Topic:

Impresiones del 17ª Japan Wine Challenge 2015

 Publicado el por John Umberto Salvi (colaborador)

El Japan Wine Challenge es un evento consolidado ya plenamente en el calendario del vino japonés y es, más allá de cualquier duda, el principal concurso de vinos del país. Si alguien necesita alguna prueba de ello, la tiene en que mientras muchos concursos internacionales ven cómo el número de muestra participantes cae, el Japan Wine Challenge ha ido ganando participación, hasta alcanzar más de 1.400 vinos este año.

Este año me incluyeron en el Sake Challenge que se desarrolla al mismo tiempo y en el mismo lugar, pero con diferentes jueces japoneses (los grandes expertos en sake). Para los europeos es un concurso impresionante ya que las catas son muy diferentes a las de vino. Yo carezco de experiencia catando sake y a causa de esa falta de conocimiento no puedo profundizar en este aspecto. Basta decir que en una tarde catamos 106 muestras.

Los expertos japoneses catan a la velocidad del rayo y son capaces de descubrir el origen del arroz, del agua o del alcohol. Yo no pude descubrir nada. Solo participamos tres jueces internacionales en el concurso de sake: Jim Harre, de Nueva Zelanda; Neal Martin, que cata para Wine Advocate; y yo. Además había siete jueces japoneses. El sake se sirve en pequeños cuencos de cerámica con círculos azules concéntricos y debe ser claro cristalino. Me sorprendió descubrir que había catado las 106 referencias en poco más de dos horas, pero la mayoría de los jueces japoneses me llevaban mucha ventaja y cuando yo terminé ellos ya estarían a mitad de camino de su casa. Catamos de pie, con los pequeños cuencos alineados. El sabor permaneció de forma persistente en mi paladar y tuve que limpiarlo a conciencia antes de acometer la cata de vinos prevista para el día siguiente.

El concurso de vinos se prolongó durante tres días. Este año hubo una cierta escasez de jurados internacionales, y por tanto tuvimos que catar más vinos por día de lo habitual. Como presidentes de los jurados, nuestro trabajo consiste en guiar a los jueces japoneses, mantener el ritmo de cata y garantizar que los puntos concedidos están en sintonía con la calidad del vino. El primer día mi panel de cata degustó 110 vinos y el siguiente 83, una cantidad importante sea cual sea el estándar que se siga.

Debo decir que los jueces japoneses, muchos de ellos educadores del vino o sumilleres cualificados de hoteles top y productores y enólogos, son tan expertos como cualquier Master of Wine con paladares bien afinados y una terminología del vino inmensamente expresiva y precisa. Es un placer juzgar vinos con gente así y frecuentemente destacaban bouquets y aromas que yo había pasado totalmente por alto o había malinterpretado.

Éramos cuatro o cinco jueces por panel. Las notas en base a 20, empleando medios puntos. Los puntos necesarios para una mención eran 14,5 puntos; 15,5 para el bronce; 17 para la plata y 18,5 para el oro. Al carecer de patrocinio de la OIV o de cualquier otra organización, Ron Brown tuvo libertad para aplicar sus propias normas y fueron tan rigurosas como las de cualquier competición internacional.

El tercer día fue más corto, pero muy emocionante. Todos los ganadores de medalla de oro en las dos primeras jornadas se volvieron a catar, de modo que solo un vino de cada grupo podía ser escogido como ganador. A estos se les concedió un trofeo: Mejor Koshu, Mejor Vino Blanco del Viejo Mundo, Mejor Tinto del Viejo Mundo, Mejor Blanco del Nuevo Mundo, Mejor Tinto del Nuevo Mundo, Mejor Generoso, Mejor Dulce, Mejor Espumoso, Mejor Calidad/Precios, Mejor Descubrimiento, Mejor Vino Biodinámico/Ecológico y Mejor Importador. Este año hubo más vinos japoneses que nunca y como están aumentando progresivamente su calidad están ya de forma habitual entre los vinos premiados. Este año, el ganador del Trofeo al Mejor Koshu puede estar muy orgulloso.

Este es un concurso que implica un duro trabajo para los directores de jurado, ya que no solo han de escribir su propia nota de cata y dar una puntuación, sino que deben recoger las puntuaciones de cada miembro del jurado, calcular la media y la media alcanza el mínimo para medalla, entonces han de redactar una completa nota de cata del vino.

