Topic:

Los programas de apoyo han mejorado la competitividad del sector vitivinícola de la UE entre 2014-2018

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Informe completo en pdf adjunto (para suscriptores)

La Comisión Europea publicó el pasado 2 de abril un amplio informe de evaluación del impacto de las medidas de apoyo al sector del vino comunitario, realizado por Agrosynergie, una consultora externa, en el que se señala que los programas nacionales de apoyo han contribuido a mejorar la relación coste-beneficio de los productores y su competitividad en los mercados.

Entre las distintas medidas con financiación comunitaria, en apoyo de la inversión del sector, que pueden aplicar los Estados miembros, la CE destaca la de reestructuración y reconversión del viñedo, que representó el 50,2% del presupuesto total asignado a los programas nacionales de apoyo (PNA) en el periodo 2014-2018 y supuso intervenciones en 330.000 hectáreas de viñedo comunitario (10% del total) entre 2014 y 2017.

A continuación, información para suscriptores.

La Aecosan señala que el aditivo alimentario natamicina no está autorizado en el vino

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

A raíz de recientes actividades del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona), relativas a la presencia del aditivo “natamicina” en vino, y sobre las que la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) fue consultada, la misma informa que la legislación europea, y en particular, el Reglamento (CE) n° 178/2002 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 28 de enero de 2002, por el que se establecen los principios y los requisitos generales de la legislación alimentaria, se crea la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria y se fijan procedimientos relativos a la seguridad alimentaria sólo permite la comercialización de alimentos seguros para los consumidores. Esta es una obligación para todos los operadores comerciales de la industria alimentaria que produzcan o quieran comercializar alimentos en España y toda la UE.

La natamicina, también conocida como pimaricina, es un aditivo alimentario con función antimicótica del grupo de los macrólidos incluida en la lista positiva de aditivos (identificado como E 235) recogida en la parte B del anexo II perteneciente al Reglamento (CE) Nº 1333/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de diciembre de 2008, sobre aditivos alimentarios.

Según el anexo II parte E del Reglamento (CE) Nº 1333/2008, antes mencionado, la natamicina es un aditivo que se encuentra únicamente autorizado en toda la UE para el tratamiento de la superficie de queso duro, semiduro y semiblando sin cortar, de productos a base de queso duro, semiduro y semiblando sin cortar (dosis máxima de 1mg/dm2, no presente a 5 mm de profundidad), y de embutidos curados secos (dosis máxima de 1 mg/kg).

El uso como aditivo alimentario de la sustancia natamicina en vino –categoría 14.2.2 “Vino y otros productos definidos en el Reglamento (CE) nº 1234/2007, y sus homólogos sin alcohol”- no está autorizado. Es por ello que la mera detección de esta sustancia en vino constituye un incumplimiento de la legislación alimentaria en vigor en nuestro país, y la UE.

En el ámbito internacional, se informa que la Norma General para los Aditivos Alimentarios –CODEX STAN 192-1995- del Codex Alimentarius, organismo conjunto FAO/OMS, reconoce también la natamicina como aditivo alimentario, identificada como SIN 235, y la autoriza para su uso en categorías similares a las recogidas en la normativa de la Unión Europea. Esta Norma internacional tampoco incluye su empleo en la producción vitivinícola.

Para completar la legislación de aplicación sobre el uso de este aditivo, la natamicina, debe tenerse en cuenta que, además de respetar aquellas categorías para las que está específicamente autorizado, para ser utilizada en alimentos tiene que cumplir unas determinadas condiciones de identidad y pureza, las cuales, se establecen mediante el Reglamento (UE) Nº 231/2012 de la Comisión, de 9 de marzo de 2012, por el que se establecen especificaciones para los aditivos alimentarios que figuran en los anexos II y III del Reglamento (CE) nº 1333/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo.

 

Infovi: El stock vitivinícola a 28 de febrero queda en casi 56,11 Mhl de vinos, mostos y derivados

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Informes del Infovi completos en pdf adjuntos (para suscriptores)
Las existencias de vinos y de mostos sin concentrar se redujeron cerca de un 6% y en algo más de 3,5 millones de hectolitros durante febrero pasado, según los datos del Sistema de Información del Mercado del Vino (Infovi) del Ministerio de Agricultura. En datos absolutos, quedaron en 55,85 Mhl, tras bajar un 5,91% y en algo más 3,5 millones respecto al inicio del mes. Si se suman las existencias de otros productos derivados del mosto, unos 258.144 hl, el stock final a 28 de febrero quedaría en casi 56,11 millones.

A continuación, información para suscriptores.

Infovi: Las salidas de vino al mercado se elevaron a algo más de 5,5 Mhl en febrero

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

 (photo: )

Informes del Infovi completos en pdf adjuntos (para suscriptores)
Durante el pasado mes de febrero salieron al mercado algo más de 5,5 millones de hectolitros, según los últimos datos del Sistema de Información del Mercado del Vino (Infovi) del Ministerio de Agricultura, de los que casi 3,7 millones fueron a atender la demanda interna de consumo distinta a destilería y vinagrería; otros 366.461 hl a vino con destino a destilación, y 28.359 hl a la fabricación de vinagre.

El mes de febrero (28 días) comenzó con unas existencias de casi 54,6 Mhl en bodegas y almacenes y con algo más de 4,7 millones de mosto sin concentrar. Los grandes productores tenían al inicio de dicho mes casi 53 Mhl de vino y casi 4,7 millones de mosto s.c., y los almacenistas contaban con 1,74 Mhl de vino y casi 19.000 hectolitros de mosto sin concentrar.

A continuación, información para suscriptores.

Para que no se vuelva a repetir

 Publicado el por Salvador Manjón (colaborador)

Según publicaba el Ministerio de Agricultura en su “Avance de superficies y producciones agrícolas” a 28 de febrero, la producción nacional de vino y mosto de la cosecha 2018 asciende a 50.244.900 hectolitros, lo que supone un 41,7% de aumento con respecto a la anterior, rompiendo la barrera psicológica de los cincuenta millones de hectolitros que ninguna declaración mensual del Infovi había hecho.

Producción que es consecuencia de la transformación de 6.297.700 toneladas de uva, lo que supone un aumento del 32% en cuanto a kilos con respecto al año anterior y un rendimiento del 79,78% en vinificación, con un aumento del 7,34%.

Estas cifras a mediados del mes de abril, a tres meses y medio de la nueva campaña, resultan, cuando menos, sorprendentes. Se hace necesaria una revisión de los procedimientos con los que trabaja el área de estadística del Ministerio. Ya que debería ser esta estimación la primera con la que comenzara a trabajar el sector antes de conocer los datos oficiales y concretos del Infovi, y no los últimos cuando ya se han realizado todas las declaraciones por parte de los viticultores.

Quizá si asumiésemos que para poder trabajar es necesario disponer de información actualizada y que los recursos del Ministerio deberían servirnos para ello, nos irían mejor las cosas. O quizá no, pero no sería porque los operadores no dispusieran de elementos que les ayudaran en su toma de decisiones.

Eso sí, al menos este retraso tiene una ventaja y es que nadie podrá señalar al Ministerio como responsable de haber generado una alarma en el comercio, ni ser responsable de descalabros en los precios o pérdidas de actividad comercial.

A continuación, información para suscriptores.