Topic:

Estadísticas de producción

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Artículo con tablas en pdf adjunto.

La campaña vitivinícola 2017/18 concluyó con unas existencias de 30,1 Mhl de vino y mosto sin concentrar, según los datos provisionales del Sistema de Información del Mercado del Vino (Infovi), que incluye los stocks en bodegas e instalaciones de los grandes y pequeños productores y de almacenistas a 31 de julio pasado. Un 97,1% de todo ese stock de final de campaña, con casi 29,24 Mhl, era de vino y el 2,9% restante y 869.773 hl de mosto sin concentrar. A este volumen se suman 169.000 hl más de otros productos derivados del mosto, con lo que el stock vitivinícola final alcanzaría realmente los 30,276 millones.

En manos de los grandes productores de igual o de más de 1.000 hl de media histórica habría un 90,95% de todo el stock vitivinícola, con 27,38 Mhl. De este volumen, 26,5 Mhl eran de vino (90,7% del total) y otros 866.917 hl de mosto sin concentrar (99,67% del total).

En poder de los pequeños productores con una media histórica inferior a 1.000 hl, el Infovi apunta unas existencias finales de vino y mosto s.c. de 1.157.278 hl, un 3,8% del total, de las que algo más de 1,15 millones eran de vino (3,95% del total) y apenas 2.641 hl (0,3%) de mosto s.c.

Estadísticas de precios

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Artículo con tablas en pdf adjunto.

Hablar de precios no es sencillo, especialmente cuando nos enfrentamos a una campaña tan complicada como la 2018/2019 que estamos a punto de cerrar. Todas las previsiones apuntan a que el crecimiento de nuestra producción de uva de transformación, a pesar de la intervención del mercado irá creciendo hasta llevarnos, muy posiblemente, a situarnos en el primer lugar del mundo por extensión y producción, no obstante, los rendimientos han experimentado un notabilísimo crecimiento en las últimas campañas consecuencia de la puesta de producción de las hectáreas reestructuradas y que nos han traído volúmenes que fácilmente triplicaban los históricamente obtenidas en esas mismas parcelas. Hoy en día saber cuál es el potencial productivo de nuestro país es una gran interrogante que despista a todos. algo de eso debe haber sucedido. Y algo de esto debe haber porque el despiste existente en los primeros momentos de la campaña no podía ser mayor, con estimaciones totalmente erradas y precios en origen por las uvas que eran corregidas casi a diario conforme se iba viendo la verdadera cantidad de fruto recogido.

Sin que los problemas meteorológicos tuvieran muchas más consecuencias que la de emplearse con interés en la utilización de los medios técnicos con los que contaban nuestros enólogos. No fue tan sencillo para los precios de los elaborados que, desde prácticamente el primer momento, comenzaron a dar muestras de debilidad y emprendieron una caída pronunciada y prolongada y que nos ha llevado a pasar de los 4,04 euros por hectogrado con los que comenzamos la campaña para los blancos y 4,93 para tintos en la semana 31, del 30 de julio al 5 de agosto 2018, cuando en la semana 28, que comprende del 8 al 14 de julio de 2019, la cotización ha sido de 2,07 € y 3,09 €/hl para blanco y tinto respectivamente. Encontrarle explicación a esta espectacular caída de los precios no es sencillo, si bien todo parece indicar que una buena parte de ella la deberíamos buscar en el comportamiento de nuestros principales países compradores: Francia, Italia y Portugal cuyas compras se han visto reducidas como consecuencia del incremento de sus cosechas, que ha llevado a cifras récord de producción mundial con 284,7 millones de hectolitros y una cosecha en la Unión Europea de 189 Mhl, solo antes superada por los 202,5 Mhl del 2004, año de récord absoluto. La duda está ahora en saber cuáles serán las consecuencias que esta caída de los precios pueda tener en la campaña que asoma y sobre la que hay muchos temores a que los precios de las uvas acaben viéndose muy afectados por el gran temor existente de cotizaciones frenadas en las exportaciones.

Estadísticas de precios de la tierra

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Artículo con tablas en PDF adjunto.

El precio medio del cultivo de viñedo aumentó un 0,8% y en 130 euros/ha durante el año pasado en términos corrientes, pasando de 15.451 euros/ha en 2016 a 15.580 euros/ha en 2017, según la tradicional Encuesta de Precios de la Tierra de 2017 del Ministerio de Agricultura, que cambia de año base (la nueva base es de 2016) y de fuente metodológica (en vez de la Estadística de Superficies del MAPA, se utiliza ahora la Encuesta sobre la Estructura de las Explotaciones Agrícolas del año 2016, del Instituto Nacional de Estadística (INE). Por el contrario, el precio del cultivo de viñedo de uva de vinificación de secano, mayoritario y que pondera 2,5 puntos porcentuales sobre un total de 3,3% de cultivo total de viñedo en el índice general de la Superficie Agrícola Útil (SAU), se redujo un 1,3% y en 185 €/ha, pasando de 13.748 €/ha en 2016 a 13.563 €/hectárea en 2017.

Dentro del cultivo del viñedo, la nueva estadística incluye el viñedo de uva para mesa y pasas en secano, cuyo precio repunta un 11,5% y en 1.407 €/ha de un año a otro, quedando en los 13.653 €/ha en 2017, así como el viñedo de uva para mesa y pasas en regadío, que sube también de forma apreciable un 13,6% y en 4.345 €/ha para quedar en 2017 en 36.180 €/hectárea. En cuarto lugar se incluye el viñedo de uva de vinificación en regadío, que pondera en 0,7 puntos porcentuales sobre el 3,3% en total y que experimenta entre 2016 y 2017 un alza del 4,2% y en 840 €/ha, hasta los 20.919 €/hectárea.