Fuimos siete presidentes de jurado: Jim Harre, de Nueva Zelanda; Lynne Sherriff (MW), David Wrigley (MW), Neal Martin, Katsuyuki Tanaka, de Japón; Fumiko Arisaka, japonés y miembro de la Académie Internationale du Vin; y yo.

Sobre Ron Brown

Es necesario hablar un poco sobre Ron Brown, un experto en Japón, filántropo, propietario de viñedos en Australia y constructor de pozos con los que proporcionar agua países con grandes necesidades hídricas a través de una iniciativa llamada Wine into Water. Consigue fondos para construir estos pozos solidarios a través de sus numerosas actividades relacionadas con el vino, fundamentalmente concursos y subasta. Es fundador y propietario del Japan Wine Challenge, del International Sake Challenge y del China Wine Challenge en Shanghái. Sus concursos tienen fines muy serios.

Objetivos:

La meta general es incrementar el conocimiento sobre el vino tanto entre los consumidores como en los importadores de Japón. Las medallas concedidas en el certamen permiten a los consumidores a elegir vinos con confianza, sabiendo que esos vinos han sido seleccionados por un panel de profesionales como óptimos para el mercado del vino japonés. Este objetivo se consolida con la relación que mantiene el certamen con el Institute of Masters of Wine y Wine and Spirit Education Trust, representadas en los paneles de cata.

Filosofía:

Productores de todo el mundo, además de Japón, remiten muestras para el concurso. La filosofía del certamen es que todos y cada uno de los vinos reciban suficiente tiempo y atención, por parte de cada juez y de cada panel, para alcanzar una puntuación objetiva, profesional y precisa que refleje fielmente la calidad del vino y que, por tanto, guie adecuadamente al consumidor en su decisión de compra.

Medallas:

Se conceden medallas de oro, plata y bronce, junto con menciones. Además hay trofeos para los mejores vinos en cada categoría, como hemos explicado antes. Finalmente, también hay cuatro premios que entrega Riedel al mejor importador y a los mejores vinos tinto, blanco y espumoso.

Programa social:

Ron nos deja la mayoría de las tardes libres, pues todos tenemos cosas que hacer y que ver en Japón y gente con la que queremos reencontrarnos, pero hay una tarde que es especial. Se trata de una cena en el Hiltol Hotel Shinjuku con Su Alteza Imperial, la princesa de Japón, Takamado. En su honor se sirvió una cena espléndida. Fue una noche memorable en la que fue un placer, para mí y mi esposa, asistir.

Estoy convencido de que a Ron Brown no le importara si divago un poco y comento algunas de mis actividades en Japón con motivo del concurso. Tengo muy buenos amigos en Tokio, Fiona y Douglas Wood, que nos invitaron a su casa. Por tanto llevé a mi mujer conmigo y ella estuvo con ellos mientras yo estaba catando y me alojaba en el Conrad Hotel, posiblemente el mejor hotel de Tokio. Douglas director general de Shell Japón y Shell tiene una fantástica casa centenaria cerca de las montañas en Karuizawa, en la prefectura de Nagano, a unos 150 kilómetros al norte de Tokio.

En este lugar, una semana antes del concurso, pasamos un fin de semana encantador, visitando las montañas, entre ellas el impactante Monte Asama con sus maravillosos paisajes y sus volcanes (activos). Buena comida, vistas fabulosas, excursiones exóticas y una compañía deliciosa. Además descubrimos que cultivan millones de repollos y tomamos  pizza de repollo y cerveza en una pequeña fábrica cervecera. Uno de los volcanes está muy activo y el olor a azufre es tan intenso que no nos dejaron acercarnos demasiado.

