SeVi, una buena compañera de camino

 Publicado el Por Jordi Melendo

La primera vez que llegó a mis manos un ejemplar de La Semana Vitivinícola fue a través del buen amigo Ramon Balada, quien lamentablemente falleció hace pocos meses, que en la época era propietario del Celler Hisenda Miret, en Sant Martí Sarroca (D.O.P. Penedès), pionero en la elaboración de monovarietales (su Xarel.lo era sensacional, el primero elaborado 100% con esta uva que ahora está tant de moda en la región). Pere Balada, el padre de Ramon, quien murió hace ya bastantes años, era presidente de la Acadèmia Tastavins de St. Humbert, de Vilafranca del Penedès, decana de las cofradías báquicas de toda España, y Ramon ocupaba la vicepresidencia.

Ramon Balada me dio, con 18 años, mi primer trabajo en el mundo del vino, como relaciones públicas, lo que me obligaba a pasar cada semana, como mínimo un día, en la bodega, y recuerdo que cada semana tenía oportunidad de ojear y fotocopiar algún artículo que me permitía lo que más me gustaba y me sigue gustando: aprender.

Y no mucho más tarde, a través de Ramon y de la Acadèmia, conocí personalmente a Víctor Fuentes, quien como profesional y como persona no dejaba indiferente a nadie, y sí dejó un bonito recuerdo en los que, de un modo u otro, le tratamos hasta que también hace unos años nos dejó.

Después de visitarle un día en su oficina de Valencia, me dio la oportunidad de escribir algunos artículos en SeVi. Para mí aquello eran grandes pasos hacia adelante, aunque he de reconocer que ahora los releo y veo lo malo que era escribiendo, aunque claro, ¡era muy joven!

Y si de juventud hablamos, recordar la crónica de Víctor Fuentes del “I Encuentro de Jóvenes Empresarios de los Vinos Españoles”, celebrado en Madrid el 9 de noviembre de 1991, organizado por la Federación Española de Jóvenes Amigos del Vino, que tuve el honor de presidir y publicada en SeVi el 23-11-91.

Víctor iniciaba una crónica de nueve páginas con una cita de D. Anselme: “La inexperiencia es lo que permite a la juventud llevar a cabo lo que la vejez sabe que es de imposible realización”, y decía “Leáse con atención el aparente trabalenguas, al principio confunde, después (tras ser meditado), resulta un mensaje de esperanza. Y esperanzadora perspectiva la que se pudo divisar -e incluso mamar (perdón por la cruda expresión)- en este encuentro”.

Encuentro en el que participaron personas que en aquella época ya eran ilustres y otros que con el tiempo se han convertido: Andrés Proensa, José Peñín, Mauricio Wiesenthal, Santiago Menéndez de Luarca, el profesor José Luis Pinilllos, María Isabel Mijares, Quim Vila, Álvaro Palacios… y que clausuró el entonces presidente de la Oficina Internacional de la Viña y del Vino (OIV), Gabriel Yravedra. Han pasado 24 años y, lamentablemente, los jóvenes adultos siguen sin acercarse al vino…

Mi relación con SeVi continuó a lo largo de los años, y con la partida de Víctor, mi amistad y mi relación con esta revista técnica del sector, que ha cumplido 70 años, se acrecentó y prolongó en el tiempo bajo la figura de Salvador Manjón, a quien considero un entrañable amigo y con quien durante los últimos 10 años, coincidiendo en el jurado del Concours Mondial de Bruxelles, hemos compartido grandes e inolvidables momentos en compañía de otros colegas y amigos.

Sigo recibiendo cada semana esta revista, a la que por su edad debería dirigirme de usted, pues es mucho más mayor que yo. Pero me voy a permitir tutearla: Gracias SeVi, has sido y sigues siendo una buena compañera de camino. ¡Felicidades!


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “SeVi, una buena compañera de camino”

Comentarios disponibles para usuarios registrados