Tras 39 vendimias, se jubila Domingo Rodrigo

 Publicado el Por Antonio Egido

Domingo Rodrigo. (photo: )
Domingo Rodrigo.

Domingo Rodrigo (Tudelilla, 1950) tuvo el honor de que, antes de iniciar su nueva etapa como jubilado, pudiera ofrecer ante los medios de comunicación, el balance de la última vendimia en la que ha sido hasta ahora su casa, el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada Rioja. De esta forma, ponía fin a una fructífera etapa en torno al mundo del vino que Domingo Rodrigo ha vivido, primero como como veedor habilitado por el Ministerio de Agricultura de los Servicios Técnicos del Consejo, desde 1977; y desde hace 26 años como responsable del Control y Certificación de los vinos en esta D.O.Ca. Rioja.

Treinta y nueve años al servicio de una Denominación le han ofrecido a Domingo Rodrigo la suficiente perspectiva para afirmar que en “los últimos años se están haciendo los mejores vinos de la Denominación y Rioja debe estar orgullosa de los vinos que se están haciendo, porque hay mejor viticultura, grandes profesionales y más medios técnicos en las bodegas”, lo que le hace ser “muy optimista sobre el futuro de Rioja”.

Echando mano a su memoria, Domingo Rodrigo recuerda que desde 1977 hasta ahora “ha llovido mucho”, comparando los números de entonces y ahora: la Denominación ha pasado de 40 bodegas comercializadoras a 600; de 37.000 a 65.000 hectáreas, de una comercialización de 67 millones de litros a los 280 millones actuales.

“Cuando entré en el Consejo no había Registro de Viñedos, había tres veedores y cinco administrativas, mientras que hoy tenemos una plantilla fija de 34 personas, distribuidas en el Servicio de Control, Administración, Asesoría Jurídica y Marketing, y se contratan anualmente hasta 200 técnicos para distintas funciones”, señala.

Sobre los hitos de esta D.O.Ca., se detiene en el año 1980 en el que se “decide el control de vinos por añadas y de las categorías de envejecimiento”; en el 1985 en que se toma la decisión de empezar a “calificar los vinos”; en el año 1991 en que se “reconoció a Rioja como Denominación de Origen Calificada”; en el año 1993 en que se implanta la “obligatoriedad del embotellado en origen”; en 1998 cuando se concede el “derecho a la utilización de la subzona”, o en el año 2005 en el que se empieza a manejar el “control de rendimientos”, sin olvidar la apuesta que se ha hecho siempre por el control de todo el proceso del vino, desde la uva hasta el vino embotellado, y por la calidad porque la “mejor forma de competir en el mercado es a través de la calidad”.

En la otra cara de la misma moneda, Domingo Rodrigo es consciente de que el “gran error histórico” de esta Denominación ha sido el “tratamiento que hemos dado a los blancos, primero con la tardanza con la que se les dio entrada y al final porque la que más se ha plantado ha sido, precisamente, la variedad excluida. El vino blanco siempre ha sido un problema”.

Finalmente Domingo Rodrigo manifiesta que algo muy positivo para esta D.O.Ca. es que las decisiones se toman por consenso de los dos sectores del mundo del vino, y “así debe seguir ocurriendo”, y que en temas más políticos que de la Denominación, siempre ha habido tensiones y en cada periodo electoral aparecen asuntos como el de las subzonas que “debemos encuadrarlos en temas políticos”, recordando que está autorizado en las etiquetas el poder poner la subzona de la que es un vino, aunque no hay que olvidar que el vino de algunas subzonas proviene de otras zonas de la D.O.Ca.


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Tras 39 vendimias, se jubila Domingo Rodrigo”

Comentarios disponibles para usuarios registrados