezó a utilizarse años más tarde, pero ya teníamos consciencia de que no solo teníamos que elaborar vino, sino que teníamos que ser los mejores anfitriones del vino de Monastrell y de Jumilla. Desde entonces, nuestra oferta enoturística se ha ido ampliando.

¿Cómo se integra el enoturismo en su plan de negocio?

El enoturismo es un pilar fundamental para Bodegas BSI. Hasta tal punto que en nuestro plan de negocio cuenta con un capítulo propio. Lo entendemos como una parte esencial del sector vitivinícola, por eso hacemos una apuesta tan fuerte por el enoturismo. Además, hay que tener en cuenta que en Bodegas BSI el enoturismo está totalmente profesionalizado. Contamos con un departamento propio de Enoturismo, al frente del cual se encuentra Magui Gómez. En total un equipo de seis trabajadores dedicados casi en exclusiva a este departamento, más los trabajadores que se requieren de apoyo, dependiendo de la actividad de que se trate. No hay que olvidar que defendemos que el enoturismo es una herramienta para difundir la cultura del vino, en general, y el de Jumilla, en particular. Somos conscientes de que, entre todos, debemos potenciar esta actividad turística/experiencial para ayudar a desarrollar el sector vitivinícola jumillano. Nosotros así lo entendemos.

¿Qué retorno obtienen de esta actividad?

Buscamos consolidar la relación entre el consumidor, los vinos y el mensaje de Bodegas BSI. Solo nos marcamos una meta en cada actividad enoturística: colmar las expectativas del visitante para que, independientemente de la actividad que se trate (una visita personalizada con cata, un acto cultural de los muchos que llevamos a cabo, o nuestra exitosa actividad de Vendimia en Familia, entre otras) salga totalmente satisfecho. Nuestro equipo consigue que el visitante asocie Bodegas BSI a una experiencia placentera. Además, asumimos la responsabilidad de ser, en muchos casos, la primera toma de contacto de muchos visitantes con la cultura del vino.

¿Cuáles son, a su juicio, sus puntos fuertes en materia enoturística?

La historia de Bodegas BSI se remonta a 1934. Somos la principal bodega en la D.O.P. Jumilla. Contamos con 1.400 ha de los mejores viñedos, de las que más del 80% son de Monastrell plantada en vaso y representamos la mayor extensión de viñedo de pie franco de esta variedad. Con ese legado, la experiencia enoturística está garantizada. Además, contamos con el mejor equipo de profesionales y una oferta diversa. Son grandes bazas que jugamos en el terreno enoturístico teniendo siempre presente la responsabilidad con nuestro legado y con el medioambiente. Tenemos instalaciones, equipo, capacidad y flexibilidad para ofrecer visitas y experiencias de calidad, a medida, con las que trasladar a cada visitante nuestro amor por la tierra y el vino. Todo eso se ve reconocido. En primer lugar, por los propios visitantes; pero también por operadores turísticos, como la plataforma turística Groupon, que nos ha reconocido como “uno de sus mejores socios”, al haber acreditado una satisfacción media de los visitantes de más de 4,5 estrellas sobre cinco posibles.

Y todo ese legado del que habla también tiene su cristalización en su museo, ¿no es así?

Efectivamente, gracias a que Bodegas BSI ha pertenecido a sus socios desde su constitución, en 1934, nos ha sido posible conservar un rico patrimonio cultural e histórico. Para ponerlo en valor contamos, desde hace años, con un museo propio en la bodega en el que el visitante descubre usos y costumbres vitivinícolas de Jumilla, a través del bagaje conservado y protegido durante décadas por las familias que configuran el capital humano de BSI. El museo de Bodegas BSI recibe la visita de miles de personas cada año, que ven satisfecha su curiosidad por la variedad Monastrell y todos los procesos que se emplean desde su cultivo en viñedo, hasta su mágica transformación en vino. Para ello, se han conservado y recuperado objetos, enseres y maquinaria de varias épocas. Se trata de un museo “vivo”, que crece y evoluciona con el paso del tiempo, siguiendo la evolución del sector vitivinícola y la rica cultura que le acompaña.

¿Cuál es el perfil del visitante de Bodegas BSI?

Damos la bienvenida cada año a miles de visitantes. La oferta enoturística de BSI atrae a infinidad de perfiles de visitantes. Nacionales y extranjeros, en grupo organizado, en pareja, familias… Con contacto previo o no con la cultura del vino. Nuestro departamento de Enoturismo analiza esos perfiles para ofrecer una experiencia integral acorde a sus expectativas.