Además, en esta ocasión, el fin de semana posterior al certamen, Charles Lawrence Rials, uno de los jueces, americano afincado en Japón con su adorable y bella mujer japonesa, me invitó a su casa en Matsumoto, también en Nagano, y por tanto no muy lejos de donde habíamos estado el fin de semana anterior. Aquí probamos auténtica comida japonesa preparada por su esposa Kaoko, visitamos bodegas: Rue du Vin, en Nagano; Domaine Châteraisé Belle Fôret y la maravillosa Suntory, en Yamanashi, donde mi viejo amigo Yasuo Marukami no hizo una visita guiada de cuatro horas y nos ofreció una esplédida comida en su magnífica bodega, Tomi No Oka, y su fantástico viñedo. La cata de nueve vinos finalizó con su Duo D’Amis (en joint venture con Château Lafite) y el esplédido Noble d’Or 2003. Estos dos fines de semana añadieron una nueva dimensión al ya de por sí importante y satisfactorio trabajo desarrollado en el concurso de vinos.

Ron Brown es un hombre fantástico. Es capaz de organizarlo todo sin esfuerzo aparente, conoce a todo el mundo que vale la pena conocer, posee un inmenso conocimiento de Japón y su mundo del vino y es responsable de cientos de pozos para quienes carecen de agua en países necesitados. Es un placer y un privilegio trabajar y sus concursos son más que una competición, constituyen un acontecimiento de inmensa importancia.

Consulta aquí los vinos ganadores

Traducción: Vicent Escamilla

La 10ª edición de Tempranillos al Mundo se celebrará en Lisboa del 11 al 13 de noviembre

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Los próximos días 11, 12 y 13 de Noviembre de 2015, tendrá lugar en Lisboa la décima edición del Concurso Internacional Itinerante Tempranillos al Mundo, organizada por la Federación Española de Asociaciones de Enólogos (FEAE) y la Asociación Portuguesa de Enología (APE).

Tempranillos al Mundo 2015 contará con el respaldo institucional de la Unión Internacional de Enólogos (UIOE) y el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) del Gobierno de España, garantes de esta edición y con la participación de un panel de catadores de primera línea mundial. Todo bajo la supervisión internacional de la OIV.

El concurso estará abierto a todos aquellos vinos elaborados a partir de la variedad Tempranillo y sus sinonimias, en un abanico en el que se incluyen referentes nacionales como la Ull de Llebre, la Cencibel o la Tinta del País, así como la Tinta Roriz o Aragonés más allá de nuestras fronteras. Además en esta edición se celebrará de forma paralela, un Certamen Nacional de Vinos Portugueses, apostando además por un post-concurso en las mejores ferias a nivel internacional.

 
El plazo de inscripción está abierto hasta el próximo 23 de octubre de 2015, para todos aquellos interesados pueden consultar toda la información del concurso en: www.federacionenologos.es
Para más información:
tempranillosalmundo@federacionenologos.es

Abierta la inscripción online a SIMEI 2015, la edición más tecnológica e interactiva

 Publicado el por SeVi (colaborador)

Simei. (photo: )

Simei.

 

La organización de la feria SIMEI de tecnología y maquinaria para enología y embotellado ha abierto ya el sistema de inscripción online al salón, a través de la página web www.simei.it, que permite la inmediata inscripción al evento y al nutrido calendario de seminarios, workshops, congresos, además de la reserva de encuentros B2B en los stands de los expositores de interés. Un servicio útil y dinámico, una auténtica agenda virtual para garantizar la mejor calidad durante la feria por cuanto a experiencia se refiere y la máxima optimización del tiempo bien sea al ingreso que durante la visita. La 26ª edición de SIMEI se anuncia de alto contenido tecnológico, comenzando con el Proyecto Contag, que permite que el visitante interactúe con los expositores solo con acercar su tarjeta de reconocimiento y descargar luego la información (folletos, tarjetas de visita, prospectos, videos...) que sea de interés. Otra novedad de SIMEI 2015 es la aplicación SIMEI Enovitis, para iOS y Android, que permite obtener la misma información a través de códigos QR.

Eficiencia, interactividad, sostenibilidad: estas las herramientas de SIMEI (Salón Internacional Máquinas para la Enología y el Embotellado), organizada por Unione Italiana Vini (UIV) y que se celebrará del 3 al 6 de noviembre en Milán.

