Topic:

Ejemplo de aptitud ante el problema de Brettanomyces

 Publicado el por Antonio Palacios (colaborador), David Carrillo (colaborador), Ixone Borinaga (colaborador), Fernando Rodríguez (colaborador), Elvira Zaldivar (colaborador)

Artículo con gráficos en PDF adjunto.

En los últimos años el sector vitivinícola de La Rioja ha experimentado una importante expansión, y se ha convertido en una fuente de riqueza económica esencial para la región. Su dinamismo ha hecho que sea un sector de gran interés para la inversión tanto local como exterior. Una estimación del valor actual de vino Rioja sitúa por encima de los 9.200 millones de euros, según se desprende del estudio “Valoración de un sector económicoclave: el vino Rioja”, de Fernando Gómez- Bezares y Mikel Larreina.

La Rioja es una región que ha experimentado un fuerte crecimiento en términos de bienestar social en los últimos años, en buena medida debido al excepcional comportamiento del sector vitivinícola. El vino es la enseña distintiva riojana, además del motor de su desarrollo económico reciente. El auge económico del que se ha beneficiado el clúster del vino Rioja desde mediados de los años noventa ha supuesto un gran crecimiento en todos los aspectos de la Denominación: superficie vitícola, volumen de vino comercializado, facturación, valor añadido, instalación de nuevas bodegas e imagen internacional.

Sin embargo, el precio de la uva es un valor muy volátil, sometido históricamente a fuertes oscilaciones cíclicas y aunque parecía estabilizado por debajo de 1 €/kg últimamente, en los años previos había tenido valores que oscilaban entre los 50 céntimos de € hasta casi los 2,5 € por kilogramo. Respecto al vino y tomando como base de cálculo las estadísticas de litros comercializados en el año anterior y los precios medios por litro que reportan mensualmente los operadores correspondientes, se puede dar unas cifras para cada una de las categorías del vino comercializado en exportación que son las siguientes: 2,63 €/l para el vino genérico; 3,77 €/l para el crianza; 5,58 €/l el reserva y 9,38 €/l el gran reserva.

En cuanto a las ventas de Rioja por categorías, el vino tinto con crianza en barrica es la categoría más vendida, con incrementos constantes conseguidos fundamentalmente en el mercado español. Le sigue en volumen de ventas la categoría de tintos con contra-etiqueta genérica, también con incrementos constantes.  

Particularmente destacable resulta el incremento que siguen manteniendo los vinos de reserva en los mercados exteriores, hasta el punto de que sus ventas casi duplican a las del mercado interior. En conjunto, la participación de los vinos tintos criados en barrica supera el 65% de las ventas totales (en la actualidad, unos 160 millones de litros ubicados en 1.285.000 barricas), lo que ha permitido conseguir un mejor posicionamiento en los segmentos de mayor valor añadido respecto a otros competidores. Las categorías de reserva y gran reserva han contribuido a que La Rioja se haya convertido en una de las regiones vinícolas más prestigiosas del mundo.

Un baremo de ajuste productivo muy utilizado en La Rioja es el ratio entre existencias y ventas de vino, lo que a grandes rasgos es la cantidad de vino que existe almacenado en las bodegas con relación a las ventas anuales. Debido a que actualmente las ventas de vino van bien, el valor es bajo; es decir, las bodegas no tienen vino para asegurarse las ventas de crianzas y reservas, lo que indica que las bodegas puede aumentar su nivel de producción para acomodarse al alza de la demanda de sus productos. En la Figura 1 podemos ver la evolución de este ratio en toda la D.O.Ca. Rioja. Podemos observar que el ratio baja de 3 cuando las existencias son bajas, no hay aumentos de producción y las ventas van en alza; y todo lo contrario, muestra picos en alza cuando suben las existencias, no por aumentos significativos de la producción, sino más bien por las bajadas de ventas.

Un sistema de visión artificial permite estimar la densidad de racimos de uva

 Publicado el por Efe (colaborador)

Investigadores valencianos y riojanos han desarrollado un nuevo sistema de visión artificial que ayuda a determinar, de manera "objetiva" y "no invasiva", la densidad de los racimos de uva, una característica que influye en la calidad de la uva y el vino y que se conoce como compacidad.

El sistema ha sido elaborado por científicos de la Universitat Politècnica de València, el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA), y el Instituto de Ciencias de la Vid y del Vino (centro mixto de la Universidad de La Rioja, el CSIC y el Gobierno riojano), han informado la UPV y del CSIC en sendos comunicados.

Según los científicos, en los racimos más densos la circulación del aire es escasa y la exposición al sol es reducida, lo que compromete la maduración, haciendo que sea más heterogénea en el racimo, y favorece la aparición de enfermedades fúngicas que afectan a las propiedades del vino.

En la actualidad, el método que emplean los expertos para determinar la compacidad consiste en una inspección visual por parte de evaluadores entrenados basada en un método establecido por la Organización Internacional de la Viña y el Vino.

