Topic:

Cada 7 Días 13-03-19

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Agrupada por regiones vitícolas, en esta sección se localiza la información que concierne al viñedo acontecida en la semana previa al cierre de nuestra edición. Desde la Región Gallega a la Andaluza, del Duero, Alto Ebro, Levante o Canarias, el lector localiza aquí el dato especializado...

El 25 de marzo finaliza el plazo para asegurar la uva de vino frente al riesgo de helada

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Los viticultores tienen hasta el próximo lunes, 25 de marzo, para asegurar su cosecha 2019 frente al riesgo de helada con el seguro de primavera de uva de vino, excepto en las provincias de Almería, Cádiz, Córdoba, Huelva, Málaga y Sevilla, cuyo periodo ya finalizó.

La adversa climatología durante 2018 elevó la siniestralidad en uva de vino hasta los 55 millones de euros, con declaraciones de siniestro en un total de 116.000 hectáreas, de las cuales más de 67.500 resultaron afectadas por las tormentas de pedrisco, que se extendieron a lo largo de los meses de verano. También las heladas, ocurridas en primavera (momento en el que el estado del cultivo lo hace especialmente vulnerable), afectaron a cerca de 37.700 hectáreas. Solo ambos riesgos acumularon más del 90% del total de la superficie de viñedo siniestrada.

Por comunidades autónomas, Castilla-La Mancha fue la más afectada, con alrededor de 57.400 hectáreas siniestradas. Por detrás, Castilla y León, La Rioja y la Comunidad Valenciana, que registraron, cada una, declaraciones de siniestro en alrededor de 14.000 hectáreas.

Este contexto de incertidumbre que se plantea pone de manifiesto la importancia de contar con un seguro agrario y los agricultores están cada vez más concienciados de la necesidad de incluirlo como un coste fijo más de su explotación. En concreto, a fecha 15 de marzo se ha asegurado un 7,3% más de producción de uva de vino para la cosecha 2019 que en el mismo período de 2018.

El PE apoya incluir límite máximo de azúcar para ‘redondear’ el sabor de las bebidas espirituosas

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

Resolución del PE completa en pdf adjunto (para suscriptores)

El Parlamento Europeo dio su apoyo el pasado 13 de febrero a incluir un límite máximo de azúcar en las bebidas espirituosas, entre las que se incluyen algunas derivadas del vino, como las del Brandy de Jerez, en el marco general de una reforma de la normativa de 2008 que establece las reglas sobre su producción y etiquetado.

En concreto, se trata de una resolución legislativa del Parlamento Europeo sobre la propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo sobre la definición, presentación y etiquetado de las bebidas espirituosas, la utilización de los nombres de las bebidas espirituosas en la presentación y etiquetado de otros productos alimenticios y la protección de las indicaciones geográficas de las bebidas espirituosas.

A continuación, información para suscriptores.

Acuerdo político en la UE para la mejor protección de las Indicaciones Geográficas

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

El trílogo institucional del Parlamento Europeo, Consejo de la UE y Comisión Europea alcanzó un acuerdo político sobre las normas de funcionamiento de la Unión Europea como miembro del Acta de Ginebra, un tratado multilateral para la protección de las Indicaciones Geográficas, gestionadas por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

Para el comisario de Agricultura y Desarrollo Rural de la Comisión Europea, Phil Hogan, “con este acuerdo político, las indicaciones geográficas comunitarias pueden tener una mejor protección a nivel multilateral, ya que será un complemento de la protección de las I.G.s que se lleva a cabo a través de los acuerdos bilaterales de comercio, que ya protegen a estas figuras de origen y calidad de la UE en todo el mundo”.

A continuación, información para suscriptores.

España defiende mantener el trato impositivo específico al vino diferente a las bebidas de mayor grado alcohólico

 Publicado el por Alfredo López (colaborador)

 (photo: )

España se opone a modificar la directiva de la Unión Europea sobre los impuestos especiales a las bebidas alcohólicas para armonizar estas estructuras impositivas porque considera que el vino debe mantener su tratamiento diferencial, explicó ayer la ministra de Economía, Nadia Calviño. La Comisión Europea ha presentado una propuesta que permitiría a los Estados miembros de la UE optar por calcular los impuestos especiales sobre todos los productos alcohólicos, incluido el vino y otras bebidas fermentadas y productos intermedios, sobre la base del contenido de alcohol puro del producto acabado.

España considera que el vino, “por su arraigo en amplias zonas productoras del país, sus hábitos de consumo, nada tiene que ver con otros alcoholes de mayor graduación”, de modo que "está justificado el tratamiento diferencial en el ámbito fiscal comunitario", indicó Calviño al término del Consejo de Ministros de Economía y Finanzas en el que se abordó la cuestión.

Según las normas actuales, el impuesto especial mínimo que los Estados pueden fijar para el vino es de cero euros, mientras que para la cerveza, productos intermedios y bebidas espirituosas siempre tienen que adoptar una tasa que depende del volumen producido o del volumen de alcohol puro.

Calviño consideró que los países de la UE pueden lograr el mismo objetivo en cuanto a la imposición del alcohol mediante un aumento de los tipos, sin necesidad de modificar esta directiva.

“Nos sentimos cómodos con la actual estructura de la directiva que mantiene un régimen para el vino diferente al del resto de bebidas alcohólicas y no vemos ninguna razón para cambiar en este momento”, insistió Calviño.

Los ministros, que aspiraban como mucho a encontrar un acuerdo político sobre la modificación de la directiva, concluyeron que será necesario continuar con los trabajos técnicos porque todavía no hay consenso.

En este contexto, los Veintiocho debatieron también el denominado “régimen de cosechero”, que permite aplicar un tipo reducido o una exención al alcohol destilado con frutos de los propios agricultores siempre que esté destinado a su consumo particular y se adopten medidas de control.

Calviño dijo que España está también “muy interesada” en que se mantenga este tratamiento específico para dar cobertura a este régimen, muy extendido en determinadas regiones del país, incluida Galicia, y que los ministros “seguirán discutiendo” cuáles son las características específicas de este régimen especial.