¿Qué potencial de crecimiento/diversificación tiene el enoturismo en BSI?

Todo y más. Vamos añadiendo actividades enoturísticas, año tras año. Sometemos nuestra oferta de experiencias a una rigurosa evaluación continua y atendemos con detalle a la respuesta que obtenemos de nuestros consumidores y visitantes. Uno de los “lastres” del enoturismo, en general, es la marcada estacionalización, por eso apostamos por diversificar y planificar experiencias en diferentes campos, siempre dándole al vino y su cultura el protagonismo. El enoturismo es dinámico, por eso tenemos un elevado índice de repetición. Quien prueba el enoturismo en Bodegas BSI, repite.

La tríada: Jumilla, enoturismo y BSI, ¿forma una buena combinación?

Sin duda. El vino es un alimento que no se entiende sin su origen y que alcanza su máxima expresión en combinación con la cultura y la gastronomía de la que forma parte. No tendría sentido potenciar el enoturismo para “vender” solo la imagen de BSI. Tenemos que ser embajadores de la Monastrell, de Jumilla y del Altiplano murciano. Para ello contamos con acuerdos con agencias turísticas, trabajamos codo con codo con la Ruta del Vino, realizamos actividades en cooperación con la hostelería de la zona, el Ayuntamiento de Jumilla…

¿Qué le diría a quien no haya visitado todavía Bodegas BSI?

Que le esperamos con los brazos abiertos, para ser su “cicerone” particular en la cultura y las experiencias vitivinícolas, gracias a nuestros 85 años de historia. Con nosotros descubrirá la esencia de la Monastrell y también otro de nuestro gran tesoro, como es el aceite de oliva virgen extra, gracias a nuestras experiencias de oleoturismo.

Más información en enoturismo@bsi.es, 968 780 700 y redes sociales de Bodegas BSI

La Ruta del Vino València toma nuevo impulso

 Publicado el por C.R.D.O.P. Valencia (colaborador)

Foto: Fernando Murad. (photo: Fernando Murad    +34 963525151)

Foto: Fernando Murad.

La futura Ruta del Vino València toma un nuevo impulso, con el objetivo de ser una realidad en breve, que facilite el proceso de puesta en valor de las experiencias turísticas que los miembros asociados a la Ruta pongan en mercado. De este modo, será una herramienta indispensable para mejorar el posicionamiento del enoturismo en la provincia de València, como producto turístico generador de demanda para el cliente local y el turista alojado en València ciudad y su área de influencia.

Impulsada por la D.O.P. Valencia, con el respaldo de la Agencia Valenciana de Turisme, así como de la Red de Centros de Turismo, se trata de “un proyecto que nace con el objetivo de impulsar nuestro territorio “como destino turístico y potenciar la imagen de marca de nuestros vinos”, según explicado el presidente del Consejo Regulador de la D.O.P. Valencia, Cosme Gutiérrez.

Esta ruta enoturística, que se plantea estar certificada por la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin) y el Club de Producto Rutas del Vino de España, se beneficia de una ubicación privilegiada, al estar situada en un territorio con un muy importante movimiento turístico por su cercanía a la costa y a un gran núcleo de población como es la ciudad de Valencia e importantes poblaciones a nivel turístico.

De este modo, dentro de los planteamientos estratégicos de la Ruta del Vino València (Valencia Wine Route) figuran cuatro mercados clave, como son la ciudad de Valencia, las áreas vacacionales de la provincia y limítrofes, los grandes municipios de la provincia cercanos a Valencia, así como las grandes capitales españolas. Nichos de dónde prevé captar enoturistas nacionales e internacionales.

Para ello, realizará acciones encaminadas a atraer visitantes, tanto en viajes organizados colectivos, como individual, sin desatender nichos de mercado con potencial de crecimiento y factor desestacionalizador como el turismo MICE (turismo de negocios: reuniones empresariales, incentivos, convenciones y ferias) y el turismo familiar, entre otros.

“Queremos, en definitiva, acercar la actividad enoturística a la producción vitivinícola de las diferentes zonas que conforman nuestra denominación, ofreciendo al turista una gran variedad de recursos, actividades que le permitan sumergirse en la cultura vitivinícola de nuestro territorio, y donde nuestras bodegas representan un eje central de estas actividades enoturísticas”, apunta Gutiérrez.