Según la investigadora de la UPV Nuria Aleixos, ese método ofrece "unos valores subjetivos y cualitativos", mientras que el desarrollado por ellos está basado en el análisis de imagen, lo que permite "saber la compacidad del racimo de manera no invasiva, objetiva y cuantitativa".

Javier Ibáñez, investigador del CSIC, asegura que cada vez más bodegas "buscan racimos con poca densidad, considerados de mayor calidad, para la elaboración de sus vinos de alta gama, y muchos programas enfocados a la obtención de nuevos clones incluyen esta característica como prioritaria para su selección".

El sistema desarrollado por investigadores valencianos y riojanos ayuda a conocer las características de los racimos de la vid, a partir del procesamiento automatizado de imágenes y el análisis multivariante de las propiedades morfológicas y de color.

Entre otros valores, ofrece información sobre la visibilidad de los pedicelos, la presencia de bayas deformadas debido a la presión o algunas relaciones especiales entre sus características geométricas.

El equipo con el que se realiza el análisis de los racimos incorpora una cámara fotográfica, un sistema de iluminación con cuatro puntos de luz, y diferentes algoritmos de adquisición y procesamiento de imágenes.

Para comprobar la eficiencia del sistema, se caracterizaron 90 racimos de nueve variedades diferentes; los datos obtenidos por el sistema de visión artificial se compararon con la evaluación de 14 expertos, y se obtuvieron resultados correctos en más de un 85 % de los casos.

Los resultados confirman que "la combinación de tecnologías de imagen con el análisis multivariante ofrece una alternativa fiable para medir de forma objetiva y rápida la compacidad del racimo", afirma Aleixos.

Para ello, "se emplean combinaciones de características que los tradicionales sistemas basados en la evaluación visual de un experto no pueden determinar", añade la investigadora de la UPV.

Los resultados de esta investigación se han publicado en el Australian Journal of Grape and Wine Research, la revista científica más prestigiosa a nivel mundial en el área de la viticultura.

Precios del aceite 26-02-15

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Información en documento PDF adjunto.

Balance de campaña del aceite de oliva a 28 de febrero de 2015

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Tablas en pdf adjunto.

La producción de aceite de oliva en los cinco primeros de la campaña 2014/2015 (octubre 2014 a febrero de 2015) ascendió a 807.300 toneladas, según el balance de campaña que publicó la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) el pasado 25 de marzo. Esto contrasta con el último avance de producción del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama), con datos cerrados a 31 de enero, donde calcula una elaboración final en 2014/15 de 778.919 (tal y como pueden observar en páginas sucesivas de esta publicación). Por tanto, la realidad ha superado ya a los avances y los cálculos ministeriales y aún queda por ver la producción que se registran en marzo y en los últimos coletazos de la campaña.

La producción hasta la fecha es un 48% inferior al dato de aceite de oliva elaborado en los cinco primeros meses de la campaña precedente (que fue histórica en cuanto a elaboración).

Evolución de las ventas de aceites de oliva envasados por Anierac hasta febrero 2015

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Tablas en pdf adjunto.

Las empresas integradas en la Asociación Nacional de Industriales Envasadores y Refinadores de Aceites Comestibles (Anierac) comercializaron durante el pasado mes de febrero 52,95 millones de litros de aceites comestibles. De estos, 26,59 millones de litros fueron de aceite de oliva (prácticamente el 50% del total), 1,14 millones de litros de aceite de orujo de oliva y 25,21 millones de litros de otras clases de aceites refinados.

De los 26,59 millones de litros de aceite de oliva, destacan los 10,5 millones de litros de la categoría suave. Tras ellos la mayor cifra de ventas corresponde a la categoría virgen extra, con 7,7 millones de litros, seguidos de las ventas del virgen que en este mes han sido 4,64 millones de litros y finalmente las ventas de este grupo se cierran con las del intenso que han sido 3,71 millones de litros.

Así en los dos primeros meses de 2015 las salidas de aceite de oliva suman 54,48 millones de litros que son un 12,43% menos de los que se vendieron en los dos primeros meses de 2014.

En cuanto al acumulado de venta en la campaña 2014/2015 hasta febrero, las ventas de esta campaña suman 144,76 millones de litros que son casi 7 millones de litros menos que las ventas de la campaña anterior y un retroceso porcentual del 4,59%. Un comportamiento negativo que se fundamenta en los datos, precisamente de estos dos primeros meses de 2015.

Los mayores retrocesos los acumula la categoría de aceite de oliva intenso, que pierde un 25,61% en comparación con la campaña anterior; pero también lo hace el aceite de oliva virgen extra, que retrocede un 12,96%. Pese a ello, con 44,7 millones de litros comercializados, es la segunda categoría más comercializada en lo que va de campaña, solo superada por la aceite de oliva suave, que crece un 3,59%. También crece de forma importante (+22%) el aceite de oliva virgen.