Topic:

Christian Barré, elegido nuevo presidente de la Federación Española del Vino (FEV)

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Christian Barré (der.), nuevo presidente de la FEV, posa junto a Javier Pagés (izq.), que pasa a ocupar la vicepresidencia segunda. (photo: )

Christian Barré (der.), nuevo presidente de la FEV, posa junto a Javier Pagés (izq.), que pasa a ocupar la vicepresidencia segunda.

La Federación Española del Vino (FEV) ha designado al presidente y director general de Pernod Ricard Bodegas, Christian Barré, como nuevo presidente de la organización. Tal y como se recoge en los estatutos de la Federación, el hasta ahora vicepresidente primero sustituye automáticamente a Javier Pagés al frente de la FEV, después de que este haya decidido acortar unos meses su mandato para centrarse en su labor como CEO de Codorniú. Christian Barré era vocal de la Comisión Ejecutiva de la FEV desde marzo de 2010 y fue nombrado vicepresidente primero en julio de ese mismo año, cargo que ocupaba hasta ahora.

Asimismo, se ha propuesto su designación como presidente del Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMv), cargo que tendrá que ser ratificado por el patronato de esta institución el próximo mes de julio. También está previsto que releve a Javier Pagés como vicepresidente primero de la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE) en representación de la FEV.

El nuevo presidente de la FEV es desde 2009 presidente y director general de PernodRicard Bodegas, grupo al que pertenecen Campo Viejo, Ysios, AGE, Tarsus, Aura y Vinícola Navarra. Máster en Comercio Internacional por el CECE-Marseille, inició su trayectoria profesional con PernodRicard en 1986, ejerciendo responsabilidades como director de Área y de Marketing Internacional en Benelux, África, Europa del Norte y Canadá, sucesivamente. Hasta su llegada a España fue director de PernodRicard en Canadá (1991-1996), México (1996-2003) y Suiza (2003-2009).

La renovación de cargos se ha producido en el marco de una Asamblea General Extraordinaria que la FEV ha celebrado hoy en Madrid y en la que el nuevo presidente ha planteado los ejes prioritarios de su mandato, previsto para los próximos tres años, que pasan por el impulso y desarrollo de la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE), el refuerzo de la representatividad y del rol de la FEV como único interlocutor del sector bodegueroy la internacionalización como palanca para aumentar el valor del vino español.

En su primer discurso ante la Asamblea de la FEV, el nuevo presidente ha destacado la necesidad de poner a trabajar a pleno rendimiento a la Interprofesional del Vino, un organismo que ha calificado de fundamental en la recuperación del consumo de vino en España en una primera etapa. Asimismo, ha subrayado el importante papel de la FEV como único representante y portavoz de las bodegas privadas en el seno de dicha organización. Y precisamente por ello, el segundo gran objetivo de su presidencia será poner en valor la labor de la FEV entre aquellas bodegas que todavía no forman parte de la organización, abogando por la unión y la representatividad para una mejor defensa de los intereses de todo el sector del vino.

Por último, ha puesto el acento sobre el bajo precio del vino español en comparación con nuestros principales competidores. Para Barré, este problema reside en la propia estructura del sector del vino en España, muy fragmentado con más de 4000 bodegas,por lo quees necesario reforzar la visión del sector sobre el potencial del vino español en el mundo a través de la internacionalización, buscando una mejora en la calidad percibida de nuestros vinos y primando el valor sobre el volumen en la exportación.

En la Asamblea ha intervenido también el presidente saliente, Javier Pagés, que a partir de ahora y según marcan los estatutos, ocupará el cargo de vicepresidente segundo en lugar de Félix Solís Yáñez, consejero delegado de Félix Solís Avantis. Pagés ha hecho balance de sus más de dos años liderando la FEV como un periodo de enriquecimiento personal y profesional que le ha permitido comprobar de primera mano el trabajo que realiza la Federación en la consecución de importantes logros a favor de todo el sector bodeguero nacional. Por último, ha recordado la labor de la  FEV no siempre resulta vistosa y por lo tanto puede pasar desapercibido y no ser valorado en su justa medida, pero no por ello deja de ser absolutamente necesario.