La cultura vitivinícola de la demarcación geográfica de esta Denominación de Origen es ancestral, encontrando sus raíces en los fenicios, quienes introdujeron las primeras cepas de vino en nuestro territorio. Actualmente, el sector vitivinícola representa un papel primordial en la economía de la provincia de Valencia, no tan solo por su contribución a la generación de riqueza en dicho territorio, sino también por lo que comporta a nivel sociocultural para muchos municipios que tienen en la viticultura una importante fuente de ingresos y de fijación de población.

La diversidad enológica que ofrece la D.O.P. Valencia tendrá su traslación a la variedad en la oferta enoturística de la Ruta del Vino València, con diversos productos enoturísticos capaces de atender las necesidades y expectativas de cada público objetivo. Así, por ejemplo, la zona productora de Moscatel se plantea como un espacio orientado, principalmente, a los grupos organizados de tamaño medio/grande y ocio familiar, atraído por el ocio y la gastronomía, con valores diferenciales como la variedad de uva Moscatel y su proximidad a Valencia ciudad.

La riqueza paisajística y ambiental del interior de la provincia de Valencia pueden actuar como aliciente en la atracción de enoturistas hacia las subzonas del Alto Turia y Valentino, con un entorno natural íntimamente ligado al vino D.O.P. Valencia y posibilidad de combinación con el turismo urbano y de ocio de Valencia ciudad y su área metropolitana.

Uno de los territorios con mayor potencial y con una oferta enoturística más desarrollada en el ámbito geográfico de esta futura ruta del vino es el de Terres dels Alforins (dentro de la subzona del Clariano), con gran potencial de atracción al enoturista atraído por la cultura del vino y la gastronomía, con bodegas singulares y valor natural.

Además, tanto Terres dels Alforins, en particular, como Clariano se benefician de una ubicación desde la que pueden atraer enoturistas tanto de Valencia ciudad y su área metropolitana, como de las zonas de costa de Valencia y la parte norte de Alicante. Generando así un complemento turístico importante a la oferta de sol y playa.

Por último, en el plan de actuación de la Ruta del Vino València la capital del Turia juega un papel preponderante. La potencia turística que es la ciudad de Valencia se plantea como nodo enoturístico desde el que comunicar de manera general la ruta del vino y sus diferentes espacios y opciones, además de ser el lugar ideal para realizar propuestas enoturísticas como catas, acciones con la restauración…

Desde el equipo de trabajo de la Ruta del Vino València se hace un llamamiento a todas aquellas empresas que ofrecen servicios enoturísticos pertenecientes al ámbito de la D.O. P. Valencia a unirse a este proyecto, con el objetivo de seguir creciendo y ofrecer al enoturista un producto turístico de calidad.

Recordamos que los miembros de la Ruta del Vino València contarán con representación en el ente gestor, se beneficiarán de estar bajo una marca paraguas reconocida a nivel nacional e internacional, contarán con asistencia técnica, formación turística, promoción conjunta y específica, mejorarán su rendimiento publicitario, tendrán presencia en la web de la Ruta del Vino València y contarán con ayuda en la comercialización de experiencias enoturísticas.

Más información:

C.R.D.O.P. Valencia

info@vinovalencia.org ·Tel.: 963 910 096

Sensaciones únicas en una bodega

 Publicado el por Bodegas Riojanas (colaborador)

Fachada actual de la bodega. (photo: )

Fachada actual de la bodega.

El mensaje “Atrévete a sentir una bodega”, que Bodegas Riojanas utiliza para presentar sus servicios enoturísticos, deja entrever una experiencia diferente y singular, con una total inmersión sensorial en la cultura del vino. La prestigiosa bodega de Cenicero ha conjugado a la perfección su valiosa herencia histórica, representada por sus calados centenarios, y el circuito didáctico e interactivo de su ‘Sala de Sensaciones’, un espacio único en Rioja. Todo ello para que el visitante realice un viaje a través del tiempo y disfrute con los cinco sentidos de las múltiples sensaciones y emociones que convertirán la visita en una experiencia única.

Situada en el corazón de La Rioja Alta, los calados de Bodegas Riojanas transmiten toda la historia y sabiduría atesoradas por varias generaciones de las familias Frías y Artacho, fundadoras y propietarias de la bodega. Algo que no se encuentra fácilmente en otras zonas vinícolas y que se ha complementado recientemente con un nuevo espacio didáctico, único en Rioja, la denominada ‘Sala de Sensaciones del Vino’. En ella se plantea un recorrido interactivo que invita a ejercitar los sentidos y almacenar en la memoria el amplio abanico de sensaciones que percibimos al disfrutar de una copa de vino.

