Topic:

Infografía: Precio testigo del vino semana 47ª 2019/20

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Ofrecemos la siguiente infografía en la que se recoge visualmente el precio testigo del vino en España y en plazas como Albacete, Badajoz, C. Real, Cuenca, Murcia, Toledo, y Valencia en la semana 47ª de la campaña vitivinícola 2019/2020. La infografía permite comparar de un vistazo las cotizaciones con aquellas que regían hace un año.

Infografía: Consumo de vino en España, autoconsumo y venta directa

 Publicado el por Interprofesional del Vino de España (colaborador)

 (photo: )

Conocer la estructura de los canales de distribución de vino en España, su dimensión y las características de los consumidores que optan por una u otra vía de acceso al vino es esencial para los operadores del sector. Fruto del trabajo extenso y riguroso sobre la realidad del consumo de vino en España, con datos referidos a 2018, antes de la crisis del Covid-19 propiciado por la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE), ofrecemos esta infografía que permite acercarse a la realidad del consumo a través de la venta directa y autoconsumo en bodegas y cooperativas.

Análisis pormenorizado del canal, con información de caracterización, estratificación de las empresas del vino y distribución de ventas según destino final solo disponible para operadores que soliciten el estudio.

Petición Estudios monográficos de canales (Solo para operadores)

Infografía: Precio testigo del vino semana 46ª 2019/20

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Ofrecemos la siguiente infografía en la que se recoge visualmente el precio testigo del vino en España y en plazas como Albacete, Badajoz, C. Real, Cuenca, Murcia, Toledo, y Valencia en la semana 46ª de la campaña vitivinícola 2019/2020. La infografía permite comparar de un vistazo las cotizaciones con aquellas que regían hace un año.

La diversificación de canales de venta no evita la caída del consumo de vino, que el sector estima en un 15%

 Publicado el por Interprofesional del Vino de España (colaborador), Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV) (colaborador)

Consumo de vino. (photo: )

Consumo de vino.

Artículo completo en pdf adjunto

En España se consumían, antes de la crisis del Covid-19, en torno a 1.100 millones de litros, tanto en casa como fuera de casa. Cifra que mostraba una tendencia ascendente que invitaba al optimismo dentro del sector. Además, se hacía cada vez más evidente que las formas en que las botellas llegaban hasta los consumidores eran muy diversas y, en muchos casos, no estudiadas con exhaustividad. Por ello, la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE) ha publicado un informe, realizado por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV), donde se analizan con gran detalle los distintos canales por los que este producto llega a los consumidores españoles o residentes en España. Y esta gran diversidad de canales, que el estudio pone de manifiesto, analiza y cuantifica por primera vez, permite comprobar las alternativas que se le presentan al sector en una época de crisis tan especial y dura como la del Covid-19 que, entre otras cosas, ha supuesto el cierre total durante muchas semanas de uno de las principales vías de venta: la hostelería.

Según el estudio publicado por la OIVE (disponible en su web), el consumo de vino en España se produce a través de dos vías principales, la adquisición a través del canal de alimentación y la hostelería, pero también y en una cantidad apreciable, a través de otras formas de venta más directa, como los clubs de vino, las vinotecas, las ventas directas de bodega y por internet.

Los canales del vino se comportan de diferente manera en la crisis del Covid-19

Según el estudio de OIVE, la demanda de vino a través de la hostelería, representaba antes de la pandemia el 54,5% del valor total del vino comercializado en España, aunque apenas el 31,4% del volumen.  En plena crisis del Covid-19, el cierre durante casi dos meses de los bares y restaurante, con distinto reinicio de actividad según las zonas geográficas, hace esperar que su recuperación a lo largo de los próximos meses sea previsiblemente lenta por la falta de turismo extranjero y las dificultades de movimiento, así como por las limitaciones de aforo. Comparado con el año pasado, las ventas de vino en el canal de hostelería entre los meses de enero a abril apuntarían hacia algo más de 500 millones de euros que se habrían dejado de ingresar por parte del sector.

Al contrario de lo que ocurre con la hostelería, las ventas a través del canal de alimentación para consumo en el hogar suponían antes de la crisis mayor proporción en litros (35,4% del total) que en euros (17%) por hacerse a precios medios sensiblemente inferiores a los de la hostelería. En las semanas de confinamiento, las cifras disponibles del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) mostraron crecimientos extraordinarios en este periodo, del 60% o 70% en algunas semanas, volviendo ya a la normalidad al final del confinamiento. Crecimientos importantes, derivados de la exigencia de estar en casa durante un periodo prologado de tiempo, que han permitido suavizar las pérdidas del canal Horeca, pero no han llegado a suplirlas.

El estudio de OIVE se identifica un tercer canal que supondría hasta un 28% del valor de las ventas de vino en España y un tercio del volumen y que aglutina diferentes vías por las que llega el vino al consumidor. En este tercer grupo se encontrarían las ventas a turistas que suponen un 8% y correspondería a su permanencia en nuestro país que, durante la crisis, han desaparecido en su totalidad por la falta de llegadas. También se han visto perjudicadas otras vías de este tercer canal como las ventas desde vinotecas, por las dificultades impuestas al comercio, aunque se han desarrollado con mucha fuerza las realizadas por internet.