Abadal Picapoll 2014, fresco complejo y seductor

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Nueva añada de Abadal Picapoll, de Bodegas Abadal (D.O.P. Pla de Bages), un vino blanco que fue pionero, pues supuso el primer monovarietal de Picapoll que llegó al mercado. Una variedad autóctona recuperada por la bodega que reafirma su compromiso con la identidad del Bages. Abadal Picapoll 2014 es un vino muy seductor que se presenta en la copa con un color amarillo pajizo. Exhibe generosos aromas de fruta blanca (albaricoque) con apuntes exóticos (piña), cítricos (pomelo) y florales (jazmín) así como toques balsámicos de hinojo y menta blanca. Regala un paso por boca amplio, glicérico y refrescante. Con la nueva añada, Abadal Picapoll estrena nueva imagen, que le aporta una mayor elegancia y singularidad. El vino, emblema de la bodega, viene avalado por una medalla de oro recientemente conseguida en el Concurso Mundial de Bruselas.

Flor de Vetus Toro y Flor de Vetus Verdejo

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Bodegas Vetus comienza la comercialización de sus vinos Flor de Vetus Toro y Flor de Vetus Verdejo, dos vinos primaverales elaborados con las uvas Tinta de Toro y Verdejo, una perfecta combinación para acompañar los platos de esta estación en los días más largos del año. Flor de Vetus Toro 2013, con 9 meses en barrica de roble francés y americano, es un vino con un color cereza brillante. Tiene un marcado carácter afrutado y es un vino redondo, con un final muy goloso, muy agradable. Flor de Vetus Verdejo 2014 nace de una selección de microparcelas de viñedo viejo situado en Segovia, presenta un color amarillo brillante, con una alta intensidad aromática, notas cítricas y un final persistente.

Merecido homenaje al ‘maestro’ José Ramón García Hierro

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Foto de grupo con el homenajeado, en los jardines de la Escuela de Ingenieros Agrónomos de la UPM. (photo: )

Foto de grupo con el homenajeado, en los jardines de la Escuela de Ingenieros Agrónomos de la UPM.

José Ramón García Hierro recibió el pasado 6 de mayo, en el Aula Magna de la Escuela de Ingenieros Agrónomos de la Universidad Politécnica de Madrid, un acto homenaje, en el que se le concedió la Medalla al Mérito Humano, Agrícola y de Trabajo, por trayectoria profesional en el ámbito agroalimentario y vitivinícola, así como por su decisiva contribución en la implantación y desarrollo de los grupos de trabajo de experimentación en Viticultura y Enología, que reúnen a las estaciones enológicas de toda España.

El acto lo abrieron el director de la Escuela, Miguel Ángel Garci-Martín; y el catedrático José Antonio Suárez Lepe. A continuación amigos del homenajeado y representantes institucionales y empresariales desglosaron su trayectoria. De la carrera de García Hierro se destacó su aportación en el Grupo Sectorial de Métodos de Análisis de Vinos y Derivados y en la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), donde desde los años 70 fue delegado en las Comisiones de Enología y la Subcomisión de Métodos de Análisis de Vinos y Derivados, participando activamente en la resolución de problemas y defendiendo los intereses de España.

Asimismo, García Hierro ha participado en varios Grupos de Expertos y Comités de la Comisión de la UE, tanto en el ámbito del vino, como en el del aceite de oliva. También se destacó su labor al frente del Laboratorio Arbitral Agroalimentario del Ministerio, con la que ha consolidado a este centro como laboratorio nacional de referencia en el ámbito agroalimentario y aglutinador de los laboratorios agroalimentarios de España, así como de las Estaciones Enológicas de todo el territorio nacional.

El papel de García Hierro no se ha limitado solo al ámbito nacional, sino que ha traspasado fronteras, colaborando, por ejemplo, en proyectos con Rumanía y Serbia. Sus enseñanzas en los laboratorios de estos países y en sus respectivos Ministerios de Agricultura han sido verdaderamente importantes.

