Topic:

Reconocimiento mundial para el sistema de producción de la uva pasa de Málaga

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Secado natural al sol de las pasas de Málaga. 
FOTO: D.O.P. Pasas de Málaga (photo: )

Secado natural al sol de las pasas de Málaga. FOTO: D.O.P. Pasas de Málaga

El sistema de producción de la uva pasa de Málaga, sistemas agrícola que destaca por sus características únicas y enfoques sostenibles, ha logrado reconocimiento mundial al ser designado, junto con y el sistema productivo de la sal de Añana, como los primeros Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial (SIPAM) en Europa por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

La FAO ha reconocido de esta manera la metodología de la producción de uva pasa en La Axarquía (Málaga), que se remonta a la época fenicia, hace un uso reducido de productos sintéticos y utiliza técnicas agrícolas intensivas en mano de obra orientadas a la preservación del medioambiente, como la labranza mínima o la aplicación de estiércol a mano.

La singularidad del sistema radica tanto en el método de obtención del producto en una zona con condiciones orográficas adversas como en su elaboración, siguiendo un sistema de secado por exposición directa al sol, sin aplicar ningún tipo de tratamiento físico o químico distinto al asolado natural.

En La Axarquía, las pronunciadas pendientes (a veces de más del 50 por ciento), las masas rocosas o los minifundios diseminados por todo el territorio, dificultan las prácticas agrícolas modernas y por eso es necesario desarrollar todas las tareas de forma manual.

De clima suave con vientos que llegan del mar y paisaje que permite distintos usos de la tierra, con diferentes capas de colinas, pequeños valles y laderas empinadas, la FAO ha valorado la importancia de la producción de la pasa para la historia, el medioambiente y la economía de La Axarquía, ya que sus pasas (famosas por sus características especiales de tamaño, sabor, propiedades y uso) se exportan a todos el mundo.

Los dos nuevos sistemas reconocidos en España se unen a una lista de otros 43 sistemas en 19 países de África, América Latina, Oriente Próximo, Asia y, ahora, Europa.

La D.O.P. Toro celebra sus tres décadas con nueva sede

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

La Denominación de Origen Toro cuenta con una nueva sede para su Consejo Regulador cedida por la Junta de Castilla y León, ubicada en las instalaciones del Centro de Formación Agraria de Toro, que ha sido visitada recientemente por el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, con motivo del 30 Aniversario de la D.O.

La cesión por parte del gobierno autonómico contempla el uso y disfrute por parte del Consejo Regulador de las aulas, los despachos, la sala de catas y la biblioteca que alberga el edificio; mientras que la Consejería de Agricultura y Ganadería de Castilla y León seguirá impartiendo formación no reglada en el resto de aulas del Centro de Formación Agraria, como hasta el momento.

En la visita oficial a las nuevas instalaciones, el presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Toro, Felipe Nalda, ha estado acompañado, además de por el presidente del Ejecutivo regional, Juan Vicente Herrera; por la Consejera de Agricultura, Milagros Marcos; el delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Zamora, Alberto Castro; la presidenta de la Diputación de Zamora, Mayte Martín; el vicepresidente de la Diputación de Valladolid, Víctor Alonso Monje; el alcalde de Toro, Tomás del Bien; el presidente de la Cámara Oficial de Comercio, de Zamora, Manuel Vidal y el director general de Caja Rural de Zamora, Cipriano García.

El acto también ha contado con la presencia de presidentes de otros Consejos Reguladores Vínicos españoles, principalmente de Castilla y León, vocales del actual pleno del Consejo Regulador de Toro, bodegueros y viticultores, quienes han tenido la oportunidad de visitar las dependencias de mano del Gerente de la D.O., Rubén Gil, y el resto de los técnicos del Consejo Regulador.

En lo que va de año, la D.O. Toro ya ha alcanzado las cifras de ventas del anterior ejercicio, a falta de la campaña navideña, y, según el informe Nielsen, es la Denominación Vitivinícola con mayor cuota de exportación de Castilla y León en relación a su producción.

Pimecava contará con una presidencia colegiada a partir de 2018

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Xavier Nadal. (photo: )

Xavier Nadal.

El presidente de Pimecava, Xavier Nadal, ha anunciado que a finales del 2017 dejará la presidencia de la asociación de pequeños y medianos elaboradores de cava. Nadal también ha anunciado que a partir de ahora, la patronal se organizará a partir de una presidencia colegiada para diversificar los responsables en los diferentes temas de trabajo. En cuanto al boicot al cava catalán, Nadal ha afirmado que con los datos registrados hasta ahora, no ha habido ninguna afectación relevante y ha explicado que el objetivo de los elaboradores es seguir trabajando para ofrecer productos de calidad a los mercados sea el que sea el entorno político.