De hecho y aunque la base de partida (lo que representan respecto del total de consumo de vino en España) es pequeña, los crecimientos de ventas durante las semanas de la crisis del Covid-19 (tanto las realizadas por internet como desde clubs de vinos) han sido notables y auguran una mayor presencia de estos canales incluso después de reabiertos todos los locales y recuperada una cierta normalidad.

Las primeras estimaciones apuntan a que entre los meses de enero y abril de este año el consumo de vino habría disminuido en España un 15% en volumen y algo más del 25% en términos de valor, lo que principalmente sería causado por el cierre de bares y restaurantes. En su conjunto, aunque el resto de canales ha visto incrementado en general las ventas de vino durante el confinamiento, la “nueva realidad” del vino ha constatado por un lado la cada vez mayor relevancia del canal online y, por otro, el papel de valorización y ventas de vino que el canal Horeca aporta al sector.

Más información en www.interprofesionaldelvino.es

Superficie de viñedo plantado en España por variedades

 Publicado el por Vicent Escamilla (colaborador)

Cepa de Airén. FOTO: D.O.P. La Mancha. (photo: )

Cepa de Airén. FOTO: D.O.P. La Mancha.

Desglose varietal en pdf adjunto

La composición varietal del viñedo destinado a vinificación en España se mantiene relativamente estable. Con datos a 31 de julio facilitados por el MAPA, el 51% de las variedades de uvas plantadas en España eran tintas, destacando entre ellas la variedad Tempranillo, que representa un 41% del total de variedades tintas y un 21% (200.936 hectáreas) de la superficie total de viñedo. El 47%, de la superficie la ocupan las variedades blancas, lideradas por la variedad Airén (208.697 hectáreas), que es, a la sazón, la primera variedad de vid en España, pues representa el 22% de la superficie total del viñedo existente en nuestro país y supone el 47% de la superficie total de uva blanca plantada en España. El 2% de la superficie restante correspondería a parcelas con mezcla de variedades imposibles de clasificar en una u otra categoría.

Tras la variedad Tempranillo, dentro de las variedades tintas, por orden de importancia, se encuentran las variedades Bobal (57.584 hectáreas), Garnacha tinta (53.492 hectáreas), Monastrell (38.642 hectáreas), seguidas por Garnacha tintorera (33.566 hectáreas), Cabernet Sauvignon con cerca de 19.000 hectáreas y Syrah con 18.500 hectáreas. En su conjunto, estas siete variedades representan el 87% de la superficie total de variedades tintas y el 44% del total de la superficie de viñedo de nuestro país.

En blancas, tras la variedad Airén, encontramos la Macabeo (54.400 hectáreas), Verdejo (24.854 hectáreas), Pardina-Jaén Blanco (23.220 hectáreas) y Cayetana Blanca (10.897 hectáreas), estas cinco variedades en su conjunto representan el 73% de la superficie total de variedades blancas y el 34% del total de la superficie nacional.

Se detectó una tendencia a la baja en las variedades blancas, hasta el año 2006, pasando en ese año a representar el 43% del total nacional cuando en el año 2000 su peso era del 50%. Tras un periodo de crecimiento moderado posteriormente su peso sobre el total nacional se ha mantenido constante, entorno al 44-45%. En los últimos años se observa un leve crecimiento de variedades blancas, alcanzando en 2019 el 47% sobre el total nacional.

En cuanto a las variedades tintas, la tendencia ha sido creciente hasta el año 2012, pasando de un 39% de importancia sobre el total nacional en el año 2000 a un 53% en el año 2012. Sin embargo, en las últimas campañas se observa un cambio de tendencia en estas variedades, estabilizándose su valor respecto al total nacional en alrededor al 51%.

Con respecto a la campaña anterior, el MAPA informa de que el porcentaje de variedades blancas y tintas se mantiene similar a la campaña pasada, manteniéndose el porcentaje de tintas en el 51% y aumentando en un punto el de blancas, del 46 al 47%.

Evolución varietal

Entre las variedades que más han incrementado su superficie desde el año 2000, se encuentran, la variedad Tempranillo con 83.079 hectáreas más, la variedad Syrah con un aumento de 17.709 hectáreas, y le siguen las variedades Verdejo, Cabernet Sauvignon, Merlot y Palomino con 19.474, 13.424, 8.509 y 7.896 hectáreas más respectivamente. De entre las variedades de uva para vinificación que más han visto reducida su superficie desde el año 2000 se puede destacar la variedad Airén con 129.938 hectáreas menos, la variedad Bobal con un descenso de 35.045 hectáreas, la Garnacha tinta con una reducción de 27.096 hectáreas con respecto con las que contaba en el año 2000 y la Monastrell con 26.470 hectáreas menos.