Es el responsable de la creación de diferentes Grupos de Trabajo, en ocasiones con la participación del INDO, como es el Grupo de Experimentación en Viticultura y Enología, activo en la actualidad. Como gran divulgador del conocimiento que es, también ha contribuido a la formación de futuros técnicos, actuando como docente, por ejemplo, en la Escuela de Ingenieros Agrónomos de la Universidad Politécnica de Madrid y en la Facultad de Ciencias de la Universidad Autónoma de Madrid (Licenciatura de Tecnología de los Alimentos).

Sin embargo, al doctor José Ramón García Hierro, no sólo le define su trabajo, sino que también lo hace y en gran medida su persona. El sector vitivinícola en particular y el agroalimentario en general lo considera como un maestro.

Tras la imposición de la medalla, García Hierro y los asistentes celebraron un convite en los jardines de la Escuela de Ingenieros Agrónomos en el que se compartieron numerosas anécdotas y recuerdos.

Roberto Rodríguez, enólogo de Bodegas Palacio

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

Roberto Rodríguez, enólogo de Bodegas Palacio (photo: Niccolò Guasti)

Roberto Rodríguez, enólogo de Bodegas Palacio

Dialogamos con Roberto Rodríguez, enólogo de Bodegas Palacio, en la Rioja Alavesa, un profesional que lleva en los genes el mundo del vino, ya que su padre trabajó como tonelero en la misma bodega y su abuelo también elaboraba en la bodega de la casa. Para él, la calidad es la mayor “tendencia” de consumo.

Su padre tonelero, usted enólogo en Bodegas Palacio, ¿qué evolución ve su padre en los vinos de la D.O.Ca. Rioja en particular y en España en general?

La evolución durante estos últimos 30 años en Rioja es notable, ya que se ha mejorado en el conocimiento y en los métodos de elaboración del vino y en consecuencia, la calidad de los vinos ha mejorado. La D.O.Ca. Rioja es una de las más importantes de este país. La continua búsqueda de la excelencia y la diferenciación, ha provocado un efecto tractor o dominó sobre el resto de DD.OO. de España, impulsando a los viticultores a plantearse unos niveles de exigencia muy superiores, obteniendo así como resultado, una mejoría en general en la elaboración de vinos en el resto de zonas vitivinícolas de España.

El trabajo con la madera es uno de los puntos críticos en la elaboración del vino, y tal vez uno de los más sujetos a gustos y vaivenes, ¿es importante tener un estilo propio y definido en este aspecto?

La utilización de barricas de roble en la crianza de los vinos tiene un impacto en el perfil sensorial de los vinos, por lo que es vital dominar y controlar esta técnica. En Bodegas Palacio consideramos que el aporte de detalles aromáticos por parte del roble francés, forma parte de la personalidad y estilo de nuestros vinos, siendo esta una de nuestras señas de identidad más relevantes.

¿Mejor eso o la adaptabilidad al mercado?

No creo que sea incompatible. Podemos conjugar y dotar a un vino de personalidad propia, con la adaptación a las nuevas tendencias.

¿Tradición y modernidad están reñidas?

Si entendemos por tradición calados de barricas llenos de telas de araña y húmedos, frente a la modernidad de calados bien ventilados y limpios entonces sí que están reñidos. Si entendemos tradición como el compromiso que mantenemos por la cultura del vino y amor por el trabajo de convertir las uvas en vinos, entonces no hay diferencias entre tradición y modernidad, ya que para nosotros este es un sentimiento compartido.

¿Se hereda la pasión por el vino?

No tengo una respuesta contundente. En mi casa somos, incluido yo, cuatro hermanos, de los cuales dos nos dedicamos al mundo del vino y los otros dos hermanos se dedican a actividades ajenas. Tal vez, mi hermana y yo nos quedamos con los genes vinícolas, frente a mis otros dos hermanos que no lo poseen. Mi memoria está llena, desde mi infancia de recuerdos relacionados con los viñedos, la vendimia, la bodega… Esta profesión requiere compromiso y esfuerzo, pero en mi caso todo el trabajo duro está justificado ya que la recompensa de elaborar un gran vino, merece la pena.