Cepas recuperadas del olvido

 Publicado el Por Bodegas Torres

Racimos de la variedad Querol. FOTO: Jordi Elias.  (photo: jordielias@jordielias.net)
Racimos de la variedad Querol. FOTO: Jordi Elias.

Bodegas Torres destina cada año más de un millón de euros en proyectos de I+D+i en el ámbito del medioambiente, la enología y la viticultura. Una de las principales líneas de investigación, en la que lleva trabajando más de tres décadas, es la recuperación de variedades ancestrales que se cultivaban antes de la llegada de la filoxera a finales del s. XIX. La determinación de la familia Torres por recuperar el patrimonio vinícola, que inició Miguel A. Torres y está impulsando con fuerza la quinta generación,  les ha llevado a rastrear y dar vida a 40 variedades de uva catalanas que se creían extinguidas. 

Para Miguel Torres Maczassek, director general de Bodegas Torres: “Recuperar variedades ancestrales es un proceso lento y largo que requiere mucha paciencia y horas de experimentación y el buen hacer de un gran equipo de profesionales. Este trabajo está a medio camino entre la viticultura y la arqueología y nos ayuda a entender mejor la riqueza de variedades de vid cultivadas antes de que la filoxera arrasara los viñedos”. Y añade: “Volviendo al pasado y recuperando las variedades que utilizaban nuestros bisabuelos, podemos mirar hacia el futuro y encontrar esa autenticidad que dará lugar a vinos únicos, muy especiales e irreplicables en el resto del mundo”.

Pero no todas las variedades recuperadas tienen el potencial para elaborar grandes vinos. De hecho, de las 40 variedades, solo 7 muestran en estos momentos interés enológico, aunque muchas otras están siendo estudiadas. Destacan Querol y Garró, que se utilizan en el cupaje de Grans Muralles, y Selma Blanca, la primera variedad blanca recuperada del Penedès. También hay otras dos variedades tintas, Moneu y Gonfaus, que tienen la particularidad de ser muy resistentes a las altas temperaturas y a la sequía, lo que las hace especialmente interesantes para afrontar el cambio climático.

Garró fue la primera variedad recuperada por Bodegas Torres y fue localizada por primera vez en las terrazas del Garraf a mediados de los años 80, aunque años más tarde, se encontró la misma variedad en otras zonas como Tremp, Porrera, Cervera, Vallgorguina o Batea. Se trata de una variedad de baja productividad y maduración tardía, que aporta una gran complejidad aromática. Querol fue localizada diez años más tarde, en 1998, en la población de la que tomó su nombre, a 40 km al noreste de Vilafranca. Es una de las pocas variedades conocidas que es del todo femenina; su flor no es hermafrodita, como ocurre en la mayoría de cepas viníferas, sino femenina. Esta característica se refleja en el menor tamaño de sus bayas y en sus cualidades organolépticas, resultando en vinos intensos y frutales. Ambas variedades se cultivan en la finca de Grans Muralles, en la Conca de Barberà.

Querol es una vinífera totalmente femenina, lo que se refleja en el tamaño de sus bayas y sus cualidades. FOTO: J. Elias.

Querol es una vinífera totalmente femenina, lo que se refleja en el tamaño de sus bayas y sus cualidades. FOTO: J. Elias.

En 1998, también fueron localizadas las variedades Moneu y Gonfaus; la primera se encontró cerca de Querol, pero no el pueblo del Penedès sino del Alt Camp, en Tarragona, mientras que la segunda proviene de Sta. Eulàlia de Puig Oriol, en la zona del Lluçanès, en la comarca de Osona. Ambas variedades son muy resistentes a la sequía. Gonfaus es, además, poco productiva y probablemente se trate de otra variedad femenina, según el departamento de viticultura de Bodegas Torres. Ambas variedades se han plantado recientemente en la finca de L’Aranyó de Bodegas Torres, en Borges Blanques, en el corazón de la comarca leridana de Les Garrigues, porque es donde expresan su mayor potencial: en climas áridos y en condiciones extremas.

Racimo de Gonfaus. FOTO: Jordi Elias.

Racimo de Gonfaus. FOTO: Jordi Elias.

Moneu. FOTO: J. E.

Moneu. FOTO: J. E.

En el año 2000, le llegó el turno a Selma Blanca. Fue localizada por los viticultores de Bodegas Torres en la finca de Aiguaviva, en el Massís del Montmell, en el Penedès. En 2014, volvió a ser introducida de manera extensiva en el mismo lugar donde se encontró. Su nombre hace referencia a un pueblo abandonado en las montañas del Penedès, a poca distancia de Aiguaviva. Los vinos de esta variedad tienen matices vegetales y ligeramente especiados; en boca tienen nervio y acidez y un postgusto largo de fruta.

Selma. FOTO: J. E.

Selma. FOTO: J. E.

Metodología científica y rigurosa

Para recuperar variedades ancestrales, Bodegas Torres sigue una metodología científica y rigurosa mediante el uso de técnicas innovadoras, que consta de cinco fases; la búsqueda de viejas cepas de uva no reconocibles a través de anuncios en la prensa local; la identificación y categorización de la variedad mediante la observación ampelográfica y un análisis de ADN; la valoración del potencial enológico y la calidad organoléptica de la variedad microvinificada; el saneamiento de la planta para librarla de virus y la reproducción in vitro y, finalmente, la adaptación al campo con pruebas piloto.

Reproducción in vitro de variedades ancestrales recuperadas por Bodegas Torres. FOTO: J. Elias.

Reproducción in vitro de variedades ancestrales recuperadas por Bodegas Torres. FOTO: J. Elias.

La quinta generación de la familia Torres, con Miguel Torres como director general y Mireia Torres como directora de I+D+i, ha intensificado los esfuerzos para continuar recuperando variedades ancestrales, no solo de Catalunya sino también de otras zonas vinícolas como Rioja, Rueda, Ribera del Duero y Rias Baixas. Una de las últimas novedades ha sido la puesta en marcha de una bodega de microvinificaciones en Pacs del Penedès para centralizar y ahondar en el estudio de estas variedades ancestrales, además de otros proyectos de I+D+i.

 


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Cepas recuperadas del olvido”

Comentarios disponibles para usuarios registrados