Xavier Nadal reprendió el cargo de presidente de Pimecava, en abril del 2016, como relevo de Pere Guilera que fue quien ocupó la presidencia a principios de esta última legislatura. Uno de los temas que ha impulsado Pimecava en los últimos tiempos ha sido la potenciación de los cavas premium, es decir los reserva y gran reserva. Una apuesta por vinos espumosos de alta calidad, la tradición vitivinícola y las elaboraciones cuidadas. “Nuestra implicación en este tema, ha sumado fuerzas, juntamente con otros actores, para que el Consejo Regulador del Cava también apueste firmemente por este tipo de productos”, ha explicado Nadal. 

Una de las muestras de esta apuesta ha sido la celebración el pasado mes de octubre de la Experiencia Gran Reserva, un acto dedicado a la degustación de los cavas premium de pequeños y medianos elaboradores. “El producto ya lo tenemos, ahora tenemos que trabajar la estrategia comunicativa para que el gran volumen del consumidor final conozca las propiedades y singularidades de los cavas de alta calidad: largas crianzas, calidad de la uva, reivindicar el Penedès como cuna del cava…”, ha manifestado Nadal.

Las últimas estadísticas disponibles sobre los cavas premium indican que en el primer semestre del año 2017 se han incrementado las ventas un 17% respecto al mismo periodo del año anterior. Si nos fijamos más en el detalle, este aumento se reparte en un 25% en el mercado interno y en un 10% en exportación.

Nadal también ha destacado que en breve se iniciarán las negociaciones de un nuevo convenio colectivo y que recientemente se ha creado una comisión de trabajo para revisar el sistema de categorías profesionales. Otro de los puntales de la legislatura es la creación de la Central de Compras Vitivinícolas (CCV), impulsada por Pimecava. En sus primeros meses de vida el importe de materias primas y servicios vitivinícolas negociados este año supera los 600.000 euros. En la actualidad, a todas las empresas de Pimecava, estén o no afiliadas a la CCV, se les ofrece de forma gratuita el servicio de negociación de electricidad, carburantes y logística. En breve Pimecava prevé ampliar los servicios con la compra-venta de maquinaria de segunda mano.

A finales de año, Nadal dejará la presidencia de la patronal y a partir de 2018, se conformará una presidencia colegiada formada por diferentes miembros de la junta directiva. De esta manera se podrán gestionar los principales temas en los que trabaja Pimecava de manera más exhaustiva. El objetivo es poder ofrecer a los asociados una atención más personalizada y detallada en cada uno de sus temas de interés.

El vino cooperativo valenciano de calidad reivindica su lugar

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

El Palacio de los Mercader, sede de Cooperatives Agro-alimentàries de la Comunitat Valenciana, acogió en la tarde noche del pasado 4 de diciembre la celebración de la tercera edición del evento de cata y presentación de vinos cooperativos “Coopera VinoSelección”, en el que participaron un total de seis bodegas: La Baronía de Turís, Bodegas Bocopa, Cooperativa de Viver, Coviñas, Bodegas Reymos y Bodega La Viña. De este modo, estuvieron los principales embotelladores cooperativos de vino adscritos a las diferentes figuras de calidad relacionadas con el territorio valenciano: las DD.OO. Valencia, Utiel-Requena y Alicante; la I.G.P. Vinos de Castellón y la D.O.P. Cava, bajo la cual pueden producir elaboradores ubicados en el término municipal de Requena.

En la primera parte del acto, un grupo de unas 60 personas, formado por medios de comunicación, prescriptores, sumilleres y profesionales del sector de la hostelería y la restauración, tuvieron la oportunidad de conversar con los profesionales de las bodegas participantes y de conocer de primera mano sus novedades para esta campaña, en un momento del año tan señalado como la antesala de las fiestas navideñas. Este contacto directo entre prescriptores y bodegas se fomentó con el fin de establecer y/o consolidar relaciones comerciales y profesionales. Los asistentes destacaron la gran calidad de las añadas más recientes de los vinos, espumosos y cavas presentados, así como de los nuevos productos que las bodegas participantes presentaron en el evento.

La segunda parte del evento consistió en la presentación por parte de cada una de las bodegas participantes de uno de los vinos ofrecidos en la degustación. En un acto conducido por el grupo “Viviendo del cuento”, los representantes de estas seis bodegas tuvieron la oportunidad de explicar a los asistentes, más de un centenar entre profesionales e invitados que se incorporaron con posterioridad, más allá de las bondades de sus productos, la historia de sus respectivas cooperativas y las condiciones propias de las zonas en las que se ubican sus viñedos.

Tras la presentación de vinos, los integrantes de “Viviendo del cuento” dinamizaron el evento con un divertido concurso que puso a prueba el conocimiento del mundo del vino de los asistentes.

