Ningxia China Wine Challenge 2015

 Publicado el Por John Umberto Salvi

Es muy interesante la forma en la que las cosas se desarrollan en China y también ciertamente misteriosa. El China Wine Challenge de Shanghái, que había ido ganando fuerza en los últimos años, se ha visto muy dañado por la campaña anticorrupción en el país asiático.

¿Por qué? Porque, a diferencia de la mayoría de los concursos, las muestras eran remitidas más por los importadores que por los productores, y por tanto resultaba un concurso entre importadores para ganar medallas para los vinos y bodegas que representaban. Eso suponía que enviaban a concurso sus mejores vinos, lo que incluía a grandes casas y bodegas como Gaja, Classed Growth de Burdeos, etc. Estos vinos han notado mucho la actuación contra la corrupción y los importadores han dejado de enviarlos a concurso. Por tanto, ante la escasez de muestras, el concurso se ha vuelto inviable.

Se debe encontrar una solución alternativa, si se pretende que siga teniendo continuidad. Ron Brown, propietario del concurso, siempre con recursos, la halló en Ningxia, en colaboración con el gobierno regional. Por tanto, el certamen dejó de ser el China Wine Challenge, para pasar a ser el Ningxia China Wine Challenge, solo con participación de vinos elaborados en Ningxia.

 

Panel

Fue una cata reducida, y en consecuencia, solo participamos un número pequeños de catadores. Éramos cinco, cuatro de nosotros “veteranos” del Shanghái China Wine Challenge: Anthony Rose, Ronald Brown, Jim Harre, y yo; junto con Pierre Thomas, un conocido periodista suizo.

 

Objetivo

La meta principal del certamen es incrementar el conocimiento del vino, tanto por parte del consumidor, como del comercio y difundir los vinos de Ningxia. Para ello, el panel de cata evaluó cada vino y lo premió si era el caso. Estos premios, permitirán al consumidor seleccionar los vinos en el mercado, con el conocimiento de que han sido elegidos por un panel de expertos internacionales. También ayudarán a promocionar los vinos de esta región en China y fuera de ella. Los jueces siempre aprendemos y este concurso es una oportunidad única para ahondar en los vinos chinos y su creciente calidad.

 

Filosofía

Las bodegas participantes han hecho un importante esfuerzo en tiempo y dinero para elegir y enviar sus mejores vinos, con la esperanza de que se alcen con alguna medalla y, por tanto, dentro de la filosofía del certamen es esencial dedicar a cada vino el tiempo y la atención suficiente de cada juez y del panel para determinar una puntuación objetiva y profesional.

 

La cata

Las puntuaciones se hicieron sobre un máximo de 20 puntos. El mínimo para garantizar una mención fueron 14,5 puntos, 15,5 para una medalla de bronce, 17 para la plata y 18,5 para el oro. Participaron 74 vinos y el panel de cata concedió 9 oros, 20 platas, 33 broces y 10 menciones (solo dos vinos no alcanzaron el mínimo de 14,5 puntos). Cada uno de los vinos fue catado y evaluado por todos los jueces. Cada uno leía en voz alta su nota de cata y se ponían todas en común. Fue vital ser flexible y poder ajustar las notas si parecía conveniente. La puntuación final fue el resultado de la media de las puntuaciones de los cinco jueces.

 

Palmarés (Medallas de oro)

Château Huida, Colourful Sunshine Platinum Wine

Xixia King Yuquan International Winery, Château Luxury Treasured Dry Red

Château Helanqingxue, Jiabeilan Qingxue

Château Lanyi, S

Château Lanyi, Cabernet Sauvignon

The Wens Winery, 2014 Cellaring Cabernet Sauvignon

Château Chengcheng, Jiajing

Château Hedong, Roast flowers Dry Red

Château Helanqingxue, Jiabeilan Reserve

 

Programa social

Puesto que éramos invitados estatales, el programa fue muy oficial y lleno de protocolo. Cuando llegué, tras un viaje de más de 24 horas, me dieron 20 minutos para prepararme y dejar el hotel para la apertura oficial del concurso.

El palacio de congresos era el edificio más grande que he visto nunca, y todos pudimos sentarnos en inmensos sillones. Todo el mundo intervino por turno y nos informaron de que se habían desarrollado dos variedades de uva que pueden resistir temperaturas de -30ºC y que no necesitan ser cubiertas durante el invierno. Las autoridades que participaron fueron Hao Linhai, vicesecretario del Partido del Gobierno Popular de Ningxia; Wang Ling, secretario general del Gobierno Popular de Ningxia; Li Xueming, director general de la Oficina Administrativa del Parque Industrial del Vino de Ningxia Helan Mountain’s East Foothill; Xie Xiaoguang, vicedirector general de la Oficina de Asuntos Exteriores de Ningxia y Can Kailong, vicedirector general de la Oficina Administrativa del Parque Industrial del Vino; que participaron junto con los caballeros Wang Zuming, Shaohua, Xigang and Yongsheng. 