Esta 'Sala de Sensaciones' es un espacio dinámico al que la bodega va incorporando novedades, la última de las cuales es el denominado “Los Sonidos del Vino”, un audiovisual que permite descubrir la multitud de matices sonoros característicos del mundo del vino. Cada sonido es especial, desde el sonido de la uva al ser vendimiada, a los sonidos propios de las diferentes actividades que se realizan en la bodega, como el despalillado de la uva, la fermentación y la trasiega, o el sonido al descorchar una botella y al servir el vino en una copa y brindar con él.

Con un espacio para cada sentido, la zona visual permite apreciar la evolución del color de los vinos en función de su crianza y averiguar así su edad y proceso de elaboración. En la zona olfativa se invita al visitante a adivinar 12 aromas característicos del vino a través de un juego olfato-vista. En la zona táctil encontramos desde la vid, el raspón y los hollejos, hasta una duela de barrica. También se ha reflejado en esta ‘Sala de Sensaciones’ la dedicación histórica de los propietarios de la bodega al cultivo del viñedo (actualmente más de 200 hectáreas en Rioja Alta), mostrando la esencia y el carácter de las tierras de las que nacen sus vinos, cuyos tres tipos de suelo más característicos son el arcillo-ferroso, el arcillo-calcáreo y el aluvial o de cantos rodados.

Bodegas Riojanas, cuyas marcas más emblemáticas son Monte Real y Viña Albina, rehabilitó los calados y almacén originarios de 1890 y creó varios espacios y servicios enoturísticos además de la mencionada 'Sala de Sensaciones del Vino', como una enotienda para la compra y degustación de sus vinos, o un gran salón cultural en el que se organizan a lo largo del año desde exposiciones pictóricas a conciertos musicales y actividades didácticas. En definitiva, una de las experiencias enoturísticas más completas, que han convertido a Bodegas Riojanas en un destino imprescindible para los miles de turistas que se acercan a Rioja atraídos por su historia y la calidad de sus vinos.

Experiencia interactiva

Las centenarias instalaciones de Bodegas Riojanas se han convertido en una de las propuestas más atractivas para los turistas del vino. En el año 2000 se restauró y acondicionó la bodega original de 1890 con el fin de potenciar la actividad enoturística como parte de una estrategia de acercamiento a los consumidores y de relación directa con los clientes. El antiguo almacén se reconvirtió en un salón que la bodega ofrece para la celebración de eventos empresariales, reuniones y actos culturales, como exposiciones, conciertos y conferencias. Las visitas a la bodega permiten enganchar al visitante a través de sus instalaciones, historia, anécdotas, ampliaciones… Un viaje a través de los métodos de elaboración de Bodegas Riojanas y de Rioja, a lo largo de sus casi 130 años de vida. Como colofón de la visita, la degustación de las últimas añadas acompañadas de productos típicos de la gastronomía riojana. El equipamiento se completó con la apertura de una enotienda en 2015 y de la 'Sala de Sensaciones del Vino' en 2016. La bodega conjuga a la perfección su valiosa herencia histórica, representada por sus calados centenarios, y el circuito didáctico e interactivo de su ‘Sala de Sensaciones’, un espacio único en Rioja. Todo ello para ofrecer al visitante un contacto más intenso con la cultura del vino, tradición e innovación, autenticidad, sorpresa, historias, vivencias y emociones.


Información y reservas:

Imprescindible reserva previa:

Tlf. 941 45 40 50 y email rrpp@bodegasriojanas.com.

También a través de nuestra página web http://bodegasriojanas.com/es/reserva-de-visitas-bodegas

Objetivo: concienciar al enoturista de los valores del viñedo ecológico y la tradición vitivinícola local

 Publicado el por Bodegas Robles (colaborador)

Almuerzo en el viñedo de Bodegas Robles en Santaella. (photo: )

Almuerzo en el viñedo de Bodegas Robles en Santaella.