El presidente de la sectorial del vino de Cooperatives Agro-alimentàries de la Comunitat Valenciana, José Miguel Medina, destacó que Coopera VinoSelección se ha convertido en una cita de referencia para el sector, y recalcó la apuesta de las bodegas participantes por poner el mercado productos de calidad, ajustados a los gustos y necesidades de los clientes. De igual forma, Medina apostó por seguir organizando la cita, con carácter anual, como gran evento de presentación de los vinos cooperativos valencianos, coincidiendo con la llegada al mercado de nuevas referencias y añadas.

Por su parte, el secretario autonómico de Agricultura y Desarrollo Rural, Francisco Rodríguez Mulero, destacó la singularidad de la Comunitat Valenciana como territorio productor de vinos, ya que es “el único de España y uno de los pocos de Europa en los que hay viñedos tanto a nivel del mar como a 900 metros de altura”. De igual forma, remarcó que “el denominador común de los vinos, cavas, espumosos y vermuts presentados en el evento es su gran calidad”.

El sector cooperativo vitivinícola valenciano

A finales de 2016, un total de 85 cooperativas se dedicaban a la producción de vino, lo que supone aproximadamente un 20% del total de cooperativas de la Comunitat Valenciana. 8.500 viticultores valencianos aportan el fruto de su trabajo a la producción de vinos de ámbito cooperativo. Aproximadamente el 78% del vino valenciano es producido por cooperativas.

La facturación del sector vitivinícola cooperativo representa el 7% del conjunto de la actividad agroalimentaria cooperativizada en la Comunitat Valenciana. Más allá del volumen económico, destaca la capacidad del sector para generar actividad económica en zonas del interior de la Comunitat, lo que supone un elemento clave para la fijación de la población en el medio rural.

¿Es ‘sexi’ el vino valenciano?

 Publicado el por Raúl Compés López (colaborador)

Mesa redonda de la Jornada “Creación de valor en el sector vitivinícola valenciano”. FOTO: IVIFA. (photo: )

Mesa redonda de la Jornada “Creación de valor en el sector vitivinícola valenciano”. FOTO: IVIFA.

Dice la RAE que sexi es lo que tiene atractivo físico y sexual y, como derivada, lo que resulta provocativo, sensual o seductor. Pues bien, una de las causas del escaso precio medio del vino valenciano y su todavía insuficiente penetración en muchos hogares, bares y restaurantes sería que anda escaso del glamur y el encanto que seduce y fascina al consumidor. Esta es una de las explicaciones más provocadoras que se escucharon en la Jornada celebrada el día 27 de noviembre pasado en la Universitat Politècnica de València para analizar cómo crear valor en el sector vitivinícola valenciano. Los organizadores, la Fundació Institut Valencià d'Investigació i Formació Agroambiental (IVIFA) y la Asociación Española de Economía Agraria (AEEA), reunieron a destacados expertos, de dentro y de fuera de la comunidad autónoma, para conocer sus experiencias y contrastar su visión de las oportunidades, las amenazas, las fortalezas y las debilidades del sector. El objetivo era crear un espacio de encuentro y debate en el que actores de todas las actividades que componen la industria pudieran identificar acciones de mejora e iniciativas de colaboración.

Si bien es discutible el atractivo del vino valenciano, no lo es el hecho de que, en la actualidad, el precio del vino está cada vez más determinado por factores intangibles asociados al valor simbólico o social que le atribuye el consumidor, y cada vez menos por factores tangibles asociados al valor productivo, territorial o social. Por tanto, ser o no sexi es un atributo que se le puede aplicar al vino, y que sin duda resulta significativo para algunos consumidores. En este contexto, la definición de vino de la OIV (“bebida resultante de la fermentación alcohólica, completa o parcial, de uvas frescas, estrujadas o no, o de mosto de uva”) se revela insuficiente para explicar la compleja relación entre valor y precio.

La intensa competencia, el fuerte aumento del nivel medio de calidad y las nuevas funciones del vino han modificado sustancialmente las fuentes que le confieren valor. Puede parecer exagerado, pero lo cierto es que el vino está más cerca de actividades como la moda o el arte que de otros productos agroalimentarios. Para vender carne de pollo o melocotón, por poner sólo dos ejemplos, no hace falta construir un relato ni apelar a los valores asociados al producto, al productor o al proceso productivo. Sin embargo, para vender hoy vino a un precio que remunere dignamente a todos los factores que han intervenido en su elaboración hace falta construir una historia, un universo rico, complejo y sugerente de ideas y sensaciones. La diferencia de precio entre unos vinos y otros está crecientemente influida por la disposición a pagar de los consumidores; y estos son diversos, complejos y cambiantes, pero tienen una cosa en común: hay que seducirlos.