El concurso se celebró de forma paralela a la Exposición Internacional de Vino de la Ladera Este de la Montaña Helan 2015, a la que asistieron muchos visitantes. Le siguió un gran banquete y estuvimos en la mesa de 30 invitados de honor. La noche contó con la “originalidad” de que los invitados de honor éramos servidos los últimos y con cantidades muy inferiores a las de otros invitados. Por fortuna, se terminó pronto y pude estar en mi habitación a las 20.30 horas.

Al día siguiente se era la cata del concurso, tras una ceremonia previa. La cata se celebró en una sala inmensa y oscura del Hotel Kempiski, sin separación entre nuestra mesa de cata y las mesas donde las botellas estaban numeradas y cubiertas para la cata a ciegas. Fue algo laborioso de organizar, pues ninguno de los locales tenía experiencia, pero en cuanto empezamos pudimos trabajar durante más de ocho horas, con una pequeña pausa para comer. Por fortuna, nos ofrecieron una cena exótica que incluía algunas “discutibles delicias” como penes de cordero para compensarnos por nuestra labor.

En la siguiente jornada nos llevaron a visitar viñedos y, por precaución, dejaré la visita en el anonimato. Era una bodega y viñedo magnífica, inmensa, extremadamente bella, y con tecnología puntera, pero cuando probamos sus vinos en la señorial sala de catas fueron espantosos. En descargo del Château, hay que decir que los vinos estaban elaborados con uvas compradas a terceros, puesto que sus viñas propias todavía no son productivas.

Esa tarde se repitió el banquete de la primera noche, con mucha más ceremonia, discursos y boato para conceder las medallas. Para ello, cada uno de los jueces debía subir al escenario y hacer las presentaciones. Acabó muy tarde y la comida (occidental) había sido tan mala que el maravilloso Vincent, nuestro guía para todo, intérprete, consejero y mentor, me llevó a cenar un poco de celestial caldo de cordero.

Todos los jueces, salvo Thomas y yo, se marcharon en la mañana posterior. Lo que resultó ser un premio para mí, pues Vincent organizó un fabuloso plan para nosotros. Primero fuimos a la Gran Muralla China. La sección que visitamos es totalmente diferente a la que hay al norte de Beijing. Está sin restaurar, y las visitas son escasas. De hecho, éramos las únicas personas allí y está empinada y escarpada y una visita algo peligrosa, pero es fabulosa y fascinante.

Visitamos el viñedo de Silver Heights (Gao Yuan Silver Heights Vineyard), que en mi opinión elabora el mejor vino de China, junto con Grace Vineyard. Madamm Courtade es china y absolutamente encantadora y su esposo, Thierry Courtade, es francés del norte del Médoc y ha trabajado durante más de 20 años en las bodegas de Château Calon Ségur. No puede ocultar su origen del Médoc, con un fuerte acento y una inmensa experiencia en elaboración de vinos. Sus vinos son de alta intensidad de color, intensos, equilibrados, elegantes y elaborados para una larga crianza De regreso a Yichuan, y antes de llevarme al aeropuerto, Vincent nos llevó a probar un  hotpot, un famoso plato chino en el que todo lo imaginable se cuece junto en un caldo especiado dentro de un gran perol en medio de una mesa redonda.

 

Conclusión

Está previsto que se vuelva a celebrar una nueva edición en 2016 y Ningxia tiene planes muy ambiciosos. Su publicidad anuncia que pretende plantar un millón de acres de viñas. Posiblemente se trata de un error, pues esa cantidad es impensable (404.685,45 hectáreas). Posiblemente quieran decir un millón de “mu”que vendrían a ser unas 66.000 hectáreas, pero tratándose de China nunca se sabe. Actualmente hay más de 100 bodegas y Ningxia representa el 40% de la producción china de vino. Hay algo que es cierto: Ningxia pretende convertirse en una región vitivinícola conocida a nivel mundial y por la senda que lleva seguramente lo conseguirá.

 Traducción: Vicent Escamilla


Tenga presente nuestras Condiciones de uso y si utiliza esta información recuerde citar siempre www.sevi.net y La Semana Vitivinícola como fuente.

0 Respuestas(s) a “Ningxia China Wine Challenge 2015”

Comentarios disponibles para usuarios registrados