La organización de la feria SIMEI de tecnología y maquinaria para enología y embotellado ha abierto ya el sistema de inscripción online al salón, a través de la página web www.simei.it, que permite la inmediata inscripción al evento y al nutrido calendario de seminarios, workshops, congresos, además de la reserva de encuentros B2B en los stands de los expositores de interés. Un servicio útil y dinámico, una auténtica agenda virtual para garantizar la mejor calidad durante la feria por cuanto a experiencia se refiere y la máxima optimización del tiempo bien sea al ingreso que durante la visita. La 26ª edición de SIMEI se anuncia de alto contenido tecnológico, comenzando con el Proyecto Contag, que permite que el visitante interactúe con los expositores solo con acercar su tarjeta de reconocimiento y descargar luego la información (folletos, tarjetas de visita, prospectos, videos...) que sea de interés. Otra novedad de SIMEI 2015 es la aplicación SIMEI Enovitis, para iOS y Android, que permite obtener la misma información a través de códigos QR.

Eficiencia, interactividad, sostenibilidad: estas las herramientas de SIMEI (Salón Internacional Máquinas para la Enología y el Embotellado), organizada por Unione Italiana Vini (UIV) y que se celebrará del 3 al 6 de noviembre en Milán.

Levaduras autóctonas para elaborar vino libre de sulfuroso

 Publicado el por Laura Martín (colaborador), Jennifer Tomé (colaborador), Anna Brull (colaborador), Jordi Roselló (colaborador), Enric Nart (colaborador), Imma Andorrà (colaborador)

El sulfuroso o dióxido de azufre es sin lugar a dudas el aditivo más ampliamente utilizado en vinificación. Los efectos antioxidante, antioxidásico y antimicrobiano del dióxido de azufre convierten a esta molécula en una herramienta muy útil, no solo en la elaboración de vinos, sino también en la de otros productos alimentarios.

No obstante, el dióxido de azufre presenta efectos negativos, si se excede la dosis de 20 mg/l, empieza a ser perceptible a nivel olfativo, dejando un desagradable olor a azufre en el vino. Pero el principal problema radica en que este compuesto puede presentar reacciones alérgicas tales como dermatitis, urticaria, dolor abdominal, diarrea, anafilaxis, etc. [1].

Por este motivo, existe una tendencia actual a disminuir la dosis de dióxido de azufre presente en el vino. Las levaduras, durante la fermentación alcohólica, producen dióxido de azufre. Normalmente las cepas de S. cerevisiae producen de 10 a 30 mg/l de dióxido de azufre. No obstante, algunas cepas son capaces de producir cantidades superiores que pueden exceder los 100 mg/l.

Estimación del crecimiento vegetativo del viñedo con sensores no destructivos

 Publicado el por SeVi (colaborador)

 (photo: )

Clara Rey Caramés ha obtenido el grado de doctora por la Universidad de La Rioja (UR) tras la defensa de su tesis Estimación de la variabilidad especial del estado vegetativo del viñedo usando sensores no destructivos en viticultura de precisión, por la que ha logrado la calificación de sobresaliente con mención internacional al título.

Desarrollada en el Departamento de Agricultura y Alimentación de la UR, ha sido dirigida por Javier Tardáguila y M.ª Paz Diago con el objetivo de estimar cómo varía espacialmente el estado vegetativo en un viñedo mediante el uso de sensores no destructivos.

Los métodos tradicionalmente utilizados para estimar el crecimiento vegetativo son muy laboriosos y no permiten obtener el número suficiente de muestras para estimar su variabilidad espacial, por lo que hasta ahora, los viñedos han sido tratados de manera uniforme.

En su investigación doctoral, Clara Rey ha explorado el uso de varios sensores no destructivos que permiten estimar datos del estado vegetativo del viñedo y de cómo éste varía espacialmente, como la madera de poda la longitud de los pámpanos, superficie foliar, e indicadores indirectos como el contenido foliar en clorofila y flavonoles y los niveles de nitrógeno en las plantas. Estos sensores se usaron e forma manual e instalados en dos tipos de plataformas móviles: una plataforma aérea (dron) y una plataforma terrestre (quad).

Los sensores utilizados han demostrado ser muy útiles en viticultura de precisión, dado que son capaces de recopilar un gran número de datos de forma rápida y no destructiva, lo que supone una importante mejora con respecto a los métodos manuales clásicos, destructivos y laboriosos.

La exitosa evaluación del uso de un sensor no destructivo instalado en una plataforma móvil terrestre (quad) supone un significativo avance abriendo las puertas hacia la utilización de sensores on-the-go y la posibilidad real de implementar las técnicas de la viticultura de precisión en viñedos comerciales.