Esto significa que los conocimientos, habilidades y competencias necesarias para sobrevivir y triunfar en el negocio vitivinícola también han cambiado. El mundo del vino ha dejado de ser un campo técnico de dominio exclusivo de enólogos y viticultores. Hoy precisa de la participación de expertos en disciplinas que van más allá del marketing, y que abarcan la comunicación, la imagen, el diseño, la psicología y la construcción de marcas e identidades. En la Jornada del 27 se presentaron diversos casos de éxito de bodegas y territorios vitivinícolas españoles (en Rías Baixas, Ribera del Duero, Cariñena y La Rioja) que han sabido responder a esta nueva necesidad de diferenciación, y cuyos ejemplos pueden servir de inspiración para los actores valencianos.

El núcleo duro de las Jornadas era, como no podía ser otro modo, la visión que los profesionales del sector valenciano, y de las industrias auxiliares y actividades conexas, tienen sobre su situación. Para ello se celebraron dos amplias mesas redondas en las que se puso de manifiesto que la región cuenta con historia, geografía, paisaje, diversidad, terroir, variedades, consumidores (reales y potenciales), viñedos y bodegas (de tamaños y modelos de negocio diferentes) y buenos vinos (incluidos los cavas) suficientes para construir, no uno, sino varios relatos sólidos y creíbles. Adicionalmente, tal y como puso de manifiesto el director general del Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV), Rafael del Rey, cabe ser optimista ante las oportunidades que brindan la buena marcha de las exportaciones y la tímida recuperación del mercado interior. Si bien se evidenciaron algunas debilidades (por ejemplo, la falta de entendimiento y colaboración entre algunas de sus denominaciones), y no se abordó el escaso desarrollo del enoturismo ni se entró a fondo en la amenaza del cambio climático, el panorama general que dibujaron las distintas intervenciones resultó globalmente positivo.

Sin embargo, el análisis de las magnitudes básicas demuestra que el sector vitivinícola valenciano ha perdido fuelle y que sus precios están por debajo del valor que aporta. En las últimas décadas ha reducido su peso en el conjunto del sector español, e incluso en el seno de la economía valenciana, en materia de superficie de viñedo, de producción de vino y de exportaciones, tanto en volumen como en valor. Adicionalmente, su precio medio de venta en el exterior es inferior al nacional, tanto para el total como para el vino con D.O.P., y así viene siendo desde hace décadas. Esto se refleja en el precio de la uva percibido por los agricultores, cuyas variedades más importantes (Bobal y Monastrell, que suponen el 43% y el 11% respectivamente del viñedo valenciano) están entre las que tienen los más bajos de España.

Estos datos no son sorprendentes si se tiene en cuenta la estructura y la composición de la producción y las exportaciones valencianas de vino. El peso mayoritario corresponde al granel, en una proporción incluso más elevada que en el conjunto de España, y aunque la diferencia se está estrechando, todavía es varios puntos mayor. Esto hace que la Comunitat Valenciana proyecte una imagen de factoría de materia prima vitivinícola, de gran depósito de vino para otros territorios; sin dejar de reconocer por ello la existencia y la excelente labor de muchas bodegas que han integrado verticalmente con éxito el proceso de producción y elaboración de uva y vino. Sin embargo, lo cierto es que el grueso del sector está inmerso en la espiral, que se retroalimenta, que va de los precios bajos al aumento de los rendimientos. Las consecuencias son nefastas, puesto que expulsa a los productores, normalmente pequeños, que no tienen herramientas para diferenciarse y elevar los precios; y empuja hacia la intensificación, que está muy condicionada por el bien más escaso: el agua.

Lo que se puede concluir de todo ello es que la distancia entre la percepción de las fortalezas y el peso de las oportunidades, por un lado, y la realidad de los datos de valor y precio, por otro, es muy considerable. En la Jornada dio la impresión que falta colaboración y planificación estratégica para acelerar la transición del modelo granelero hegemónico hasta los 80 a un modelo de más valor económico. Ninguna bodega debería quedar excluida, ya que todos los modelos cumplen una función, pero hace falta una visión que incentive el desarrollo de aquellos que más valor territorial, social, ambiental y económico generan.

¿Es sexi el vino valenciano? Es discutible, porque hay vinos y bodegas de primer nivel y reconocido prestigio, pero de lo que no hay ninguna duda es que sus precios (y los de la uva, que dependen de los primeros) no lo son suficientemente para los productores. Es imprescindible estrechar lazos entre productores, distribuidores y restauradores, y es necesario que el consumidor valenciano conozca y aprecie más sus vinos. No se trata de promover un falso y peligroso nacionalismo vitivinícola, que casa mal con un sector tan globalizado como el del vino, sino de reivindicar un hecho de justicia y fortalecer una estrategia de desarrollo. Debería ser un objetivo para el sector que no se vuelva a plantear esa pregunta en un foro público. Ahora que llegan las fiestas navideñas es un buen momento para que los que tienen dudas o prejuicios den una oportunidad a los vinos valencianos.