Seis principales Comunidades Autónomas suponen el 83,4% de la superficie de viñedo de uva de vinificación en secano. La primera de ellas, Castilla-La Mancha, representa el 47,8% de este cultivo y su precio medio por hectárea bajó un 11,2% y en 1.122 euros en el pasado año, hasta quedar en 8.854 €/ha, descenso que condicionó la evolución negativa total de esta tipología de viñedo durante 2017.

Estadísticas de macromagnitudes

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Artículo con tablas en PDF adjunto.

La Renta Agraria en términos corrientes ha experimentado en 2018 un aumento del 4,3% respecto al año anterior, situándose en 30.217,0 M€. Considerando para el mismo periodo un descenso del 0,8% en el volumen de trabajo de la agricultura expresado en UTAs (Unidades de Trabajo Año), de acuerdo con los datos suministrados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), se obtiene una un aumento de la Renta Agraria en términos corrientes por UTA del 5,2%. Finalmente, para un deflactor del PIB del 1,4%, el valor del Indicador A (valor de la Renta Agraria en términos constantes por UTA) registra un aumento del 3,7%. La Rama de Actividad Agraria a precios básicos ha experimentado un aumento del 5,5% en valor. Este incremento se debe fundamentalmente la evolución de los volúmenes producidos que han experimentado una subida del 6,6%, mientras que los precios han tenido un comportamiento opuesto, descendiendo un 1,0%. La producción vegetal aumentó un 7,8% en valor, la producción animal registró asimismo un aumento del 2,2%.

Según el segundo avance macroeconómico del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) sobre la Renta Agraria de 2018, el valor bruto a precios básicos de la producción de vino y mosto en origen bodega se habría incrementado un 27,34% y en 426,8 millones de euros más en relación al ejercicio anterior. Habría pasado de unos 1.561 M€ del año 2017, que ya superó el récord que se mantenía desde el año 2000 (1.516,3 M€), a casi 1.988 millones de euros en este segundo avance. Alcanzó, por tanto, un nuevo récord histórico del valor de la producción bruta en origen de vino y mosto.

El resultado del valor de la producción bruta a precios básicos de vino y mosto en origen bodega fue como consecuencia de un mayor incremento en volumen de la producción que la que se estimó inicialmente; es decir, un alza del 38,4% (última vendimia, con avance de datos de diciembre de 2018), frente a poco más del 18% inicial, en relación a la producción de 2017. Este aumento en cantidad fue contrarrestado en parte por un descenso algo más acusado de los precios unitarios en origen, que lo calculado también en la primera estimación; es decir, una caída del 8%, frente al 5% inicial, según el MAPA. No hay que olvidar que este dato macroeconómico hace referencia solo al valor a precios básicos de la producción inicial de vino y mosto. En otros términos, al valor de la producción de vino y mosto obtenida en su primera fase de elaboración y comercialización por las explotaciones vitícolas y las bodegas, cooperativas o no, y va desde la cosecha de uva para vinificación hasta su entrada en bodega para su primera transformación y posterior venta inicial.

Estadísticas de Estructuras

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Artículo con tablas en pdf adjunto.

Hay que destacar que el crecimiento en el número de empresas cuyo código estadístico CNAE 1102 corresponde a la “elaboración de vinos” ha sido generalizado en casi todas las autonomías, con la excepción de La Rioja (que perdió 8 bodegas) y el País Vasco, que figura con tres bodegas menos. Castilla y León, con 609 elaboradores (35 bodegas más en 2018), supera a Cataluña como la comunidad autónoma con más bodegas en España. Cataluña figura en segundo lugar con 606 bodegas (+31), tal y como figura en los cuadros adjuntos.

Se trata, en su inmensa mayoría de bodegas pequeñas (microempresas) y de carácter familiar. Como muestra, un dato: de las 4.373 bodegas españolas, 1.193 (el 27,3%) carecían de asalariados. Por estrato de asalariados, la inmensa mayoría (el 84,7% del total y 3.704 empresas) se sitúan en la franja de menos de 10 trabajadores; a continuación, entre 10 y 49 trabajadores asalariados figuran 596 bodegas; 67 firmas contaban a 1 de enero de 2018 con entre 50 y 249 trabajadores y seis se mantenían con más de 250 trabajadores. Hay que tener en cuenta que la estadística se refiere a asalariados (empleados por cuenta ajena que reciben un salario) y no a trabajadores totales, pues la normativa reconoce diversas figuras de trabajo no asalariado. De hecho, tradicionalmente más de un 25% de las empresas elaboradoras de vino en España carece de asalariados (el 27,3% a comienzos de 2018).

Atendiendo a los datos de facturación, las empresas más importantes del sector fueron (dato de 2016): Grupo J. García Carrión (JGC), Grupo Freixenet, Grupo Félix Solís Avantis, Grupo Miguel Torres, Grupo Codorníu, Grupo Osborne, Grupo González Byass, Pernod Ricard Winemakers Spain, United Wineries España (Grupo Arco) y Barón de Ley. J. García Carrión cerró 2016 con 671,57 millones de euros en ventas (incluye líneas de negocio en otros sectores) y lideraba un año más la clasificación, seguido del Grupo Freixenet, con unas ventas de 530 millones de euros.