El compromiso con la comunidad y el medio ambiente de Bodegas Robles fue reconocido por la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin) en los terceros Premios de Enoturismo Rutas del Vino de España por ser la “primera bodega del mundo en elaborar vinos generosos ecológicos, así como en calcular la huella de carbono, con el compromiso de reducirla progresivamente. También por la elaboración de alimentos artesanales a partir de sus vinos y vinagres ecológicos, y por el conjunto de actividades turísticas propuestas para concienciar sobre los valores del viñedo ecológico”.

Bodegas Robles aúna la tradición familiar de una bodega fundada en 1927 con su compromiso por el cuidado de la tierra, la innovación y la colaboración con agentes de I+D+i. La colaboración es una de las señas de identidad de la bodega y nuestra forma más poderosa de generar valor. Uno de los últimos ejemplos es su participación en la iniciativa público-privada “Cómete la historia de Santaella” que aúna enoturismo ecológico, gastronomía, patrimonio y teatro.

El programa incluye una visita al viñedo ecológico Villargallegos y la pasera que Bodegas Robles tiene en Santaella. Después de una cata de vinos en el propio viñedo, se realiza un traslado al Museo Histórico Municipal “Casa de las Columnas”, en el que se asiste a una visita teatralizada de la compañía de teatro Teatrados y en la que cobran vida íberos, romanos y algunos personajes sorpresa. Finalizamos la jornada en el patio del museo con el menú maridado “arqueología del sabor”, resultado de la investigación realizada por Biodiverxa sobre la alimentación de los antiguos habitantes de Santaella, especialmente íberos y romanos. Los platos diseñados por la chef Miriam Cózar son una aproximación a los sabores de aquella época, interpretados desde nuestra tecnología, técnica, arte y cultura.

Comerse el vino... y la vid

Bodegas Robles, en colaboración con diversos centros de investigación, inició en 2009 el proyecto “Comerse el vino” para el desarrollo de alimentos derivados de sus vinos ecológicos. Elaborados lentamente, de forma artesanal, permitan disfrutar plenamente de sensaciones únicas. La experiencia más cercana a comerse el vino.

En 2018, Bodegas Robles y Noor, el espacio gastronómico con una estrella Michelin, inician la experiencia “Comerse la vid”. Miembros del equipo del chef Paco Morales se trasladan al viñedo ecológico para la recolección de seis mil hojas adultas de la vid Pedro Ximénez. La hoja de vid ecológica de Bodegas Robles es comestible en la nueva carta del Restaurante Noor. Con esta actividad, Bodegas Robles continúa su proyecto de economía circular y aprovechamiento de los subproductos del vino y la vitivinicultura.

En definitiva, desde Bodegas Robles afirmamos que el talento se contagia y engendra más talento, que, estimulando la capacidad de iniciativa, esta se transmite de unos sectores a otros, que va de la gastronomía a los productores, del arte a la investigación y de aquí en todas direcciones.

Más información en: www.bodegasrobles.es e info@bodegasrobles.com

6 errores que cometen las bodegas en enoturismo y cómo solucionarlos

 Publicado el por Álvaro Cerrada (colaborador)

Cada bodega debe buscar su argumento único de diferenciación, también en su oferta enoturística. (photo: )

Cada bodega debe buscar su argumento único de diferenciación, también en su oferta enoturística.

En 2018 España tuvo un balance de 2.961.400 visitantes enoturistas, según datos de Acevin. El décimo Informe sobre la Demanda Turística en las Rutas del Vino de España, publicado por el mismo organismo este año 2019, arroja que el gasto del turista del vino “tiende a estabilizarse en torno a los 160 euros diarios”. Solo con estos datos podemos asegurar que el enoturismo es, a priori, un área de negocio que las bodegas en España deberían tener en cuenta en sus planes estratégicos, ya que puede suponer una fuente de ingresos muy interesante y un apoyo clave para la cuenta de resultados de una bodega, sea cual sea su tamaño. Este valioso informe nos da una orientación sobre ese perfil del enoturista y arroja un poco de luz a la hora de desarrollar el tan ansiado como inexistente Plan de Marketing de la bodega, en el que por supuesto debemos integrar nuestra estrategia de enoturismo.  En los últimos seminarios y cursos donde he impartido clase a más de 100 alumnos del sector bodeguero y hostelero, solo 6 personas confesaron que en sus empresas existía un Plan de Marketing. Y varios de ellos ni siquiera contaban con estrategias de enoturismo ¡Empezamos bien!

Dicho esto, vamos a analizar los 6 errores que cometen las bodegas en enoturismo y cómo solucionarlos.

A continuación, información para suscriptores.